Opinión Personal: Movistar y la madre que los parió (Libre del contrato al fin)

 

En teoría este artículo lo iba a publicar hace tiempo. Pero esperé un mes por dos razones básicas.

1) Normalmente digo muchos tacos. En el humor que tenía hace un mes por esta compañía se hubiesen multiplicado las palabras malsonantes por 100.

2) Quería cerciorarme de que la pesadilla de verdad había acabado

Os preguntaréis ¿De qué habla este tío? Os diré que ya hace casi 3 años hice una migración de  tarjeta a contrato (Soy Movistar). ¿Las razones? Entre otras la diferencia de tarifas, el poder disponer siempre de tu teléfono para llamar, y la promesa de parte de Movistar, de que gastaría menos. Esto último no me lo creí del todo por si acaso. Pero, no sirvió de nada.





Comenzamos el relato de este calvario hecho telefonía.

Un día de Octubre me decido a dar el paso. Me personifico en la tienda MoviStar de mi pueblo, que tiene muy buena fama y poca gente ha salido descontenta de allí. Entro y expongo mis deseos al dependiente, que me pregunta lo típico. Si voy a domiciliar el pago mensual, que si traigo el número de cuenta y la cartilla, que si esto, que si lo otro… y me hace la proposición de que si quiero un móvil por menos de su precio normal. Yo usaba de móvil mi PDA, pero lo cierto es que hacía tiempo que estaba valorando el tener el teléfono separado de la misma para no dar tanta caña a la batería. Y dije que sí.

Me decanté por un Nokia 5200 que entre pitos y flautas (Su precio era de 156 euros) se me quedó en 18 euros. Toda una ganga. Le pregunté al dependiente que truco había y me dijo que ninguno, que era menor de 26 años, y que tengo mas de 10 años de permanencia en Movistar (Cierto, la tarjeta mía data de cuando existía Moviline :P) así que tenía acceso a numerosos descuentos. Acepté, firmé el contrato y para casa (Normalmente leo lo que firmo, pero el contrato era a letra -10 de tamaño, y yo tenía prisa) Ahora todo lo que firmo lo leo y si el que me hace firmar se tiene que esperar 4 horas, que espere.

¿Por qué digo esto? Porque sí que había trampa. Como muchos sabréis (Pero yo no sabía en su momento, cosas de no interesarme mucho por la telefonía móvil mas allá de las tecnologías de los aparatos) Si te dan un móvil con ayuda económica, te suscribes a un contrato de 18 meses de permanencia. Si quieres rescindirlo has de pagar EL IMPORTE TOTAL DEL TELÉFONO QUE TE DIERON MAS LOS “COSTES”. Aún me pregunto señores, que “costes” pueden superar los que les pagas con tan solo 3 facturas. Digo esto, porque a partir de un par de jugarretas muy sucias, quise darme de baja. La operadora me dijo que no había problema, pero que tendría que embolsar una cantidad de 235’50 céntimos en base al móvil de los cojones que me habían dado.

Seguimos con el culebrón: Cosas cojonudamente hijoputenses que te hacen al mudarte ya sea de contrato a tarjeta o viceversa.

Te lo resetean todo. Pero todo, todo. Salvo los servicios por los que pagues. Es decir, yo tenía un yavoy (El mismo que tengo ahora) y ese no me lo han quitado en ninguna migración, curioso. Pero sí que me han reactivado en los dos casos el buzón de voz, me han quitado el número mi favorito (para los que no lo sepáis, 1 céntimo el minuto o el sms para siempre a un numero concreto, mis cinco (Lo mismo pero con 5 números y 3 céntimos cada uno de ellos…) y si, son compatibles con cualquier plan de tarjeta o contrato de Movistar. ¿Por qué te lo resetean SIN AVISAR? Para que piques. Y yo piqué.

Llevo siendo usuario de Mi favorito de Movistar desde que se anunció el puñetero en televisión. Y casi siempre he tenido el número de una querida amiga de Lanzarote en el mismo, dado que solíamos hablar mucho tiempo (No me gusta el teléfono, lo veo útil solo para cuando no puedo quedar con la persona porque no esta en la misma isla que yo). Y nos pasamos una noche de unas 3 horas hablando por problemas personales de ella. Sin problemas. Y todo trascurrió con normalidad hasta que llegó la factura, de mas de 70 euros de importe. Casi no me da un infarto al ver que dicha llamada estaba por el orden de los 64 euros. Y más me asusté, porque hice otra en ese mismo verano a ella, por unas dos horas. Cuando llegó, efectivamente, 41 euracos.

 





 

Obviamente, fui a reclamar. Llamé al 609, que me remitió a la tienda donde pedí el contrato, que a su vez me remitió al 609. Cuando vieron que no podían marear la perdiz más, me dijo la operadora:

– “Es que usted NUNCA ha usado el servicio de mi favorito de Movistar, o eso me consta aquí. Debe saber que cuando se hacen migraciones todos estos datos se resetean. Si quiere le hago lo de mi favorito ahora”

– “No, señorita, créame que ya la factura se ha emitido. ¿Y puedo saber porque entonces no se ha borrado el yavoy por el que tengo que pagar 50 céntimos mensuales?”

– “Es que ese servicio es de pago, señor. Lo siento mucho, pero no puedo hacer nada”

Y así te dejan. Con el culo al aire. Consejo para todo el que lea esto: Guardad todos los sms de suscripción a un servicio, por muy chorras que os parezca. Así al menos podréis ir a la oficina de información al consumidor y denunciar estos cachondeos.

Otra: Resulta que en la cuenta de mi banco, yo apenas pongo dinero. Lo justo para pagar la letra del portátil mensual, y antes la factura del teléfono. Llegaba el importe en la factura, ingresaba la pasta y todos contentos. Pero resulta que una de las veces metí mas dinero del normal, y me desentendí. Cuando de repente me suspenden el servicio porque “no había pagado”. Con la mosca tras la oreja, llamo al banco y les pregunto por el estado de mis cuentas. Dicen que MoviStar se ha cobrado “parte del recibo, pero que faltaban, atención, 4 céntimos”. Yo pensé. Nada, voy ahora mismo y pongo 10 eurillos y que se suplan.

 



Y así es la vida empresarial, y solo te enteras hasta que te la meten doblada.

 

Pero a los pocos días, me llega una carta diciendo que si no pagaba en 4 días el importe de la factura, me suspendían la línea “in eternum”. Voy al banco y veo que los 10 euros siguen intactos. ¿Qué pasó? Que alguien se quedó los 17’20 euros que habían de saldo en mi cuenta (la factura de ese mes, era de 17’24), y digo alguien, porque tras estar 1 semana con el banco, y con MoviStar aún no sé quien tiene ese dinero. Tengo el extracto en el que sale que Movistar se cobra esa parte, pero ellos me insistieron en que no se habían cogido nada. Y nadie en su sano juicio denunciaría una empresa en España por 17 euros con 20 céntimos (Y menos un estudiando con recursos nulos para costearse un juicio contra una multinacional) ¿Resultado? Alguien se tomó unas cañas con mi dinero.

Y más sorpresas derivadas ¿Os acordáis que me suspendieron la línea? Pues por rehabilitártela te cascan 6’96 euros (IVA INCLUÍDO, te lo dicen, no sea que te estafen… ¬¬) Yo me supongo que tienen que llamar a Stallone, que este suba a una montaña cual máximo riesgo y active el repetidor exclusivo de mi móvil, porque sino, no me explico porque coño, por darme línea de nuevo me tienen que cobrar, y mas cuando todo ha sido un error por su parte. Eso sí, no te avisan de que te van a cortar la línea: A veces llega un mensaje diciéndote (Factura devuelta) pero no tardan 30 minutos en cortarte la línea tras ese mensaje, y a veces te lo envían a las 4 de la mañana, los muy cachondos.

Porque sí, yo asumí que era mejor esperar que me cortasen la línea, y estaba 3 semanas que dura el corte sin usar el teléfono. Y si, paga 6 euros, pero la semana restante como mucho gastaba un euro de teléfono ¿Conclusión? De los 20 euros mensuales que solía gastar, solo veían 7’96 euros, IVA INCLUÍDO (Lo pongo en mayúsculas porque cada vez que lo oigo me dan ganas de destrozar casas mínimo). En ese sentido era una pequeña venganza. Hasta que cumpliese mi contrato de permanencia y los mandase a tomar por culo.

 

Lo peor esta por llegar: Darse de baja.

