Sin categoría

Falkenberg. El Cazador – La Venganza de la Calavera – Capítulo I – VS – Lo último de Metallica: My Apocalypse – Death Magnetic

Las cadenas que le habían privado de su libertad ardían devorando La Academia Mentalista, ignorando las oleadas psíquicas de sus captadores, que luchaban por dominar el fuego y salvar su tesoro más preciado: los conocimientos que habían desarrollado con la sangre y la muerte de los mejores hombres y mujeres del Imperio. Mientras, la mejor generación de Mentalizadores de la historia, escapaban de un futuro de terror y desesperación, corriendo por el bosque helado del norte, en una noche oscura de invierno, iluminados por las llamas que destruían el legado de sus Instructores.

Relatos de Falkenberg. El Cazador: Endimión Tau Titán Conciencia Orión Pesadilla al Borde de la Realidad

Falkenberg, el primer alumno de su promoción, había cambiado el curso de la historia a un alto precio: su humanidad. En nombre del progreso y la evolución de la especie humana, había soportado cinco largos años de torturas, experimentos dementes, entrenamientos extremos y actos inconfesables. Y cuando creía que no podían arrebatarle nada más, descubrió que se equivocaba.

Planeaban extirparle el alma.

Convertir a un ser humano excepcional en Mentalizador, ya no era suficiente. No bastaba con dotarle de capacidades físicas inhumanas, poderes mentales que jugaban a ser Dios con las leyes físicas y la masa atómica del universo, ni la voluntad de moldear otras mentes como si fueron un lienzo en blanco.

Los Mentalizadores seguían siendo mortales, débiles,emocionales… limitados.

Estrellas fugaces que brillaban con gran intensidad durante cortos espacios de tiempo. Dos tercios de los candidatos morían antes de finalizar el periodo de adiestramiento. Los graduados vivían de tres a cinco años más, incluso menos, dependiendo de las misiones encomendadas.

Era el precio de jugar a ser Dios.

El nivel de esfuerzo y la energía que canalizaban losprocesos Mentalizadores, lesionaban a medio plazo el cuerpo humano de un modoirreversible. No importaban las mejores genéticas, el estado físico o lapreparación.

La carne es débil.

Esa frase fue el principio del fin para los Mentalizadores. En los buenos tiempos, la esperanza de que si sobrevivían un tiempo tendrían la oportunidad de escapar y de disfrutar de sus últimos años a lo grande, les mantenía con vida.

Ahora morir antes del último curso era su mayor esperanza.

Los científicos habían desarrollado nanotecnología que colaboraba con el cuerpo en los procesos Mentalizadores, suavizando su impacto. En un principio se creyó que sería la solución a definitiva. Pero cuando los graduados con nanotecnología empezaron a morir un par de años después de lo normal, enfocaron la solución a términos más radicales: la cibernetización.

Los peores alumnos fueron los primeros en sufrir el tormentode convertirse gradualmente en maquinas. Cuando la sustitución de miembros u órganosinternos por implantes de tecnología punta, demostró que el rendimiento sepotenciaba exponencialmente y la longevidad se disparaba, comenzó el desarrollode un cerebro adicional.

Después de setenta y tres voluntarios dieron con el cerebro adicional perfecto.

Los alumnos de carne y hueso, como Falkenberg, desconocíanlos detalles a ciencia cierta. Lo que sabían es que, el cerebro adicional erauna replica artificial amplificada del humano, que cargaba con el peso de losprocesos Mentalizadores, y además se alimentaba de generadores de energíainstalados en el cuerpo del Cyborg, relegando el cerebro biológico a unafunción ejecutiva.

El resultado era una abominación de la naturaleza.

Un ser mitad maquina, mitad humana, incansable e inmortal,cuyos poderes Mentalizadores superaban en escala a todo lo conocidoanteriormente.

Mientras una Mentalizador humano se cansaba rápidamente, ose veía obligado a hacer pausas, a fin de alimentarse de la energía a sualrededor, el Cyborg siempre funcionaba a máximo rendimiento desde el principiosin fin.

