Análisis y Repaso: Batman Arkam Asylum (Por Markov)



Hace ya una década atrás (En 1989), las tiendas de los cómics recibieron una inusitada versión del “Caballero de la Noche” escrita por Grant Morrison e ilustrada por Dave McKean, protagonizada por un “Batman” distinto de sus otroras versiones ; destilando una atmósfera intensamente lóbrega, atreviéndose a rebasar con creces los límites de la cordura; Se muestra a un Batman dubitativo ante su estado mental, temiendo que esté tan enajenado como los villanos y criminales que él ha capturado desde que inició su rol de acechador nocturno, y temiendo que al adentrarse en el asilo, se sienta identificado como si estuviese al fin regresando a “casa”. Se trata de nada más y nada menos de “Batman: Arkham Asylum – A serious House on Serious Earth” – no confundir con el cómic “Arkham Asylum”-, una historia contada en paralelo con las vivencias de Amadeus Arkham, legítimo fundador del Manicomio de Arkham y que, irónicamente, al final terminó siendo uno más que decayó en las fauces de la demencia.

Este cómic en su época destacó por su ambientación evocadoramente oscura e insondable, en un exitoso intento de recrear la manera en la que percibe el mundo un auténtico psicópata, y no solamente lo anteriormente mencionado, sino también se atrevió a mostrar un “Joker” en todo su esplendor: de gestos sumamente sardónicos, mirada perturbadora, rostro puntiagudo y de una pinta siniestra que no veas, vamos, toda una monada que sería un “cóctel molotov de pesadillas” para cualquier coulrofóbico crónico (Miedo irracional a los payasos) xD En mi opinión, la auténtica (Y caótica) personificación de la demencia esquizofrénica del Joker, aunando el hecho de que la versión del susodicho ha sido una de las referencias que tomó Hearth Ledger para el tan famoso Joker de “El caballero oscuro”, aunque la principal referencia viene del cómic “The Killing Joke” de Allan Moore y Brian Bolland.

Lo último no fue más que una breve reseña acerca del comic que inspiró a la desarrolladora RockSteady a crear tan insigne videojuego: “Batman: Arkham Asylum”. Evidentemente, no se trata de la consabida e íntegra adaptación de una novela gráfica a un videojuego – aunque difieren en sólo dos puntos: la trama y en la condición de Batman, en el videojuego se muestra seguro de sí mismo y de mirada impasible-, en lo absoluto, más bien se trata de una adaptación en términos de inmersión, ambientación y trasfondo ¿Y cómo es eso? Pues el “Manicomio de Arkham” (El lugar en donde suceden todos los hechos) del juego, es un suntuoso y tétrico complejo de edificios que no solamente mantiene fervientemente la críptica y terrorífica atmósfera del cómic, sino que también Rocksteady se ha esforzado para que todos los moradores del manicomio (El elenco de excéntricos villanos y criminales psicópatas capturados por Batman) atinen a transmitir ese espíritu inclementemente violento y demencial que ha caracterizado los personajes del susodicho.

No en balde, que no os extrañe ese énfasis tan especial que se les da a los antagonistas de la franquicia, ya sea de un mayor o menor grado dependiendo del villano (Cara Cortada, Máscara Negra, Maxie Zeus etc.) o supervillano (El joker, Ras al Ghul, The riddler, Dr frío, Prometheus,…), esto se debe a que en el universo de “Gotham city” los antagonistas siempre han sido la piedra angular, y juegan un papel incluso más determinante que la del mismísimo Batman (Que curiosamente en sus primeras andanzas fue considerado también un criminal demente). En síntesis, los que más brillan en la ciudad gótica son todos los que han osado conculcar la ley, o en su defecto, estén patológicamente obsesionados por algo que los impulsa a cometer sus crímenes, aunque claro, esta aseveración también puede extenderse hacia otras franquicias.

 





 

Como era de esperarse, en “Batman Arkham Asylum” el caos infernal que se desatará dentro del Manicomio (Prácticamente volteará de cabeza todo el complejo) vendrá de la mano de nuestro histriónico anarquista favorito: “El Joker”, que, junto a su hueste de subordinados, urdirá un nuevo y elaborado plan para asegurarse de que esa noche para el murciélago, sea inolvidable. A pesar de que los detalles que he revelado acerca de la trama han sido bastante parcos, no me atreveré a revelar más acerca de la misma, más por el hecho de que la trama del juego sigue un ritmo paulatino y pormenorizado (Por cierto, eso del ritmo que lleva me recuerda a juegos como “Bioshock” entre otros) que por el hecho de “estropearles” las sorpresa, ya que la trama no apuesta a ser compleja en lo absoluto, sino más bien a ser sólida y bien elaborada.

