Bajo la Estrella del Norte: La Caída de Imradhyr – Dedicado a Markov

En las desoladasllanuras de la pretérita capital del Imperio del Norte, Imradhyr, elhogar ancestral de los Vampiros Oscuros, la muerte cabalga con negrasalas. El anillo de majestuosas Torres Blancas cuyo escudo mágicoprotegía a la capital de perversas criaturas abisales tanantiguas como el cosmos, ha caído.

Bajo las tinieblas dela noche más trágica, la raza que ha dominado MundoDestierro a lo largo de los siglos con puño impío, seextingue.

Dragones engendradoscon la sangre de los dioses perdidos en el mar de las eras, deltamaño de montañas, cabalgan los cielos invocandolluvias de rayos y fuego a su paso. El Mundo Tiembla. Un vastoejército de dragones humanoides pervertidos, creados por lamagia maldita de los Dragones Patriarcas, avanza en perfectaformación a las puertas de la capital del Imperio del Norte.No hay emoción en sus corazones. Son seres sin alma nacidospara robar vida.

Amon Amarth – Under the Northern Star 

En sus más dedos mil años de historia, la brillante capital del Imperio delNorte, jamás ha sido asediada. La impía ciudad deensueño resplandece en la noche eterna de la naciónumbría entre ámbitos, mostrando el esplendor de laorgullosa civilización de Vampiros Oscuros que ha prosperado alas puertas de las simas abisales del Tártaro; desafiando alos amos perpetuos y sujuzgando a los reinos humanos.

No hay murallas queprotejan a la ciudad de luz. Las torres flotantes de los nivelessuperiores siguen navegando sobre la vieja ciudad de los plebeyos,ajenas a la desgracia que se palpa en el ambiente. Tampoco hay rastrode los Vampiros Oscuros ni de sus esclavos.

La ciudad estádesierta, poblada por un rumor sólo audible en el silencio queacontece a los gestos épicos.

Los Dragones Patriarcasla sobrevuelan a la espera de una señal. Sus ejércitoscasi han llegado. Un Dragón Patriarca Anciano negro como lavenganza, cuyo nombre no puede ser conocido por un mortal sin perderel alma, escupe una bocanada de fuego mágico contra un barrioflotante noble del tercer nivel. Las torres más cercanas, seoscurecen por el contacto con su vil magia, y se precipitan al vacío,causando grandes daños en los niveles inferiores.

La destrucciónha comenzando.

En apenas unos minutos,la mayor parte de la brillante capital arde. Ni la temida magiarúnica de los Vampiros Oscuros puede resistir el azote de losDragones Patriarcas. Su horda de humanoides dragoniles perversos, yaavanza por las calles periféricas.

Sólo la TorreArcana central, el templo de los cuatro Brujos Inmortales queengendraron con su semilla a los Vampiros Oscuros, resiste el asediode los Dragones Patriarcas; aunque, partes de la fachada sederrumban.

El sueño de losDragones Patriarcas se fraguaba. Muy pronto, la única raza quejamás había aceptado su autoridad, sería pastode la ruina y el olvido. Sólo faltaba un gesto para culminartan gloriosa noche: la rendición. Los Vampiros Oscuros notendrían más remedio que aceptar la derrota sipretendían sobrevivir como sus esclavos y juguetes personales.A menos que se tragaran su caudaloso orgullo, desaparecían dela faz del universo para siempre.

La última imagende su otrora temida raza, sería la visión de unMoebius, el Sumo Brujo Inmortal, arrodillado, suplicando y mendigandoel perdón para su raza.

Con ese anhelo, losDragones Patriarcas, enfrascados en la destrucción de losniveles flotantes de la ciudad del esplendor, no vieron como laspuertas principales de la Torre Arcana se abrían.

El formidable ejércitode los dragones humanoides perversos, se detuvo entre las humeantesruinas de los barrios plebeyos de la superficie, a la espera de laceremonía de rendición.

