Sin categoría

Acorazado Imperial Drachen KSF – III: El León del Espacio Neutral.

El Acorazado Imperial Drachen KSF – III, es el orgullo de losastilleros militares de Mare Exilium, el planeta artificial capital del ImperioHumano, simbolizando el esplendor de la quinta generación de naves de combate,adaptada a los tiempos actuales. Una época convulsa de grandes conflictos,donde las grandes casas nobles y las facciones mercantiles se han hecho conflotas privadas que, amenazan seriamente la hegemonía espacial, de la que hagozado la FlotaImperial durante siglos.

Las implicaciones políticas de destinar las flotas de navessuper-capital, en misiones de pacificación de regiones conflictivas, en lascuales las flotas piratas se han hecho fuertes, libres de la amenaza de grandesnaves imperiales, cuando deberían proteger a los Planetas Artificiales de unmás que posible ataque de Los Otros, ha hecho inviable su uso en la guerra nodeclarada por el poder, que sacude los cimientos del Imperio desde hacedécadas.

Relatos de Falkenberg. El Cazador:

Endimión Tau: 

Capítulo I Capítulo II Capítulo III Capítulo IV Capítulo V Capítulo VI

La Venganza de la Calavera:

Capítulo I Capítulo II

Homo Aetheris:

Capítulo I

El Vampiro Libertador:

Capítulo Único

En respuesta a las necesidades políticas y militares del Imperio,El Acorazado Imperial Drachen KSF – III, es el estandarte de la nueva era deguerra silenciosa que, ha concluido con la impunidad que habían disfrutado lasflotas privadas desde sus inicios, sembrando el caos en el hasta ahora libreespacio neutral.

Su diseño fue presentado en el Señado Imperial como laevolución natural de laFlota Imperial. Una nave super-capital híbrida de menortamaño, ideada para ser la punta de lanza del Imperio, patrullando el espacioneutral previniendo posibles amenazas. Su concepción rompe con los esquemasanteriores. Es una nave de combate super-capital independiente, pensada parabuscar, perseguir y eliminar enemigos potenciales por sí misma; libre de lainmovilidad típica de las grandes Flotas Imperiales, preparadas para hacerfrente a agresiones de gran escala que, no se han producido durante dos siglos.

Vetar su construcción hubiera sido considerado un acto detraición. El pueblo llevaba décadas exigiendo protección militar más allá delas rutas convencionales. Motivados por la frecuente desaparición de navesciviles en el espacio neutral a manos de flotas y enemigos de carácterdesconocido. El Senado Imperial no tuvo más remedio que aprobar el proyecto, apesar de que las grandes casas nobles se negaban, proclamando que el día de la botadura,sería considerado día de fiesta nacional.

Todos sabían lo que El Drachen KSF – III era en realidad, undepredador de flotas. Su inocente misión de patrullar el espacio neutral sinrumbo fijo, le dio la libertad necesaria para golpear a los enemigos delImperio en su propia casa. Y los resultados, no tardaron en llegar. VariasFlotas Privadas desaparecieron sin dejar el menor rastro. Poco o nada podíanhacer los modernos Cruceros y Fragatas Estelares de cuarta generación, frente ala nave super-capital con mayor concentración de fuego del Imperio.

La presencia del Drachen KSF – III cambió radicalmente elmodo de vida de las Flotas Privadas, viéndose obligadas a formas grandes flotasde distintas facciones, capaces de afrontar la amenaza Imperial que, perdierongran parte de la flexibilidad de antaño, reduciendo sus beneficios einfluencia. La guerra silenciosa se volvió más agresiva. Las Flotas Privadasante el constante peligro de asaltar las rutas civiles, contrataron grandesejércitos mercenarios, e iniciaron la práctica de saquear pequeñas ColoniasTemporales, en ataques relámpago; obligando a los Drachen KSF – III a extendersu protección a las colonias, desprotegiendo más las rutas comerciales, y,ofreciendo la oportunidad de atacarlos por sorpresa.