No se apresura en revelar demasiado mientras los hechos transcurren, pero es encomiable la manera en que lo hace, logrando un desarrollo imprevisible e intensa; yo diría que tiene la dosis más que justa para dejar ->enganchao<- a cualquiera, sea o no simpatizante de la franquicia. Sin dudas, las inmediaciones de Arkham dejan “empapado” al espectador de sorpresas y tribulaciones.

Y lo mejor de todo es que, no estamos ante un casposo “Beat em’ up” o el típico juego de lucha como son la mayoría de los títulos basados en superhéroes de comics; de hecho, en “Batman Arkham Asylum” nos encontramos ante una amalgama de géneros sumamente intrigante que reivindica al murciélago en su tan merecido puesto en el Olimpo: aventura, puzle, infiltración y Beat em’ up; aunque en realidad el género que predomina es el de aventura ,para algunos les resultará desconcertante esa unión de géneros videojueguiles tan disímiles entre sí, hasta yo en primera instancia dejaría en tela de juicio lo que podría salir de eso (¿Dar leches e infiltrarse a la vez en un solo videojuego? ¿Pero qué coño…?).

Pero solo será cuestión de conocer la mecánica general para decantarse por esta distintiva joya, que desde mi óptica, pareciese que se tratara de un juego conformado por varias modalidades; y esas modalidades estarían divididas en: “Modo yo contra el barrio”, “modo Exploración( o detective)” y “Modo furtivo (infiltración)”, de las cuales se presentarán dependiendo de la situación que ameriten “los objetivos” de cada escenario.

 





 

El modo “yo contra el barrio”, simplemente serán aquellos momentos donde estaremos compelidos a enfrentarnos una banda de matones (Presidiaros fugados de la prisión “Black Gate”) vigilando las inmediaciones, generalmente no son más que cenutrios maquillados como payasos (“El uniforme” que identifica a los matones del Joker) deseosos por apalear a Batman con lo que tengan en mano; los menos peligrosos son aquellos que pelean a mano limpia (Como Batman) otros menos escrupulosos empuñan objetos contundentes con el fin de golpear al murciélago por la espalda, y los que son más de cuidado, empuñan una porra eléctrica; pero descuida, a pesar de todo ellos no son más que infandos rivales en frente de Batman: un magnífico combatiente del cuerpo a cuerpo con un sencillo y ágil sistema de combate que nos permitirá encadenar combos fluidos y cambiar constantemente de objetivos como en cualquier trepidante beat em’ up que se precie; sin embargo, solo en las dificultades “Normal” y “Fácil”, el jugador podrá percatarse fácilmente cuando es el momento preciso para contraatacar mediante indicativos auxiliares, un elemento que le haría demasiado fácil el juego a cualquier experimentado en el género de repartir tortas , pero también les permitiría disfrutar mejor del juego a los jugadores que no acostumbran a jugar a estos juegos y a encadenar combos largos e ininterrumpidos machacando botones profusamente.

Sería un detalle desdeñable para los que buscan retos si no existiese la dificultad difícil, que en cambio deja que los reflejos del jugador se las apañen para detectar el momento preciso para contraatacar (Debo señalar que yo, a pesar de haber jugado bastantes juegos de este corte, preferí ahorrarme aquellos momentos de ira dejándolo en normal XD). Claro que Batman no está limitado solo en repartir hostias y patadas a una terrorífica velocidad (Parece increíble la agilidad acrobática de Bruce Wayne, como si fuese una pluma, siendo un cachas de aproximadamente 2 metros), como todos sabrán, Batman posee un variado repertorio de “gadgets” – esto lo explicaré más adelante-, aunque solo dos de ellos son usados en plena acción: el batarang y la ultra batgarra, el primero simplemente aturde al enemigo y el segundo es muy útil para derribar a los susodichos.

