Sin categoría

Mundo Destierro sigue más vivo que nunca

¡Saludos, queridos Desterrados, amigos y lectores! Hace unassemanas emprendí un viaje a lo desconocido. La novela de Falkenberg marchababien: escribía capítulos cada semana, guionizaba nuevas historias, y completabala trama principal de su vida. Nunca antes me había ido mejor ningún proyectoliterario. La cuestión es que el instinto me decía que no seguía el caminocorrecto; algo se me escapaba.

Alejarme del contexto del Imperio Galáctico y escribir “ElVampiro Libertador” ambientando en Mundo Destierro, fue la primera concesión ala sensación de encauzar bien mis pasos. Para mí fue una gran experiencia, yaque era el segundo gran relato de Mundo Destierro que escribía desde quecancele el proyecto en la etapa anterior. Y el cuerpo me pedía más. El iniciode la nueva versión más ambiciosa, fue el eslabón que me llevo a iniciar laserie de apéndices de “Los Vampiros Oscuros”. Había publicado algunopreviamente, pero éste, era el primero de cierta importancia.

Escribiendo la serie, a pesar de la satisfacción de vercrecer a mi especie favorita, después de dos años de estancamiento, lasensación de que seguía sin ver el camino se hizo más patente. Me habíaacercado para volver a alejarme.

Mi vida personal de los últimos tiempos, muy activa a nivelsocial, me desplazó del entorno de Gamefilia y de mi ritmo creativo habitual.He pasado días de sonrisas y lágrimas; como todos nosotros, dejándome llevar,sabiendo que el tiempo de luchar había acabado. La respuesta a las inquietudesque me han perseguido desde hace semanas, la encontraría si las invitaba avenir a mí.

He dejado de preguntarme que era lo más adecuado para elproyecto. Un día baje del armario una caja de cartón muy pesada, etiquetada conel nombre “Mundo Destierro”. La recopilación de todos los apéndices que heescrito del mundo, desde sus inicios hasta el fin de la primera etapa. Loscinco mejores años de mi pasado creativo. Abrí la caja lentamente, imbuido porel respeto y la excitación del momento.

Hace unos meses que abrí el blog, y di a conocer MundoDestierro. Fueron comienzos difíciles. No tenía nada claro que fuera gustar anadie mi mundo, ya que jamás se lo había enseñado a nadie; y, venía de dos añosen blanco por problemas personales y de salud. Por entonces, Mundo Destierro,no era más que un vago sueño de luchaba por no olvidar.

Vuestra amistad, apoyo, cariño y entusiasmo, me devolvierona lo largo del tiempo una parte de mí que había perdido: la persona quedisfrutaba creando su mundo con ilusión, dedicando su tiempo de ocio a escribire ir ampliando su creación, soñando con que un lejano día, la vería publicada,y que, podría dedicar su vida a completar esa obra.

Volví a escribir practicando con la revisión de antiguosrelatos, después me anime con algunos apéndices, y entonces, nació Falkenberg.El personaje más importante de Mundo Destierro. El Cazador que dio lugar abuena parte de los relatos que pueblan este blog, y cuya historia no he dejado deescribir desde que concebí al personaje.

Sentía que gracias a vosotros había progresado mucho. Jamáshe escrito mejor que ahora, ni me he enfrascado en un proyecto tan ambiciosocomo una novela; pero no obstante, el instinto me decía que me equivocaba. Y noentendía por qué estaba mal vivir mi mejor momento de escritor.

Entonces, lo supe. Saque los cuatro tomos de MundoDestierro, y empecé a pasar páginas sin buscar nada en concreto, releyendocosas que había olvidado, e historias perdidas en la melancolía de tiempospeores. Hasta ahora había escrito acerca de Mundo Destierro de memoria. Laetapa anterior acabó sin completar la creación del mundo. Algo a lo que nopodía enfrentarme de nuevo. La visión de las piezas restantes murió y noregresó jamás, dejando un profundo vacío en mi interior.

Desde que estoy entre vosotros he escrito viviendo de lamemoria, de anotaciones pasadas, y de alguna innovación. Falkenberg y suuniverso dentro del Imperio Humano, ha sido la primera creación realmente nuevaen tres años. Cuando la tuve, supe que debía aferrarme a ella, ya que meconduciría por el buen camino. Pero ha medida que iba desarrollando elpersonaje y sus historias, la vieja herida de Mundo Destierro se hizo másdolorosa, porque gran parte de su existencia transcurre en Mundo Destierro, yla ausencia de piezas clave me privaba de abordar algunas de las mejoresposibilidades.

