Sin categoría

(Amigo Invisible – Gamefilia) Ellolo17 – Crónicas de un Vampiro Oscuro en Mundodisco

Cuando los humanos de Mundo Destierro firmaron una treguacon los Vampiros Oscuros, jamás se imaginaron la magnitud de los malvados planesque habían concebido sus impías mentes. La paz no era más que una excusa parallevar la guerra a otros mundos lejanos, donde los hombres no estuvieranpreparados para defenderse de la amenaza que se cernía sobre sus cuellos.

Los Brujos Maestros de laTorre Roja trabajaban en la creación deportales dimensionales, comunicados a universos paralelos dotados de magia y habitadospor hombres, donde los poderes sangrientos de los Vampiros Oscuros les dieránuna victoria relampago.

Hoy era el comienzo de una nueva era. Por fin habíanlocalizado un mundo que reunía todas las características al alcance de suportal. Mientras la maquinaría de guerra del Imperio del Norte organizaba suslegiones para un ataque a gran escala, un voluntario se disponía a atravesar elportal en misión de exploración. Cuando regresará con su informe, los VampirosOscuros iniciarían su primera guerra inter-dimensional.

El elegido para la histórica misión, bajo la bendición delpropio Emperador Moebius, era el príncipe guerrero Aamon de laCasa Den’Thalyr. Un personaje sombrío y dementeconocido como “El Cazador de Sombras”. Protagonista de innumerables leyendas enlos confines del Imperio, cuyas tierras separaran el mundo físico delespectral. Escenario de sus épicas cacerías de seres sombra ancestrales ensolitario. Sus hazañas le habían forjado una reputación de cazador implacableque comenzó en su juventud, cuando abandonó la escuela de guerreros motivadopor la ausencia de enseñanzas y rivales a su altura.

Se le dio por muerto en el Imperio hasta fue convocadomágicamente a la gran guerra contra los humanos. A los pocos días se presentóen laCiudad-Fortaleza de la CasaDen´Thalyr, vestido con una imponente armadura negra, forjadapor el mismo, con la sangre metálica maligna de los seres sombra a los quehabía cazado; que la decoraban con bajorrelieves que representaban su aspecto,cambiando sus ojos por diamantes mágicos encantados de gran poder; los cualeshacían contrastar su fuerte brillo blanco puro con la negrura absorbente de luzque era la armadura, a excepción de las runas arcanas grabadas en oro quedestacaban sobre los demonios.

Pronto, se hicieron evidentes las secuelas de sus combates contraseres infernales, debido a su conducta transtornada. Renunció a su graduaciónde Lord Comandante por derecho de nacimiento, y exigió ser enviado a unapeligrosa misión en solitario: La conquista de una provincia humana. A los tresmeses revolucionó la corte imperial con su entrada triunfal. Llevaba en susmanos las cabezas del gobernador humano, el sumo sacerdote infiel de la región,y el general del ejército que había destruido; además de las llaves de lacapital, donde nuevos subditos del Impío Imperio aguardaban la llegada de susamos. Nunca se encontrarón los cinco mil cadaveres de los soldados humanosdesaparecidos en la campaña. Algunos Brujos cuentan que, escucharon en ladistancia, los cánticos de Aamon invocando a poderosos Seres Sombra que, lesirvieron en la batalla devorando los cuerpos y las almas de los guerreros másdesgraciados, quienes no tuvieron la buena fortuna de caer bajo su propiaespada.

Desde entonces, Aamon había participado en numerosas guerrascomo un refinado instrumento de terror entre los humanos, y guiado a sushermanos oscuros a los confines inexplorados del Imperio, a la espera de unamisión a altura de su leyenda. Ser el primer Vampiro Oscuro en cruzar el tejidodimensional e iniciar la conquista de un nuevo mundo, era el sueño de suexistencia. Una gloria inmortal aprobada por el propio Emperador Moebius, cuyashazañas mortales eran las únicas que superaban a las de Aamon.

El Enclave de Brujos Maestros de laTorre Roja, envolvía a Aamon en el interiorde su círculo de poder; invocando en la AltaLengua Vampira Oscura con su coro de voces agudas, profundasy desgarradoras, al tejido dimensional del mundo escogido.

A medida que ambos universos se unían, un brillo verdoso iridiscentese concentró en Aamon, desatando una tormenta de rayos furiosos que, iluminaronla umbría sala sellada por runas arcanas escarlata de gran poder, que ardíancon el fuego de la sangre, desafiando a las fuerzas del otro universo atraspasar sus fronteras. Cuando en uno de los choques ambos universoscompartieron, por un instante, el mismo tejido dimensional, a una orden de losBrujos Maestros, las runas arcanas dotadas de voluntad, lo rasgaron entre risasmacabras y Aamon penetró en él, catapultado por el siniestro hechizo de losBrujos Maestros.

