Sin categoría

La Muerte Púrpura – Capítulo IV – Autor: ErikAdams – VS – Draconian: Cthulhu Rising – Entrada 100% ErikAdams

Encima de un túmulo de rocassituado en el centro de un pequeño claro del bosque de Vorian, Lucia esperabasentada como todas las noches la llegada de su gran amor. Era medianoche yapasada, y la primera de las lunas brillaba con fuerza en lo más alto,acompañada por miles de titilantes estrellas que hacían del firmamento el másbello espectáculo que ojos algunos habían podido observar jamás. Rodeando elclaro, un muro impenetrable de árboles dejaba caer las primeras hojas delotoño, las cuales volaban suavemente mecidas por el viento hasta encontrar elreposo sobre el tupido manto de hierba que cubría cada palmo del suelo.

Capítulos Anteriores: Capítulo I Capítulo II Capítulo III

El silencio sepulcral deaquel solitario lugar fue roto por el lejano ulular de un búho. Y Luciaasustada se desvaneció en un instante como si fuera niebla llevada por labrisa. A los pocos segundos, su imagen volvió a tomar forma cuando se diocuenta de que el origen de aquel leve sonido provenía del viejo “Guardián delBosque”, que como cada día desde su llegada a aquel mágico bosque, la avisabade su inminente llegada para saludarla.

Un suave aleteo entre lascopas de los viejos árboles dio paso a la llegada de la imponente presencia delmas anciano ser de todo el bosque. Un enorme búho de fantásticos colores bajoplaneando y se poso tranquilamente sobre una roca cubierta de musgo justo enfrente de Lucia, y mirándola con unos inmensos ojos que reflejaban como aguacristalina la imagen del cielo la dijo: – Buenas noches bella dama. ¿Todavía siguesaquí quieta como un pasmarote?- 

-Sabes que esperare lo que hagafalta a mi querido Ellar. Él me prometió que volvería – Los pálidos labios deLucia temblaron al decir estas palabras, ya que la larga espera la estabahaciendo perder poco a poco la esperanza de volver a ver a aquel hombre que lahabia robado el corazón. 

-Mira pequeña, si algo heaprendido a lo largo de toda mi existencia, es que no se puede confiar en lapalabra de un ser que esta condenado desde el primer día de su nacimiento. Tumisma deberías saberlo de primera mano…- A pesar del tono de reprimenda quehabia usado el guardian, su afable voz tenia la peculiaridad de transmitircalma a sus oyentes, y a pesar de que Lucia no era más que un espíritu eseefecto seguía haciendo efecto en ella. 

-Pero Ellar era… es…- Luciano sabía que decir, y si hubiera estado viva habría estallado a llorar. ¿Cómoera Ellar? A decir verdad, ni ella misma lo sabía. 

-¿Diferente? Si claro, esaes la palabra que querías decir. Es la palabra que todos usan cuando no soncapaces de explicar algo. Pero a raíz de tu insistencia en usar esa palabracada noche, me surge una duda… – El “Guardián del Bosque” al decir esto la mirofijamente a sus ojos – ¿Qué tiene de diferente ese Ellar del que tanto hablas?Por más que lo pienso no puedo imaginar en que puede ser distinto un simple serhumano…- 

-¿Ellar? ¿Mi Ellar? – Susojos relampaguearon de la alegría que sintió de tener la oportunidad derememorar los mejores recuerdos que guardaba en su interior y compartirlos conalguien. Estaba tan sola en aquel olvidado lugar – ¿Sabes que es la primera vezen todos estos años que me preguntas por él? Y de él podría pasarme hablandomeses enteros. De su porte. De su humanidad. De su maravillosa personalidad. Desu…- 

-De lo que no tengo ningunaduda es de que estas enamorada. Aunque te recuerdo que el amor suele cegar lamente y los recuerdos de aquel que está enamorado. Esto en si no es malo, perotiende a distorsionar la realidad, y a veces… Pero bueno, ¿Quién soy yo paradar lecciones morales?- El “Guardián del Bosque” calló despues de decir esto, ycon la mirada apremio a Lucia para que iniciara la historia. 

Lucia sonrió, y despues detomarse una pausa para que los recuerdos acudieran como un torrente de nuevo asu memoria, comenzó a hablar sobre su relación con Ellar. La única razón por laque se había quedado atada al mundo terrenal. 

