Top 6: Los mejores juegos de esta presente generación, según humilde servidor


Os adelanto algo, antes de que entréis en este texto. Y es que aquí, no vais a ver (O al menos, no en todas) obras hypeadas y que hasta el mamón del vecino que no ha tocado un videojuego en su vida conoce. No, aquí vais a ver lo que posiblemente sea tapados y joyas desconocidas por el gran público y que sin embargo meten patadas como colosos a producciones más grandes o del mismo nivel. Y no es así por ir de “pro” o contracorriente, sino porque a veces lo que menos llama la atención, bien sea por falta de publicidad o por su apariencia, suele ser de lo mejor que un puede probar.



Sé que no es la oficial, pero esta carátula molaba más.

6.- Mass Effect 2: El primer título de esta trilogía era un muermazo si nos salíamos de lo que era la misión principal: Secundarias genéricas y aburridas, el mako de las narices… y en la principal cantaba también que los personajes que nos acompañasen tuviesen el mismo carisma del rollo de cartón que da soporte al papel higiénico.

Por suerte Bioware aprendió de todo lo que tocaba las narices, y decidieron cuidar las secundarias, cuidar la historia y trasfondo de nuestros acompañantes, y dejarse de tonterías y potenciar la parte de la saga que mejor iba con el argumento: la de shooter en 3º persona. Y le sentó como un guante. Ahora uno encontraba desafíos en las dificultades altas y tenía que usar bien los poderes si quería salir indemne.

Solo tiene una tara, que es algo que parece que los de Bioware no quieren abandonar en sus juegos, y ese algo es el escaneo de planetas. No hay nada que corte más el rollo que ponerte a buscar minerales para mejorar todo. De acuerdo que no se tienen que escanear en todo el universo, pero un par de horas nos podemos tirar escaneando mientras exploramos. Es como meter partes de aventura gráfica en Gears of War, no se entiende para nada un minijuegos que lo único que aporta es aburrimiento al jugador.

Por lo demás, master piece.





5.- Alpha Protocol: Obsidian es una desarrolladora que ahora esta empezando a mostrar sus dientes largos, presentándose como una desarrolladora que en mi opinión, se ha merendado a Bioware ¿Por qué digo semejante herejía? Para empezar, sus historias nunca siguen el mismo patron y sorprenden, y es que con un producto de Obsidian nunca sabemos argumentalmente que nos podemos encontrar, mientras que con Bioware sabemos que nosotros seremos de alguna forma el elegido.

Alpha Protocol nos pone a manos de Michael Thorton, un agente de una agencia secreta que lo convierte en recusado. A partir de ahí tendremos que movernos para evitar una nueva guerra fría. Y así es. Sin entrar en spoilers, no se trata de evitar una hecatombe, sino de evitar que un cabrón se lucre vendiendo armas a costa de crear conflictos controlables. Puede parecer poco pero no lo es, ya que las implicaciones llegan a tanta gente, que es imposible descubrirlo todo en una sola partida. A día de hoy servidor lleva 4, y no ha terminado de descubrirlo todo.

El sistema de conversación es innovador como nunca se ha visto. Tenemos tres tipos de respuesta, y un tiempo para responder (Haciendo que las conversaciones sigan de forma natural, sin pausas de 4 minutos como pasa en otros juegos). Además, es importante saber de antemano todo lo posible de con quien estamos hablando para saber sacar información que nos será muy útil. Como nota diré que en la charla con Grigorí (Un informante ruso), que es una de las charlas mas pequeñas, hay hasta 32 posibilidades de que la charla vaya por un lado u otro según las combinaciones o nuestros actos pasados en misiones anteriores. Casi nada.

En el plano jugable nos encontramos un juego de rol tradicional, pero en el que nos movemos como si fuese un shooter en 3º persona. No hay que tomarlo así, y uno ha de tener en cuenta que las estadísticas cuentan un huevo. Por ejemplo, aunque con la retícula apuntemos a la cabeza del enemigo, si tenemos solo dos rangos de nivel en la pistola, tenemos más posibilidades de que la bala mate a una persona que este detrás de nosotros, que a nuestro objetivo. Con lo cual hay que tener en cuenta como queremos enfocar la partida desde un principio. Ser Jack Bauer, James Bond, o un Sam Fisher.

¿Su tara? El apartado gráfico. Obsidian debería haber hecho su propio apartado en vez de adquirir el UE3. No son los gráficos mas horribles de la generación, y algunas cosas como las expresiones faciales son muy buenas, pero las animaciones son de risa y el apartado artístico, aunque bien recreado podría haber dado mas de si.





4.- Deadly Premonition: Olvidaos de cualquier aventura de terror, o de survival horror que hayáis jugado en esta generación. Deadly Premonitin se los come a todos con patatas, y los eructa cantando la canción “The Bard’s Tale” de Blind Guardian. De hecho, Condemned era para mí el mejor survival-thriller de esta generación hasta que he probado la obra de Rising Star Games.