Las Grandes Casas Nobles y Facciones Mercantiles, esperabanque los Drachen KSF – III, ocupados en la defensa de las Colonias Temporales, sucumbieranante la Alianzade Flotas Privadas en cuestión de meses; hasta que leyeron los primeros informesde los supervivientes de las ofensivas.

El Drachen KSF – III era mucho más que un Acorazado Imperialde última generación, era un exterminador de naves capital.

Su diseño contenía una revolución militar que los SenadoresCorruptos pasaron por alto, bajo su apariencia de Acorazado hibridoconvencional rectangular de 2354metros de longitud: su capacidad de modificar suconfiguración estructural, maximizando su potencial de fuego y defensa hastalímites insospechados. Toda la parte exterior de su cubierta frontal podíadesplegarse en, una serie de tres anillos de aletas verticales que, giraban demodo independiente fijando sus objetivos. Equipadas con una legión de cañonesmagnéticos: carriles de aceleración de grandes dimensiones que, impulsabanproyectiles de toneladas de peso a velocidad sub-luz; baterías de cañones láserde alta potencia; y, estaciones de fuego convencional de supresión en masa.

La expansión a lo ancho del Acorazado, permitía incorporarleun número superior de armas que, en una configuración tradicional se hubieransuperpuesto; logrando concentrar con la nueva distribución de cubiertas, lapotencia de fuego de varios acorazados convencionales. Los tres tipos de armasprincipales trabajaban conjuntamente de un modo implacable: los cañonesmagnéticos consumían a la energía de los escudos cinéticos en las navesenemigas a gran velocidad; mientras, las baterías de cañones láser castigabancon una lluvia letal a multitud de objetivos simultáneos; que, veían susataques frustrados por la marea de fuego de las estaciones de supresión, y elpotente escudo del Acorazado. La presión ofensiva del Drachen KSF – III era tansalvaje que las naves enemigas perdían en minutos la energía de los escudos, ycaían pulverizadas por el siguiente impacto magnético de gran calibre.

La ausencia de los clásicos cañones láser super-capital enel Acorazado, sacrificaba la potencia de los ataques individuales, en energíapara los escudos, asegurándole mayor tiempo de resistencia que sus enemigosconvencionales. Se esperaba que destruida la mayor parte de la flota agresora,su concentración de fuego en las naves principales fuera crítica, y no seequivocaban; todas las armas frontales del Drachen KSF – III dirigidas a unblanco eran una oleada de destrucción demoledora.

La parte exterior posterior del Acorazado, encerraba armasmás formidables y definitivas. El despliegue de los tres anillos de aletasverticales frontales, desvelaba la cubierta interior de la parte posterior delAcorazado; la más vulnerable. Sus defensas se iniciaban en el reverso de lasaletas verticales, una superficie cubierta de baterías de misiles y, catapultasde lanzamiento de cazas de combate. Más de un millón de misiles y torpedos detodos los tamaños y, quinientos cazas de combate de elite, conformaban lasegunda línea de ataque y defensa del Acorazado.

Los misiles y torpedos eran empleados con una táctica muyinnovadora. Se lanzaban desde antes del combate tejiendo una nube que seguía alAcorazado. Los misiles reaccionaban automáticamente a los ataques del enemigo,enviando misiles de desvío contra los disparos magnéticos, explosivos contralos torpedos y perseguidores contra los cazas. Los torpedos aguardaban que sublanco fuera seleccionado y la orden ejecutada. Entonces, se lanzaban contraellos, ordenando a los misiles de apoyo que los siguieran, protegiendo suavance. La nube de misiles y torpedos paralizaba buena parte de los ataques delenemigo y golpeaba con una eficacia terrible en los peores momentos. Cuando sunave apenas podía soportar el acoso de las armas frontales, recibía un torpedodirecto que hundía la nave o la sentenciaba a muerte.

Los escuadras de cazas volaban en el espacio entre elAcorazado y la nube de misiles y torpedos. Eran la última línea de defensa. Sumisión consistía en abatir torpedos o cazas que hubieran penetrado las defensasanteriores. Su configuración de caza-bombardero les permitía proteger alAcorazado en el inicio de la batalla y, actuar como un arma mortifera en lasegunda fase del combate, atacando naves capital dañadas o escuadras de cazasdiezmadas. La constante inferioridad numérica a la que se enfrentaban lospilotos, hacía que a los Drachen KSF – III fueran destinados los mejores delImperio no dedicados a la Guardia Imperial.