Sin embargo, contraatacar directamente al enemigo no siempre es una estrategia infalible, frecuentemente nos enfrentaremos a psicópatas empuñando un par de cuchillas a la defensiva, lo cual imposibilita que le afecte cualquier tipo de ataque frontal, es por ello que el astuto de Batman, con un golpe de capa logra “cegar” temporalmente al contrincante, que evidentemente queda a merced de cualquier ataque. También nos enfrentaremos con un gran elenco de villanos aliados con el Joker, que serían “los jefes” de cada zona del Manicomio, tales como: “Hiedra venenosa”, “Bane” y “Scarecrow” por decir algunos; mención especial a los “Monstruos experimentales” del joker, que son nada más que cándidos matones transformados en iracundas bestias al ser inoculados con una sustancia bautizada como “titán”, que desarrolla los músculos hasta convertirlos en masas anormalmente voluptuosas. Batman puede usar la fuerza bruta de estas bestias en su contra, aturdiéndolas y montándose a cuestas, para utilizarlo en plena gresca y golpear a cuánto matón se atraviese. Aunque un poco irrelevante, pero aún así sigue siendo un pormenor muy curioso, es que el traje de Batman sufrirá pequeñas rasgaduras por cada encuentro que tenga con un villano.

En modo “exploración”, serán aquellos momentos que nos toque seguir un “rastro” para dar con el objetivo, explorar las inmediaciones para sobrepasar los “óbices” que se presenten durante las andanzas del caballero de la noche en la incansable persecución que ha emprendido en contra del “Joker” u obtener algún objeto (Como colarse entre los ductos de la ventilaciones, usar la batgarra para alcanzar plataformas elevadas o derribar paredes endebles con el gel explosivo) y resolver los puzzles que ha improvisado “The riddler” (Enigma) en un intento de provocarle un dolor de cabeza a Batman. A pesar de que Batman aparentemente “trabaja” en solitario, él es monitoreado constantemente por “Oráculo” (Ex Batgirl, hija del comisario Gordon) una experta informática que le proporcionará información general a Batman; en este caso, con ayuda de la visión infrarroja denominada “modo detective”, puede “escanear” objetos de interés (Y develar marcas que no son visibles a simple vista) y enviarle la información para que reciba su respectivo análisis.

 





 

El ejemplo más común es analizar el “rastro” que contenga el ADN de un sujeto, como por ejemplo cuando Batman sigue el rastro del aliento etílico de un guardia cómplice de “Joker” o los residuos de tabaco de la pipa del comisario Gordon. Con la “visión detective” también puede “analizar” algún sujeto de interés, aunque es utilizado mayoritariamente para resolver los acertijos de “The Riddler” (O Enigma, como quieran llamarlo). Sin arriesgarme a estropearos la “emoción” (Emoción mis cojones, aún me siento mareado de tanto dar vueltas por todo el manicomio en mi afán de resolver todos los puzles) de buscar la solución de cada acertijo; voy a daros una idea de cómo va la mecánica de los enigmas en el juego, pues bien, “The Riddler” nos dará una pista acerca del sujeto que tiene en mente, el objetivo es “analizar” el sujeto en cuestión que guarda alguna relación entre el susodicho y la metáfora, también hay veces que es necesario ajustar la cámara para poder analizar propiamente él “sujeto”.

Sin embargo, a pesar de que el juego cuenta con una ingente variedad de puzles y desafíos, casi ninguno es especialmente intrincado, ya que el modo detective facilita demasiado el trabajo, aunando el hecho de que también existe un mapa oculto, que al encontrarlo revela todas las localizaciones de cada acertijo, objeto escondido o desafío de la zona; y para variar, el modo detective también revela las estructuras destructibles, es decir, aquellas que se pueden romper con ayuda de los gadgets (Como el despegar las rendijas que impiden el paso hacia los conductos de ventilación o derrumbar un muro endeble con el gel explosivo).

Tanto la exploración como el esquema del mapa siguen los cánones que rigen un videojuego de aventuras común (se me viene a la mente cualquier Zelda, aunque el Bioshock sería el ejemplo más acertado), es decir, avanzamos conforme a lo que nos sea permisible a los objetos ( en este caso gadgets) que tengamos a disposición o por los eventos que ya hayan transcurrido durante la historia. En Batman Arkham Asylum se presenta mucho eso de tomar vías distintas a la principal porque evidentemente está bloqueada o que por culpa de algún elemento hostil impide alcanzarlo, sobre todo si tomamos en cuenta de que el manicomio se va quebrantando en pedazos por obra y gracia del caótico Joker; pero claro, Batman valiéndose de sus gadgets se acondiciona a cada situación.