La inestabilidad mental de los primeros prototipos se habíacorregido con La Colmena,un superordenador con mecanismos de comunicación telepáticos, que dominaba lasmentes humanas de los cyborgs desde sus cerebros adicionales. Fundiendo sus concienciasen un pensamiento común controlado por los Instructores de La Academia.

Los alumnos vivían confinados bajo la estrecha vigilancia de los Cyborg. Eran antiguos compañeros de promoción que les odiaban a muerte. Alumnos anónimos que desaparecieron una noche sin que nadie luchara siquiera por recordar su nombre, unidos por una experiencia común: en sus últimos días como seres humanos, sus compañeros no hicieron más que aprovecharse de su debilidad y humillarlos, señalándolos como la carne de cañón apta para los experimentos más atroces.

Su parte humana vivía para vengarse de los responsables desu desgracia, o de todo aquel que guardara cierto parecido, razonable o no. Y,siempre, encontraban la oportunidad.

El Cyborg encargado de vigilar la clase de Falkenberg era elpeor de todos.

Le seguía a todas partes, de día y de noche, aguardando saborear su venganza. Pasaba el tiempo personalizando su coraza metálica. A diferencia de otros Cyborg, renunció a modelos de piel sintética humana, acentuando su condición de máquina con pesadas armaduras de combate, que no hacía más que modificar. Les dotaba de líneas de hojas afiladas de metal plateado, que le convertían en un arma mortal al contacto desde cualquier ángulo.

Su diversión consistía en afilar las hojas o jugar con losalumnos más aplicados. Los atraía hacia él a gran velocidad con sus poderestelequinéticos. Le encantaba escuchar los gritos y súplicas de los alumnos, hasta hace un instante, más orgullosos y poderosos de La Academia. 

A veces, incluso… no llegaba hasta el final. Aunquedisfrutaba obligando a las mejores promesas a ser convertidas en Cyborgs comoél. No quería acostumbrarse a semejante placer antes de asesinar a Falkenberg.

Sus dos mitades le odiaban con todas sus fuerzas. En vida le envidió desde el primer día, era el hombre que deseaba ser: un líder nato respetado por todos los alumnos, fuerte, inteligente, dotado en las artes mentales, ajeno a los sufrimientos de La Academia, con una voluntad inquebrantable, cuya voz profunda y cavernosa aterrorizaba a sus enemigos a la par que seducía; era bien conocido por su romance con la instructora Lucrecia, la mujer más bella y poderosa de La Academia; lo que más envidiaba de él era su mirada azul celeste, siempre mirando más allá, como si hubiera futuro en su vida.

Falkenberg no tardó en convertirse en el líder de su clase.Su misterioso silencio y acciones le reportaron el respeto de la banda deasesinos más peligrosa de la galaxia. Todos querían compartir su sueño secretoy un poco de la seguridad en sí mismo de la que hacía gala.

Era un líder severo y cruel, que les hizo llegar más lejos de lo que ninguna promoción anterior había llegado. Nadie asumía la responsabilidad de la realidad que les acechaba. Cada trimestre uno o dos alumnos de la clase eran escogidos para el programa Cyborg, y todos deseaban sobrevivir un poco más.

La resolución siempre llegaba por sorpresa. Durante unentrenamiento de lucha, sin previo aviso, Falkenberg lesionaba fatalmente a uncompañero, el más débil a su parecer.  

Al Cyborg le rompió la pierna derecha por tres sitios de ungolpe psíquico. Lo que más le dolió fue su mirada azul celeste clavada en él,ausente de: culpa, piedad, valor o consideración. Para él no era más que el eslabónmás débil. La pieza que debía sacrificar ese día. No había lugar en su sueñopara él, ni la menor consideración a su valor humano.

Era carne de cañón.

Conocía su destino desde hacía semanas. Los demás lesuperaban y Falkenberg no hacía el menor esfuerzo por enseñarle. Se dedicaba aayudar a quienes habían sus amigos más cercanos hasta que comprendieron queestaba marcado por el líder. Albergaba la esperanza de que, como en otrasocasiones, Falkenberg se despidiera del caído con un abrazo o calidas palabrasde ánimo. Algo que le hiciera sentirse humanos por última vez.