Un grito glorioso ydesgarrador pronunciado por las gargantas agudas e inhumanas de losguerreros Vampiros Oscuros, golpeó con la fuerza del trueno ala invicta horda. Emergieron por legiones cabalgando corcelesespectrales mostrando con orgullo el estandarte de sus Casas Nobles.La realeza del impío imperio cargaba furiosa contra el enemigoseguidas por las legiones de infantería cuyos nombres estabanasociados por los hombres a la caída de las mayores nacionesde cada siglo.

Cargaban con unabrutalidad salvaje burlándose del miedo y la muerte, con unascarcajadas siniestras y guturales de pura demencia que helaron elcorazón sin alma de los dragones humanoides.

Estaban a unos segundosde descubrir la emoción del terror.

Los Vampiros Oscuroshendieron las filas dragoneras con la fuerza de titanes enloquecidospor su propia grandeza. Luchaban sin orden ni concierto, avanzandosin mirar atrás, entablando combates individuales, sesgando unenemigo tras otro, ignorando sus propias heridas.

Nada, ni siquiera lamuerte, era capaz de detenerlos.

Millones de guerrerosdragoneros retrocedían desmoralizados ante la carga avernal dedecenas de miles de Vampiros Oscuros. Cuando sus caballos caían,las espadas atravesaban sus corazones y las lanzas los ensartaban,seguían luchando con el fuego de la muerte en sus ojos. Adiferencia de las demás razas mortales de Mundo Destierro, losVampiros Oscuros, aquellos conocidos como reyes de la crueldad,vivían y morían unidos por el sueño de gloriainmortal de su raza. Por eso, a las puertas de la extinción,los guerreros de todas las Casas Nobles, olvidando sus diferenciaspersonales, luchaban como hermanos de sangre que eran, soportandosufrimientos y rigores que ponían a prueba sus almas.

Una letanía serepetía en sus mentes: ganar tiempo.

Mientras un sologuerrero Vampiro Oscuro permaneciera en pie, ningún invasorprofanaría su ciudad interior.

Los DragonesPatriarcas, sorprendidos por el contraataque de los Vampiros Oscuros,cayeron sobre ellos desde los cielos, sembrando de muerte sus filas.Jamás habían visto nada igual. Lejos de huir a implorarclemencia, los Vampiros Oscuros les arrojaban sus lanzas, flechas,hechizos y espadas entre carcajadas. Miles cayeron sin queconsiguieran arrancarles la sonrisa de su rostro. Es más, lossupervivientes continuaban la marcha, matando cada uno a decenas dedragoneros. Su velocidad demoníaca les permitía bañarla tierra con la sangre de los humanoides que debían haberlosdado muerte.

Cuando los DragonesPatriarcas se concentraban para destruir definitivamente a losVampiros Oscuros, el cielo en derredor suyo fue golpeado por unatormenta mágica sin precedentes. Entonces los vieron, cientosde Brujos, la elite de los Vampiros Oscuros, descendía de lascumbres del aire lanzando sus conjuros más devastadores sobreellos; les acompañaba una flota de cruceros de guerravoladores construidos por los Vampiros Oscuros. Los ojos joya de lasimponentes esculturas vampíricas de sus cubiertas, lesdisparaban con sus cañones mágicos a discreciónmientras los capitanes precitaban sus naves contra los DragonesPatriarcas.

Colisiones titánicasdesgarraron el cielo. Los primeros Dragones Patriarcas murieron.Estaban aturdidos. Los Vampiros Oscuros sacrificaban naves concientos de tripulantes por la mera posibilidad de abatir a uno sólode ellos. Jamás habían conocido raza mortal semejante.

Sus brujos, cruzabanlos cielos hiriendo las membranas de sus alas y sus cuerpos escamososcon hechizos de destrucción tan poderosos que consumíasus vidas; pero no les importaba. Estaban dispuestos a morir por supueblo.

Lejos del caos de labatalla, en las entrañas de la tierra bajo la impíacapital del Imperio del Norte, los esclavos humanos de los VampirosOscuros eran empujados por los últimos guerreros a lainsondable morada donde serían sacrificados; la cavernaexcavada por los Brujos Inmortales para realizar el supremo hechizode creación y destrucción.

