Análisis y Repaso: xXx, o porque el cine de acción aún no ha muerto





Como diría mi compañero Blogger Zerael, a las películas de espías les falta normalmente humor, pero en el sentido de que se toman demasiado en serio a si mismas. Algo similar pasa con el género de la acción estos días en el cine: Toda película se toma tan en serio que quiere hacer creer a los espectadores que eso podría pasar. Y estos solo “lo flipan” en el momento del visionado, para luego darse cuenta de que han visto otra película del montón.

Triple X, es una cinta de Rob Cohen, que mezcla agentes secretos y acción a partes iguales, y en una coctelera saca lo mejor de cada género sin olvidar lo que es: una película. O como dirían los críticos, no se toma en serio a si misma. Un eufemismo para decir que ocurren fantasmadas, pero que estas irónicamente hacen que el espectador sueñe que podrían pasar. Justo lo contrario a cuando una película de este género se acerca demasiado a la realidad y es demasiado seria.

La película de la que hablo trata las aventuras de Xander Cage, un macarra que vive al límite a la vez que le da por joder a senadores de California robándoles su Corvette a la par que da lecciones al mismo de moralidad y se carga al coche en un final espectacular con un paracaídas. Normalmente todo quedaría ahí pero tiene la mala suerte de que sus extremas fechorías llaman la atención de la NSA, pero no para detenerlo, sino para reclutarle a la fuerza ya que una organización anarquista conocida como “Anarquía 99” esta tramando algo, y ya llevan 3 agentes muertos debido a lo bien preparados e informados que están los integrantes de dicha banda. Xander deberá infiltrarse como uno mas y descubrir que traman, si no quiere que lo encarcelen de por vida.

Que nadie se lleve a un engaño: xXx es una cinta de acción. Lo de que “no se toma en serio a si misma” no significa que sea una comedia. ¿Os imagináis que pasaría si sustituimos a Jason Bourne o a James Bond en sus películas por un macarra? Pues en esta cinta encontraréis la respuesta.

La trama es muy buena, y lamentablemente no profundizaré en ella por no arruinar la sorpresa a los que aún no la hayan visto. Solo os diré que si sois fans de la acción, estáis tardando en verla.





En esta película encontraremos guiños a los gadgets de espías e incluso los coches con tanto armamento como para volar media Washington y que no sirve casi para nada, hasta escenas de acción bien llevadas (Las cuerpo a cuerpo no duran nada, puesto que con el cuerpo de Xander Cage, interpretado por Vin Diesel, no quedaría realista ver como alguien aguanta un primer puñetazo)

Y si, en ese sentido es realista. La película corta las típicas escenas de las películas ochentenas (Maromos como armarios dándose de leches en una épica pelea final en la que el malo casi gana, suelta un discursito, el buen recupera fuerzas y le da una paliza que ni se arranca a llorar… si, te miro a ti, Misión Imposible II) y a cambio compensa con unas escenas como pocas veces se han visto en el género. Solo he de mencionar la escena en la que Cage escapa de una avalancha en snowboard… solo para cargarse un puesto de vigilancia. Brutal, en una sola palabra.

Pero dejando a un lado las escenas de acción, si hay algo por lo que la película mola, es por las actuaciones. Concretamente, la de Vin Diesel. Y es que rezo porque no se vaya al lado “The Rock” y siga en el lado “Jason Statham” de darnos más películas de acción o al menos, películas decentes.

Diesel en el papel de Xander Cage esta sublime, y es que parece que en realidad el actor tenga esa personalidad. Carismático, arrollador y cachondo, no se achanta y parece de verdad, que este metido en todo ello. Y además, gana puntos no solo en su papel sino como persona. Me explico:





En los extras, vino algo que me hizo pensar lo grande que es Diesel. Resulta que en Hollywood pocos hombres, acceden a trabajar en una película, si un personaje femenino les corrige (Actuando) en el papel, modificándose mas de una vez para que sea el protagonista quien corrige a la protagonista. Pues resulta que en la película se ve en cierta escena como Ylenna (Interpretada por Asia Argento la cual lo hace también de cine) los salva de morir acribillados porque Xander al nunca haber usado armas automáticas no quitó el seguro. Ademas esta le dice que tiene que quitarle el mismo. Mas adelante, lo salva de ser aplastado. Pues la sorpresa es que no solo Vin Diesel accedió a la escena sino que la sugirió.

Cosas como esa (Ylenna es una agente experta mientras que Cage solo lleva unos días en la agencia) hacen que la película tenga toques de realismo sin olvidarse de que es una película de acción y como tal, no se toma a si mismo en serio pero a la vez si.

Y es una pena. Porque me gustaría ver mas aventuras del señor Cage. Pero ya se encargaron con la infame, pésima, bochornosa, estúpida y aberrante 2º parte (xXx 2: Estado de emergencia) de que eso no suceda. Personajes planos (Ni Samuel L. Jackson ni Willem Dafoe salvan una cinta pésima hasta en los créditos), historia simple y tópica, diálogos de retrasados, Ice Cube… por no mencionar la forma tan insultante en la que “matan” a Xander Cage:

“Xander Cage fue asesinado ayer en Bora Bora, necesitamos otro Triple X mas mortal…”





Y es que, que Rob Cohen no quisiese seguir con la 2º parte asustaba. Y que Vin Diesel y Asia Argento no accediesen a rodar si no era con el director, tres cuartos de lo mismo. Pero yo piqué como un merluzo pensando que quizá podría ser buena. Por eso pretendo pensar que no la ví. Que es un “que pasaría si…” o que directamente estaban borrachos y toda la película se hizo en un tarde. En fin… por lo pronto, a esperar ese futuro bombazo de Stallone llamado “Los mercenarios” y a quemar el DVD de la 1º Triple X viéndola, que a mí personalmente me devolvió la fe en un género cinematográfico que creía muerto y del que soy un gran fan.

Grande, Xander Cage e Ylenna. Grande, Vin Diesel, Asia Argento y Rob Cohen.