Solo un nombre y apellidos: Francis York Morgan. Con eso basta. Uno de los personajes mas podidamente carismáticos que servidor se ha tirado a la cara, y me atrevería a decir que en esta generación, es sino el mejor, de los mejores protagonistas que hay. Los personajes secundarios, TODOS, son entrañables y tienen su trasfondo, historia personal, motivaciones,…

El juego es un survival horror/sandbox con ciclos diurnos y nocturnos. Deberemos hasta asearnos, dormir, comer, podremos comprar en el supermercado, espiar vecinos… todo a nuestra bola, o ir a por la historia, cuyos enemigos no diré por no mandar spoilers como barcos. La historia, al igual que los diálogos son dignos de las mejores películas del género, y la jugabilidad es clásica de los Resident Evil.

Los momentos en los que el asesino del impermeable nos persigue son los mejores momentos de tensión que he vivido personalmente, superando a los del hasta ahora imbatible Clock Tower.

¿Su punto negro? El apartado gráfico no es notable, pero realmente no importa demasiado, porque una vez pasado el prólogo, es en lo que menos se fija el jugador.





3.- Divinity 2: Ego Draconis: Es un juego que trollea al jugador, que tiene tanta exploración, que ni en 100 horas y proponiéndotelo lo completas, con una dificultad desafiante incluso en fácil (Aquí tres enemigos de un solo nivel inferior a ti te funden, hagas lo que hagas), que tiene un sentido del humor brutal, pero sin perder el toque serio de la historia (Los epitafios de un cementerio, un pozo de los deseos que habla, un conejo zombie vengador que aparece si matas a muchos conejitos,… y la lista sigue). Y una historia tremenda, aunque sin entrar en spoilers aviso que no tiene final feliz. Hagamos lo que hagamos no acabará bien, así que si queremos que tenga final feliz tenemos que irnos a Divinity 2: Dragon Knight Saga.

Y aviso sin bromas que este juego no es para pusilánimes, ni para gente que quiera juegos más fáciles que pasarse el primer nivel del tetris. El juego te obliga a pensar, a planear las estrategias, tienes que escuchar lo que te dice tu interlocutor para hacer una quest puesto que no se te marca en el mapa donde tienes que ir. Y lo mejor: A mitad del juego podemos convertirnos en dragón cuando nos salga de los bajos, apareciendo enemigos nuevos para este que requerirán no solo puntería sino saber volar y esquivar en el aire.

¿Defectos? No tiene, al menos que yo le haya visto. Bugs inexistentes (A mí en unas 150 hrs que le llevo solo se me ha colgado 3 veces – y ha sido por estar más de 5 horas sin parar-). Los mas tiquismikis dirán que el apartado gráfico podría ser mejor, pero tal y como esta y con la solidez y el apartado artístico que ofrece, esta de putísima madre.





2.- Transformers: War for Cybertron: No entiendo este caso en concreto, al igual que no entiendo lo que pasó con Singularity: Activision tiene dos señores juegazos en su seno, en el caso de Transformers, una joya pulida y brillante, y la publicidad que se les ha dado es nimia o inexistente.

Ya he hablado de este juego mas veces, pero resumiré diciendo que la campaña es brutal, sin seguir mucho la historia de Transformers del principio pero poniéndola en un contexto en mi opinión, mejor que la historia original, además de que la campaña es larga de cojones (Y eso en normal, que en la dificultad difícil nos podemos tirar una semana, sin exagerar) El modo escalada es un modo horda pero vitaminado y en el que cada partida es distinta: mapas con areas desbloqueables, hay que comprar armas, vida y munición (No te la dan de gratis, y se consigue pasta matando enemigos), y el modo multijugador es locura suprema. El mejor multijugador de esta generación, dicho de forma clara y sin tapujos.

¿Pegas? Ninguna. Apartado gráfico brutal, sonido brutal, doblaje tremendo, jefes finales mastodónticos y retantes y momentos épicos de cojones. Ya estas tardando en comprarlo si no lo tienes.





1.- The Saboteur: Y llegamos al que es mi juego fetiche de esta generación. Confieso que el Transformers esta al mismo nivel de adoración personal, pero The Saboteur me tiene ganado porque es un sandbox ambientado en la 2º Guerra Mundial en Paris, con una historia tremenda que recuerda a los clásicos ambientados en esa época, un diseño artístico tremendísimo, banda sonora de época y mas de 20 horas por gameplay (Eso si no hacemos TODO lo que hay que hacer en Francia, que no es poco). A su vez tenemos retos ingame, podemos escalar edificios, reventar casi cualquier cosa, planear misiones de mil formas, todas válidas. Pocos juegos en la historia han sabido ofrecer con tanta calidad su planteamiento, y The Saboteur es un juego que no solo lo consigue, sino que se supera a si mismo.

Algunos dirán que tiene un pero, y es que viene en inglés (Tiene subtítulos en inglés). Pero el inglés del juego es de nivel medio (Salvando las expresiones del protagonista, Sean, que son de corte irlandés), y cualquier persona puede seguir el hilo de la misma a poco que tenga algo de perspicacia.

Como el Transformers WFC, estáis tardando en jugarlo. Y mas ahora, que lo mas caro a lo que esta, es a 12 euros.