II 

“Conocí a Ellar hace muchas estaciones, en el momentoen que los Grandes Oráculos predicaban a los cuatro vientos que el fin delmundo estaba ya demasiado cerca como para hacer algo por cambiarlo. Habíamosdejado atrás el más duro invierno que nadie recordaba, y por todos lados veníanrumores sobre un demonio que avanzaba lenta pero inexorablemente por todoRanacoth, arrasando cuanto estuviera en su camino. “La Muerte Púrpura” lollamaban los lugareños, y cuando a nuestro pueblo llegó la noticia de que aquelser surgido de los mas profundos infiernos estaba a muy pocos días de nuestrohogar, la gente comenzó los preparativos para un largo viaje sin destino con elfin de alejarse de aquella plaga que iba asolando todo el continente. 

En aquellos momentos yo no tenia mas que 16 años, yera la hija única de una familia muy humilde que se habia dedicado durantegeneraciones al pastoreo y al cuidado del campo. Asi que puedes imaginar elduro golpe que nos propinó el destino al hacernos abandonar nuestro hogar demanera tan precipitada. Como consecuencia de esta fatídica situación, mi padrecayó en el consuelo de la bebida y en un par de días habia sufrido un cambiodrástico en cuanto a  comportamiento serefiere. En donde antes había un hombre alegre y hablador, había en esosmomentos un hombre silencioso con la mirada triste y perdida, como si intentaratraer de nuevo los buenos años que dejábamos atrás. Pero sí sólo hubiera sidoeso, yo no me habría visto obligada a huir del seno de mi familia. 

Recuerdo con especial claridad la noche que debíapreceder a nuestra marcha. Habíamos dejado preparado todo y mi madre me instó aque me acostara pronto mientras ella esperaba a que padre llegara de su largaestancia en la taberna ahogando sus penas en cerveza. Lo cierto, es que anteaquella situación me fue imposible pegar ojo, ya que cada segundo que pasabaiba rompiendo poco a poco los lazos que había ido formando a lo largo de losaños con aquel lugar. Es por eso que estaba despierta cuando el sonidoinequívoco de la puerta al cerrarse indico la vuelta a casa de mi padre. A estallegada le siguieron una serie de ruidos, y fue cuando escuche gemir a mi madrecuando decidí levantarme para comprobar que ocurría. Despacio sin emitir ni unsonido me levante de mi cómoda cama de paja, me dirigí a la puerta quecomunicaba con el comedor y a través de una rendija pude ver la violentasituación. 

Mi madre se hallaba tirada en el suelo, rodeada delos utensilios y adornos que habían decorado la casa. Mi padre se encontrabainmóvil de pie frente a ella, con un puño cerrado y con el otro sosteniendo ungrueso cinturón de cuero. En unos instantes mi padre avanzó trastabillando unpaso, se agachó, agarró por el cuello a mi madre y la levantó hasta poner surostro junto al suyo. Entonces dijo aquella frase. 

-Cariño… ¡Hip¡… Esto lo hago por tu bien… ¡Hip!- 

Y sin más preámbulos, comenzó a golpearla sincompasión, haciendo que la sangre manara de su rostro hasta que su cuerpo sequedo inerte como un pelele. A pesar de ello siguió castigándola durante incontablessegundos, hasta que reparó en mi presencia. 

Al observar aquella terrible escena, me tape la bocapara evitar emitir un grito de horror, y poco a poco fui avanzando hacia atrássin perder de vista la escena. Entonces fue cuando tropecé con la silla, ycuando llame la atención de aquella persona que hasta entonces habia llamado“padre”. Él se giró en mi dirección y dejo caer lo que quedaba de mi madrecontra el suelo de manera brusca. Le mire a la cara y note por primera vez enmi vida el auténtico significado de la palabra “miedo”. Unos ojos vacíos desentimientos eran los que me observaban, y las facciones de la cara de aquelhombre al que había querido tanto, estaban desfiguradas formando una grotescamueca que nada tenía que ver con nada que hubiera visto en anterioresocasiones. 

