Especial: Análisis de Cuento de Navidad de Charles Dickens

 
Posiblemente uno de los cuentos más famosos de la historia literaria, interpretado en teatro muchísimas veces y no menos veces adaptado a la gran pantalla o al mundo de la animación. Muchos lo llaman de obra inmortal, puesto que por mas que pasa el tiempo sigue cautivando por igual a lectores, cinéfilos y cineastas.

El que suscribe este artículo no obstante, ha tenido problemas para conseguir la obra original hasta en bibliotecas, y finalmente gracias a Internet lo he podido leer (Que nadie defensor de los derechos de autor se alarme, puesto que posiblemente caiga por reyes –posiblemente es debido a que si mis padres lo encuentran cae, sino me tendré que esperar a encontrarlo de casualidad-) y traer un pequeño análisis para aquellos que quieran saber algo mas sobre la obra pero que no estén muy convencidos.

A pesar de que la historia ya la conoce hasta el “tato”, me abstendré de poner spoilers sobre el final o similares, por si acaso.





Historia general:

Cuento de Navidad, es una obra en la que se nos presenta a un empresario ávaro y tacaño, a la vez que rico. El problema es que es un egoísta de los de carrera, que prefiere pasar frío a gastar media piedra de carbón en el fuego. Pero todo eso cambia una noche en la que recibe la visita de su único amigo en vida, Jacob Marley. Este le advierte del peligro que corre su alma al morir si sigue así en vida, pero le da un rayo de esperanza y es la visita de 3 fantasmas que le mostrarán su pasado, su presente, y el hipotético futuro que ha creado con sus acciones.

Corresponde al lector conocer la vida de este detestable personaje, y descubrir el futuro ¿Hay esperanza para un hombre que la ha perdido?

Personajes:

Evenezenger Scrooge: Un empresario muy rico, pero desencantado totalmente con el mundo y con la navidad por motivos aparentemente egoístas. Jacob Marley, alguien que en vida fue peor que él decide ayudar a su antiguo socio y amigo sacrificando una reducción de su condena en el mas allá, para enviarle a tres fantasmas con la esperanza que cambie de forma de ser.

Es una persona tacaña, ávara y cabezona, que cree que su forma de pensar es la correcta, llegando a ver normales muchas barbaridades que el susodicho suelta por su boca. Pero acabará descubriendo que estas, pueden volverse contra él.





Bob Cratchig: El empleado de Scrooge, explotado a la saciedad las máximas horas por un sueldo mísero. Tiene familia con muchos hijos, el más pequeño con una enfermedad degenerativa en las piernas, tratable pero con un alto coste monetario. Algo que es imposible pagar con el salario de Bob y sus hijos.

Pese a su pobre situación, es un hombre fuerte que no deja de ver esperanza en un futuro que pinta muy negro. Ejemplo para su familia, nunca se rinde e incluso cuando su mujer insulta a Scrooge, el la tranquiliza diciendo que todo saldrá bien.

El Sobrino de Scrooge: Lo opuesto a su tío, y no por ello deja de ser una persona con buena suerte en los negocios (No tanto como su tío, eso sí) Mas joven, con un espíritu alegre muy contagioso y siempre con un buen corazón, no se amilana ante su imponente tío y cada año lo invita a la comida de navidad.

Jacob Marley: El otrora amigo y socio de Scrooge es ahora un alma en pena condenada a vagar con unas cadenas que el mismo se forjó en vida haciendo actos de los que cualquier ser humano se avergonzaría: Robar a viudas, estafar a indigentes… Tras solo 10 años, ha comprendido que el calvario que le espera hasta cumplir su pena es algo que no quiere que su mejor amigo sufra y por ello manda a Scrooge 3 fantasmas, con la esperanza de que si antiguo amigo no se convierta en “compañero de celda”, y que aprenda a amar el mundo no por miedo a su condena, sino porque descubra que el mundo no es lugar para odiar.

El Fantasma de la Navidad Pasada: Representado como un mago blanco de aspecto tierno y a la vez puro e imponente, es el que llevará a Scrooge por su propio pasado. Es bastante taciturno y calmado, y pese a que sabe quien es Scrooge no deja de tratarlo con dulzura, sabiendo que es un alma perdida que tiene que volver a encauzar.

El Fantasma de la Navidad Presente: Representado como un gigante muy ágil, es hijo de una serie de mas de mil fantasmas gigantes, y es amante de la buena comida. Pero su misión esa noche, será la de llevar a Scrooge por Londres y enseñarle lo que esta pasando en esos mismos instantes.

El Fantasma de la Navidad del Futuro: Representado como un ser misterioso con capucha, solo se nos relata la presencia de un dedo de hueso que sobresale por la túnica negra. Muchos argumentan que es la misma muerte, ya que ese es el futuro de todo ser, pero nadie puede decir nada con seguridad.





Opinión Personal:

Casi siempre afronto con escepticismo aquellas obras literarias, cinéfilas o videojueguiles que la masa califica de “obra maestra”, pero desde que quise leer este libro, supe que esta sería una excepción que confirma la regla y me encontré con un escrito que roza la excelencia.

Y digo roza, porque hay un detalle que a mí no me ha gustado, y es que dos o tres veces en la historia, Dickens sobrecarga demasiado la descripción de por ejemplo, la cena de Bob y su familia. Lo que se podría resumir en “comieron pavo y pudding” pero algo mas largo, se convierte en dos páginas de relatar lo contentos que están con esa comida. Y aunque he de reconocer que lo relata con gran maestría, me parece que sobra. Y eso ocurre 3 veces en el relato, porque del resto como ya he dicho, todo es excelente.

Por ejemplo, la transformación de Scrooge esta bastante acertada. Diré que actúa en todo momento, como actuaría una persona normal en la visita de Jacob Marley. Podría decirse que todo esto le viene grande desde la aparición del mismo, y que fantasma tras fantasma, pasa del miedo, de la tristeza, del egoísmo, y de ser una persona reservada, a ser una persona buena. Normal, pero buena. No es que de repente sea un loco alegre, sino que empieza a ser mas amable y a ser una persona normal pero ante todo, bondadosa. Y es que lo que el libro viene a decirnos no es, que tenemos que ser buenos en navidad.

La moraleja es que nuestros actos tienen consecuencias, y que nuestro futuro no esta escrito. Solo depende, de nuestros mismos actos y de cómo queramos vivir nuestra vida.

Eso sí, pese a que su título diga “cuento” no es un libro que yo recomendaría a niños, ya que se emplean unos términos y escenas, digamos un poco fuertes para la mentalidad de un niño (Escenas que no spoilearé aquí). De 14 años para adelante, puede ser una buena edad.

Una lectura recomendada sin pestañear. Tanto si te gusta la lectura, como si no.

*Salvo una imagen, el resto si vísteis el índice veréis que son las mismas. pongo este anexo para disculparme, pero como sabréis, poner ilustraciones de un libro que no las tiene es harto complicado 😛