No hubo más que silencio e indiferencia para él.

Deseaba asesinarlo con sus propias manos y hacerlo sufrir de un modo inconcebible. La Colmena se lo había prohibido estrictamente. Falkenberg era el elegido para estrenar un nuevo prototipo de Cyborg. El modelo que supondría una revolución no podía permitirse la pérdida de su mejor candidato.

La Colmenatoleraba su acentuada individualidad y mejoras propias, como un interesanteexperimento de evolución en la conducta y las capacidades Cyborg. Sabía queposiblemente le daría la oportunidad de luchar contra él. Los científicosquerían ver un duelo entre el mejor alumno Mentalizador y el mejor Cyborg de laactualidad. Cuando el combate llegará demasiado lejos lo detendrían.

Ellos no sabían que nada podría detener el odio que lealimentaba.

Falkenberg moriría.

Continuará…

Metallica – My Apocalypse – Death Magnetic:

Death Magnetic – Samples de las 10 canciones:

My Apocalypse:

Claustrophobic
Crawl out of this skin
Hard explosive
Reaching for that pin

Feel thy name extermination
Desacrating, Hail of Fire

So we cross that line
Into the crypt
Total eclipse
Suffer unto my apocalypse!

Deadly vision
Prophecy revealed
Death magnetic
Pulling closer still

Feel thy name annihilation
Desolating, Hail of Fire

So we cross that line
Into the crypt
Total eclipse
Suffer unto my apocalypse!

My apocalypse… Go!

Crushing metal, Ripping Skin
Tossing body mannequin
Spilling Blood, Bleeding Gas

Mangle flesh, Snapping spine
Dripping bloody valentine
Shattered face, spitting glass

Split apart
Split apart
Split apart
Split
Spit it out!

What makes me drift a litter bit closer
Dead man takes the steering wheel
What makes me know it’s time to cross over
Words you repeat until I feel

See through the skin the bones they all rattle
Future and past they disagree
Flesh falls away the bones they all shatter
I start to see the end in me

See the end in me…

Claustrophobic
Climb out of this skin
Hard explosive
Waiting for that pin

Violate, annihilate
A loser to my eyes
Obliterate, exterminate
At last accept, deny

Feel thy name as hell awakens
Destiny, Inhale the Fire

But we cross that line
Into the crypt
Total eclipse
Suffer unto my apocalypse!

Tyrants awaken my apocalypse!
Demon awaken my apocalypse!
Heaven awaken my apocalypse!
Suffer forever my apocalypse!

Lester Knight: ¡Saludos Desterrados! Después de una semana complicada en la que apenas he podido escribir y atender el blog, por fin he sacado tiempo comenzar la novela. Me moría de ganas por dar vida a todas las ideas que me hierven en la mente. Espero que el resultado os haya gustado.

La Venganza de la Calavera es una pequeña serie de relatos ambientada en los inicios de Falkenberg como Mentalizador, una década antes de los sucesos de Endimión Tau.

El cuidado que estoy poniendo en la concepción de los dos relatos más ambiciosos de la novela, me ha hecho decidirme por inicarla por este relato, más accesible. Mi idea es escribirlo al tiempo que termino Endimión Tau, y desarrollo los relatos principales.

Como el día va de inicios, traigo una presentación de lujo: My Apocalypse, primera canción avance del nuevo álbum de Metallica: Death Magnetic. Personalmente, en caliente, me ha encantado. Es el mejor sonido Metallica que he escuchado en demasiados años.

Todos los comentarios, críticas, sugerencias o ideas acerca del capítulo, trama, conceptos o mi técnica son más que bienvenidos. Buena parte del éxito de la novela, y de la posibilidad que se publique o no, pasa por vuestra respuesta o apoyo.

¡Un Saludo a todos los Desterrados!Wink

Gamefilia