Existía una salida fácil: escribir la novela de Falkenbergambientada en el Imperio Galáctico, sin tener en cuenta Mundo Destierro. Es laidea que he seguido unas semanas, hasta que he vislumbrado el verdadero alcancede la historia de Falkenberg, dándome cuenta que, de negarle Mundo Destierro,iba a matar al personaje. No hoy, ni mañana, ni en la primera novela, ni talvez en la segunda, pero sí, en la tercera.

Esa inquietud fue la que me llevo de vuelta a MundoDestierro. Esperaba encontrar la respuesta, pero ésta no llego. Así que medistancie del proyecto. Y un día me encontré leyendo los tomos de MundoDestierro sin prisa con un café al lado, y Emperor de fondo; como en lasgrandes ocasiones. Disfrutando de las viejas creaciones sin más objetivo queviajar por las heladas tierras del norte. Y entonces, cambio todo. Algo cambioen mi interior. Los recuerdos del pasado regresaron, y de pronto, en apenasunos segundos, vi de golpe las piezas que faltaban. Mundo Destierro por fincompleto. No daba crédito a semejante suceso. Pasaba de una página a otro tomo,leyendo cualquier cosa y, las ideas que se me habían negado, las piezas que norecordaba, los aspectos que jamás había escrito, estaban en mi interior.

Cinco años después de la primera línea, Mundo Destierrohabía sido completado.

A partir de ese momento he escrito apéndices, notas, y máshistorias, una tras otra, sin pararme a pensar en nada, guiado por una inspiraciónque no sentía desde… nunca. La vieja herida ha cicatrizado. Se acabo decir que“hubo tiempo mejores”. El vacío que me ha perseguido desde que volví aemprender el proyecto se ha llenado. La creación de Mundo Destierro ha llegadomás lejos de lo que nunca estuvo, y Falkenberg sigue creciendo día a día,ahora, como debería ser y será.

Es difícil expresar con palabras las sensaciones que teinvaden al crear un mundo, perderlo, retomarlo y, vivir el día en que sientes,lo has recuperado. Son tiempos de cambios, tiempos de retos, tiempos deescribir.

Necesito unos días, o tal vez, alguna semana más, paraasimilar toda la información nueva que ronda por mi mente, y: explorarla,escribirla, profundizar… aunque, tengo dos cosas muy claras. Me encantaGamefilia y lo que representáis para mí. No voy a cerrar el blog, ni muchomenos. Eso nunca. Os tengo un gran cariño a todos vosotros, y adoro publicarMundo Destierro en el blog.

La novela de Falkenberg va a ser retrasada; voy a hacer lascosas bien. Leeré los apéndices antiguos de Mundo Destierro. Sus más de mil páginasde principio a fin. Escribiré la segunda versión de los apéndices, completandola primera versión. Dedicando una serie de apéndices a cada aspecto: como porejemplo, ahora mismo, a los Vampiros Oscuros. Y, cuando, haya reconciliado lacreación vieja con la nueva, y sean una, volveré a la novela de Falkenberg. Esel personaje de mi etapa joven de escritor. Tengo más de diez novelas de él ya pensadas,y quiero escribirlas lo mejor que sepa, sin tomar atajos. Vuestro apoyo es todo el combustible que necesita mi motor. Espero que por el camino encuentre eleditor o patrocinador que ponga los medios económicos para semejante empresa. Hastaentonces a trabajar que, las cosas se ganan luchando por ellas, y eso es lo quevoy a hacer.

La primera tanda de entradas del blog van a sercolaboraciones de amigos, que me han brindado sus relatos, para compensar elretraso que llevo, por el que os pido perdón; alguna entrada sorpresa que mereservo y… más Mundo Destierro que nunca. Preparaos para una avalancha de apéndices,y relatos introductorios de cada tema. El blog que siempre quise hacer abrirásus puertas en unos días.

Hasta entonces, os envío un fuerte abrazo a todos vosotros,y os doy las gracias por todo el apoyo que me habéis dado. No hubiera llegadohasta aquí sin vosotros; y ahora, no deseo otra cosa que, compartir lo que estápor venir con las personas que lo han hecho posible.

¡Un saludo!

 

Lester.

Diario de un sueño – 03/11/08:

Gamefilia