 





 

He tardado casi un año en poder darme de baja. Todo el que se haya intentado dar de baja de un contrato ha de saber que escalar el Everest es mucho mas sencillo. Y no exagero. Las excusas que te dan son antológicas. Que si necesitan unos códigos que les da la central, que si en esos momentos sus servidores están en reparaciones (Eso sí, los de los pagos no se estropean ni una puñetera vez). También hubo periodos en los que yo tuve mil cosas en la cabeza, y tampoco quería llamar al 609 y que me detuviesen por improperios. Hasta que en Diciembre-Enero de este año se me hincharon las pelotas definitivamente. Llamé al 609 y les dije mi caso. Y añadí lo siguiente, textualmente

– “Miren, sinceramente: Estoy harto de ustedes. Podría pasarme a otra compañía de hace tiempo, pero os ha salvado que no quiero saber mas de contratos en mi vida. Pero una cosa te digo. Si hoy yo no soy usuario de prepago, me voy a otra compañía para que me migren de vuestro contrato a su prepago, y pago lo que haga falta para la migración, pero no a ustedes. Y no veis mi puto dinero ni en fotocopias ¿Me he expresado claramente no?”

– “Si, no se preocupe, en unos INSTANTES nuestro departamento de altas le atenderá. Le paso ENSEGUIDA”

No exagero en lo siguiente: 47 putos minutos. 47 putos minutos, con esa puñetera musiquilla de fondo de rock que te perfora los tímpanos y que se repite ¿Para que? Para ver si desistes. Pero algo deberían saber estos y es que tengo unos cojones más grandes que sus ganas de tocármelos. Al final me pasaron con ese agente, y lo mismo, intervalos de la musiquilla. Tras más de una hora y media, me dijo el tío que si no quería ofertas. Le dije que no, y volví a amenazar, porque parece que es de la única forma que esta gente entiende las cosas

– “No quiero tener que repetirlo. Yo quiero ser usuario de tarjeta hoy mismo. Si esto en menos de 5 minutos no esta tramitado, cuelgo y me voy a otra compañía a hacer una migración”

Eso funcionó. Me dijo que en una semana estaría todo en orden, y que mientras, el teléfono estaría deshabilitado.

Pero aún me tenían preparado un regalo de despedida. ¿Sabéis eso de que “te puedes dar de baja gratis si no tienes contrato vigente”? Falso. Tienen un derecho de cobrar por los servicios de dar de baja, que son exactamente 5’96 euros. Aunque he de decir que los pagué de buena gana, porque eso significaba el fin de estar atado a esos usureros.

 





 

Y sí, aun soy usuario de tarjeta de MoviStar ¿Qué porque? Porque Vodafone y orange tampoco son la panacea en tarifas y son igual de sucios. Yoigo sí que me llama, pero en Canarias apenas tienen cobertura. Y lo peor es mi caso: Yo mantengo el móvil vivo porque mi padre me lo exige para el coche, por si pasa algo, y razón lo le falta al hombre. Si yo no usase coche, mi número haría tiempo que se hubiese ido a tomar viento.

Si estas pensando en migrar a contrato, mi consejo es que ni te lo pienses. No accedas pero ni de lejos. Si eres de Movistar en prepago tienes cosas como Mi Favorito (Previo pago de 6 euros una sola vez, eso sí ¬¬) o Mis Cinco (La primera vez gratis si lo haces en la tienda, pero cambiar cada Número luego un euro en las 3 categorías –llamada, sms y mms-, vamos que si quieres cambiar los 5 multiplica 5×3 y te salen 15 preciosos euros), pero que pueden hacer que el saldo de 10 euros te dure un mes o más. Y estoy seguro de que habrá cosas similares en las otras compañías.

Si ya eres contrato, te recomiendo muchísima cautela con todo lo que tenga que ver con tu dinero. Vacíos legales hay por todos lados y ellos se aprovechan del más mínimo. Por ejemplo, las llamadas en teoría no tienen que pagar IVA, pero ahí esta, que nos lo cobran por cada llamada.

Para terminar diré que en España estamos atrasados no solo en esto de las telecomunicaciones, sino en todo por varias razones:

La primera es por las compañías sacacuartos como Movistar a las que les encanta sablar y no dan ni un puto regalo a sus clientes (Ya.com me regaló un pendrive de 1GB por haber estado con ellos 4 años y cada año con ellos, me rebajan 3 euros la factura de los mismos (Hasta un mínimo de 30 euros según tengo entendido), MoviStar ni me rebajó un euro de la factura mientras fui de contrato, y en 10 años que fui cliente de tarjeta regalaron 4 recargas contadas de 2 euros y arreando)

Son tan usureros, que su servicio de llamadas y ADSL reaccionó DOS AÑOS MAS TARDE a las ofertas de otras telecom de llamadas gratis, y porque se les iban clientes (Yo fui uno de ellos)

 





 

La segunda por la gente, que opina que la tecnología es cosa de frikis, y “¿Para que queremos mas ancho de banda si con el que hay puedo ver el yutub y chatear con mi Paco en el yahu?”

 

Sin Esperanza (Por Lizzie)

 
 
Todo es el fin.
Alcanzar tus más profundos sueños es morir al final
Cuando estás a punto de obtenerlos una amenaza mortal

Amar tiene sus consecuencias,
Que triste es mi vida
Cuando no puedo aspirar a mis deseos más ocultos.
Que triste es mi existencia
Cuando no puedo vivir mi propia vida.
Clamar el cielo, llorar, no sirve de nada
Porque la condena seguirá ahí a donde vayas.
Querer, amar, odio y frustración
nunca pensé que estas palabras pudiesen ir unidas
cuando son tan opuestas

¿Cuál es la salida a este tormento?
¿Te sigo amando y mintiendo, o digo la verdad…
… y muero?

El dolor que siente mi alma supera a cualquier felicidad
que yo pueda sentir
Mi vida no tiene sentido, ya mi ser no alberga esperanza
Ya de nada sirve.
Arrebátame toda mi felicidad
Quítame todo a lo que amo
No dejes vivo ningún sentimiento mío
No quiero sufrir… déjame morir

Si ese es mi destino que así sea…

Amor, yo te clamo

¡¡Maldita sea el momento que deseé conocerte!!
¡Maldito el momento que me deje llevar!
¡Maldito el momento en el que me diste una cara y unos ojos!
¡Maldito el momento que me deje cegar
por completo sin saber como esto iba a acabar!!
¡Maldito todo lo que Sentí, que siento, y que sentiré
¡Malditas horas en velas que pasé pensando en ti!
¡Malditos los dulces sueños que me hiciste sentir¡
¡Malditas las horas que malgasté amándote en silencio!
¡Malditos los que con rencor, ira y envidia
intentan evitar que este a tu lado!
¡Malditos todos ellos!

Dios mío yo te pido ¡Termina estas injusticias!
Tu viniste para darnos amor y aprender a amarnos
¿Donde esta entonces el amor? Yo no veo en nadie ese
Sentimiento, Deja que se abran sus corazones te lo pido
Haz que aprendan a amar… Ayúdame a salir victoriosa…
No me dejes caer… Por favor, no me dejes caer…
Confío en ti.

 
 

 
 
Bueno, aquí tenemos una colaboración, la primera externa no solo de Gamefilia, sino de cualquier blog. Y es que la que escribió esto a la que llamaremos Lizzie, no tiene un blog, pero es muy buena reando poemas o como en este caso, un soneto en estilo libre bastante descorazonador. Lo que mas me gusta, es que seguro que cada persona le encuentra un significado distinto y lo enfoca según sus vivencias en el momento que lo lea.

Mil gracias Lizzie, por este hermoso soneto ^^ Y perdona que haya modificado alguna que otra parte para hacerla mas pequeña, pero es que sino no me cabían algunas de las frases para que concordasen las mismas 😉

¡Saludos y espero que os guste tanto como a mí!

Reflexiones: Con el tiempo, los buenos recuerdos prevalecen…

… y los malos, se van.

Son las 2:25 de la mañana, y acabo de estar hablando con una gran amiga, muy especial para mí, que me ha dado una pequeña gran colaboración que publicaré mañana. La susodicha me recuerda a mí hace unos años… y a esa frase. Y es por eso, que esta reflexión se la dedico a ella.

Nuestra vida tiene más momentos buenos, que malos. Esta afirmación me la refutaría el 90% de las personas, pero ninguna con argumentos convincentes ¿Por qué? Pues tiene una fácil explicación.

