Sin categoría

(Amigo Invisible – Gamefilia) Ellolo17 – Crónicas de un Vampiro Oscuro en Mundodisco (II) – VS – Enslaved: Isa

¡Bienvenido a Mundodisco, mi querido Aamon Den’Thalyr! Nos conocemos de las anteriores intrusiones mentales, soy Greicha, mago de nivel quince, envenenado por la gracia de la arpía de mi hija Liessa, y muerto desde hace tres meses. No hace falta que me saludes. Imagino que procediendo de un pueblo tan elegante como el tuyo, la visión del Tambor Roto debe ser cuanto menos inquietante. Un antro de paredes manchadas de humo, su suelo, mezcla de manchas de sangre y cucarachas anónimas, su cerveza amarga, que no se compra, sino que se alquila por un rato. Encantador desde el punto de vista de nuestro primer turista: Dosflores, aquel buen idiota que conversa con el mago de tercera Rincewind en la barra, que todavía no es consciente de las aventuras que vivirá al borde del disco, gracias a esta nueva amistad –Hizo una pequeña pausa y apuró la bebida que Broadman, el dueño del Tambor Roto, había servido a Hugh El Ciego-. Veo que sigues violento, mi aspecto de muerto no debe ayudar… en fin, son cosas que pasan, ocurre en las peores familias. Tampoco debe ser muy común el portal detrás de mí, que comunica las mazmorras del Reino de Wyrmbidder con este antro en el culo de Ankh-Morpock. Ya sé que en Mundo Destierro los portales son cosa de grandes Brujos y Hechiceros, aquí es algo un tanto devaluado; os llevamos unos cuantos siglos de ventaja, ya que vuestro creador no se había quitado el chupete de la boca cuando el nuestro escribió “El color de la magia”. Aunque seguro que llega lejos. Ayer me estuvo comentando algo acerca de un tal Falkenberg. Seguro que lo conoces. Quiere escribir no sé que libro acerca de un Mentalizador en Disolución… -Cuando la mirada de Aamon fulminó con rayos al viejo Greicha no literalmente, sino físicamente, se dio cuenta que de nuevo divagaba-. ¡Disculpa! Desde que estoy muerto he perdido el sentido del tiempo, veo presente, pasado y futuro a la vez; y me cuesta mantener una conversación líneal. He venido para ayudarte. Sabía que querías beber sangre de calidad, y sé cómo va a acabar tu petición a Broadman… con tus dientes en su garganta, y todos los Vigilantes de Anhk-Morporck en paro, exigiendo mejores condiciones laborales, al considerar más que injusto combatir contra ti. No es que a mucha gente le importe, de hecho sólo le importa a nuestro querido Patriarca, el hombre más democrático del mundo, conocido por su celebre frase: un hombre, un voto; un patriarca, yo, un voto, el mío. Estoy seguro que no desea despertarse mañana cosido a puñaladas por tu culpa. Así que pediré yo la sangre por ti. ¿Te parece? Sabía que te gustaría la idea.

Capítulo Anterior

>Deberías estar contento, Broadman es celebre por su coctel octarino. La mezcla más jugosa de la sangre de ocho virgenes adolescentes: María la bruja, Sonia la zapatera, Cassandra la ambiciosa, Estefania la gótica, Claudia la leal, Victoria la derrotarada, Rosa la zarza y Veronica la afónica. Cada mes se extraen unas gotas de su sangre joven y se la venden a nuestro maravilloso anfitrión. Es un hombre de recursos dispuesto a complacer a sus clientes más exigentes y exóticos, como tú. Aunque los vampiros no son muy conocidos ni númerosos en Mundodisco, lo cierto es que los hay. Lastima que sólo se enteren sus víctimas a medianoche.

>¿Delicioso, verdad?. Sabía que te gustaría. Tienes mejor color de cara, más pálido que antes. La sed nunca es buena. ¡Broadman, otra ronda, invito yo! Eres un buen amigo, me gusta la gente que te escucha en silencio, y no puede volver a matarte por más que quiera. Desde que morí me siento muy solo, y no es nada fácil entablar una conversación con nadie que se asuste. Tú debes saber mucho de eso. Toda la culpa la tiene mi hija Liessa, que siguiendo la tradición del Trono de Wyrmbidder me asesinó para hacerse con el poder. El problema es que mis hijos son unos inutiles ateomágicos. Y eso es muy grave en un reino de dragones imaginarios. Liartes y Lio!rt son incapaces de crear dragones, y Liessa sólo produce cincuenta copias insulsas de mis magnificos quinientos originales. Nuestro pueblo necesita un líder único, y no veo como van a matarse los unos a los otros con tan poco ímpetu. Ni siquiera el Maestro Tentador ha logrado que ambos varones se alien contra su maldita hermana.

