La Cocina de Logan: Hoy, Postre de Galleta y Nata por Electroduende

 

UN POSTRE RICO, RICO

 

– ¡Tiririririii! (sonido de portero automático)
– Esto… ¡Hola Logan!, soy Arguiñano, que vengo a colaborar en tu blog y a hacer una receta rica, rica, y con fundamento…
– ¡Pero si nunca respondes a mis emails!, ¡que ilusión, entra!.

 

 

 

– ¿Arguiñano?
– ¿Si?
– ¿Desde cuando llevas bigote?
– Este… es que es un nuevo look para un nuevo programa… pero sigo siendo el mismo de siempre… con mi humor y mis locuras… mira, mira como canto… DESDEEE SANTURCE A BILBAOOO VENGO POR TODA LA ORILLAAA, CON…
– Vale, vale, te creo. Pero es que además te encuentro un poco enfermizo, con la piel tan amarilla y…y… ¡coño!, ¿tu no eras más alto?
– Es que la tele engaña y deforma bastante… y en cuanto al color, es que he mareado en el avión… pero mira, me he traído mi perejil y todo…
– Si, si… pues pasa que te enseño mi colección de VHS y revistas guarr…
– No, si eso ya lo he visto en tu blog…
– ¿De verdad?, ¡Dios, estoy temblando!, ¡como la primera vez que tuve en mis manos el KOTOR!. ¿Y como es que no has comentado en las entradas?
– Errr… no sé… timidote que es uno… pero bueno, lo importante es que estoy aquí infilt… en tu blog, y voy a colaborar en esta entrada.
– Genial, ¿y que piensas hacer?. Un elaboradísimo solomillo caramelizado a las finas hierbas con coulis de cerezas y patatas parisinas, o una…
– Tarta… Tarta de nata…
– ¿Cómo?, ¿ya está?
– Si quieres también la puedes llamar Tarta a la crema de nata con fondo de galleta pulverizada, pero el sabor va a ser el mismo… ¿Tienes los ingredientes?
– Pues no sé… me coges en calzoncillos y sin ir al super… supongo que requerirá de un montón de cosas para su elaboración, ¿no?.
– Si, si, claro… un montón… un vaso de leche, 250 gramos de leche condensada, 500 gramos de nata, una cucharada de mantequilla y un paquete de galletas.
– Joer, pues si… si que tengo de eso…
– No, si ya se ve que tú eres de buen comer… excelente, porque las 5 láminas de gelatina ya las pongo yo… ¿empezamos?
– Vale, vale. ¿No te lavas las manos?.
– Hombre, tú si porque eres un pelín guarrete, yo paso que soy un electro… un profesional que de tanto tiempo en el gremio ya tiene las manos asépticas.
– ¡Qué pasada!. Bueno, aquí están todos los ingredientes y un molde para tartas. ¿Qué tenemos que hacer?.

 

 

– Primero, y antes que nada, abrir un paquete de María para…
– ¡Estás loco!, ¡Yo no tomo drogas!. Que bajo has caído Arguiñano…
– Joer Logan, me refiero al paquete de galletas María que me has dado para poder triturarlas en una batidora…
– ¡Ah!, vale… Ñiuuu (onomatopeya de batidora a tope)
– Ya está todo molido, ¿y ahora?
– Reservamos la mitad de un vaso con algo de galleta molida y al resto le añadimos un cucharada de mantequilla y un cuarto de un vaso de leche para crear una pasta con la que cubrimos el fondo del recipiente que vamos a utilizar para la tarta.
– ¿Así?
– Si, podemos utilizar una cuchara para aplastar y alisar la capa de masa de galletas que acabamos de preparar, pero ten en cuenta que la capa no debe ser muy gruesa, de menos de medio centímetro.

 

 

– Vale, ya está. ¿Podemos comer ya?
– ¡No!, esto es sólo la base. Ahora vamos a preparar el relleno. Toma, humedece estas cinco láminas de gelatina en un bol con agua.
– ¿Por cuánto tiempo?
– Hasta que pierdan su rigidez. Luego, cuando sean una masa gelatinosa, las escurrimos, retiramos el agua del bol, y lo volvemos a usar para cubrirlas con un poco de leche caliente y disolverlas con una cuchara o varilla de batir hasta que no queden grumos.
– Urggg… Ya tengo la gelatina disuelta…

– Estupendo, pues ahora añadimos 500 gramos de nata PARA MONTAR FRIA a la gelatina disuelta y le damos a la batidora.
– Eso está hecho. Ñiiiii (otra onomatopeya de batidora a tope).
– Vale, la nata tiene que estar FRIA para que puedas montarla. Una vez montada, y sin dejar de batir, añadimos poco a poco los 250 gramos de leche condensada y luego volcamos la masa que acabamos de preparar al recipiente con el fondo de masa de galletas.

– Ok. ¿Y ahora?
– Pues a la nevera, y a esperar al menos tres horas… Luego desmoldamos, cortamos en porciones, y las presentamos con galleta triturada espolvoreada por encima (la que dejamos en un vaso aparte) y con un barquillo.

 

 

 

– ¿Así de fácil?. ¿Nada de perejil?.
– Nada de perejil. Bueno Logan, ya me contarás que te parece…
– ¡Claro!, pero, ¿ya te vas?
– Si, es que en cinco minutos salgo en la tele haciendo un anuncio de parálisis de esos… Ya sabes que la fama cuesta… por cierto, ¿Qué otro famoso te gustaría ver por tu blog?
– No se, Rihanna, por ejemplo…
– Mierda, me tendré que teñir de negro y ponerme tetas si quiero colaborar de nuevo…
– ¿Cómo dices?
– ¿Eh?, que veré como me las arreglo para que se comprometa, aunque me cueste un huevo…
– ¡Ah!, ¡muchas gracias!. Oye… Arguiñano, no te lo tomes a mal, pero… se te ha caído el bigote… oye, tu eres… tu eres… ese duende… ¿Cómo se llamaba?… ¿Calimero?… no, ese era un pollo… ¡ah!, ¡tú eres El Electroduende!
– Que va, que va. Cosas tuyas… ¡Mira!, ¡un FEAR edición coleccionista!
– ¡Donde!, ¡donde!

Bueno, y hasta aquí mi colaboración con Logan. Ahora que me he infiltrado en su blog en secreto podré rebuscar en sus entradas para ver que encuentro para mi sección Versión Original. ¡Nos vemos!

 


No solo es un postre que mañana mismo pienso hacer para probar por la magnífica pinta que tiene, sino que encima la colaboración me ha sacado mas de una risa. ¡Genial Electroduende! No me esperaba menos de ti.

 

¡Un saludo muy grande para tí, y para todos los que lean esto, o les sirva de algo que estarán deacuerdo conmigo en que la receta mola!

PD: Molaría ver algo de aquí en tu sección original… ¡Eres libre de coger la entrada que quieras y versionarla! ^_^