• Sin categoría

    Calentando Motores para los 300.000 Desterrados con «El Duque del Destierro» – Capítulo I: Siete – El Esclavo Mentalizador

    En la Arcadia, unaestación espacial pirata oculta en el interior de unasteroide, había un joven diferente a los demás. Sellamaba Siete yera su esclavo más valioso. Había nacido con eldon psíquico de los Mentalizadores, y poseía lahabilidad innata de leer y manipular mentes. El preludio de lospoderes que llegaría a desarrollar de adulto, si es quesobrevivía hasta entonces. Los seis Mentalizadoresanteriores a él, no habían tenido esa suerte. Duranteel inicio de la adolescencia, inspirados por el vigor de su crecientefuerza, se habían rebelado contra su amo, El Conde Venom, ysus formidables guardianes Sszharon. Un error por el que fueroneliminados y reemplazados. Siete, tenía catorce añosy nueve meses. Era el primero…

  • Sin categoría

    Novela: El Duque del Destierro – Prólogo: Merodak, el Maestro Mentalizador

    VIOLACIÓNDE SEGURIDAD CLASE IX ACCESO NOAUTORIZADO AL BANCO DE DATOS SELLANDORED CON CORTAFUEGOS IV ANALIZANDOINTRUSO DETECTADOCAPACIDAD PSÍQUICA VALOR =680.000 u RANGO =MAESTRO MENTALIZADOR NIVEL = NOEXISTEN REFERENCIAS COMPARABLES PELIGRO =LETAL CERRANDOCOMPUERTAS ACTIVANDOPOZO DE GRAVEDAD Y GLACIACIÓN MISIÓN= SUPRIMIR AL SUJETO Quehubiera sido descubierto por la Inteligencia Virtual del ordenador dela cámara de aislamiento psíquico, no parecíaimportar en exceso al Maestro Mentalizador que se habíainfiltrado en su interior. Su conciencia estaba lejos de ahí,navegando entre los recuerdos de los jóvenes mentalizadoresesclavos que habían vivido y muerto aquí a lo largo deaños, los cuales aún perduraban como huellas psíquicaspalpables para alguien sensible a percibirlas, como él. Tampoco sentía el peso de las…

  • Sin categoría

    Érase una vez… Mundo Destierro

    Había una vez un joven enamoradode la literatura que decidió ser escritor de mayor, dandocomienzo a la mayor aventura de su vida: crear un universo propio enel cual ambientar sus historias. Los años transcurríanrápidamente mientras el niño se convertía enhombre devorando libros infatigablemente, descubriendo por el caminoel valor de la amistad, el amor, y las experiencias que te marcan.Los tiempos de los sueños iban dando paso a los de laresponsabilidad, las tardes de juego se convertían en horas detrabajo, y los estudios en los que un día antes se habíamatriculado llegaban a su fin. Una década después deaquella decisión, de aquel niño sólo quedaba elcorazón, la ilusión, los valores y…

Gamefilia