Sin categoría

Asesinar me humaniza – Capítulo II: Sin Sentido – Autor: Morgennes

Asesinar me humaniza.

Autor: Morgennes

Capítulo II: Sin Sentido.

Capítulos Anteriores: Prólogo Capítulo I

Mansenfue dirigido por diversas estancias hasta que llegó a un pequeño despachocontiguo a una sala de experimentos. En un elegante letrero se podía leer: Doctora Yuliya – Codirectora de Corporación Mensens.

Abrió la puerta y delante de él pudo observar un despacho provisto de unagran cantidad de armarios y paneles con diversas anotaciones, a su derecha seencontraba un gran escritorio dominado por una figura femenina de bellasfacciones, la reconoció enseguida , era la doctora con la cual Basile había conversado,sentía como esos bellos ojos azules clavaban su mirada en él. La doctora leincitó a tomar asiento en una silla de operaciones. Yuliya dijo:

-Ahora estate quieto, voy a chequearte y a colocarte tu traje cibernético –Actoseguido la doctora le hizo un reconocimiento básico y le hizo a pasar pordiversos escáneres, después, una tela magnética cubrió a Mansen y un robot leintrodujo su cibertraje. Mansen añadió: -¿Qué funciones especiales tiene este traje ,Yuliya? -, Ella respondió: – Es resistente tanto al frío como alcalor, libera sustancias que estimulan tu cortex e inyecta hormonas queaumentan tus facultades temporalmente, además de que el traje te ofrece unamayor flexibilidad y agilidad. – Mansen percibía un tono extraño en la vozde Yuliya.

Llegó el momento de la despedida, Yuliya le entregó sus informes y susobjetivos, apenas comentaron nada, todo estaba claro, pero cuando se disponía aabrir la puerta Yuliya le susurró: – Leeesta nota y visita al doctor que aparece en ella, Basile te ha ocultado cosas,después, visita mi apartamento y ya decidiremos – A Mansen no le dió tiempo a replicar nada, lecondujeron a la salida y se marchó desorientado de aquel lugar.

Una sensación de desorientación y dudas se apoderó de él. No sabía que hacer,quién era, que hacía en este mundo, por qué era requerido para esta misión… Unamarea de dudas asolaban su mente buscando un cauce por el que seguir a larespuesta a sus cuestiones. Se sentía agobiado, deprimido, no sabía que hacer.La vida y la muerte ya no eran nada para él, se sentía perdido en una dimensióncomprendida entre ambas, estaba vivo pero muerto a la vez… Era un alma erranteen aquella urbe de insensibilidad humana. Sin embargo, decidió hacer caso aYuliya y visitar a ese doctor, Burton, quizá el pudiese poner algo de sentido asu indomable vida…

Se encaminó hacia el edificio, subió por las escaleras y el doctor le abrió lapuerta, sintió que el doctor ya le estaba esperando. En el apartamentopredominaba una sensación de angustia y desesperación, libros caídos,medicamentos esparcidos ,suciedad, aquel hombre no atravesaba su mejor momento.
Pese a ello, fue Burton el que comenzó la conversación:

– Bien, Mansen, voy a explicarte todo demanera sencilla, por desgracia no me queda mucho tiempo de vida. Para empezar,aclararé unos detalles de tu vida que Basile te ocultó. Para empezar, tú nuncafuiste un niño normal, desde que naciste te convertiste en lo que eres, unandroide capaz de sentir y expresar emociones si completas un proceso de humanización.
Tus padres eran unos reputados políticos y críticos de las teorías robóticas,sabían todo sobre robótica y por ello la detestaban –
Las dudas de Mansencomenzaban a disiparse… –

– Todo iba bien hasta que tú naciste, hubo complicaciones en el parto, deberíashaber muerto, pero pese a su negativa inicial, tus padres aceptaron que tesometieras a una operación experimental, te transformarían en un robot sinsentimiento alguno, pero el cambio era que si que podrías llegar a sentir através de la experiencia, esa es tu diferencia respecto a los demás androides.Poco a poco adquriste ciertas experiencias, pero cuando verdaderamenteexplotaste fue hace unos días, cuando al sesinar sentiste algo…- Mansen seguía atónito al doctor, seatrevió a preguntar:

– Si yo era un robot, ¿cómo pude adquriresas experiencias que contribuyeron a hacerme sentir? – inquirió conincertidumbre Mansen.

