Sin categoría

La Muerte Púrpura – Capítulo V – Autor: ErikAdams – VS – Gary Hughes: At the End of Day

“Corrí durante toda la noche, hasta que mis piernasdejaron de responder y caí rendida sobre un suelo cubierto de flores, justo allado de un arroyuelo fruto del deshielo que bajaba con absoluta calma desde laslejanas montañas. Miraba hacia todos lados con nerviosismo, esperando encontrarde un momento a otro la figura de mi padre buscándome para rematar la faena quehabía iniciado la noche anterior. Pero a pesar de mi miedo, esto no llegó aproducirse y pude pasar una buena cantidad de tiempo sintiendo la suave brisaprimaveral acariciando mi cuerpo y el tranquilizador murmullo de las aguasfluyendo y golpeando contra las rocas.

Capitulos Anteriores:

Capítulo I Capítulo II Capítulo III Capítulo IV

Fue cuando me encontraba en esa idílica situacióncuando le vi a él por primera vez. Y con ese encuentro casual en algún lugar delas inmensas y florecidas planicies de Ranacoth se iniciaron losacontecimientos que harían de mi vida una experiencia plena, movida únicamentepor el amor.  

Si te digo la verdad, en todos los años que habiaestado viviendo en el pueblo nunca habia contemplado el imponente aspecto de unpríncipe. Es por eso que me quede maravillada al ver aparecer por el horizontela figura solitaria de un caballero ataviado con una brillante armadura dePurpurita. Andaba con paso lento pero firme, y su larga melena oscura ondeabaal viento, dando a su presencia el aspecto de uno de esos héroes de los quesuelen hablar las leyendas. Poco a poco se fue acercando hacia mi posición ycuando se encontró a muy pocos metros, se quedó parado contemplándome con unosojos azules que competían en belleza con el cielo que nos cubría. Su rostro nomostraba ningún tipo de señal de lo que fuera que pasara por su cabeza, perouna mirada más atenta me desveló que a pesar de las arrugas que se le formabanen su particular rostro, no era tan viejo como aparentaba a simple vista. No sédecir el por qué, pero asustada como había estado durante toda la noche, laaparición de esa persona hizo desaparecer de golpe todo el terror que me habíaestado dominando. Así que desposeída de temores le mire fijamente, esperandocon ansia unas palabras de aquel ser divino. 

Pero esas palabras no llegaron nunca. Siguióimpasible mirándome fijamente a los ojos como intentando ahondar en mis masprofundos sentimientos, hasta que llegado el momento me tendió una mano, la cualyo acepte con toda la ilusión del mundo. 

Ya te he dicho que no pronunció ninguna palabra, peroestoy segura de que durante el rato que estuvo delante mía observándome, habíaestado nadando dentro de mis recuerdos y temores, desgranando cada parte de.Por que el suave tacto de su piel al ayudarme a levantarme hizo que corrieradentro de mí una sensación de bienestar que sólo puedo explicar con unapalabra: Comprensión.”

 

IV 

“¿Has sentido alguna vez el calido abrazo del amor?¿Esa unión entre dos amantes en la que no hace falta decir palabras para saberlo que se piensa? ¿Esa sensación de estar protegido por alguien que tecomprende? No, claro. Tú eres uno de esos dioses menores, y no llegas acomprender el auténtico alcance que tienen los sentimientos humanos. ¿Y sabes?Son esos sentimientos los que realmente nos diferencian de vosotros. Tenéispoder para crear y deshacer lo que os venga en gana, pero en vuestra eternavida no sentís que realmente tenéis poder sobre vuestros actos. Dependéis deque las gentes crean en vosotros para existir, lo cual hace que sin seres quecrean en vuestra existencia, no seáis mas que volutas de humo que desaparecenen el aire cuando el incendio esta apagado. En cierto modo, vosotros sois untipo de sentimiento. Muy diferente al amor o al odio, pero un sentimiento alfin de al cabo. Por eso mismo, no espero que entiendas lo que ocurrió despuesentre Ellar y yo. De todas maneras ya que me lo has pedido, y para mí es un auténticoplacer traer de vuelta los mejores momentos de mi vida te contaré lo queocurrió después de aquel maravilloso encuentro.
 

Cogimos la dirección desde la que había llegadoEllar, y caminamos durante días recorriendo sin descanso campos plagados de lasmás maravillosas flores. De vez en cuando atravesamos alguna aldea devastadapor aquel demonio del que no se había dejado de hablar en los últimos tiempos.En cualquier caso, a pesar de que recorrimos distancias enormes, no encontramosni rastro de dicho monstruo más que la huella inequívoca de su paso por lospueblos. ¿Era posible que hubiera desaparecido así sin más?
 

Después de un largo tiempo sin cruzarnos con nadie,llegamos hasta las orillas del Gran Lago, un lugar rodeado de altísimasmontañas y espesos bosques en el corazón del continente. Sólo con mirar a Ellara la cara supe que era el lugar al que me había querido llevar desde el iniciode nuestro viaje. Nos sentamos sobre una roca desde la que se podía observartoda la extensión de sus calmadas aguas, entrelazamos nuestras manos y nosquedamos un rato en silencio mirando el reflejo de las formaciones montañosasen la superficie del agua, mientras el sol se ocultaba poco a poco dejando pasoa la noche.
 

