Juegos 10: Contra III

 

Estaba yo de vacaciones disfrutando de unos días en la costa cuando un amigo vino a mi casa con un cartucho bajo el brazo.

Había ido a Alicante a una tienda que vendía juegos de importación y se había comprado un título de nombre “Contra III” para su consola Snes.

Me enseñó un artilugio, un adaptador en el que tenía que insertar un juego PAL y el de importación a la vez para poder jugar.

Encendió mi consola y el maravilloso e inolvidable logotipo de Konami apareció en la pantalla.

Después de una horrible intro empezó a jugar a uno de los mejores juegos que he visto en mi vida.

Por supuesto, en lo primero que me fijé fue en su espléndida banda sonora, con unas épicas canciones militares.

Me enamoré a simple vista de aquel maravilloso sonido.

Pero es que el juego era lo más espectacular que jamás había visto.

Los efectos del modo 7 aparecían por todas partes dándole a la trama un toque que solo Konami supo darle a los juegos de Snes.

El juego era endiabladamente entretenido y hasta que no te lo pasabas entero no podías dejar de jugar y de escuchar aquellas melodías que sonaban celestiales.

¡Quise aquel juego!

Mi amigo que ya se lo había pasado me lo ofreció mil pesetas más barato de lo que le había costado.

Pero yo ansiaba tenerlo en mis manos nuevo y sin estrenar.

Así que rechacé su oferta y tuve que esperar varias semanas antes de poder viajar por mi cuenta a Canadian, la tienda alicantina y comprarlo precintado.

Es uno de los juegos que mejores recuerdos me traen de la Súper Nintendo.

Y seguramente se trata del juego que mejor uso hace del modo 7 de la consola.

Los efectos son geniales y muy de acorde a la estructura del mapeado.

No como el resto de compañías que metían efectos sin sentido por todas partes.

Konami supo utilizar esta baza e impregnar sus juegos de una personalidad fuera de lo común.

No se si habrás jugado o no, pero te puedo asegurar que es uno de esos juegos 10 que todo el que se considere como aficionado a los videojuegos no debería perdérselo.