Batman también puede “planear” desplegando la capa, muy útil para iniciar un ataque aéreo o para sobrevolar abismos, y lo mejor de todo es que Batman, nunca perderá vida por caída, y tampoco puedes perder la partida por lanzarte a un abismo o al mar, ya que gracias a la batgarra Batman puede salvarse. La perspectiva del juego cambia cuando nos toca enfrentarnos al “Espantapájaros” (Dr. Crane) -de hecho, son los momentos en que el juego se asemeja bastante en esencia al cómic-, que dejará a Batman a merced luchando con sus mayores miedos, que reviven el día en que murieron sus padres y lo envuelve en una vorágine de terror y locura; pues bien, al entrar en el “lúgubre mundo del espantapájaros”, la perspectiva cambia a 2-D y, como todo juego plataformero, nuestro objetivo es avanzar sin que el espantapájaros (visto como un gigante) nos detecte con los enormes faroles luminiscentes que tiene como ojos, hasta llegar a un reflector para cegar a Crane y escapar de sus garras por los momentos.

 





 

Ahora hablaré sobre uno de los puntos más interesantes del videojuego: “El modo furtivo (infiltración)”; habrá momentos en que al entrar en una sala Batman se percate de que está fuertemente custodiada por matones del Joker con armas de fuego, y usualmente, usando a los rehenes como carnada, lo cual significa que toda idea de combate frontal queda absolutamente descartada. Entonces ¿Qué podría hacer Batman en una situación así?, pues haciendo uso de dos de las mayores cualidades de Batman: el sigilo y la astucia; siendo un maestro en ello le concede una gran ventaja, ya que el medio juega a nuestro favor, y lo mejor de todo es que despliega un abanico de posibilidades (de hecho dedo confesar que muchas veces me he tentado a optar por la forma difícil ya que la veo mucho más divertida). Lo imprescindible siempre es activar el modo detective, así detectaremos todos los enemigos de la zona –los que refulgen en rojo son los matones armados con armas de fuego-, luego avizorar al enemigo desde un punto ciego, o en su defecto, usar la batgarra para alcanzar una gárgola (Indispensable en momentos como estos, aunque hay veces que debemos prescindir de ellas) u ocultarse debajo de una rendija y observar todo desde allí; y como un portentoso depredador, elegir un objetivo y figurarse la manera de acabar con él.

Y entonces comienza lo bueno: podríamos optar por colgarnos desde una cornisa para tomar al enemigo inadvertido y arrojarlo fuera de la cornisa hasta incluso colgarnos de cabeza desde la gárgola y tomarlo de sorpresa, noquearlo y guindarlo bocabajo amarrándolo a una cuerda como si fuese un trofeo de cacería (Justo como hacen los guerreros Yautjast en la película Predator, pero sin la parte de matar y desollar las presas claro está xD). Generalmente, cuando un matón encuentra a uno inconsciente, este alerta a los otros y su estado cambia a “nervioso”, indicando que a partir de ahora estará más atento a lo que suceda, irá en grupos y no se quedará quieto en un solo lugar; pero cuando ya solo falte para eliminar a dos de ellos, el estado cambiará a “aterrado”, indicando que el par se han sumido en la absoluta desesperación, disparando al azar ante el sonido más tenue y exclamando amenazas con voz temerosa.

Los gadgets también tienen su utilidad en estos casos, entre ellas es posible derribar enemigos detonando un gel explosivo para derrumbar muros, cayendo los escombros hacia los infortunados que se encuentren lo suficientemente cerca, también al estar del otro lado de una ventana de vidrio completo podemos usar los cabos para impulsarnos y atacar sorpresivamente al enemigo que esté justamente al otro lado de la ventana, entre otras funcionalidades. Tal y como pueden leer, existe una gran gama de posibilidades bastante ocurrentes para nuestro divertimento, pero claro está, siempre manteniendo la esencia del personaje, nada de maniobras demasiado rocambolescas que podría hacer cualquier héroe con “superpoderes”.

 





 

Ahora ya dejando de lado el tema de los géneros, a lo largo de nuestras peripecias en el Manicomio, Batman al derrotar un enemigo o al resolver un acertijo, ganará puntos que nos permitirá desbloquear habilidades o aumentar la barra de vida de Batman, en una ventana del menú llamada “Wayne Tech”, además de poder adquirir nuevos aditamentos para cada uno de nuestro surtido de gadgets; de los cuales durante el transcurso de la aventura están disponibles: Batgarra-Ultrabatgarra, gel explosivo, el lanza cabos y el secuenciador criptográfico; el primero nos permite impulsarnos hacia plataformas que no posible llegar a ellas por medios comunes, y el último es utilizado para desactivar los sistemas electrificados que bloquean el paso.