La raza humana es pesimista a más no poder. Hasta los mismos optimistas tienen problemas para defender su postura, pero es por la sencilla razón de que a todo el mundo le gusta creer que su vida es un auténtico drama en el que son los mas sufridores del mundo y necesitan salir por ellos mismos. No entraré en la “demagogia” (Como odio esa palabra) de decir “es que no nos damos cuenta de que los de Birmania viven peor” porque es absurdo.





Es tan absurdo como creer que todo el mundo en las casas llora cada vez que ocurre en el mundo un desastre. No confundamos solidaridad, con tristeza, porque si a mí alguien me dice que siente lo mismo cuando oye un huracán en X sitio, que si se le muere un familiar, lo llamo mentiroso o mentirosa sin pestañear.

No es ese al punto al que quiero ir. Lo que quiero compartir con vosotros es la certeza, de que la palabra felicidad esta, como diría un gran amigo, sobrevalorada. Tendemos a asociar “momento feliz” con “momento en el que besamos a nuestra novia, salen fuegos artificiales y suena la BSO de Ghost mientras la miras y sus ojos brillan…”. Para mí eso es simplemente un momento mágico.

Pero tendemos a olvidar el hecho de que tenemos muchas muestras diarias de cariño, quizá de otras fuentes a las que no damos anta importancia conscientemente: un amigo que te llama para ver como te va, cuando llega un familiar a tu casa para visitarte y te da dos besos preguntándote como te va… incluso cuando ayudas a tu madre fregando la losa, estas haciendo feliz a alguien y por ende tu te sientes contento de sentirte útil y de saber que ayudas a la felicidad de otra persona.

Esto se basa en que somos egoístas. Se que es algo en lo que me repito mucho en estos escritos, pero es la verdad, pura y real. Y en que no sabemos lo que tenemos hasta que lo perdemos o amenaza con irse. He oído tristemente a mucha gente decir cuando enferma un familiar o amigo, que ojala lo hubiesen visto más veces. Las palabras se las lleva el viento, lo que se tiene que hacer es sacar un poco mas de nuestro tiempo para pasarlo con nuestros seres queridos. Descubriremos que ese tiempo estará igual de bien empleado que si nos ponemos a ver la TV.

Lo mismo en el amor. Todo el mundo tiende a creer que “ha sido buen o buena novia y que la culpa es del otro”. Pero con el tiempo vemos que la frase “ambos tienen razon, ambos se equivocan” esta mas que justificada (Personalmente con una ex mía sola no comparto esta frase), pero el tiempo a mí me ha hecho ver no solo que yo cometí muchos fallos que a la larga lastraron mi relación, sino que había mas momentos bonitos de los que yo recordaba.

Es algo muy doloroso, descender al fondo de nuestra alma, ver y enfrentar nuestra oscuridad, nuestros fallos y temores y reconocer que nosotros tuvimos algo de culpa en lo que pasó. Pero siendo sinceros yo no cambiaría mi pasado, ni es mi intención volver con nadie. Precisamente lo que ha ocurrido a lo largo de mi vida, es lo que me ha hecho ser quien soy y recordarme que tengo que luchar por lo que quiero, aunque nunca sea seguro que triunfe. Solo sé, que mis acciones me definen, y que aunque todo pinte negro, no todo es de ese color, ni lo fue. Rachas buenas y rachas malas siempre las habrá, pero las cosas, tomen la dirección que tomen, siempre van a la dirección que han de ir.





Pensadlo por un momento, aquella persona con la que rompisteis, aquel amigo o amiga con el que os peleasteis ¿No se acabaría la relación porque aquello no daba para mas, y porque era lo mejor para los dos? Pero seguro que si ahora echas a recordar, recordarás momentos mágicos que no cambiarías por nada en el mundo. Tu primer beso con ella o él, aquella vez que veíais una película juntos, cuando jugabas con tus colegas a un juego de mesa… estas cosas son las que me hacen creer que no existe un destino escrito, porque es absolutamente innecesario: las aguas de los ríos siempre vuelven a donde tienen que estar. Si algo funciona, no se estropeara.

Recuerda, incluso en tus momentos mas sombríos mirarte y reconocer tus propios errores. Hacerlo hará que crezcas como persona, pero también quitará la vista negra que te impide ver aquel pasado como algo que nunca volverá, o algo que nunca volverás a sentir.

Nunca es una palabra muy grande, que nunca se llega a cumplir. Ten fe, se paciente y no busques los momentos… deja que lleguen y entonces sí, disfrútalos como si fuesen los últimos.

Con el tiempo, los buenos recuerdos prevalecen y los malos, se van.

 

Mass Effect: Close Encounters (Por RikkuInTheMiddle) -Parte 4-

 
 
Capítulo 12

 

– ¿Te apetece una copa? – el joven soldado sonreía con su dentadura de un blanco perfecto intentando seducirla.

– No, gracias, – dijo ella señalando a un hombre de mediana edad, cepado y musculoso – Mi padre, aquel de allá, no me deja beber alcohol hasta que no cumpla la mayoría de edad, ¡hola, papá! – gritó en tono cantarín, agitando la mano, saludando a aquel hombre, que por cortesía, le devolvió el saludo.

– Eh… no sabía que eras menor, – le respondió el muchacho – bueno, ya nos veremos…

El Flux era uno de los lugares más concurridos de la Ciudadela, un lugar donde se podía tomar una copa tranquilamente o jugar a las máquinas de quásar, actividades ambas prohibidas para un menor de edad, a quienes estaba restringido su acceso. Si aquel soldado, como otros dos antes que él, hubiese utilizado el cerebro en vez de pensar con otra parte de su cuerpo, se habría dado cuenta de que ni aquel hombre de mediana edad era su padre ni ella era menor. Por suerte o por desgracia para Lizzy, las hormonas eran más poderosas que el raciocínio humano, pensó. Aquel era un buen lugar para ahogar las penas y para esperar a que llegara la hora de la cita con uno de los funcionarios de la embajada, Arnold Bosker, el que se encargaba de la repatriación de los cuerpos de los marines muertos en Eden Prime.

Desde su accidentado rescate en Trebin, las cosas habían ido de mal en peor para Elizabeth Sánchez. En la SSV Varsovia, mientras permanecía en la enfermería de la nave junto a sus dos compañeros de la Orleans, ambos en coma, se le había comunicado que Eden Prime había sido atacada por los geth. El número de bajas entre los marines aún estaba por contabilizar y el de los cíviles muertos durante el ataque tardaría meses en poder concretarse. Aquella noticia había sido mucho más dolorosa que cualquier herida física: por lo que sabía, todos sus familiares, padres, hermanos, tios,… podían estar muertos y ella no había podido hacer nada por evitarlo. Se echaba en cara no haber ido a visitarlos en su último permiso y ahora, nunca más podría volver a ver sus caras sonrientes, nunca más. Encima, por alguna razón que desconocía, a ella y al resto de los supervivientes de la Orleans se les había trasladado a la Ciudadela en lugar de repatriarlos directamente a Arturo, destino que originariamente tenía la Varsovia, obligando a la nave a desviarse de su ruta. Además, y a pesar de que ella ya no necesitaba muchos más cuidados, puesto que su pierna evolucionaba perfectamente, también había sido trasladada junto a Simmons y Sareyev a aquella clínica tan lujosa del Presidio, de la que habían tardado casi tres semanas en darle el alta.

Durante su estancia en la clínica, había recibido en varias ocasiones la visita de aquella asari enfundada en su traje negro ajustado, preguntándole sobre la extraña escapada que Simmons y Dalsem habían hecho. Poco podía explicarle ella, puesto que enseguida le habían subido a la enfermería de la Varsovia, y es más, si lo hubiese sabido, les habría acompañado, pasase lo que pasase. En cierto modo, y a pesar de que casi habían muerto, se arrepentía de no haberles acompañado, como si hubiese sido capaz de evitar lo inevitable.

Lo curioso de aquellas visitas era que, al menos las primeras veces, el embajador Udina había acompañado a la asari y en un par de ocasiones le había ordenado que colaborara en todo lo posible con ella. Parecía muy interesado en aprovechar cualquier ocasión que le permitiera ganar influencias en las altas esferas políticas, aunque fuese a costa de los demás. Sin embargo, su interés, y el de la asari, se centraba básicamente en la teniente, pero no así en Sareyev, al que ignoraron por completo, por ser ella la oficial al mando, supuso Lizzy. Otra cosa que la tenía en ascuas era el hecho de que, si bien ambos se habían visto afectados por la explosión o lo que fuera que les ocurrió, sólo la teniente estaba realmente grave y su implante biótico había tenido que serle retirado y reemplazado por uno nuevo: quitárselo sólo habría supuesto que su sistema nervioso se viera afectado de por vida, dejándola como un vegetal. En cambio, los de Sareyev, unos implantes inactivos que tenía desde niño, apenas se habían visto afectados y, dado que eran residuales, ni siquiera se habían planteado extirpárselos. Además, su coma no era tan profundo como el de la teniente, y como decía la doctora cuando Lizzy le preguntó, sólo era cuestión de días que recuperara completamente la conciencia. El problema es que, cuando lo hizo, se escapó de la clínica.