Navegaba entre las estrellas del nuevo universo a millonesde años luz por segundo, protegido por un campo de energía que le aislaba delfrío exterior y las pequeñas particulas de polvo cósmico que, a semejantevelocidad, lo hubieran desintegrado cada vez que colisionaban contra el campode energía, y explotaban violentamente liberando la fuerza del impacto en unacascada de fuegos espaciales.

Todo marchaba según lo previsto. Muy pronto llegaría a sudestino. La primera sorpresa se produjo cuando reconoció la forma de laestrella. Todas sus creencías de astrofísica se vinieron abajo, ante la visiónde una tortuga gigantesca del tamaño de un planeta, que transportaba sobre suconcha marcada por el impacto de miles de meteoritos, a cuatro elefantes másgrandes que el mayor continente de Mundo Destierro, que cargaban con unMundodisco lleno de vida.

Una voz desconocida le susurró en su mente que la tortuga sellamaba A’Tuin, y los elefantes eran Berilia, Tubul, Gran T’Phon y Jerakeen.Cuando fue deslumbrado por el brillo octarino, el color de la magia, másintenso que había visto en su vida. Un fulgor púrpura verdeamarillentofosforescente, que no hizo sino sembrar más dudas en él. Tal color era unespectro invisible habitual en la magia de los grandes Brujos Vampiros Oscuros,que ninguna otra civilización mágica de Mundo Destierro había sido capaz deproducir, dado lo primitivo y patético de sus habilidades mágicas.

¿Acaso existían aquí humanos a la par de su raza?

No tuvo mucho tiempo para meditar tales cuestionesfilosóficas, ya que al traspasar el campo octarino el hechizo que le protegíase desvaneció, e inició una caída mortalmente incontralada contra la superficiede mundodisco. Sabía que cualquier otra criatura en su lugar, se hubiera muertode miedo rompiendo a gritar; pero no él, quién se había reído a carcajadas enla cara de seres sombríos ancestrales. En vez de eso, se dio cuenta que caíamás rápido que la propia velocidad de la luz de mundodisco. Por algún motivoésta se movía particularmente despacio a una velocidad similar a la del sonido.

Cuando el sol del amanecer emergió de la panza de A’tuin suscreencias astrofísicas sufrieron la puñalada definitiva. Un mundisco con unpequeño sol de dos kilómetros de ancho que giraba alrededor de él.¡Incomprensible!. Harían falta siglos de estudio o lectura para desentrañar losmisterios de tal obra. Aunque la posible diversión de la exploración,desapareció en el instante que atravesó un banco de nubes, revelando su puntode caída: una gran ciudad dividida por un río.

La misma voz intrusora le susurró en su mente que la ciudad sellamaba Ankh-Morpork, la mayor urbe de los Señores del Mar Círcular. Deseándolebuena suerte, antes de empezar a escribir la necrológica del viajerodesconocido de otra dimensión, fallecido en acto de caída libre.

Aamon se negaba a morir. Apeló a los profundos conocimientosde brujería que atesoraba su mente, buscando el hechizo más adecuado para susalvación, encontrando la formula arcana de la creación de alas en su propiocuerpo. Entonó las palabras impías mentalmente, a fin de no tragarse accidentalmente,uno de los múltiples albatros con mensajes que surcaban los cielos. Fueentonces, cuando Aamon descubrió que los sabios del Imperio del Norte habíanacertado sus teorías parcialmente: la magia sangrienta funcionaba enmundodisco, efectivamente, pero bajo efectos caóticos y completamenteimprevisibles.

Las alas que debían salvar a Aamon de su trágico final, setransformaron en una nube de millones de plumas que, cubrieron los cielos deAnkh-Morpork; alertando a los magos de la Universidad Invisible,acerca de una posible perdida masiva de magia del Octavo libro; que, encualquier caso, no ayudó en lo más mínimo al deshauciado Aamon, que cayó aplomo con su armadura de media tonelada de peso, contra las calles deAnkh-Morpork.

Se estrelló con tal brutalidad que, el sonido del golpe, fueescuchado como un crujido espantoso por todo Ankh-Morpork; haciendo creer a susciudadanos que una gallina gigante había explotado por encima de sus cabezas,expulsando la nube de plumas que ahora caía lentamente en los tejados y lascalles de la gran urbe; logrando por primera vez, ocultar los cuerpos de losintrepidos viajeros, que regresaban a sus hogares del sur, arrastrados por lacorriente del río Ankh, cortesía del Señor Zlorf Flannelfoot: presidente delgremio de asesinos, y más conocido por su rostro de troll salpicado decicatrices.

