Sin categoría

Asesinar me humaniza – Capítulo I – Autor: Morgennes

Asesinar me humaniza.

Autor: Morgennes

Capítulo I.

Capítulo Anterior: Capítulo I

Poco a poco sussentidos volvían a la normalidad tras el shock sufrido unas horas antes. Lasala en la que se encontraba le empezaba a resultar acogedora, inclusoextrañamente familiar…

Basile tomó la palabra y continuó con la conversación:

– Bien chico, creo que es hora de que conozcas la verdad, si te soy sincero, siestuviese en tu piel ahora mismo no sé como reaccionaría – . Por primera vez,le parecía que el doctor tenía un tanto de indecisión.

– Hasta ahora chico, tú tenías toda tu vida perfectamente clara en tu cabeza,esa vida que te había llevado a una casa de acogida y durante estos años habíastenido una vida normal, hasta que decidiste ser asesino… – El doctor hizo ungesto para ver si el chico le seguía.

– Le sigo doctor, pero creo que se está desviando un poco del tema que nosatañe – añadió con cierto reproche.

– Está bien, tú lo has querido, sé que no te vas a creer lo que te voy acontar, pero no quiero interrupciones hasta que concluya, lo que ahora te voy acontar es lo que de verdad te pasó –

El doctor desplegó un proyector degráficos e insertó una memoria digital. Una serie de números incomprensiblesaparecieron en la pantalla seguidos de unos códigos, aparentemente encriptados.Cuando la carga de datos finalizó, el vídeo apareció. Todo estaba grabadoaparentemente desde el grado ocular de un hombre, la fecha de la grabacióndataba de unos 13 años atrás:

….Ante él se encontraba un edificio gris iluminado por la luz del atardecer. Elhombre avanzó hacia el edificio objetivo. Ascendió por el ascensor y llegó alpiso que deseaba. Sacó su pistola y empujó la puerta. Se adentró hasta el salóny se topó con un hombre, antes de que este pudiese mediar palabra, una bala leperforó el corazón y se desplomó. Su mujer no tardó en aparecer, al ver laescena, no pudo sino arrodillarse y llorar mientras sujetaba el cuerpo inertede su marido. El asesino, con una sonrisa maquiavélica, volvió a apretar elgatillo y de nuevo la bala buscó el corazón…
Su rostro estaba cubierto de sangre, pese a ello, con paso ligero y ceremoniosoabandonó el piso, no sin antes percatarse de la existencia de otra persona, unniño, el cual le miraba fijamente mientras se paseaba entre los cuerpos inertesde sus víctimas. Tan sólo le dijo: – No te preocupes, no es culpa tuya,tranquilo, pronto nos veremos… – La transmisión se cortó.

– Sé que es duro, chico, pero así fue como sucedió todo – dijo con tonocompasivo Basile.

En su interior sentía cosas que jamás había experimentado, cosas desconocidaspara él,quería matar a ese hombre y luego acabar con esta farsa, sin embargo,antes quería aclarar unas cosas…

– ¿ Cómo es que estoy aquí?, ¿ cómo he sobrevivido?, ¿ quién era ese hombre ypor qué mató a mis padres? – todas esta preguntas oprimían su pecho, sentía quese asfixiaba …

– Vayamos por partes, chico, por fortuna para ti tengo respuestas, pero acambio deberás comprometerte a hacer una cosa… – Basile respiró hondo y comenzóa hablar:

– Respecto a lo de tus recuerdos anteriores, todo lo que recuerdas o crees quetienes en tu cabeza son memorias o recuerdos integrados en tu cabeza paraintentar que te integraras en la sociedad.-

– ¿ Recuerdos integrados artificialmente ¿ ¿ Cómo, las emociones humanas no sepueden alterar ?- dijo con tono de duda.

– En efecto, la mente humana sólo se puede alterar levemente, en cambio tú noeres humano, eres como un híbrido… – dijo Basile

Aquellas palabras le golpearon con dureza, apenas pudo articular duda, peropese a ello inquirió: – ¿ Entonces nosoy humano, y es por eso por lo que estoy aquí? –

– Exacto, eres una inteligencia artificial montada en un esqueleto humano, elcual ha sido reconstruido con técnicas modernas. Jamás has sentido nada, sólocumples una función típica de las I.A de tu clase: asesinar. Por ello, cuandoalcanzaste la mayoría de edad, y al ver que que emocionalmente eras inútil,declaramos la investigación nula y activamos el protocolo de asesino.