Avanzó lentamente hacia la dirección en la que meencontraba sin dejar de sostener el cinturón con el que habia golpeado a mimadre. Y fue en esos momentos, al sentirme acorralada entre las cuatro paredesde mi habitación, cuando sacando de mi interior esa fuerza que se saca sólo enlas situaciones más criticas, salí corriendo en dirección a la puerta desalida, arroyando y echando a un lado de un empujón a aquel hombre. Escape alexterior y comencé a correr sin rumbo, alejándome de todo aquello que habíaconocido hasta entonces, mientras poco a poco iba dejando atrás los sollozosque salían del interior de mi casa.”
Continuará…
Cthulhu Rising:

His life’s still breathing, dead but dreaming…
and dark shines the stars out of time so lost.
The ocean roars as the sky turns black,
as their eyes are gleamings, gleaming in the darkness.
The scorn of distorted faces enraptures the world,
spiteful is the fire that burn in their souls.

The Last Amorphous Blight of Nethermost Confusion, devour mortality!
The Gate of the Silver Key knows the Outer Gods… from Yith ascended!
The Watcher, The Keeper… Yog Sothoth!

"The Old One’s Were, The Old One’s Are,
and The Old One’s Shall Be Again!
So It Is Written, So It Shall Be Done!"

The chaos is coming, the haunter of universe,
and the blind creator bless the dragon who sleeps.
Cthulhu awakens like a storm from beyond
as the crimson opens, howling from a distant space.
A string of light from his house in R’lyeh… Behold!
Hear the thunder roar as he enters the world.
His world…

Hear Them whisper in Carcosa and Irem… in Kadath unknown to man.
Nyarlathotep, Hastur… Tales of the Hyades sing. In every shade they wait!

"From the dark stars They came and descended to primal Earth,
and They shall rule where They once ruled. They Shall return…!"

They clence the blood of divinity
in the flames of evermore.
In power They crown eternity
in the lands of darkness lore.

Cthulhu Rising
Cthulhu Rising
He’s coming!

Mighty Azathoth – the blind can see…
R’lyeh arisen – Eternal dominion.

The gate is open, the world is burning,
and lost are the seals of the elder gods.
Unlocked is the door of the silver key…
out comes the powers of true monarchy.
The Old Ones rises their old dynasty,
as the flames devour foolish humanity!
They die forever!

"That is not dead which can eternal lie,
And with strange aeons even Death may die."

Lester Knight: ¡Saludos, Desterrados! La literatura y el metal más primigenio nos llega de la mano de mi querido y demente colaborador, ErikAdams. La Muerte Púrpura inicía la segunda trilogía del relato con un cambio de registro espectacular, que nos presenta la faceta más humana de Ellar, sus motivaciones, los seres más importantes para él y sus vivencias, además del camino hacia el épico destino que le aguarda en la tercera trilogía.

Personalmente a mí me ha encantado. La primera trilogía me gusto mucho, aunque echaba de menos más contenido sobre el personaje. Explorarlo es el hilo de la segunda trilogía, y una gran excusa para humanizar el relato con personajes y situaciones muy humanas con las que todos podemos empatizar.

Como sabéis, desde hace unas entradas he optado por el formato del doble tema por entrada. Ayer pensando en que canción iba a poner con La Muerte Púrpura me vino a la cabeza más evidente: Qué la escoja ErikAdams. Le puse dos requisitos: Cthulesca o Metalera. Sabía que me iba a sorprender… no podía esperar menos de él. Así que ni corto ni perezo me ha propuesto Draconian – Cthulhu Rising. Un homenaje a Lovecraft de un grupo de Doom Metal que no conocía.

Es una canción atmosférica de corto oscuro con una letra Lovecraftiana pura muy buena. Mención especial a su ambiente seductor y los gemidos a partir de la mitad. Deliciosa.

Gracias al colega ErikAdams por su genial colaboración e interés. Felicidades por tu entrada 100 % ErikAdams. De las mejores que han pasado por el blog Wink

En las siguientes colaboraciones, visto el buen resultado de la entrada, os pidiré que escojáis una canción Metalera para acompañar vuestros relatos.

PD: No dejéis de celebrar rituales en nombre de Cthulhu. El día del regreso está próximo. Pronto seremos los eligidos del nuevo orden cosmológico.

PD1: Os habréis dado cuenta que ya no título las colaboraciones. Lo hago por si dan una portada a la entrada. Con el título no podían darsela, o hubieran salido titulares en vez del inicio del relato en el recuadro. Sé que la posibilidad es baja, pero me haría ilusión conseguir alguna en vuestras colaboraciones. Por calidad, os las merecéis.

¡Un Saludo a todos los Desterrados y Dementes! Mr. Green

Gamefilia