Cuando finalmente le dieron el alta, Lizzy acudió primero a la embajada de la Alianza para preguntar por Sareyev. Allí la remitieron a la Seg-C, para que pusiese la denuncia de la desaparición, pero a la vez no le dieron muchas esperanzas de poderlo encontrar: era un hombre adulto, no había cometido ningún crimen y la Ciudadela era demasiado grande para empezar a buscar sin ninguna referencia. Con tanta gente, era como buscar una aguja en un pajar. Pero gracias a sus visitas a la Seg-C, había descubierto otra cosa: Dalsem estaba allí, encerrado en una celda. En varias ocasiones había insistido en verle, pero los guardias se habían negado en rotundo, y más sin un permiso del embajador, que por supuesto no se lo iba a conceder. Sin familiares y sola en aquella mega estación sin poderse reincorporar al servicio activo por orden expresa del almirantazgo, lo único que la ataba con su vida anterior era la teniente, a la que procuraba visitar cada día desde que le dieron el alta.

Su visita al señor Bosker tendría que esperar. Al fin y al cabo ya sabía lo que le iba a decir, que aún se estaban identificando los cadáveres y que era imposible saber a ciencia cierta a quienes pertenecían muchos de ellos. Haría falta un análisis genético para una identificación positiva, y ¡había tantos! Las explicaciones del señor Bosker parecían bastante creíbles pero había rumores de que había algo más que las autoridades no estaban contando: habían muchos más desaparecidos que cadáveres, como si esas personas se hubiesen evaporado de repente.

No tenía ganas de pensar en ello. Dio el último sorbo a su copa, un brebaje elcor con un sabor similar a la cerveza de malta, y se despidió del volus que limpiaba la barra, dispuesta para ir a visitar a la teniente. No esperaba que estuviese despierta pero al menos, el aire esterilizado que se respiraba en la clínica la relajaba impidiéndole pensar en sus propias desgracias. Además, la doctora salariana había resultado ser una compañía bastante divertida, a pesar de su aire de profesionalidad. Cuando llegó, ya era bastante tarde y el horario de visitas estaba a punto de concluir.

– Llegas tarde, no se puede pasar. – le dijo la doctora con aquella forma de hablar tan acelerada, como todo su metabolismo, que tenían los salarianos.

– Anda, venga, – le suplicó Lizzy – y luego si quieres te invito a una copa en el Flux – aunque acababa de estar allí, no le importaba tomar una copa más, una de las tantas que ya llevaba en el cuerpo desde que se había levantado esa mañana.

La doctora pareció dudar unos instantes, pero luego se limitó a decir:

– De acuerdo, pasa, pero te vas a llevar una buena sorpresa.- le respondió la doctora manteniendo el suspense.

Al entrar, las luces habían sido atenuadas para facilitar el sueño de los pacientes, pero a pesar de eso, Lizzy no tuvo problemas en encontrar la cama de la teniente Simmons puesto que ya se conocía al dedillo la disposición de la sala. Para su sorpresa, Simmons no estaba dormida, sino incorporada en su cama, mirando por la ventana que daba al exterior, a la plaza del Presidio, con la estatua de un relé en miniatura que dominaba el estanque.

– ¡Estás despierta! – exclamó Lizzy corriendo hacia ella para darle un gran abrazo.

– ¡Ey, tranquila! – le respondió Ellie todavía dolorida. El nuevo implante todavía era reciente – ¡que aún me duele!

– Perdona, es la emoción. – se disculpó la joven – Pensaba que no te iba a volver a ver jamás.

– Hace falta mucho más que una descarga neural para acabar conmigo. – le respondió sonriendo mientras se palpaba la nuca, donde aún notaba la cicatriz reciente de la operación.

– ¿Cómo te encuentras?

– Como si tuviese resaca después de una noche salvaje, pero por lo demás estoy bien. ¿Sabes algo de Sareyev?

Lizzy negó con la cabeza.

– Se escapó de la clínica a la semana de estar aquí. – le respondió cabizbaja. Era obvio que le tenía un gran aprecio a Sareyev – No sé nada de él. Han detenido a Dalsem. – apostilló – ¿Crees que ha hecho algo malo?

– No, no creo. – aunque apenas conocía al quariano, lo conocía lo suficiente para saber que no era un criminal – Lo tienen retenido por lo de Trebin…

Entonces cayó en que la asari no debía ser tan estúpida como para no tenerla vigilada las veinte horas del día. Seguro que tenía escondido algún dispositivo que registraba cualquiera de sus movimientos, al fin y al cabo, los espectros tenían potestad para hacer eso y mucho más. Sin previo aviso, tomó la mano de Lizzy. Cualquiera que viese la escena pensaría que eran dos amigas en un momento de confidencias privadas pero la verdad era que la teniente estaba explicándole todo lo que había ocurrido con un sencillo código morse, que todo soldado de la Alianza debía conocer, golpeando suavemente la palma de la muchacha con el dedo corazón. Instantes más tarde, la conversación silenciosa terminó con un abrazo amistoso y un hasta mañana.

 

Capítulo 13

 

Al día siguiente, la asari había sido tan puntual como prometió. A Ellie le habían ofrecido ropa de paisana, puesto que no se encontraba de servicio para llevar el uniforme, y para que pasara desapercibida durante su visita al Seg-C: Yleanna no quería que llamara demasiado la atención. Juntas subieron a un Rapidtrans en dirección a la sede del cuerpo de seguridad de la estación y durante el trayecto, ninguna de las dos abrió la boca, lo cual extrañó a la teniente, era obvio que la espectro tenía la mente en otras cosas.

Yleanna estaba sumida en sus propios pensamientos. Aunque sólo fuera una simple prostituta, la muerte de aquella asari seguía siendo inexplicable, al menos para ella. Además, no podía quitarse de la cabeza la sensación de que algo malo iba a pasar y que todo aquello, la traición de Saren, los geth, lo de Trebin, estaba de alguna forma relacionado. Era sólo una sensación, pero como muchas veces le había dicho la matriarca Leisia, las percepciones, por irracionales que pudieran parecer, se acercaban muchas veces a la verdad. Pero aunque la espectro estuviera tan absorta, no lo estaba tanto como para no notar que otro vehículo las estaba siguiendo.

Al llegar a su destino, en la Seg-C, nadie les estaba esperando, ni siquiera el Ejecutor Pallin, que parecía querer llevar todo el asunto de la visita con la mayor discreción posible. Mejor, pensó Yleanna. No le gustaba que Pallin se inmiscuyera de esa forma en los asuntos del Consejo, y cuanto menos supiera al respecto mejor, aunque el turiano era un individuo muy perspicaz, don éste que le había hecho escalar puestos rapidamente hasta llegar al de ejecutor, sería dificil seguir manteniéndolo en la inopia. La espectro avanzó por el pasillo, repleto de transeuntes ociosos que hablaban entre sí sobre disputas, denuncias y ese tipo de problemas y minucias de los que solían hacerse cargo en la Seguridad de la Ciudadela, y giró hacia uno de los pasillos laterales menos transitados. Allí, de repente, sin previo aviso, después de comprobar que no había ningún testigo presente, se giró sobre sí misma agarrando del brazo a la persona a la que llevaba tiempo notando que la seguía, retorciéndoselo detrás de la espalda. La presa había sido ejecutada en apenas unas décimas de segundo, demostrando la efectividad de la espectro asari en el combate CRC.

– ¡Suelteme! – gritó la muchacha.

– Creo que no. – le respondió en un tono calmado que denotaba superioridad y control de la situación – Tal vez debería romperte el brazo, por estúpida. ¿Eso es todo lo que os enseñan en la Alianza?

La cabo Sánchez dejó escapar un gruñido de rabia y frustración. Podría haber intentado zafarse, y con otro adversario seguramente lo hubiese logrado fácilmente, pero aquella asari era un espectro, y estos estaban rodeados de un halo casi de leyenda ante los ojos de los simples mortales. Aparte del hecho de que, seguramente, como espectro, tenía un entrenamiento en combate muy superior al suyo, Sánchez también temía posibles represalias si intentaba defenderse, de modo que se limitó a dejarse apresar.