– Ahí entra en acción un factor vital dela ciencia robótica, los modelos de tu fabricación sois pioneros en la transmisiónde recuerdos y sensaciones a través de las Ninsens, seres humanos ,generalmentefamiliares, que mientras los androides os encontráis sumidos en un coma hastavuestro despertar como ejecutores en la sociedad, o traspasan sus recuerdosalgo modificados y sus sensaciones para poder humanizaros. Tú y todos losmodelos a los que intentas matar sois los únicos modelos Sens existentes, soismilagros robóticas andantes – Por fin Mansen empezaba a comprender supasado, aunque tenía más preguntas:

– En mi caso y en el del cabecillaasesino (por curiosidad esto último), ¿quién actuó como Ninsen? – Mansenquería aclarar ese punto.

– Twein y tú, Mansen, compartís el mismoNinsen, ¿no sabrás de alguna fémina que has conocido últimamente,no ? – untono sarcástico surgió de la boca de Burton.

Mansen se quedó petrificado, eso confirmaba que Yuliya era su Ninsen y que todoaquello convertía a Twein en su hermano. Quería adivinar aún más:

– Entonces, Twein es mi hermano y Yuliya mi hermana –

– En efecto, muy sagaz ,chico.

– Mansen añadió: ¿ Por qué Basile no me contó todo esto y me ha ordenado matara mi hermano?

– Basile es un loco que busca laperfección en el androide, quiere subsanar los pocos fallos que tenéis, uno deellos es que si dos androides con igual Ninsen coinciden, se produciría unareacción extraña, viéndose forzado a hacer acto de presencia el Oráculo.

– ¿Quién es el Oráculo y qué fallos tenemos a parte de ese? – preguntóMansen intrigado.

– El Oráculo es el representante y vigíadel Índice, un mito que es cierto. El Índice es una recopilación de todos los documentos,grabaciones yestudios acerca de la robótica. Fue creada con el fin de almacenar todo eso yademás, al ser una I.A muy sotisficada (se dice que es la más inteligente quejamás haya existido).

– Es capaz de mejorar la robótica hasta alcanzar la perfección mental y físicaen un androide, secreto que se dice que ya posee y es por ello por lo queBasile quiere encontrarla para descubrir ese secreto y hacer una copia de simismo para la eternidad. Como verás, Basile sólo es un borrego loco más queansia la vida eterna, la cual en mi opinión, no existe.
Haciendo que os encontréis, forzará la aparición del Oráculo y localizará alÍndice, además liquidará a sus mejores creaciones para no dejar huella de nada.Un gran plan, menos mal que lo adiviné antes de que me despidiese…

Mansen al fin comprendía su razón de ser y sus objetivos, notaba que porfin tenía algo a lo que aferrarse, una ilusión por la cual seguir: Debíalocalizar al Índice y hacer que le revelase la verdad, para ello tenía queencontrar a Twein y acabar con Basile… Todo cobraba algo de sentido al fin,antes de marcharse quería hacer una última pregunta:

– ¿ Cuál es nuestro último fallo ?inqurió

– Que para sentir y experimentar despuésde vuestra etapa como Ninsen, debéis robar experiencias a otros humanos omodelos Sens, es decir matarlos, tal y como hace la banda de Twein, sinembargo.
Twein y todos excepto tú tienen unfallo, al no haber recibido nunca amor y cariño, no saben lo que es, por locual sólo captan sensaciones y experiencias tristes o negativas, mientras quetú puedes tomar cualquier experiencia por buena o mala que esta sea. –
Mansen volvió a deprimirse, si matar era la única forma de vivir, él tambiénera un vil asesino. Decidió olvidarse de esto de momento y marcharse paraasimilar todo lo que sabía, asi que se despidió de Burton, pero este añadió:

– Como ya te he dicho, ahora voy a morir.

– ¿ Puedo saber quién es tu ejecutor odolencia? – preguntó Mansen.

– Tú, eres tú .

Mansen se quedó petrificado, él no haría eso…
De repente, notó que algo de apoderó de él, se sentía poseído, agarró de lacabeza a Burton y sintió que sus fuerzas aumentaban a medida que las de Burtondescendían hasta que este murió.

De repente volvió en sí, aterrorizado por la escena, decidió huir mientraslloraba por primera vez en su vida, corrió sin descanso a través de las callesde esa lúgubre urbe, sin sentido, muerto pero vivo, sin rumbo…

Continuará…

Comentarios de Lester Knight: Desde que conocí a Morgennes hará un par de meses, me ha ido enviado diferentes historias y capítulos. En cada nuevo envío se ha ido superando, comenzando a mostrar el umbral de lo que algún día escribiría. Parece que hoy, con la presentación de este segundo capítulo, tenemos la primera visión clara de ese umbral.

Un capítulo espectacular con doble merito. Puesto los dos anteriores fueron corregidos y cambiados en parte. Mientras que éste es la primera versión tal cual, publicada de inmediato para poder competir en él VI Concurso interblogs: Mejor creación literaria

Felicidades, amigo mío.

Mundo Literatura – Comunidad Literaria

Gamefilia