Sin categoría

¡Ya somos 100.000 Desterrados! – Celebración Interblogs: El Sombrío Despertar & Nuevo Diseño, Cortesía de RikkuInTheMiddle

¡Saludos, queridos Desterrados, amigos y lectores! Quieroexpresar lo contento que estoy por haber llegado ,gracias a vosotros, a las100.000 visitas de Mundo Destierro, pero cada vez que miro el contador devisitas, me quedo sin palabras, y compruebo que no esté por error en el blog deShaiyia, Rikku, Rapsodos, Logan, The_unforgiven_too o Apohell. No soy capazde creérmelo. ¿Cómo es posible?.

Yo sólo quería compartir con vosotros el universo que estoycreando. Me hacía ilusión que algún intrépido lector de Mundo Destierro disfrutara leyendoun relato. No me esperaba nada más. Me decía a mí mismoque si recibía alguna visita y alguien me dejaba un comentario, ya estaría bien.¿Qué más podía querer?. Cuando escribes de corazón, no aspiras a más que a entretener.Sólo que una persona goce de tu creación, sientes que ha valido la pena.

Lo que más me sorprendió fue la calidad humana de la genteque iba conociendo. Parecía imposible que a las pocas semanas de haber abiertoel blog, sintiera que tenía amigos de toda la vida. Gente con que la hablabascasi a diario, te reías a gusto, se preocupaban por ti y siempre te apoyaban.Ese ambiente me ánimo a abrir la comunidad literaria, recibiendo tantos relatosde buenos amigos que me sentí abrumado. Llegado ese punto, me dije que todo eraposible, y empecé a escribir como nunca lo había hecho, apoyado por genteestupenda.

Meses después, veo esas 100.000 visitas, pienso en la gentetan maravillosa que he conocido, miro las colaboraciones pendientes de publicar,me doy cuenta de lo mucho que he progresado en la creación de Mundo Destierro,y no puedo evitar pensar que voy a despertarme de un sueño en cualquiermomento. Es imposible que las cosas vayan tan bien. Y lo mejor es que esto essólo el principio. En mi interior siento que las cosas buenas están por llegar.

Quería simbolizar esta nueva etapa con un cambio de diseño delblog, que ha sido posible gracias a la ayuda de RikkuInTheMiddle, que muy amablementeha colaborado conmigo preparando las imágenes de “El Brujo, Geralt de Rivia”.Además he aprovechado para destacar en los bloques laterales los blogs de loscolaboradores  a los que tanto aprecio y debo, sin olvidarme de losblogs favoritos, que me relajan después de escribir.

Nos aguarda un futuro que da motivos para la esperanza. Enel 2009 puede que me convierta en el escritor profesional. Cierro el 2008 conel pilar básico: unos lectores fantásticos a los que además puedo llamaramigos. Me encanta escribir con vosotros. Espero y deseo hacerlo por muchos añosmás.

Como hoy estamos de fiesta, tengo un regalo, mi tesoroliterario más preciado: “El Sombrío Despertar, en versión original”. El relatodonde Mundo Destierro nació por accidente. He reescrito la historia para laocasión, respetando la esencia del texto original, y la he dividido en cincopartes: La introducción publicada aquí, y cuatro capítulos, que he pensandocompartir con vosotros. Si eres lector de Mundo Destierro y quieres participaren la celebración, publicando uno de los capítulos en tu blog, no tienes másque pedirlo. El único requisito es que te haga ilusión.

Me despido con la última sorpresa, la canción que acompañaal relato: El Sombrío Despertar, compuesta por dos amigos chilenos, Kary yEduardo Toledo, que adaptaron magistralmente el sonido del abismo a una canciónatmosférica oscura, muy oscura. Desde aquí os envío mi agradecimiento y unfuerte abrazo. Fue fantástico escribir “El Sombrío Despertar” a la par quedabais vida a la canción.

Y vosotros, mis queridos lectores, ya sabéis lo mucho que osaprecio. Espero que disfrutéis de los orígenes de Mundo Destierro, y queparticipéis en su publicación.