– ¡Sólo seguía a la teniente! – aulló a causa del dolor – ¡También quiero visitar al quariano! ¡Le debo la vida!

Poco a poco, pero sin soltarla aún, Yleana fue aligerando la presión sobre el brazo para permitirle responder sin coacciones. Era obvio que ambas mujeres lo habían planeado todo con antelación, aunque aún se le escapaba cómo lo habían logrado con la cantidad de cámaras que había en la clínica de las que había ordenado que le enviaran las grabaciones personalmente. Ahora, eso ya no importaba, le acababan de pillar los dedos de tal forma, que aunque no lo desease, tendría que permitir que la suboficial les acompañase.

– Esta bien, – dijo la espectro soltándola – aunque podría hacer que te detuvieran – sonrió a pesar de que ella sabía, como las dos humanas, que no podía detener a ningún soldado de la Alianza sin una causa justificada, y vagar por los pasillos de la Seg-C desde luego que no lo era – o simplemente matarte con mis propias manos, porque tengo potestad para ello, dejaré que vayas con la teniente a visitar al quariano, siempre que me prometas que te quedarás callada.

Lizzy asintió. Las tres mujeres recorrieron juntas los angostos pasillos de la Seg-C sin saber que, al menos ese día, no llegarían a su destino. La actividad frenética de la multitud de personas que se agolpaba, entre agentes y detenidos, aumentaba a medida que se acercaban al atrio central, vidas anónimas cada una de ellas con sus propios intereses y motivos vagando sin rumbo fijo. Sin perderlas de vista, la espectro asari las dirigió hacia el sector donde se encontraban las celdas, en el subsótano, un lugar aséptico y limpio que distaba mucho de la imagen que tenían las prisiones en las colonias o en la Tierra, pero entonces, cuando se disponían a enfilar las escaleras, alguien la agarró del hombro. Instintivamente, la asari intentó zafarse y apresar a su atacante, pero el misterioso individuo se escabulló retrocediendo unos metros. Todo había transcurrido en décimas de segundo, el tiempo suficiente para que su pupila se centrase en su objetivo y pudiera ver con claridad quién era su contrincante. Lo que vió la dejó estupefacta.

– Lo siento, – respondió el joven turiano – no era mi intención sobresaltarla de esa forma, pero tengo una nueva pista sobre el caso.

Aún sin poder asimilar que un novato de la Seg-C como Sirius Karekian hubiese sido capaz de esquivar su contraataque con aquella velocidad y maestría, Yleanna tardó unos segundos que le parecieron eternos en contestarle.

– ¿Qué sucede Sirius? – dijo la asari mientras el sudor empezaba a deslizarse por su frente.

– Tengo nueva información que puede ayudarnos con el caso N’Argan. – hizo una breve pausa esperando la aprobación de la espectro, que le indicó con un gesto que continuara con la narración – Acaban de denunciar un altercado con otra asari, en los Distritos, tal vez otra posible suicida…

– Sirius… Ahora no es el mejor momento – le respondió mirando de reojo a las dos humanas – para seguir a ciegas una intuición que puede no tener nada que ver con el caso…

– Pero ¿y si está relacionado? – le contestó el turiano ligeramente contrariado – ¿y si hay alguna razón para esos suicidios?

La espectro asari permaneció unos segundos en silencio, reflexionando. Algo en su interior le decía que, aunque no obedeciera a ninguna lógica, existía un nexo común aún inexplicable para los suicidios. Por otro lado, cancelar la visita programada al quariano le parecía una buena forma de resarcirse por la trampa en la que ambas humanas le habían hecho caer, una especie de venganza dulce y sutil. Sonrió maliciosamente.

– Está bien. Es una pena pero tendremos que anular la visita, – dijo mirando a Simmons – lo lamento en el alma.

– No importa, iremos con usted. – le contestó Ellie sin dejar de sonreír. Aunque podía parecer un gesto inocente, en su fuero interno, la espectro sabía que la teniente estaba disfrutando dejándola en evidencia – Supongo que podemos acompañarla y esperarla. Al fin y al cabo, no tenemos nada más que hacer, ¿verdad Sánchez?

La cabo asintió con la cabeza, de forma cómplice.  

Los siguientes diez minutos, el tiempo que tardó el RapidTrans en llevar a los cuatro extraños a su destino, fueron un verdadero calvario para Yleanna que veía como, sin quererlo, había perdido el control de la situación, y eso, como miembro de los Espectros del Consejo de la Ciudadela, la frustraba. Era una señal de que tal vez, sólo tal vez, en realidad no estaba preparada para serlo. Ni siquiera era capaz de imponer su autoridad ante un par de humanos, suspiró, ¿cómo iba a imponerse en una situación crítica?

El vehículo se detuvo cerca de la multitud que se agolpaba a la entrada del hotel El Circulo Rojo, un local de mala muerte en el que el propietario, un volus entrado en años, hacía la vista gorda ante cualquier tipo de clientes y sus perversiones, pero ahora les esperaba asustado a la entrada de su negocio.

– ¡Ya era hora! – les espetó en el tono asmático característico de los volus, producto del respirador del traje ambiental que les permitía vivir en una atmósfera, la de la Ciudadela, tan diferente a la de su planeta natal – ¡Se ha… vuelto completamente loca! ¡Hagan algo… antes de que acabe con mi local!

Con un gesto, Yleanna le indicó a Sirius que desenvainara su pistola mientras ella hacía lo propio.

– ¿En qué piso está? – preguntó la espectro.

– En el piso 77… puerta 12 – le respondió el volus señalando la puerta del ascensor central. Aunque fuese un hotel de mala muerte, la mayoría de edificios de los distritos tenían su propio ascensor por su altura, una forma de aprovechar el escaso espacio del que se disponía en la Ciudadela, con una población que no dejaba de aumentar día a día.

Con una breve señal, la asari ordenó al turiano que le siguiera y ambos subieron en el ascensor con la esperanza de llegar a tiempo. Al llegar al piso 77, el hall de entrada a las diferentes habitaciones parecía una zona de guerra asolada, con multitud de muebles y otros enseres destrozados, como si alguien se hubiese dedicado a lanzarlos por los aires. La puerta de la misteriosa habitación numero 12 estaba abierta de par en par, y de su interior se escapaban los alaridos de terror de alguien. Con sumo cuidado, para no asustar aún más a aquella persona, Yleana y Sirius entraron en la habitación sigilosamente, sin dejar de apuntar a su objetivo. Éste, una asari bastante joven, se encontraba acuclillada en mitad del salón, vacío de todo mobiliario, con el rostro hundido entre sus propias manos, sollozando y balanceándose rítmicamente adelante y atrás.

– Tranquilícese, – le susurró Yleanna en el tono más calmado y tranquilizador de su repertorio – hemos venido a ayudarle.

– No lo entiende…  – le respondió la asari en un tono de voz que ponía los pelos de punta – ¡¡Todos estamos muertos!! ¡¡No hay futuro!!

Mientras pronunciaba estas palabras, la asari se irguió en un movimiento espasmódico girándose hacia su interlocutora. Entonces la espectro se dió cuenta de lo que estaba pasando realmente. La muchacha tenía los ojos en negro: estaba todavía en trance, de uno del que no había conseguido salir por su propio pie y cuya visión le estaba consumiendo. Sin apenas tiempo para poder reaccionar, la asari se echó encima de la espectro, agarrándole la mano en un breve contacto, pero lo suficiente para hacerla entrar a ella también en aquel proceso místico.

El mundo desapareció de repente en medio de convulsiones mientras se convertía en testigo mudo de una visión escalofriante en la que millones de hileras de extraños postes cubrían toda la superficie hasta donde alcanzaba la vista. En esos postes, o mejor dicho, empalados en ellos, millones de seres se retorcían chillando a la vez con sus millones de bocas, mientras una luz rojiza lo inundaba todo, una luz que no correspondía a ningún atardecer sino a la provocada por millones de incendios que cubrían la atmósfera de un humo negruzco. Lo peor era que, lejos de sentir miedo o asco, contemplaba la escena fríamente como si nada de ello le importara, como si sólo le interesasen los beneficios, los beneficios de esa cosecha macabra. Horrorizada por ese pensamiento, Yleanna trató de gritar pero no tenía pulmones. Después, simplemente se desmayó.

Cuando finalmente despertó, lo hizo al lado del cuerpo ensagrentado de la otra asari, que descansaba en un charco de sangre que le manaba de un agujero de bala en la frente. Junto a ella, de pie, Sirius temblaba de la tensión, con la pistola reglamentaria aún humeante en la mano.