>Hasta que las cosas vayan un poco mejor por casa, he decidido ver mundo, y debido a mi visión alterada, entre el mundo de los vivos y el mundo sombrío y oscuro de la muerte, lo único que veo bien es a ti. Un vampiro que vive en un cuerpo muerto ¡Somos tan parecidos!. Deberiamos visitar a los hechiceros hidrófobos de Krull. Una isla al borde de Mundisco. Gente extremista y demente. Es lo más familiar que vas a encontrar aquí respecto a tu pueblo…

Las palabras de Greicha se perdieron en un tartamudeo incesante cuando La Muerte hizo acto de presencia en el Tambor Roto. Su afilada guadaña, su túnica negra y su esquelético cuerpo con las cuencas vacias, especialmente expresivo por sus encogimientos de hombros, daba lugar a pocas dudas respecto a su identidad. Venía a cosechar un alma, prologada por tres meses. En otras circunstancias no le hubiera importado hacer la vista gorda alguna semana más, pero quería darse un gustazo antes de celebrar uno de sus momentos más esperados.

Aamon también veía a La Muerte. De hecho, las sensaciones que despertaba su presencia en él, le recordó a una persona que conocía en Mundo Destierro. Ese conocimiento le hizo comprender muchas cosas que se le habían pasado por alto. La Muerte le guiño el ojo, tanto como puede hacerlo alguien sin parpado, y Aamon asintió. La guaduaña de La Muerte se dirigió a una velocidad letal hacia su pecho, Aamón se agachó y Greicha ni siquiera llego a ver el golpe que le transformó en una pastilla de alma condensada, que La Muerte se tragó en un suspiro.

Rincewind. Huesudo y larguirucho, como la mayoría de los magos, y envuelto en una túnica color rojo oscuro que lleva unos cuantos signos cabalísticos místicos bordados en lentajuelas oxidadas, además de la cadena en el cuello con el octágono de bronce que le señala como alumno de la Universidad Invisible, conocedor de un solo hechizo –tras un desafortunado acontecimiento- no se había percatado de la muerte de Greicha a manos de La Muerte, ni de la presencia de la misma, aun siendo mago, y estando dotado en la visión de la capacidad de ver a La Muerte. Los ojos se le salían de las órbitas contemplando los cuatro Rhinus de oro –más dinero del que había visto junto en su vida-, que el turista, digo idiota, Dosflores del Imperio Ágata. Un hombre menudo y chillón, no por sus cuatro ojos, sino por sus pantalones hasta las rodillas, y camisa en colores vivos tan enfrentados, que agredían hasta a la vista de un topo. Había depositado en sus manos como el pago por adelantado de seis días de trabajo, como traductor y acompañante por su viaje en los bajos fondos de Anhk-Morpock. Donde ni siquiera su, baul de madera de peral sabio y decorado con latón y homicida que, se come o pisotea con sus cien patitas a las personas que tratan de causar daño a su dueño, podría salvarle la vida más que unas cuantas ocasiones, antes de convertirse en el primer ciudadano del Imperio Ágata asesinado en Anhk-Morpock, provocando una guerra que convertiría a la gran urbe en el pantano infestado de cenizas que llegaría a ser; aunque esa, es otra historia.

La cuestión es que Dosflores quería hablar con el sombrío desconocido, que se bebía cocteles de sangre virgen como si fuera un barril de cerveza aguada. En sus viajes por Mundodisco si algo le interesaba más que conocer a sus héroes, era conocer a sus villanos; y éste, tenía toda la pinta de serlo, a juzgar por el temblor de manos que provocaba su mirada en Broadman, después de apurar cada coctel y pedir más. Lo peor es que Rincewind había captado señales claras de que era un error acercarse a él. Y no lo pensaba por los gemidos de su siniestra espada, ni por el portal que permanecía abierto a su lado, ni siquiera por sus pensamientos al alto: una voz profunda y desgarradora. Sino por la riqueza de oro y diamantes de su armadura. Wa el Tullido, compañero de Hugh El Cielo, había corrido la voz entre los notables de Ankh-Morpock. Sólo así podía explicarse que Ymor, líder del gremio de ladrones y Stern Whitel, su eterno segundo manco y tuerto; Zlorf Flanelfoot, presidente del gremio de asesinos; y, Rerpf, recién nombrado vicepresidente del gremio de mercaderes y comerciantes; estuvieran tomando posiciones en las mesas del Tambor Roto con sus ladrones, asesinos y trolls gigantescos con hachas de doble hoja; alrededor del sombrío desconocido por motivos bien dispares: Ymor buscando la pensión de su vida, Whitel a la espera de la oportunidad de asesinar a Ymor, Zlorf contratado por Comadreja, y Rerpf en nombre de todos los hombres de negocios de Ankh-Morpock que no querían ver devaluados sus tesoros de oro y diamantes por culpa del extranjero.

