Opinión Personal: Política, bancos, y otras mierdas del mañana


Quien sea asiduo de este blog, o me conozca mas allá de 4 conversaciones sabe que no me suele gustar hablar de política. No porque reniegue de ella, sino porque es prácticamente imposible encontrar a alguien con quien hablar sanamente de ello, y cada día que pasa, más se acentúa esa sensación. Pero hoy voy a hablar un poco de ello, y de lo que pienso en general de este tema.

España es una puta mierda en más cosas de las que nos gustaría. Nos creemos el puto centro del universo y no llegamos ni a ser un electrón de un átomo mas grande. Nos reímos de repúblicas bananeras, muchos insultan a los países sudamericanos por su ortografía teniendo ellos mismos una escritura lamentable hasta para estándares de primaria, y clamamos tener idea de todo cuando en realidad quedamos como cazurros a la primera palabra que vomitan nuestras bocas.

Y esto se aplica especialmente a la política. Porque en otros sitios (No todos, que tampoco todo el mundo es más inteligente) si un partido político se corrompe, miente o incumple promesas electorales cae en el ostracismo. Por no mencionar que en algunos países esos oscuros términos ni existen. Los partidos son serios. Y esa es una de las frases que más se oye no solo en internet, sino en cualquier sitio de este país: “Si esto fuese un país serio, X dimitiría”. No señores, si este fuese un país serio no tendríamos estas conversaciones, y nadie tendría que dimitir. Todos se comportarían como adultos. Y el problema, si bien es parte de los políticos, es en más mayor medida, culpa de los ciudadanos.

Veamos. Si nosotros tenemos un hijo que suspende una asignatura (O varias como es tristemente el caso actualmente de muchos hogares) Y lo arrestamos con no salir de casa por tres meses, sin más entretenimiento que libros (Ni internet, ni consolas, ni nada) ¿Qué hará el susodicho? Esforzarse para aprobar. Pero en vez de arrestarlo, imaginad que le regalamos un portátil, internet móvil, un Smartphone y un viaje a Disneyland (Y esto pasa en muchos sitios) Tu hijo hará lo que le salga de los cojones, dado que apruebe o suspenda va a tener premio (Esto da para otra entrada, entrada que haré, pero vaya ostia a mano abierta tiene la gente –en especial psicólogos- que dicen que no se ha de arrestar al niño si se porta mal o suspende para no crearles traumas).

Pues señores, un partido políticos es igual que un niño pequeño: Si un político roba, miente, o defrauda y en las elecciones es defenestrado (Cuestiones legales aparte) comprenderá que ha de hacerlo bien si quiere volver a gobernar, tanto él como otros partidos. Pero si mangan a dos manos, incumplen lo que les sale del nabo y mienten, y encima les damos la mayoría absoluta o casi la misma, entienden que pueden hacer lo que les salga de los cojones. Y esa es la situación en España. La gente con sus diferentes actitudes “Es que para que me roben los de X, prefiero a los de Y”, o “¿Nuevos partidos? Nah, si todos roban igual” (Curioso, cuando quitando a UCD solo ha habido DOS partidos en el poder en España desde Franco). Y tanto daño hacen los que votan a los de siempre, como los que se abstienen.



Cortinas de humo everywhere. Políticos creando problemas donde no los hay. Viva España.

Recuerdo hace unos años en Francia, que, para que no ganase el partido de Le Pen, la gente que no quería votar fue igualmente a las urnas, con una traba en la nariz a votar a Jaques Chirac. Simbolizando que no estaban orgullosos de lo que hacían, pero que era necesario.

Pese a que no este deacuerdo con esa postura, en España no hay excusa: Hay una burrada de partidos más allá de los dos de siempre, algunos más conocidos, y otros menos. Pero eso no importa. Porque si en este país la gente dejase de pensar: “No voy a votar a Z porque nadie lo harᔠnos llevaríamos sorpresas cojonudas.

Y luego entra en escena la otra cara de la moneda: Los hinchas… de los partidos políticos. Porque si ya el fanatismo del futbol, videojuegos,… me parece penoso, el fanatismo político ya es que alcanza nuevos niveles de vergüenza ajena. Y en este caso no son como los hooligans que son relativamente pocos respecto al número de aficionados de un club deportivo. En política y en especial, en España, se reproducen cual conejos en celo. Y es frustrante mencionar a alguien el caso Bárcenas, y te salte “Pero ¿Y los ERES de Andalucía qué?” o viceversa. El puto fanatismo llega al extremo de asumir que si mencionas un punto malo de X partido político, significa automáticamente que estas a favor de Y. Y eso ya impide lo básico que es, dialogar con alguien acerca de los problemas de este país. Y así los de arriba siguen, que casi no tienen que hacer nada mientras sus sectarios se parten los dientes, y fuera del país la marca España gana puntos… como chiste del siglo.