– No tuve elección… – balbuceó – Gritabas de dolor y yo…

 

Capítulo 14

 

Simmons observaba como el cuerpo rechoncho del volus se movía y agitaba nerviosamente, yendo de un lado para otro. A pesar de lo dramático del caso, a Ellie le resultaba una imagen bastante cómica pero trataba de disimular como podía intentando parecer todo lo seria que una oficial de la Alianza debería. Lizzy, en cambio, era incapaz de disimular o evitar que se le escapase la risa.

El volus prefería ignorar la afrenta: estaba demasiado ocupado como para hacer caso de aquellas dos humanas insolentes. La inversión de toda una vida podía irse al garete si aquella asari cometía alguna locura como matar a un cliente o suicidarse. Eso le daría una mala reputación a su local – nadie querría pasar una noche allí, en un sitio con tan poca seguridad – por no hablar de las perdidas que implicaría una investigación oficial de la Seg-C. No podría abrir en semanas, tal vez meses, y todo por un simple incidente sin importancia que se le había ido de las manos. Si salía de ésta, lo tenía claro, iría con mucho más cuidado a la hora de restringir el acceso a algunos clientes. Por otro lado, ya hacía un buen rato que la espectro y el oficial de la Seg-C habían subido por el ascensor, pero aún no habían dado ninguna señal de que todo estuviese controlado.

– Perdone, – la voz dulce de una de las humanas interrumpió sus pensamientos – ¿este edificio tiene algún otro ascensor para subir?

La pregunta le pilló por sorpresa, pero, sin pensarlo demasiado, el volus le respondió:

– Por detrás… hay un ascensor de servicio,… es pequeño… pero cumple su función.

Con un gesto, Ellie indicó a la cabo que la siguiera hasta el ascensor de la parte trasera. Disimuladamente, para no ser confundidas con clientas del hotel, las dos mujeres entraron en el ascensor de servicio, mucho más estrecho e incómodo que el principal, y comprobaron el panel de mando. El último de los pisos hasta los que el viejo ascensor subía era el número 70, por lo que el resto del camino hasta la planta 77 tendrían que hacerlo a través de una escalera de emergencia. Resignadas, pulsaron el botón correspondiente y el elevador inició su alocada carrera hasta el piso superior. Al llegar allí, efectivamente, una escalera oxidada con un ángulo de inclinación imposible les esperaba: el resto de la ascensión no iba a resultarles tan placentera.

Cuando ya estaban a mitad de camino, un disparo rompió el silencio. Por el sonido sólo podía tratarse de una pistola, seguramente de alguno de los dos oficiales a los que habían acompañado, lo que significaba que debían darse prisa aunque, desarmadas, poco podrían hacer para ayudar. Entonces, sin apenas poder reaccionar, un extraño, un individuo encapuchado, les salió al paso atropelladamente. Sin duda, estaba huyendo de la escena del crimen por lo que, en un acto casi reflejo, la teniente consiguió agarrarlo fuertemente del brazo, de modo que si quería huir tendría que arrastrarla con él. El encapuchado, entonces, contraatacó intentando golpearle el brazo para soltarse, pero Ellie consiguió esquivar el golpe y agarrar con más fuerza aún la manga de aquella chaqueta. Finalmente, el extraño estiró con todas sus fuerzas hacia adelante intentando desestabilizarla pero en lugar de eso lo único que consiguió fue que la manga se rompiera a la altura del codo, liberándose por fín y huyendo a toda prisa por las escaleras.

Lizzy trató de seguirlo, pero el encapuchado era demasiado rápido incluso para ella, y al llegar al rellano de la planta 70, éste ya se había desvanecido como un fantasma. Simmons abrió el puño que había mantenido cerrado desde la pelea: el sospechoso se había dejado un pequeño regalo en forma de trozo de tela ordinaria pero que contenía una buena cantidad de ADN, suficiente para una identificación positiva. Resignadas, continuaron su ascensión hasta el piso 77, donde contemplaron una escena sobrecogedora: el cuerpo de una asari yacía en medio de la habitación número 12, muerta, y a su lado, la espectro Yleanna Viso se retorcía en el suelo a causa de las convulsiones, mientras el turiano, en estado de shock, seguía apuntando al vacio con su pistola reglamentaria.

Yleana aún tardó casi un minuto en recuperar la consciencia, tiempo suficiente para que Sirius recuperase un poco la compostura y pudiese explicarles lo sucedido. Al parecer, la asari les había intentado atacar estando aún en trance y al hacerlo, había sumido en el mismo a la espectro, que había quedado inconsciente. Aterrorizado, el turiano se había dejado llevar por los nervios y había disparado a la asari, matándola. Ellos no habían visto a nadie salir de allí, pero no había duda de que la visita de los dos agentes había pillado al sospechoso por sorpresa y al verlos venir había intentado huir por la única vía de escape que le quedaba, la escalera de emergencia. Estaba claro que el misterioso desconocido tenía algo que ver, pero ¿con qué crímen?

Minutos más tarde, una unidad especial del Seg-C hizo el levantamiento del cadáver y todos los implicados en el altercado, sin excepción, fueron llevados allí para tomarles declaración. Resultaba irónico que el día, que había empezado con una visita a la Seguridad de la Ciudadela, acabase también allí, y no precisamente de la mejor de las maneras.

Sirius Karekian, como oficial a cargo de la investigación tuvo que rendir cuentas en el despacho del Ejecutor Pallin. La suya no era una posición cómoda. Se había extralimitado con el uso de la fuerza, algo que en la Seg-C estaba completamente prohibido a no ser que la situación lo requiriese. Ese era el único argumento de su defensa, el de que en realidad no conocía el peligro real que la asari, aún sin identificar, suponía para los demás. Pallin prefirió dar carpetazo a un asunto que le incomodaba. Al fin y al cabo, aunque Sirius se había saltado el procedimiento, lo había hecho para salvar a una espectro del Consejo, por lo que sabía que éste tampoco estaría interesado en llevar el asunto más allá de una simple amonestación. Cuando finalmente salió, después de la pertinente reprimenda por parte del Ejecutor, Yleanna lo estaba esperando.

– Me alegra ver que estás bien, – le dijo la espectro – ¿Cómo te ha ido?

El turiano, aun cabizbajo, tardó unos segundos en contestar. Todavía seguía en estado de shock por lo ocurrido. En la Academia, aunque se les enseñaba a actuar en caso de necesidad, nunca se les enseñó lo que significaba quitarle la vida a alguien ni como asimilar algo así. En su interior, Sirius sabía que no sería la primera ni la última vez que se vería obligado a apretar el gatillo, pero eso no lo hacía menos doloroso.

– Bien, supongo. -respondió lacónicamente.

– Yo… – hizo una pausa para tragar saliva. Se notaba que no estaba acostumbrada a este tipo de cosas – te estoy muy agradecida por salvarme la vida.

– Tú habrías hecho lo mismo por mí – le contestó el turiano mirándole directamente a los ojos. En su mirada había reflejada una ternura desconocida para Yleanna. En un acto reflejo, ella rehuyó su mirada.

– Siento interrumpir este momento tan romántico – dijo una voz conocida a sus espaldas – pero me gustaría saber un par de cosas.

– Eso no es de tu incunbencia – le espetó la espectro – ¡ni siquiera deberías estar aquí, maldita sea!

– Tranquila… – le respondió Ellie sin perder su típica sonrisa burlona – Sólo quiero ayudar. Al fin y al cabo, soy una testigo, ¿no?

La verdad era que, aunque le molestara, la teniente Simmons era una de las dos personas que había visto al sospechoso salir de la escena del crimen, y no había acudido sola. A apenas unos metros, la cabo Sánchez, sentada sobre uno de los parterres que decoraban el atrio de la Seg-C, con los pies colgando en el aire, jugueteaba con un vaso de cafe. Ambas humanas eran el ejemplo perfecto de la actitud de su raza al entrar en contacto con las demás especies: avasallando e ignorando las normas allá donde fueran. Respiró hondo para contenerse. Por suerte para ella, fue Sirius el que tomó las riendas de la conversación.

– ¿Qué es lo que quiere saber? – le respondió el turiano amablemente – Aunque no estoy obligado a responderle, lo haré con mucho gusto. No en vano gracias a usted, tenemos una muestra genética del posible culpable,… sea cual sea su crimen.

– No me trates de usted – le contestó Ellie con la mejor de sus sonrisas – que me haces sentir mayor, ¡y aún estoy en la flor de la vida! – soltó una carcajada.