Los esclavos gritaronenajados por la visión impía del interior de la cueva,tapizada con los cadaveres sangrientos de los cientos de miles deesclavos que les habían precedido. Aún desconocíanque su destino sería si acaso peor. Las Brujas del Imperio,mujeres de una belleza y poder mágico sin rival entre losmortales, sólo comparable a su propia crueldad; danzabandesnudas flotando sobre los cadaveres cubiertas con su sangre,entonando ominosos cánticos con voces agudas y rasgadas enAlto Vampiro Oscuro.

Sus cánticoscreaban ríos de sigilos rúnicos brillantes azules quefluían por debajo de las grandes estalacticas de la cavernahasta desembocar en su centro, donde se fundían formando unagigantesca esfera brillante blanca de magia no pronunciada por losmortales desde la caída de los dioses perdidos.

En el centro de lacaverna, flotando en derredor de la esfera mágica, los cuatroBrujos Inmortales cantaban en idiomas mágicos muertos mientrastrazaban sigilos de poder que alteraban la realidad del tejidouniversal. Y giraban a una velocidad cada vez mayor, a medida queimpregnaban a su obra con capas de materia.

Las Brujas, conectadasa los Brujos Inmortales telepáticamente, seguíanatentamente cada palabra e inflexión del hechizo, tejiendo lavasta estructura rúnica que debía acompañar alos sigilos principales de sus padres. Era una locura. Jamásse había intentado nada semejante en toda la historia delImpío Imperio: un hechizo que precisaba para su realizaciónla intervención de los cuatro Brujos Inmortales y todas lasBrujas Sacerdotisas, al mismo tiempo. Millones de líneasrúnicas de poder que no admitían el menor error.

En su locura, losVampiros Oscuros pretendían crear un planeta…

¿Continuará…?

Si te ha gustado "Bajo la Estrella del Norte" tal vez quieras leer…

Crónicas de Mundo Destierro:

Lester Knight: Saludos,queridos Desterrados, amigos y lectores! Hoy quería publicarel quinto capítulo de "En la Cripta de Kel Asborg",pero no he podido escribirlo por falta de tiempo; así que hepublicado "Bajo la Estrella del Norte", un relato escritoen Agosto un día que me apetecía descansar de lanovela. Es una historia trágica y épica por la quetengo cierta debilidad, lo reconozco Mr. Green

Quiero aprovechar laocasión para plantearos la oportunidad de tomar una decisiónque va a afectar a los relatos publicados en Mundo Destierro. Veréis,"Bajo la Estrella del Norte" es un relato no concluído. Loleído hoy no es más que un esbozo del principio. En sumomento no quise profundizar más por no descentrarme de lanovela, y porque no podía darle el detalle al relato quedeseaba: quería narrarlo más despacio, aportardescripciones más profundas con mayor ambientación,introducir muchos personajes conocidos de Mundo Destierro y presentara las Grandes Casas Nobles Casas Vampíricas; en definitiva,deseaba escribirlo como un gran relato de 30 páginas.

Ahora mismo tengo variosproyectos de relatos en mente, y me gustaría preguntaros siqueréis que incluya "Bajo la Estrella del Norte" enla lista. Seguramente, de ser positiva vuestra opinión, seráel tercero o el cuarto en caer de la nueva hornada.

Por lo demás,decidiros que voy a pasar un par meses un tanto ausente de Gamefiliapor motivos de trabajo y estudios; aunque procuraré seguirpublicando semanalmente relatos inéditos o continuaciones deya conocidos como "Feliz Año Nuevo, mi Amor"

El poco tiempo libre quetenga he pensando invertirlo en darle un subidón a losapéndices de Mundo Destierro, tal y como hice a los delImperio y los Mentalizadores para la novela de Falkenberg. Me hefijado el objetivo de escribir relatos con mayor calidad y extensión,y quiero hacer coincidir esa etapa con la madurez de Mundo Destierro.

Durante estas semanas detransición, espero haceros pasar un buen rato leyendo lostextos publicados, antes de que pueda empezar a publicar lo querealmente quiero escribir y brindaros.

Me despido enviando unfuerte abrazo a nuestro querido amigo, Markov; al que le dedico lapresente entrada, deseándole de corazón que vuelva aestar pronto entre nosotros escribiendo Kitten

¡Un saludo! Wink