En el Tambor Roto se avecinaba la madre de todas las peleas.

Continuará…

Enslaved – Viking / Black / Progressive Metal

Isa

Been standing here for ages

Watching the valleys blossom and burn

The pyres of yesterday smells of losing you

Preserved we are, portraits (in the glassy depths)

I picked up the shattered mirror, put them in water

Cold as my dreams

 

Isa: Still – Standing – Empowered

Isa: Watching you die, with tears of ice

Isa: Detached – Silent – Ecstasy

Isa: We are the dead

 

We arrived here from different spaces

Bidding the wooden shrines farewell

Concealed within dead lips lies the rope

That forged us and then tore us to shreds

Distant opposite assembly at the shores

They’re telling me it’s time to let go

 

A time to burn, a time to build

With your own hands a room within that room

Bring it all towards the centre and tremble

Bring her back from the shadows and kiss her

Retrieve the sword from the abyss

Hold back the tidal wave

 

Isa: Still – Standing – Empowered

Isa: Watching you die, with tears of ice

Isa: Detached – Silent – Ecstasy

Isa: We are the dead

Grandes del Metal:

Emperor - IX Equilibrium - Grandes del Metal

Lester Knight: ¡Saludos, Desterrados! Regreso con la segunda entrega de mi regalo del amigo invisible al compañero Ellolo, a quien aprovecho para felicitar por sus más que bien merecidas 100.000 visitas. La historia llega a su climax demencial, si durante el primer capítulo, según transcurrían las páginas, se veía claramente que me alejaba más de mi propio estilo hacia el surrealismo fantástico y cómico de Terry Pratchett, aquí se produce el lanzamiento de cabeza mi propio camino al respecto. Un capítulo muy alocado en el que iba improvisando a cada línea tratando de integrar algunos de los elementos de “El Color de la Magia” con el humor absurdo de la historia. Debo decir que me lo pase en grande mientras escribía. Nunca me he reido tanto escribiendo un relato. Ahora que lo he releido tras unos días centrando en Mundo Destierro, me encanta, pero ni siquiera me parece un relato mío; es demasiado diferente.

Espero que os lo paséis igual de bien que yo escribiéndolo. Está hecho con todo mi cariño.

Aprovechando la publicación del relato os traigo uno de mis últimos descubrimientos musicales, Enslaved. Una banda Noruega de Viking / Black Metal que ha ido evolucionando con el paso del tiempo a un sonido más extremo y progresivo y experimental, abriendo el camino de lo que debería ser el Black Metal del siglo XXI tras la tormenta creativa de los 90.

Personalmente me han gustado mucho, de lo poco que me ha gustado de estos tiempos. El temazo que he puesto es “Isa”, single que da título a uno de sus mejores álbumes. Recomendadísimo. Y si te gusta más un sonido mas puro y Viking, “Frost” o "Eld" son tu elección.

Me despido con una gran noticia… estoy escribiendo mi primera novela. Preparando el que iba a ser el relato retorno de Falkenberg una inspiración mágica ha intervenido. Empece a apuntar todo lo que se me ocurría y unos días tenía las bases de una novela en mis manos. No he dejado de trabajar en el proyecto durante dos semanas y ahora pinta como un sueño cumplido. Tengo mucho que trabajar, desarrollar y experimentar, pero está ahí. En unos días Mundo Destierro empezará a publicar la novela de Falkenberg por todo lo alto.

La historia me gusta tanto que voy a escribir la novela entregando lo mejor de mí. Tengo la sensación de que va a ser el libro que cambie de mi vida. Va a ser un gran esfuerzo, pero sois los mejores lectores y amigos que uno puede tener. Estoy seguro de que lo conseguiré, siempre que estéis a mi lado compartiendo esta odisea, que vamos a disfrutar capítulo a capítulo.

¡Un abrazo a todos! Wink

Diario de un sueño:

Elric de Melniboné

Gamefilia