– Está bien. Lo que sabemos es que la asari, que aún no ha sido identificada, acudió al hotel con un hombre encapuchado que no quería mostrar su rostro, según el patrón del hotel. – sonaba extraño que una situación así no levantara sospechas, pero no era la primera vez que el volus había visto cosas así y hacer preguntas no era bueno para el negocio – El humano se identificó como John Doe, lo que demuestra que era el mismo individuo implicado en la muerte de N’Argan, pero no hemos encontrado nada en la base de datos sobre él…

– ¿John Doe? – preguntó Ellie extrañada.

– ¡Creo que os han tomado el pelo a base de bien! – todos se giraron para mirar a Lizzy que reía a sus espaldas – ¡Ese es un nombre falso! ¡Hace siglos que se utiliza en la Tierra cuando no quieres dar tu verdadero nombre!

Eso explicaba porque no habían encontrado nada en la base de datos de la Alianza ni en los registros del muelle de entrada de la Ciudadela. John Doe ni siquiera existía, así que volvían a estar de nuevo en el mismo punto, si no fuera por la muestra de ADN que la teniente había conseguido con mucha fortuna. Aún así, no todos los humanos estaban registrados genéticamente. Sólo los que habían cometido algún crimen y estaban fichados o los que trabajaban directamente para la Alianza, ya fuera en el ejercito o como subcontratados, tenían registrado su ADN. Ésta era una medida en la que el Consejo había puesto especial hincapie como condición para la integración de los humanos en la Ciudadela. Se podrían considerar muy afortunados si por casualidad la muestra pertenecía a alguien fichado. Los resultados de los analisis y el cotejado de datos aún tardarían en llegar.

– Analicemos por un momento la situación. – dijo por fin Simmons, en un tono reflexivo poco habitual en ella – Por lo que sabemos, ese individuo acudió a las dos prostitutas asari pero no dejó restos genéticos, es decir, que no lo hizo para obtener sexo a cambio. Buscaba otra cosa… El hecho de que ambas fueran asari y no humanas o de otra especie, indica que las necesitaba a ellas exclusivamente, ahora bien ¿por qué razón?

Sirius recapacitó unos instantes. El razonamiento de la humana tenía su lógica: era obvio, por la ausencia de semen y otros restos, que el sospechoso no había acudido a las asari para satisfacer sus instintos más bajos sino por otra razón bien diferente, y esa razón, aparte de algún tipo de fetichismo enfermizo, sólo podía ser por sus habilidades meditativas o como fuera que se llamasen. Eso explicaría porqué la última seguía aún en estado de trance cuando ellos llegaron.

– Sé lo que pretendes insinuar, – dijo finalmente Yleanna que había permanecido callada desde el principio – que el humano acudió a ambas asari para realizar una unión, para liberar su mente, pero se te escapa un pequeño detalle: nosotras siempre controlamos el proceso y cuándo hay que parar si las cosas se descontrolan. Aquella muchacha – hizo una breve pausa al recordar lo que le había pasado y la juventud de su atacante – estaba completamente fuera de control, la visión la poseía…

– Puede que eso fuese por su juventud, – alegó Sirius – y que por eso perdiese el control.

– ¿Y la otra asari? – preguntó Ellie – Tengo entendido que se suicidó, y no era ninguna adolescente, bueno, si es que se puede llamar adolescente a alguien de más de 50 años… No tiene ningún sentido.

– Sí lo tiene, – interrumpió Lizzy a distancia, todavía sentada en el parterre – si como la chica, tampoco supo salir del trance. Si vivierais algo tan horrible de lo que no pudierais escapar, ¿qué haríais?

Todos se giraron para mirar a Yleanna. No quería contarles nada de la visión que había tenido, ni de los millones, o mejor dicho, billones de cuerpos ensartados gritando a la vez en una visión apocalíptica que sólo podía significar el fin del mundo conocido. "No hay futuro", esas eran las palabras que había pronunciado la chica y que después de la visión habían adquirido todo su sentido: si lo que había visto era lo que les esperaba a todos, era mejor el suicidio que esperar a que se cumpliese aquel futuro deseperanzador.

– No tengo ganas de hablar de eso… – respondió al final.

– ¡Pero…! – protestó Sirius. Saber qué era lo que había provocado aquellas muertes dependía de lo que había visto la espectro, pero ella se negaba a hablar, lo cual le resultaba frustrante, aunque pudiese comprender sus motivos.

– Déjala, – le espetó Ellie – no hace falta que nos dé una descripción detallada. Ya nos podemos intuir cómo era por como han acabado las cosas. Está claro que el humano acudió a ellas en busca de ayuda, para acabar con esas visiones. El cómo y el porqué las tenía es algo más complicado de saber, ya sea que perteneciesen a su pasado o a otra cosa.

No era tan raro. Al fin y al cabo, desde que los humanos habían entrado en contacto con otras razas de la galaxia, siempre habían tenido en gran estima las capacidades terapeúticas de la meditación compartida que las asari ofrecían a algunos afortunados. Para muchos de ellos, las aliens eran como gurús espirituales que aliviaban las heridas del alma. Era más que probable que el humano conociera esto, y que sólo buscase alivio para sus propios problemas mentales.

Un pítido breve procedente del intercomunicador del oficial de la Seg-C interrumpió la conversación. Era el responsable del laboratorio comunicandole que ya tenían los resultados del cotejo del ADN de la muestra con la base de datos de la Alianza, que había resultado positivo y que le acababan de enviar a su DOA personal.

En ese momento, Sirius encendió la DOA ante la expectación de los demás. La ficha de la persona que aparecía en el dispositivo les dejó perplejos a todos.

– Dios mio… – susurró Lizzy – no… no puede ser…


Ir al índice

 

Especial: Mis juegos mas esperados para este 2010

 

Como ya pasase el año anterior, creé una entrada en la que os mostraba los juegos que mas esperaba para dicho año 2009. La peculiaridad de la lista residía en que muchos juegos apenas eran conocidos y mucha gente pudo conocer de ellos y darles una oportunidad en caso de haberlo podido probar (Y que si puedo en un rato actualizaré poniendo impresiones de los que he probado respecto a la lista)

Este año la cosa irá casi por el mismo camino. Y digo casi porque habrá alguno que os suene mucho. Pero no solo eso. Aparte de poner “los mas esperados” también pondré “los que han dejado dicha lista debido a…” Sin más comencemos.

Ante todo diré que por mucho que espere un título, este puede caerse sin previo motivo ¿Razones? Por ejemplo, que anuncien DLC de pago antes o para su día de salida.

 

El que más espero:




-> Alpha Protocol (Rol – X360, PS3, PC – Obsidian Entertainment): Obsidian ha tenido mucha mala suerte con sus últimos dos proyectos. Atari y Lucasarts les metieron prisa en KOTOR II y Neverwinter Nights 2, para que los sacasen cuanto antes ¿Resultados? Juegos que fueron una decepción sin más. Pero esta vez, es distinto. Llevan con este Alpha Protocol varios años desarrollándolo, y como diría mi buen amigo Red_Stalker, que Sega les edite el juego era lo mejor que les podía pasar ya que esta no mete presiones a sus estudios de desarrollo.

¿Qué promete este juego? Rol del de la vieja escuela. Encarnamos a un agente novato en la actualidad, que en su 1º misión es traicionado. A partir de eso serás capaz de forjar tu destino ¿A quien serás leal, a una facción determinada o irás por tu cuenta? Tus acciones tendrán consecuencias y no habrá forma “correcta” de jugar. Posibilidades infinitas, y una trama de espías que pinta muy buena.

En verano (De momento sin fecha concreta) sacaremos el espía que llevamos dentro.

 

Los que tienen posibilidades de caerse:




-> Splinter Cell Conviction (Acción/Sigilo – X360, PC – Ubisoft): Este juego pinta muy bien. Se sale de los anteriores esquemas de la saga (Aunque Double Agent ya lo hacía) para ofrecernos una trama de espías y corrupción, con un gameplay que mezclará sigilo y acción en dosis iguales

¿Cuál es el problema? Ubisoft. Y es que a estos señores les encanta meter DLC, o quitar partes del juego para luego venderlas aparte. Si eso pasa (Me esperaré un mes o dos después de su salida), Conviction pasará a la lista para juegos de 2º mano que ocupa Assasins Creed 2: Compañía que cree que soy idiota, compañía que no ve un puto duro de mi bolsillo.