La cubierta interior posterior del Acorazado carecía de la sutilezaprevia. Era la parte más vulnerable de la nave. Débil ante una serie de ataquesbien dirigidos que pondría fin a su resistencia. Motivo por el que iba equipadacon las armas más pesadas: cañones láser capital, torpedos supernova y bateríasde fuego convencional. La misión de la red de cañones láser capital era,destruir la nave capital agresora de inmediato; mientras, las batería de fuegoconvencional suprimían todos los ataques posibles; los torpedos supernova, eranel último recurso. Su velocidad de vuelo hacia que fuera casi imposible detenerlosuna vez lanzados, pero su detonación alcanzaría el Acorazado, debilitando suescudo o causando daños menores.

La táctica del Drachen KSF – III se basaba en el combatedirecto contra la flota enemiga. Las armas frontales hacían la primeraselección antes del cuerpo a cuerpo, los misiles y torpedos causaban estragosy, los cañones láser capital aniquilaban a los enemigos restantes. El tamañodel Acorazado le daba ventaja frente a las naves inferiores, y su velocidad,frente a las super-capital. La única estrategia viable para derrotarlo eraatacarlo simultáneamente desde todos los ángulos. El precio de la victoria,astronómico. Sólo una flota de gran tamaño podía sobrevivir el tiemponecesario, aceptando que se iba a perder buena parte durante el combate.

Su tripulación regular superaba los quince mil marines,incluyendo una pequeña fuerza de infantería, apoyada en tierra por los cazas. Adiferencia de otras naves super-capital, buena parte de su tripulación eraningenieros y técnicos de reparaciones, encargados de mantener el Drachen KSF -III en condiciones, sin pasar largas temporadas en los astilleros imperiales.Además contaba con sus propias fábricas de repuestos. Se esperaba que duranteuna campaña de larga duración, pudiera obtener materias primeras de planetasmarginales, efectuando el mantenimiento oportuno. Tal autonomía hacía delAcorazado una nave difícil de seguir por las rutas conocidas, y de destruir: sehan dado casos en los que un Drachen KSF – III ha huido del escenario de labatalla, regresando al cabo de unos días reparado, mucho antes de que la flotaenemiga, estuviera en condiciones de volver a luchar.

En la actualidad ambos bandos trabajan en nuevas naves;pero, el interés se ha dirigido a la creación de un cuerpo de Mentalizadoresque, incline la balanza del conflicto mediante tácticas de infiltración yconfusión mental. Cada bando ha establecido sus propios centros y escuelas deMentalizadores, dando lugar a distintos tipos de agentes que, cada vez sealejan más del concepto humano.

¿Cuál es el papel de Falkenberg aquí?.

Comandar un DrachenKSF – IV.

 

Lester Knight: ¡Saludos, Desterrados! Preparando un nuevo relato de Falkenberg, diseñé un Acorazado Imperial para la ocasión. El concepto me gusto tanto que no quería perder detalle, así que escribí un apéndice de él, explicando bien su contexto histórico y diseño. Ya que dicho relato voy a tardar bastante tiempo en escribirlo por la necesidad de acabar las historias ya publicadas, he pensando que os gustaría leer este apéndice hasta entonces. Espero que lo disfrutéis.

PD: A los nuevos lectores que han entrado en Mundo Destierro por primera vez desde el concurso de blogs de 20 minutos, ¡Bienvenidos! Deseo que vuestra estancia aquí sea agradable y entretenida. Os adjunto por orden las entradas a: el índice de mis relatos, apéndices y capítulos de la novela; el índice de la comunidad literaria, donde podréis encontrar grandes relatos de amigos escritores que colaboran con el blog, además de clásicos de la literatura universal; y por último, el diario personal en el que cuento mis progresos diarios con la novela, que contiene un índice con todos sus capítulos, apéndices y relatos relacionados.

¡Un saludo a todos! Wink

Gamefilia