Y lo mismo pasa con los bancos, la deuda, hipotecas… Mira que he oído argumentos estúpidos para el dogma español “la culpa es de otros, nunca mía”, para defender a los que firmaban hipotecas (No hablo de las famosas preferentes, ojo) “Que si nadie sabía de economía” o “Nadie se lee la letra pequeña” (Esta da especialmente cáncer cuando alguien la pronuncia cerca de ti). Que quede claro que yo opino que todo banquero que engañase o estafase ya sea a sus clientes, o adeudando a su banco merece ir a la puta cárcel de por vida. Ahora bien:

Yo cuando tenía 15 años no era economista. Y mis padres son tan amigos de pedir un préstamo como yo, es decir, nada. Pero teníamos 4 millones de pesetas ahorrados y un piso en la playa costaba 5 así que decidimos pedir un préstamo al banco tras mucho deliberar, de un milloncejo de pesetas (6000 euros). Lo pagamos dando 3000 euros de intereses al banco. Y ojo, que yo sé que un banco no vive del aire, no me quejo de eso. Pero partiendo de eso. Pongamos que tengo 1200 euros de sueldo. Partimos de que NINGÚN trabajo es eterno, ya no solo en que te despidan, sino que te pueden bajar el sueldo por ejemplo. Solo con esas dos condiciones ¿Os meteríais a una hipoteca de 150.000 euros? Si respondisteis que si, sois gilipollas, o multimillonarios (Y en este caso no se para que os hipotecáis).

Porque no hace falta saber economía para saber cuando uno está cometiendo una locura financiera en lo que concierne a una hipoteca. No me hace falta ser físico y saber que existe la gravedad, para saber que tirarme de un acantilado sin paracaídas es mortal. No me hace falta ser químico para saber que beber lejía no puede ser bueno para mi cuerpo. Y no hay que ser listo para determinar que 150.000 euros es una putísima burrada de dinero. Pero claro, es mejor hacerse la víctima y decir que no sabías antes que reconocer tu propia culpa de que te molaba estrenar casa. Y eso por no hablar de los que inflaban el crédito para pillarse un BMW, un crucero, etc… ahora parece que no, que todos se hipotecaron por 40 euros y el banco es malo, pero yo en La Laguna, llegué a ver 10 BMW por cada Opel Corsa, y no exagero. Cuando preguntaba a mi padre, el me decía “el crédito de los bancos”.



Nada mas que decir.

Y mi padre SIEMPRE ha querido un BMW, de hecho siempre ha sido su sueño, pero él, que no tiene carrera universitaria, que ni siquiera tiene bachillerato y que es un simple carpintero, es realista y no es gilipollas y tiene más cabeza que el 90% de los integrantes de Españistan. Como él dice, si le toca la lotería se comprará uno. Si no, pues no.

Porque, como dice la película que más les gusta a los revolucionarios de Twitter (Esta es otra, quejarse desde el Twitter o Facebook, ánimo campeones que así se han derrocado gobiernos [/Irony]) V de Vendetta: “Ciertamente, unos son mas culpables que otros y tendrán que responder por sus crímenes, pero la verdad sea dicha, si buscáis un culpable solo tenéis que miraros al espejo”.

La solución… sinceramente soy una persona optimista, pero en este tema, el pesimismo me puede. Para empezar la gente debería tener autocrítica seria en este país y eso es imposible. La culpa siempre será de otros. Abandonar el fanatismo, algo jodido, y empezar a darse cuenta de que no tienes que esta deacuerdo al 100% con todas las ideas de un partido nuevo (Si en un 70%, pero es como pretender buscar a alguien en el mundo 100% afina  tus ideas y gustos, imposible). Que los medios dejen de ser sectarios (Imposible) y que la gente que manda sea responsable (Utopía). El cambio de un país ha de empezar por el ciudadano, y mucho me temo que en España no se está por la labor.

Y olvidaos de revoluciones y guillotinas. Primero, porque eso no se consigue por las redes sociales. Y segundo, porque la gente tiende a pensar que las revoluciones son como poemas de amor. Solo caen los malos, y los buenos triunfan mientras bailan con las mozas del pueblo. Y mucho hablar de “Hay que matar a los banqueros y bla bla”, y luego entra un tío en un banco a escopetazos y todo el mundo “Ay Señor, pobre gente, que barbaridad…”. Con sangre no siempre se consigue todo y la verdad, es que en este momento un 40% de los españoles apoyan el bipartidismo. Y no hay que matar a esa gente. Con represión no se consigue nada, solo alimentar el odio. Hay que educarles. Y no esperar salvadores o que las cosas se arreglen mañana.

Para terminar, os pediré que miréis a Venezuela. Tal y como me cuenta mi novia que es de allá, allí habían dos partidos políticos antes de Chávez, a cual más corrupto y vendemotos que el anterior. Llegó un salvapatrias mencionado arriba y ya sabemos el resultado. Y España se dirige a ese presente que hay en Venezuela. En los ciudadanos esta que eso no pase.