¡Un saludo a todos los Desterrados!Wink

 

El Sombrío Despertar.

Introducción:

Un oscuro sueño de desesperación insondable envolvía su ser, perdido sin esperanza en el silencio de su alma atormentada, acompañada por el dolor de una agonía más allá del tiempo y del espacio. Se preguntaba cuántos eónes habían transcurrido, cuando sintió un dulce calor en su mano derecha y se aferró a él hasta despertar.

Al abrir los ojos un torrente de arena penetró en sus cuencas vacías. Gritó tragando aún más arena. Incapaz de moverse bajo el peso de toneladas de sedimentos, pensó que pronto se ahogaría hasta que percibió el vacío de su cuerpo: no respiraba, no latía; estaba muerto, y no obstante permanecía en él. Entonces, revivió sus últimos segundos de vida como un vago recuerdo que le torturaba, ya que había ciertas cosas que el tiempo ni la muerte curaban. Al apretar con más fuerza la fuente del calor, se dio cuenta de que era su antiguo bastón.

Seguía existiendo por algún motivo. Sabía que ninguno de los dioses muertos se lo revelaría. La quedaba por desempeñar un último papel en la gran obra cósmica, antes de abrazar la agonía eterna de la muerte sin descanso. Determinado a cumplir su destino, dejo fluir el calor del bastón que lo inundaba de etér, perdiendo la noción del tiempo hasta que volvió a sentir en su interior el fuego de la magia.

Formuló las palabras arcanas mentalmente con tal rabia que, la duna que le mantenía cautivo explotó violentamente por los aires, donde sus particulas fueron arrastradas por ráfagas de viento desgarradoras. Lentamente, se incorporó apoyado en su bastón, espolvoreando la arena adherida a su cuerpo con sus manos esqueléticas. Lágrimas corrieron por sus mejillas descarnadas, al reconocer por el tacto, las huellas del legado de la muerte y sus estragos en él.

Desterró los sentimientos de su corazón ausente, al escuchar a su alrededor, entre los aullidos del viento, las risas de los espectros lo observaban, mezclados con la tormenta de arena. No les daría el placer de disfrutar de su desgracia.

A los pies del crater que fue su tumba, vio su armadura de obsidania negra junto a su capa de cuero negro flotando, a punto de ser arrastrada por las ráfagas de viento. Ignorando la terrible sensación de palpar las profundas cicatrices y quemaduras de su piel al vestirse, se enfundó su armadura en unos minutos y se envolvió la capa por encima, sin soltar un instante el bastón que le insuflaba etér.

Contempló durante una eternidad la máscara plateada de Supremo Señor de nada que ya tuviera importancia, el único vínculo con su pasado, preguntándose si tal vez no sería mejor seguir sufriendo el dolor de la ignorancia, que acaso el dolor del conocimiento de lo que fue y jamás volvería a ser. Lentamente, la recogió del suelo y agitó su arena, observando como su reverso de metal líquido palpitaba llamándole. Una voz, la suya, cantó una melancólica y solitaria canción que evocó recuerdos de su vida anterior. Cerca de la mitad enmudeció, y le susurró que sólo cuando ambos fueran uno, recordarían la segunda parte. Entonces, cuando comprendió que el dolor de la perdida era el peor de todos, se la ajustó sobre su disfigurado rostro, sintiendo como el tejido metálico de la máscara se unía a él hasta ser uno; dejando que le cayeran los jirrones de su melena castaña salpicada por hebras plateadas desde la nuca hasta la espalda.

En respuesta a su decisión, una ráfaga indomable de viento arenoso le zarandeó. Clavó el bastón en la tierra sujetándolo con ambas manos, mientros los espectros que navegaban entre las corrientes de la ventisca, aullaban su nombre con las risas que preceden un ataque. Una legión de manos fantasmales tomaron forma a partir de la arena y le cogieron desde los tobillos a las muñecas, arrastrándole a la tumba de la que nunca debería haber salido. Estaba condenado.

Continuará…

Diario de un sueño – 04/12/08:

Gamefilia