Sin categoría

Falkenberg. El Cazador – Endimión Tau – Capítulo VI – El Cometa Dorado – VS – Metallica: Fuel – Letra Original, Videoclip, S&M

La esperanzadora visión del Cometa Dorado surcando loscielos de Endimión Tau, fue eclipsada por el combustible que impulsaba surumbo: el odio, la venganza, el rencor, las pesadillas y el sufrimiento deincontables muertes, concentrado en la voluntad de cumplir un deseo, cuyapasión desafiaba a las fronteras de la mortalidad.

Asesinar a Falkenberg. El Cazador.

Endimión Tau: 

Capítulo I Capítulo II Capítulo III Capítulo IV Capítulo V

La Venganza de la Calavera:

Capítulo I Capítulo II

Siete largos años habían transcurrido desde su últimoencuentro en el mar de lava de Artemis Fénix. Viajando por el frío y solitarioespacio siguiendo su impronta mental, planeta por planeta, del Imperio y delmás allá salvaje e inexplorado, siempre llegando tarde, encontrando a losmismos testigos. Rostros desfigurados por el terror que precedió a su muerte, osupervivientes que habían perdido la razón, como un aviso del destino que lesaguardaba a aquellos que se encontrarán con Falkenberg. El Cazador. El LegendarioMentalizador fuera de la ley más temido y respetado de la Galaxia. Miembrode honor de una oscura cofradía de asesinos, que se decía, servía al mismísimoEmperador.

El presente de su existencia sin sueño era el recuerdo de sucaída. Derrotado y moribundo, agonizando en una isla volcánica que se hundía enla lava, suplicando una muerte honorable que nunca llegó. Falkenberg le mirabaen silencio con sus ojos azul celeste brillantes, alimentándose del dolor quele producía ser consciente del error fatal que había truncado su victoria.Cuando se hubo saciado, le dio la espalda y le abandonó de camino a su naveespacial, indiferente a sus juramentos de venganza y odio.

Jamás le había dirigido la palabra. Murió solo en uninfierno de fuego y humillación.

Un hambre insaciable de venganza le consumía cada vez que elprecio de su inmortalidad, unas cadenas implacables, exigían su pago. Habíaperdido dos veces la oportunidad de atrapar a Falkenberg por culpa de las caceríasque le ordenaban. Asesinaba y asimilaba a Mentalizadores Humanos Rebeldes comosu anatema, fortaleciéndose con cada nueva víctima, sumando sus poderes yhabilidades a los suyos.

Tal era su naturaleza inhumana y perfecta.

El rastro de Endimión Tau era diferente. Una intensidad talque había sentido su presencia desde el borde de la Galaxia, captando ecos desu voz siniestra, desgarradora y cavernosa, mezclada con percepciones,recuerdos e imágenes que manipulaba en las mentes de sus víctimas. No era unamisión de asesinato o sigilo convencional. Comprendió que estaba asesinando auna Legión desertora de Soldados de Elite.

Su humanidad le había traicionado.

Motivos personales eran lo único que podía retener a unMentalizador tan perseguido por enemigos formidables durante tantas semanas enun planeta, haciendo pleno uso de sus poderes sin restricciones, incendiando elcosmos con un faro psíquico que anunciaba su posición.

Era su oportunidad.

Los horrores del Cometa Dorado quedaron al descubiertocuando sus motores se apagaron después de situarlo en órbita a Endimión Tau. Erauna nave orgánica desarrollada sobre un exoesqueleto de metal. Su figurabadestacaba por las dos alas gigantescas de murciélago, cuyas membranas absorbíanlas partículas solares, transformándolas en la energía que las impulsaban avelocidades superiores a la luz, desatando fuerzas terribles soportadas porcartílagos de una aleación metálica desconocida, unidos por un musculoso cuerpoacorazado y alargado completado por un terrible aguijón que guiaba su rumbo.

Una tecnología que podía en evidencia los mayores logros deldecadente ser humano.

La belleza de las junglas exuberantes de Endimión Tau desdeel espacio no fue advertida por su observador, enfrascado en el anhelo de undeseo de venganza fraguado desde un tiempo anterior al descubrimiento delpropio planeta. El aguijón se enroscó de pronto en posición de ataque apuntandoa un lugar exacto, y escupió una esfera negra que entró en contacto con laatmósfera, rasgando el cielo con un hilo de fuego que descendía a una velocidadvertiginosa.

Mientras en su interior la muerte de Falkenberg cobrabaidentidad.

Metallica: Fuel – Reload.

Videoclip.

(S&M).

Versión Estudio.


Fuel:

Give me fuel, give me fire
Give me that which I desire

Turn on, I see red
Adrenaline crash and crack my head
Nitro junkie, paint me dead
And I see red

A hundred plus through Black and White
War horse, warhead
Fuck ‘em man, white knuckles tight
Through Black and White

Uh, on I burn
Fuel is pumping engines
Burning hard, loose and clean

And on I burn
Churning my direction
Quench my thirst with gasoline

So gimme fuel, gimme fire
Gimme that which I desire

Turn on beyond the bone
Swallow future, spit out home
Burn your face upon the crome

Take the corner, join the crash
Headlights, headlines
Another Junkie lives too fast
Yeah, lives way too fast, fast, fast

White knuckle tight!

Gimmie fuel…. On I burn, on and on
Gimmie fire…. On I burn, on and on
My desire….

On I burn!

Combustible:

Dame combustible, dame fuego
Dame eso que deseo

Lo enciendo… me enfurezo
La adrenalina choca y rompe mi cabeza
Adicto al Nitro, pintame muerto
Y me enfurezco

Cien más a traves del Blanco y Negro
Caballo de guerra, cabeza guerrera
Cagalos viejo, nudillos blancos apretados
A traves del Blanco y Negro

Uh, continúo ardiendo
El combustible bombea motores
Quemando duro, suelto y limpio

Y continúo ardiendo
Batiendo mi dirección
Apaga mi sed con gasolina

Entonces dame combustible, dame fuego
Dame eso que deseo

Lo enciendo más allá del hueso
Comete el futuro, escupe tu hogar
Quema tu cara sobre el cromo

Agarra la esquina, unete al choque
Luces delanteras, titulares
Otro adicto vive muy rapido
Si, vive recontra rapido, rapido, rapido

¡Nudillo blanco apretado!

Dame combustible… continúo ardiendo, y sigo
Dame fuego… continúo ardiendo, y sigo
Mi deseo…

¡Continúo ardiendo!

Lester Knight: ¡Saludos Desterrados! Después de la excelente presentación que ha hecho el amigo ErikAdams, de mi colaboración en su blog con el segundo capítulo de La Venganza de la Calavera. Cierro el día del Cazador con el sexto relato de Endimión Tau, recién salido del horno. 

He reescrito el capítulo entero para la ocasión, reformando profundamente la trama final de Endimión Tau, presentando un misterioso personaje de excepción, aprovechando las innovaciones del universo de Falkenberg desde que comence la historia. 

El camino que iba a seguir no me convencía, por lo que he optado por un cambio muy radical. Este capítulo corto es la introducción al nuevo giro, que espero continuar una vez finalizada La Venganza de la Calavera. 

Hasta entonces os dejo con una mis debilidades: Fuel de Metallica.

Que los disfrutéis.

¡Un Saludo a todos los Desterrados! Mr. Green

Gamefilia