Las palabras de Basile cobraban sentido para él, jamás había sentido, y ahoraque lo pensaba, la decisión de asesinar no fue meditada con anterioridadsimplemente se le ocurrió, sintió un impulso, sin embargo, nuevas preguntas searremolinaban en él. Decidió plantear una nueva cuestión: ¿ En qué consistíanesos modelos especiales que tú dices que diseñasteis y qué paso conmigo? –

– Los modelos Sens, como sois bautizados, sois pioneros en una investigación.Estamos intentando crear I.A con emociones y capaces de reaccionar ante unestímulo emocional tal y como un humano. Para lograrlo, durante el proceso demontaje, sois sometidos a recuerdos dolorosos o felices de personas anónimaspara intentar crear un modelo de emoción e insertáoslo.

Al principio no avanzamos, y no topamos con mejoras, pero tú, hoy, cuando hasdisparado, has sentido algo, y por ello estás aquí. Eres el segundo modelo enexperimentar una emoción…

¿ El 2º, quién fue el primero? – empezaba a asumir su situación, ya no habíasecretos, y eso le servía para reconfortarse unos minutos y soportar aquellaconversación.

El 1º ya lo conoces, es el asesino de la grabación. Es un caso excepcional, yaque él no es un modelo Sens, es un modelo híbrido con ciertos detalles de losSens, como un conejillo de indias, nada más. Sin embargo, funciona al contrarioque tú, tú tienes emociones relacionadas con aspectos positivos en su mayoría,sin embargo él es todo lo contrario, es negativo. Sois como el ying y el yang,buscamos establecer un equilibrio. Por desgracia, Twein, su nombre de pila, seha convertido en un asesino y se ha rodeado de otros androides asesinos, tieneun gran carisma. Debemos encontrarle y pararlo, y ahí entras tú…

– En este momento sólo deseo dos cosas: Acabar con la farsa en la que se haconvertido mi vida y matar a ese vil asesino, todo lo que conlleve cumplir estepropósito, será bienvenido. No tengo nada que perder, todo en lo que creía eranensoñaciones, utopías sin sentido, deseos errantes sin rumbo alguno… todo esose ha esfumado en la niebla de mi conciencia, si es que tengo conciencia…

– Así se hará, pero espero que encuentres motivos para no huir y morir, la vidano es de color negro. La vida es una experiencia, un camino, un universopersonal el cual tratamos de explorar y descubrir hasta que no quede nada. Perono nos damos cuenta de que algunos misterios deben permanecer ahí para impulsarnosa vivir, por que si no, ¿ qué sería la vida si supiéramos todo lo que nos va apasar?, sería una verdad concluyente, y la vida no es eso, ni mucho menos, esun trayecto duro, lo sé, pero hay recompensas igualables a ese sufrimiento. Note puedes rendir, sólo hay una vida, y esta por desgracia tiene un límite, elcual yo intento romper…, recuerda estas palabras.

Por último, te encargaré tu misión, debes encontrar a Twein y traerlo aquí omatarlo, tú decides. Ahora Yuliya te informará y preparará, agente Mansen, pormi parte espero que nos volvamos a ver… –

Mansen asintió y se despidió con gesto pausado, él también pensaba que sevolverían a ver, pero antes, su vida le deparaba un destino del cual no tendríaescapatoria…


Comentarios de Lester Knight: Hoy la satisfacción de publicar una colaboración es doble. En los últimos días he venido insistiendo al amigo Morgennes para que se presentará al VI Concurso interblogs: Mejor creación literaria. Habiendo leído sus colaboraciones, incluidas las no publicadas, no tenía la menor duda de que debía estar ahí.

Por fin, gracias a mis dotes de Nyarlathotep… buenas palabras, quería decir. He logrado convencerlo, por lo que entre hoy y mañana voy a publicar las dos partes de su relato: Asesinar me humaniza. Ayer mismo me envió la tercera, lo mejor que he leído de él. Si os gustado las dos primeras partes esperad a ver la siguiente…

Continúa en…

Mundo Literatura – Comunidad Literaria

Gamefilia