Especial: El Poker, mitos, verdades y reglas.


Poco a poco, se va quitando en la sociedad la lacra que arrastraba el poker (O poquer, que ambas formas de escribirlo están permitidas). ¿Que qué lacra era? Pues que si lo jugabas seguro que eras un mafioso, eras un ludópata o tenías empeñada la casa. Hoy en día no es así y mas de uno no solo juega con asiduidad con los amigos, sino que encima nunca ha apostado dinero en ello (Esto ya entra en debates, hay gente que dice que sin dinero no hay emoción, pero yo no lo creo así)

Yo, por ejemplo, entré a jugar hace un par de años, y me dio la primera en la frente: No he encontrado a nadie que juegue el mismo estilo o con exactamente las mismas reglas, y esto no es porque cada uno las cambie a su antojo, sino porque hay mas de 150 estilos de jugarlo. Desde los más estratégicos hasta los más agresivos.

¿Pero de que se trata el juego? Yo, personalmente lo definiría como adivinar las intenciones y cartas de tus oponentes, sabiendo como actúan. No hablo de los que les tocan buenas cartas y se emocionan o ponen fingida cara de perdedor. No, hablo de quien de verdad sabe ocultar bien lo que tiene (La tan llamada cara de poker). Y es esta la razón por la que no se necesita dinero para que sea emocionante. Es una batalla de egos, o como queráis llamarlas en las que no siempre, tener una buena mano significa la victoria.

Para empezar, diré que yo solo he jugado tres veces en mi vida con dinero, y nunca, por consenso con los colegas, se nos permitió poner más de 5 euros (20 euros de bote si alguien lo llegaba a ganar todo). De hecho, recomiendo no jugar por dinero porque los piques pueden llegar a ser extremos y se pueden formar malos rollos o, de no haber límites, que alguien apueste demasiado y acabe como he dicho con malos rollos. Y no caigáis en el error de pensar que ya sabéis o que podéis. Mucha gente ha perdido hasta amistades jugando a esto por dinero así que la primera regla es esta:

Nunca pienses que tienes la mano ganadora en nada.




Si te ocurre esto, deja el poker y vete a poner una primitiva, porque tienes mas leche que la cabra de Heidi.

Dicho esto, os voy a decir las reglas de un estilo de juego que es mas recomendado para jugar sin dinero y que sea emocionante.

Obviamente, se necesita una baraja de poker y fichas. En cualquier bazar asiático os podéis encontrar ambas cosas que no superan los 5 euros entre ambas. En bazares normales por 40 euros os podéis encontrar un maletín con tapete para la mesa, dados, la baraja y fichas (Las cuales se mide su valor por el peso). Sea cual sea la que elijáis, os valdrá de sobra.

Ahora, vamos con las reglas:

Se reparten las fichas, que representan el “dinero” (Por llamarlo de alguna forma) del jugador a partes iguales. Deberá haber una ficha que diga “Dealer” (Explicaré este concepto mas tarde)

Se baraja el mazo de cartas, y se reparten dos cartas a cada jugador, y se dan a los susodichos en el sentido de las agujas del reloj (Es decir, por la izquierda). Las cartas NO PUEDEN SER VISTAS aún, hasta que se haga la primera apuesta.



No las veas aunque te las pida una alegre señorita como la de la foto.

Muy bien, tenemos las fichas y las cartas sobre la mesa. Ahora, el jugador que tenga la ficha de “dealer” es el que “habla”, o dicho de otro modo, el que abre la apuesta y puede apostar lo que venga en gana, desde la ficha de menos valor, hasta la mas alta, o incluso todo. Recordad, que aún no sabéis que cartas lleváis así que recomiendo en esta fase al que sea el “dealer”, que haga una apuesta baja. Una vez hecha, los demás tendrán que igualarla:

Ejemplo: Si el “dealer” tira una ficha de 5 puntos, los demás jugadores tendrán que tirar una igual. En esta ronda, no se puede subir la apuesta. Solo hay que tirar lo mismo que el dealer.

Entonces, y tras haber hecho la apuesta, se pueden mirar al fin las cartas. Os preguntaréis ¿Para que apostar “a ciegas”? Pues sencillo, para obligar a los jugadores a apostar, dado que si levantas las cartas y no ves algo que te gusta, puedes no apostar hasta el infinito. De la otra forma, artificialmente el jugador se obliga a si mismo a intentarlo al menos.

Con las cartas de cada uno viradas (Obviamente NADIE ha de ver las cartas de los otros), se ponen del mazo de cartas principal, Tres cartas viradas sobre la mesa del juego.

¿Y a estas alturas que hemos de hacer? Os explico: Lo que esta en ese momento en la mesa, es de “uso comunitario”, es decir, lo de la mesa puede servir tanto para ti como para tus oponentes. El juego consisten combinar con lo que hay en la mesa, con el fin de conseguir la mayor mano, o mediante lo que se llama “faroles” (Cosa que explicaré mas adelante) hacer que los demás se retiren. Además, en la mesa en la ronda final habrá 5 cartas comunitarias, de forma que con esta primera ronda de tres cartas aún no hay nada decidido.