-> Battlefield Bad Company 2 (Acción/FPS – X360, PS3, PC – DICE): La demo multijugador no esta mal del todo (Aunque a mí como “veterano” del BC1 no me gusta mucho) y tienen algunos elementos interesantes que no tenía el 1º en su modo online –aunque veo otras cosas un atraso como eliminar la clase especialista y que el marcador lo lleve el efectivo que tiene el lanzacohetes…-

Pero ha pasado algo que me ha echado muchísimo para atrás: la ausencia de gamberrismo o de “humor desenfadado del 1º”. Todo se ha vuelto mas serio, todo es mas profesional… el aroma de originalidad del 1º se ha ido a tomar por culo, y lo peor es que suena que lo ha hecho para competir con cierto juego de Activision basado en la guerra moderna. Y eso para alguien que ya ha jugado al Battlefield 2 durante años es como volver a lo mismo con mejores gráficos.

Estoy a la espera de jugar a la demo monojugador a ver que tal, pero a juzgar por los videos mostrados poca esperanza tengo: parece ser que han convertido la campaña del 1º juego en una historia “seria” y bastante tópica (Buenos tienen que salvar al mundo de un arma nuclear) con algún cachondeo metido. Ya veremos.

 

El que ha dejado la lista:




-> Alien Versus Predator (Acción/Terror – X360, PS3, PC – Rebellion): Yo no entiendo como una desarrolladora puede sacar al mercado una demo defectuosa. Ya no estamos hablando de un juego completo que necesita parches… estamos hablando de una demo que se parcheo para que funcionase mejor (Y aún así le cuesta) Y es que Rebellion tiene dos lastres muy pesados en su curriculum. Concretamente Rogue Warrior y Shellshock 2: Blood Trails. Y al igual que Obsidian este es un proyecto con el que volver a lo más alto sí o sí.

Pero en este caso la demo ha hecho mal en su producto y de entrada ha generado desconfianza incluso en mí. Porque por muy bueno que sea el singleplayer de este juego (Y del que espero al menos una demo), no dura demasiado salvando niveles de dificultad altos (Y os habla alguien que prefiere las campañas a los multiplayer). Pero sinceramente, ya que pago por el Xbox Live y que me voy a gastar 60 eurazos o por ahí en un juego, uno espera al menos que funcione de forma correcta en todas sus facetas. De forma que si algo falla, automáticamente no merece mi dinero.

 

Los que caerán en un futuro (Bajada de precio):




-> Army of Two The 40th day (Acción Táctica – X360, PS3 – EA Canada): Estoy jugando a su primera parte, y si ya me lo paso pipa con la IA, no quiero ni imaginar la caña que debe ser jugarlo en cooperativo. Por esa razón la 2º parte ha pasado a ser una de mis prioridades en cuanto baje de precio.



(Por cierto, esta portada me hubiese molado mas que la oficial T_T)

-> Mass Effect 2 (Rol – X360, PC – Bioware): No es que crea que no se merece lo que vale actualmente, pero siendo de EA con su política de precios, bajará en un par de meses buenos. Y si no lo hace pronto, siempre me quedará adquirirlo desde una tienda de UK a 35 eurillos como esta ahora, pero primero voy a esperar.




-> Bayonetta (Arcade/Habilidad/Acción – X360, PS3 – Platinum Games): No me gustan los Devil May Cry, pero la demo de este juego me gustó bastante. No sé, tiene ese algo que me hace intuir que será un título divertido. Veremos a ver en que queda

 


*Nota: Esta entrada aunque no sea una celebración, la hago en honor a los 2 añitos que lleva este blog en Gamefilia ¿Qué porque esta entrada y no una de felicitación? Por dos razones:

1) La última vez estuve 4 horas con la entrada y encima me olvidé gente xD

2) Creo que es significativo ofrecer la 2º parte de una entrada de 2009 que ayudó a mucha gente a pasar un buen rato con los juegos que mencionaba ^^

 

Tops: Películas que busco en DVD





-> Falsas Apariencias: una gran comedia de humor negro injustamente olvidada en la que Bruce Willis se sale como mafioso retirado y Matthew Perry lo borda como dentista (En el que probablemente sea el papel más importante que le ha caído desde la serie Friends). La historia trata de un dentista, Oz, al que un día sin venir a cuento conoce a un mafioso retirado (Jimmy el Tulipan) que no esta contento de sus amigos en el pasado. Pero por cosas del destino su antigua “familia” vendrá a buscarlo, y es que no solo estaba retirado sino que huía de ellos. El dentista se verá obligado a tomar muchas decisiones acojonantes, que pasarán hasta por decirle el si quiero a la mujer de su vida… que es la esposa de Jimmy Very Happy

 





 

-> Cuando un Hombre Ama a Una Mujer: Drama romántico de aquellos que hacen época y se quedan en tu corazón. La canción seguro que os suena.

 





 

¿La historia? Andy García es un piloto de aviones comercial, y Meg Ryan su esposa que además del trabajo es alcohólica. Una historia de un matrimonio normal en el que el marido hará lo posible por ayudar a su mujer a salir de la bebida y a recordarle lo que significa la palabra “felicidad”.

 





 

-> Demolition Man: ¿Qué pasa? xD A mi me encanta esta película, que hace una parodia sutil a esa utopía de “futuro perfecto” que mucha gente considera: Una vida sosa sin transmisión de fluidos y usando las 3 conchas… Silvester Stallone interpreta a John Spartan, un policía del siglo XX que es congelado en su día en una crioprisión por un delito involuntario colateral junto con Simon Phoenix, el maníaco al que consiguió capturar tras 10 años de caza. Años más tarde en el 2036 Simon es descongelado y escapa de la crioprision. Los policías de la época deciden descongelar también a John Spartan para que le de caza, a cambio de quitarle la condena y meterlo de nuevo en la policía. Una muy buena cinta de acción y muy divertida

 





 

-> Golpe en la Pequeña China: Una de las pocas cintas que el maestro Carpenter no hizo basándose en el terror. Ambientada en la mitología china nos cuenta la historia de un demonio llamado Lo Pang que necesita a una chica de ojos verdes para cumplir cierto objetivo durante un ritual y al que se le opondrá un camionero llamado Kurt Russel. Una cinta de humor en plan serio que nos sacará más de una carcajada. Los personajes sin excepción rebosan carisma y estan perfectamente bien construidos.

 





 

-> Spaceballs (La Loca Historia de las Galaxias): Película de gags que parodia a Star Wars en todo lo que se pueda pensar. La princesa Vespa, en aras de casarse con el príncipe Valium es raptada por los malvados Spaceballs. EL Rey Roland y padre de la princesa contrata a Lone Start, heroe de alquiler que ama Urano (xD) para ir en su búsqueda y rescate. Una película hilarante de principio a fin y de lejos la mejor obra de Mel Brooks, y una de mis imprescindibles.

 





-> Forajidos: Película en blanco y negro de cine negro en la que un agente de una compañía de seguros va poco a poco resolviendo un crimen mientras interroga a los sospechosos y amigos de “El Sueco”, un boxeador venido a menos que cayó en las garras de una Femme Fatale… personalmente nunca había visto tanta fuerza en unas interpretaciones, en una película que se hace muy corta y lo que dura, se pasa volando.





 

-> El Día Más Largo: Otra película de cine negro bélica, posiblemente mi favorita en la que Sean Connery y Robert Mitchum entre otros dan unas interpretaciones brutales y crean una película basada en el desembarco de Normandía que para mí es insuperable. Ojalá consiga la edición especial 60 Aniversario Smile

 





 

-> Commando: Para mí la mejor película de Arnold Schwarzenegger, que hace el papel de Matrix, un comando retirado al que le secuestran a su hija con intenciones de hacerle chantaje. Este se cabrea, activa el modo dios, todas las armas y munición infinita y se carga a todos los malos y al apuntador. La mejor expresión de cine palomitero, espectáculo, personajes con carisma, frases lapidarias… ¿Quién quiere más?

 





 

-> Depredador: Una película que dio nacimiento a uno de los seres de terror mas míticos de la historia del cine. Arnold Schwarzenegger interpreta a Dutch, jefe de un equipo de rescate militar que se ve contra las cuerdas al enfrentarse a un ser que no es de este mundo y que es tecnológicamente superior al ser humano. Un clásico de la ciencia ficción

 





 

-> Pitch Black: Casi todo lo que tenga a Richard B. Riddick en protagonismo (Exceptuando la mediocre Dark Fury, odio esa moda que se ha puesto de crear animaciones tipo Animatrix con todas las sagas) me tiene ganado mi corazón cinéfilo y aventurero y esta no es una excepción. Una película de terror que podría haber sido “una mas” de no ser porque tiene en su casting al suriano mas carismático de todos.