El “mimo” que se la ha dado al reparto de voces para cada personaje es uno de los aspectos más brillantes del videojuego, y lógicamente, entre los más destacables se encuentra el doblaje para el locuaz y carismático Joker, cuyo doblaje en español no es para nada despreciable aunque languidece un poco enfrente de su doblaje en la lengua de Shakespeare; durante toda nuestra experiencia, el Joker al controlar el manicomio monitoreará constantemente las actividades de Batman sin prodigar en decir sus tan consabidos chistes por altavoz o hacer comentarios desternillantes que incluso llega a irritar hasta sus propios subordinados, acompañado de su tan famosa risa maniática; debo señalar que muchos de los diálogos y las frases que se citan son sumamente memorables.

Entre muchos de los objetos desbloqueables también se encuentran algunas cintas grabadas de las sesiones psicológicas a los cuales se han sometido los villanos presentes en este videojuego, brindándonos una intrigante visión introspectiva de cada uno de ellos, animando al jugador a coleccionar todas las cintas biográficas disponibles impulsados por la curiosidad; también nos encontraremos con textos crípticos que nos revelarán fragmentos de la vida de Amadeus Arkham, narrados en primera persona por el autodenominado “espíritu” de Amadeus. En conclusión, el doblaje en castellano es de gran calidad; dudo mucho que decepcione a un jugador de la lengua hispana.

En cuanto al apartado sonoro, nos encontramos con maravillosas y trascendentales composiciones orquestales que contrastan acertadamente con la ambientación de cada escena del juego; esto quiere decir que la música suele alternar frecuentemente para cada situación, como las sempiternas composiciones acústicas cuando desembocamos en una intensa batalla, hasta piezas más parsimoniosas en momentos de sigilo e infiltración, o incluso sonidos estridentes que nos dará la sensación de estar jugando un survival horror. Sin dejar de mencionar los efectos de sonido, conferidos con un realismo excelso bien cuidado y distinguido, semejante a las películas de Christopher Nolan. Para daros una idea, se puede escuchar con claridad los efectos de sonido que emiten cada gadget de Batman, el sonido seco los golpes que les propinamos a cada matón y hasta los movimientos de este. Todo un aperitivo fresco y bien horneado para el deleite de los más exigentes.

 





 

Como nada es perfecto, y a pesar de que estamos presenciando al posiblemente uno de los mejores juegos del año, Batman Arkham Asylum también adolece de trabas que pueden entorpecer la experiencia del jugador, entre ellas una cámara en tercera persona demasiado cercana al costado del personaje; imposibilitando el poder observar propiamente los enemigos que se acerquen a las espaldas de Batman, haciendo difícil el contraatacarlos. La visión detective, una de las mejores apuestas del juego, también resulta ser uno de los elementos que nos facilita demasiado la tarea; pero no me malinterpreten, la visión detective es genial, pero por sus facilidades nos hubieran presentado retos mayores para sacarle provecho a sus capacidades. Además de una corta duración en el modo historia –unas 12 horas aprox.-, sin contar los extras que extendieron su longevidad hasta una semana, y por supuesto, sin jugar aún el modo difícil que es una experiencia ligeramente distinta. También posee poca variedad de enemigos y de enfrentamientos contra villanos, de verdad me hubiera gustado ver al retaco del Pingüino por allí o incluso a Harvey Dent “Dos caras” más allá de las meras referencias que se hacen acerca de él en ciertas escenas del videojuego.

Sin dudas, desgraciadamente no se trata de los nimios defectos que pasan fácilmente desapercibidos si no se les mira dos veces; pero aun así las bondades que ofrece Batman Arkham Asylum y la increíble ambientación que transmite al jugador logra consagrarlo no solo como el mejor videojuego basado en Batman de todos los tiempos, sino el mejor entre todos los basados en héroes de comics. En un principio, al no ser un fan del caballero oscuro, permanecía reacio y reticente ante la nueva entrega de Rocksteady, pero ya a los 30 minutos de juego terminé decantándome por su genialidad. A mí no me quedan dudas de que Batman Arkham Asylum será un referente imperecedero para futuras entregas de misma índole, y también será una experiencia solaz e inolvidable para todo asiduo de los cómics del murciélago.


Una colaboración acojonantemente grande y currada de mi querido amigo Markov, que se supera a si mismo con un análisis de un juego que se revela como un grande y uno de los mejores juegos no solo del año sino de esta generación. Mas teniendo en cuenta que se basa en un superheroe.

Yo solo he probado la demo, pero este título esta entre mis futuras adquisiciones si o sí. Mientras, esperaré pacientemente. Te doy mil gracias por esta tremenda colaboración Markov, y a los que leéis esto, visitad La Pagoda de las Galimatías cagando leches, o Bane os hará una visita a medianoche Twisted Evil

Y para terminar, algo de humor "murcielaguero"