Afortunadamente para Aamon, Mundodisco destacaba por susgrandes héroes. Una de las parejas más populares a lo largo y ancho del MarCírcular: Bravd el Ejeño y Comadreja habían acudido a su rescate. Si es quepodía considerarse rescate sus intentos de aligerar el peso de su armadura,arrancando algunos de los diamantes más grandes que adornaban los ojos de losseres sombríos, haciendo palanca con su respectiva gran espada de casi metro ymedio y daga. Más considerando, si cabe, que no le habían cortado la cabezahasta ahora y, encargado a Kerible El Hechicero una más de sus obras detaxidermia, porque con la experiencia que daban sus villanías; o actosheróicos, según el punto de vista más deformado; creían firmemente que Aamonestaba muerto. No existía ser humano capaz de resistir semejante caída.

Por eso, cuando sus ojos plateados se abrieron subitamentede par en par y, les vieron forzando uno de los diamantes más grandes del pechode su armadura con ambas armas, les clavaron la mirada de odio más terrible quejamás hubieran conocido, impregnada por tal aire de crueldad, demencia y poder,que le confundieron con el dios Sino de Mundisco; disparando las alarmas de suhiper-desarrollado instinto de supervivencia. Ambos bandoleros heroicos festejaronal unisono que Aamon seguía con vida y, se ofrecieron a redoblar sus esfuerzospor lograr ponerlo en pie, comentando que el plan de quitarle el peso adicionalde los grandes diamantes, tal vez no hubiera sido el más adecuado para empezar.

El alivio que les dio el silencio de Aamon fue efimero.Bravd el Ejeño propuso a Comadreja hacer palanca con sus armas, a fin deliberarlo del crater que el mismo había levantado en la calzada. Cuando la espadade Bravd se dobló sin mover un milímetro el cuerpo de Aamon, y la daga deComadreja se partió por la tensión. Incluso los atrofiados sentidos matemáticosde sus mentes, fueron capaces de calcular el peso y la fuerza de Aamon; justouna décima antes de que su pusiera de pie por sus propios medios.

Los rostros de Bravd el Ejeño y Comadreja pasaron del colortiza al cal, cuando Aamon invocó a su espada sombría, llamada “Penumbra”. Unaespada bastarda temible de metro setenta de longitud, forjada con la mismasangre metálica maligna que la armadura, adornada con rubis tallados en runassangrientas que recorrían la hoja, cuyo filo estaba moldeado a partir de unapieza única de diamante encantado, dotada de poderes mágicos increíbles.

Las palabras incomprensibles de despedida para Aamon deBravd el Ejeño y Comadreja, que decían irse a escoltar una caravana perdida envete a saber que desierto adorado por hechiceros hidrófobos de Krull,enmudecieron frente a la sonrisa despiadada de Aamon; quien se movio a lavelocidad del rayo – claramente inferior a la que estaba acostumbrado, pero aúnasí, formidable en Mundodisco – y se situó justo frente a Bravd el Ejeño,entonando las palabras impías que deberían convertir su ataque con “Penumbra”en una ola salvaje de fuego etereo, que surtió un efecto no menos sorprendente.

El hechizo destructor se canalizó en fuerza física, lograndoque Aamon bateara con tal fuerza el culo bárbaro en retirada de Bravd el Ejeñoque, el hombre cambio los hechos de su vida, conocida a lo largo de las 36novelas de Mundodisco escritas por Terry Pratchett; convirténdose en el segundoturista de su historia, además de la primera luna viva que recorría su órbitacompleta en menos de cinco segundos.

Con un altruismo del que ninguno de sus conocidos le hubieracreído capaz, Bravd el Ejeño, se preocupó más por su compañero Comadreja quepor sí mismo. Hizo caso omiso a la revelación del sexo de la Tortuga gigante A’tuin y,se concentró en cada pasada sobre el que había sido su punto de partida, envocalizar con fuerza una silaba que salvará a su amigo.

C….O….R….R….E………C….O….M…

– Maldito saco de pulgas – Pronunció Aamon en Alta LenguaVampira Oscura, siendo las cuatro palabras más horribles que hubiera escuchadoComadreja nunca, que corría desesperado hacia el río Ankh, dispuesto a bañarseen sus aguas insalubres por tal de escapar, preguntándose qué haría Sino conél. Algo que ni el propio Aamon sabía a ciencia cierta, ya que empezaba apensar que “Penumbra” tampoco funcionaba bien en Mundodisco. No habíadespedazado a Bravd el Ejeño. Antes de lanzarse a la guerra tenía que saber sipodía contar con su espada. Así que esta vez se abalanzó sobre Comadreja encantando“Penumbra” con un simple hechizo de rayos letales.