¿Puedes creer que hasta ese momento no habíaescuchado la voz de Ellar? ¿Qué ni siquiera sabía su nombre? Había aceptado sinreparos el acompañarle en una travesía de la que desconocía el final. Y en esosmomentos me encontraba en el lugar más bello que nunca había podido soñar juntoa esa persona que me había acogido en su regazo cuando el miedo y la soledaderan lo único que me quedaba.
 

-Nunca imagine que pudiera existir un lugar tanmaravilloso… Y me siento tan bien a tu lado… ¿Cómo llegaste a mí, ángel mió? Nisiquiera sabes mi nombre…- Dije entre murmullos.
 

-Lucia… No puedes tener otro nombre. Delicada como laluz del amanecer que siempre he adorado. Dulce como la fragancia de estasflores de primavera. Bella como el paisaje que contemplamos…- Su voz profundaresonó por encima del cantar de los pájaros y me hizo amarle con aun másintensidad de la que había sentido hasta ahora.
 

¿Era Lucia mi auténtico nombre? Desde luego no era elque me habían puesto mis padres al nacer, pero pasó en un instante a ser elúnico al que respondería. Pero… ¿Cuál era el suyo? -¿Cómo puedo llamarte amormío? No encuentro palabras para describirte, y créeme si te digo que en lanaturaleza no hay comparación a lo que siento cuando te contemplo… Por favor…-
 

-Puedes llamarme Ellar, pero no quieras saber más demí, que mi nombre…- Dijo esto mirándome a los ojos. Y contemplarlos en esosinstantes me hizo latir con tremenda intensidad el corazón.
 

-No necesito saber más que eso, amor mió… Ellar…- Aldecir esto, no pude evitar el acercar mis labios a los suyos para aplacar elagradable calor que subía por mi cuerpo.
 

Y de esta manera comenzó aquella noche en la quealumbrados por todas las estrellas del firmamento nos entregamos a la pasión yal deseo, con el único testigo de una luna temerosa de salir de su esconditepara no molestar con su presencia la mas grande muestra de amor que puedeexistir en el universo.”

Continuará…

Mundo Literatura – Comunidad Literaria

Gary Hughes – At the End of Day. 


At the End of Day:

Now that the madrigal has died
And the crowds are gone
It´s you and I,
Bathed in the light as the embers flare
You shine, beyond compare

I will be everything you need,
For the timeless one
Brougt you to me,
Safe in my arms as the torches fade
With the light at the end of day

I saw a miracle arrive,
For an angel walked
Into my life,
You make the flames in a heart so cold
Ignite, you melt my soul

I found the keeper of the key
To the chains inside,
Don´t set me free,
Slave to your touch as the darkness plays
With the light at the end of day.

Time leads the river to the sea,
And without you I would be
Faithless and broken
Climb on the magic we weave
And I promise I will see
The spell is never broken

Love, is the mirror of your eyes
Where the wildest heart
is purified
Lost to the glow as the candles wane
With the light at the end of day

Locked in the cradle of a kiss
With the wods of love upon our lips
Framed in caress by a golden veil
From the light at the end of day.

Lester Knight: Uno de los elementos que diferencia a las grandes historias de las demás, es su capacidad de reinventarse a sí mismas y volver a sorprender. Este capítulo es buena prueba de que "La Muerte Púrpura" cumple esa premisa con nota. Después de un inicio de la saga conflictivo, que nos presenta a un Ellar forjado en el odio; rebelándose contra un mundo cruel, al que prefiere destruir antes que permitir seguir existiendo. 

Tras el cierre de la primera Trilogía el camino fácil hubiera sido seguir esa tónica. Profundizar en el personaje o cambiar lo que funciona siempre es arriesgado, y el querido amigo ErikAdams lo hizo; presentando una segundo Trilogía más personal e intimida, en la que se presenta un personaje clave en la vida de Ellar: Lucia. El capítulo presente es de gran importancia por la reunión de ambos personajes, y la manifestación de su amor trágico en un mundo desolado. Una historia que no hubiera creido posible al principio de "La Muerte Púrpura". Motivo por el que aplaudo al colega ErikAdams por su atrevimiento, y por el impresionante giro que está por llegar. La tercera Trilogía es… alucinante. Épica y emotiva a partes iguales.

Continuando la nueva tradición de las colaboraciones, le pregunté al colega  ErikAdams con qué canción deseaba acompañar el capítulo, y por variar me ha descubierto otro artistazo: Gary Hughes en su Opera Rock "Once & Future King". Un disco doble que narra los mitos y leyendas del Rey Arturo. La canción de la colaboración "At the End of Day" es una balada que nos cuenta el amor que se profesaban Arturo y Ginebra. Esto sí es clavar una canción para una colaboración.

Me despido agradeciendo al amigo ErikAdams, una vez más, las colaboraciones tan cojonudas que me brinda. Y dando las gracias a los colaboradores del blog que pronto publicarán (Elhdair, Shaiya, Morgennes) por lo rápido que me han contestado mi pregunta, acerca de las canciones con las que deseaban acompañar sus colaboraciones.

En unos días, si la inspiración y la fortuna me son favorables, volveré con el relato más salvaje hasta la fecha de Falkenberg.

¡Un Saludo a todos los Desterrados! Wink

Gamefilia