La escala de puntuación, de menor a mayor es la siguiente:

1.- Escalera real de color: (A,K,Q,J,10) Del mismo palo y color
2.- Escalera de color: 5 cartas seguidas del mismo palo y color
3.- Poker: 4 cartas iguales.
4.- Color: 5 cartas del mismo palo, pero no necesariamente seguidas.
5.- Full de Reinas: Tres Q (Reinas) y dos cartas iguales, por ejemplo Q,Q,Q,5,5 (Nota: El full de reinas gana a full de ases (A) y de reyes(K))
6.- Full: por ejemplo 2, 2, 2, 3,3
7.- Trío: Lo mismo que el full, pero sin pareja: Ejemplo 3,3,3,K,J
8.- Doble pareja: Por ejemplo, 4,4,5,5,6
9.- Pareja: Por ejemplo, 4,4,3,2,5
10.- Carta más alta: Como su nombre indica, no es tener nada de lo anterior, sino una carta sin más.




En esta imagen faltan dos de las que arriba menciono, pero so es para que os hagáis una idea en caso de confusión.

Se pueden producir empates, en los cuales, decidirá la cara que acompaña a la combinación principal. Por ejemplo, imagínanos que un jugador tiene un full de reinas, al igual que el otro ¿Cómo ha pasado esto? Porque ambos tienen una reina en sus cartas de mano, y hay dos cartas en la mesa. ¿Quién gana entonces? Pues se mira la otra carta que tienen en la mano. La carta más alta de esas dos, es la que se llevará el gato al agua.

Resumiendo, estamos con tres cartas sobre la mesa, y las dos que todos tienen en sus manos. En esta ronda, el dealer y este tiene tres opciones:

1.- No ir: Si alguien dice no voy, significa que se retira de la mano hasta que se vuelvan a repartir cartas. No esta obligado en ningún caso a mostrar que tenía en la mano, y deja las cartas en un montón de descarte y se queda como espectador hasta la siguiente mano.

2.- Pasar: Uno indica que pasa dando con los dedos dos golpes en la mesa. Esto eso, sigues en la ronda y en la mano, pero por el momento y sean cual sean las razones, no quieres apostar.

3.- Apostar: Ya sea porque tienes una mano que promete, o porque quieres acojonar, o por lo que sea, apuestas la cantidad que quieres. Los demás, si quieren seguir en la mano, han de igualar tu apuesta, o pueden subirla, en cuyo caso, la persona que apostó ha de igualarla también. Un ejemplo:

Pongamos que apuestas una ficha de diez puntos. El jugador a tu izquierda (Recordemos que se juega en sentido de las agujas del reloj) no solo pone esa misma ficha sino que además pone otra de 25. Pues cuando te llegue a ti el turno (Todos los demás jugadores han de poner 35 puntos si quieren seguir jugando -si no quieren, abandonan la mano- y tú has de poner solo 25 (Ya que la de 10 la pusiste al inicio de tu apuesta)

Una vez terminadas las apuestas en caso de que las hubiera, se pasa a la siguiente carta sobre la mesa: Siempre de arriba del mazo, se coge la primera carta, se desecha y se coge la siguiente para ponerla sobre la mesa. Entonces se repite la ronda anterior de apuestas, gente que se retire o gente que pasa.

NOTA: Desde el momento en el que solo quede un jugador que no se haya retirado, no es necesario por motivos obvios seguir. Este jugador NO ESTA OBLIGADO a mostrar su mano y se queda con el bote.



También puedes pasar de todo y en vez de jugar con fichas, jugar al strip poker… Very Surprised

Cuando se termina dicha ronda, se descarta otra carta del top y se pone sobre la mesa la siguiente, y esta es la última de las cartas comunitarias. En la ronda final hace exactamente lo mismo que en las anteriores. En este punto puede pasar lo siguiente:

1.- Solo ha quedado un jugador en esta, o en anteriores rondas: Como se mencionó antes en la nota, si solo queda un jugador que no se ha retirado de la mano, este gana automáticamente la misma y se queda con el bote. No esta obligado a mostrar sus cartas, aunque si quiere puede hacerlo por voluntad propia.

2.- Quedan dos o más jugadores. Cuando se terminen las apuestas, se muestran las cartas, empezando por el “dealer” si no se hubiese retirado (En caso de que se haya retirado, las muestra el jugador que quede a su más inmediata izquierda en sentido de las agujas del reloj). En este caso todos los jugadores están obligados a mostrar sus cartas, es decir, no vale ver que alguien tiene una mano superior y decir “has ganado” y no enseñarlas. El jugador con la mejor mano (basada en la tabla de arriba) gana.

3.- Quedan dos jugadores y ambos tiene las mismas cartas (Empate): El bote se reparte equitativamente, y en caso de ser impar, se dejan las fichas sobrantes para la siguiente mano.

El juego acabará cuando se retiren definitivamente los jugadores, o cuando un jugador haya ganado todas las fichas presentes en el juego.

Llegados a este punto, me falta explicar el concepto de farol: Se llama farol, a mentir sobre las cartas. No necesariamente de forma verbal, sino con los mismos gestos. Una persona con una mano paupérrima puede ganar al resto de sus oponentes si hace creer que lleva una mano formidable y los insta a retirarse de la mano.

Dichas todas las reglas del poker, espero que quien quiera iniciarse o jugar a este apasionado juego de cartas, tenga en este texto un reglarlo de cómo jugar, sin casi ninguna laguna jugable por cubrir (Si la hay, avisadme, que puede que se me haya olvidado algo) Tened en cuenta que jugáis para divertíos, y aunque el pique controlado es sano, nunca dejéis que el juego pase a algo demasiado personal. Con moderación, todo se disfruta.

¡Un saludo!