Comadreja, gritó, gritó, y gritó. Hizo una pausa y volvió agritar dos veces cuatro, cubierto de plumas. Su voz adulta se había regresado auna infancia cómica. El por qué lo supo al levantarse entre siete y nuevecomadrejas diminutos del manto de plumas, que escaparon entre los cinco más trescallejones cercanos, antes de convertirse en gnomos.

La frustación de Aamon al ver que “Penumbra” no cortaba demodo tradicional, fue tal que la carcajada discontinúa de Bravd el Ejeño tuvoel valor de sacarlo de sus casillas. Contó cuatro segundos, dio un salto en elaire imposible para un ser humano, y volvió a batear el culo bárbaro de Bravdel Ejeño; nombrado a partir de entonces, primer explorador espacial deMundodisco.

Nunca más se volvió a saber de él. Al menos en éste relato.

Demasiadas impresiones para tan poco tiempo. Aamon teníased, y cuando un vampiro tiene sed, esté en el mundo, ambito o esfera que esté,desea beber sangre humana fresca. La idea de degollar a los habitantes de AnkhMorpork se le antojó insensata. Más considerado que ninguno le había prestadoel menor interés. Nunca había conocido a humanos que no se arrodillaran ante sumera presencia suplicando por su vida miserable vida. El hecho que hasta losniños jugaran en el crater de su caída a escasos metros de él, le hizo tomar ladecisión de ser cauto hasta que tuviera más información.

Eran extraños, muy extraños estos humanos de Mundodisco.

Y el más extraño parecía ser “Hugh El Ciego” – Maldita vozsusurrante – Un mendigo que salivaba ante él, estimulado por sus sentidosespecializados en la detección de oro y riquezas en general, que habían captadoel oro de las runas de la armadura y sus diamantes. Le habló lentamente, con unrespeto a todas luces forzado en él. No comprendió una palabra, pero si captópor su expresión y lenguaje corporal que se ofrecía a guiarlo donde quisiera.

Dicen que un par de dientes rompen barreras lingüísticas y,más la afilada dentadura de un vampiro de dos metros diez de altura, rozando elrostro de Huhg El Ciego; que se mareó del susto y del fuerte olor a sangrehumana. Sin perder la compostura le indicó que le siguierá a su destino.

Se trata del “Tambor Roto” ¡Ah! ¡Por cierto! Puedesllamarme, Greicha.

Aamon Den’Thalyr todavía no era consciente del caos cósmicoque iba a organizar en Mundodisco…

¿Continuará…? Mr. Green

Lester Knight: ¡Buenas, Ellolo! Espero que te haya gustado tu regalo. Lo he escrito con la mejor de las intenciones. Tengo que pedirte disculpas por el retraso de la entrega. Desde que supe eras mi amigo visible me lleve una gran alegría. Cuando nos conocimos hace unos meses por tu gran entrada de Mundodisco, me impulsaste a descubrir unos libros maravillosos, y desde entonces me apetecía mucho hacer algo relacionado con ellos pensando en ti. El amigo invisible resultó ser la excusa perfecta.

La idea de escribir un relato de Mundo Destierro ambientando en Mundodisco fue lo primero que se me pasó por la cabeza, ¡me encanto!. Habitualmente soy un escritor muy serio y centrando en Mundo Destierro. El acto de escribir un relato de humor en un mundo que no era el mío, provocando el choque de realidades con un Vampiro Oscuro de protagonista, era un desafío que prometía ser muy divertido. ¡Vaya sí lo ha sido!

En mi vida me he lo pasado tan bien escribiendo un relato. Leerse “El Color de la Magia”, la primera novela de Mundodisco, para aprender a cómo escribir y ambientar la historia, en vez de una carga fue una ataque constante de carcajadas. En casa hasta me preguntaban si me pasaba algo cuando leía el libro, porque no paraba de reírme. Luego vino el momento más difícil para mí y el motivo del retraso: aprender a escribir desde la perspectiva de Mundodisco. Era un cambio tan brutal que, si bien se me ocurrían ideas, no sabía transformarlas en un relato.

Seguí leyendo “El Color de la Magia” y empecé a leer también “La Luz Fantástica”, la segunda parte, hasta que la inspiración me vino y escribí este relato. No soy Terry Pratchett, pero le he puesto mucha ilusión al relato. Sólo deseo, Ellolo, que te lo pases bien con él, porque lo he escrito pensando en ti y en lo mucho que adoras Mundodisco.

PD: Gracias a: Apohell, Ehldair, Desmodius (!feliz cumpleaños!) y a In_anywhere por vuestras colaboraciones Very Happy

¡Un abrazo y feliz navidad!Wink

Diario de un sueño – 04/12/08:

Gamefilia