Análisis y Repaso: Trilogía de Mad Max (De Mel Gibson)


Aviso de antemano, que no solo no me ha gustado ninguna de las películas de la trilogía (Salvo ciertas cosas de la 2º parte), sino que considero que han envejecido horriblemente.

Y es una pena, porque de todas las sagas que he analizado en este blog a lo largo de su historia, al menos siempre ha habido una película en las mismas que entretiene, e incluso en las malas se puede rascar algo que no convierte la película en una tortura y pérdida de tiempo.

La trilogía de Mad Max era una de esas asignaturas pendientes que tenía en el cine. Me encanta la Scifi, la acción, y los mundos e historias postapocalipticas me pueden. Y como muchos sabréis, este año tenemos remake de esta trilogía, protagonizada por Tom Hardy y Charlize Theron. La estética de la nueva película me llama muchísimo, pero al ver la trilogía original, me ha echado para atrás hasta el punto de esperarme al alquiler, en vez de verla en el cine, por miedo a que sea lo mismo que la original, pero con mejor envoltorio.

Y quiero desde un principio dejar clara una cosa: No me vale el argumento “Es que significaron mucho en su día”. Como bien dijo una crítica en filmaffinity “Si hubiese nacido en los 60, esta película habría significado un montón para mí” pero una vez vives en 2015 está claro que han envejecido rápido y mal. Lo que es bueno, lo es por siempre y no envejece o al menos conserva algo que merece la pena ver.

Vamos primero con un resumen breve de las películas:





Mad Max, Salvajes de Autopista (1979): La historia va de un policía en un futuro postapocaliptico, especializado en criminales sobre ruedas. En una de sus persecuciones mata a un líder de una banda motera que jura venganza por su líder caído.

La película contó con un bajísimo presupuesto, pese al cual se las ingenian muy bien para representar una tierra devastada. Todo tiene un aire a western futurista decadente que le sienta muy bien.

¿Cuál es el problema entonces? La historia.

Una historia que podría perfectamente rodarse en un corto de 15 minutos, se alarga a hora y media, metiendo relleno de por medio a veces sin demasiado sentido. La primera escena, en la que sale el ¿jefe? de la banda (Uno de los primeros fallos, de lo ridículo que es este personaje, como mucho aventuras que será el mensajero de la mafia). Los policías de la carretera son inútiles porque sinceramente, lo son, y Max tiene una secuencia de 10 minutos poniéndose las botas, las gafas de sol, etc… en la que no nos muestra su cara, para luego conducir como lo haría un policía normal ante una persecución. Pero esto, es lo único bueno de la película en términos de la historia. Imaginad el nivel.



Mel gibson antes de convertirse en Stonebanks.

Luego, tras la muerte de ese cabecilla la banda rival jura venganza… yendo a la playa a disparar un maniquí, violando a una chica,… hasta que les da por atacar a un policía aleatorio sin saber si este fue causante de la muerte del jefe de la banda. Esto hace que Max quiera dejar el cuerpo y mediante pura casualidad, la banda y Max y su familia se encuentran, resultando en la muerte de la mujer y su hijo. La venganza de Max es muy aburrida, teniendo momentos de absoluta vergüenza ajena como cuando se baja del coche y le disparan en la pierna.

Y un argumento típico de “matan a mi familia, venganza”, queda alargado por personajes insulsos, tópicos con patas que al final ni acaban teniendo relevancia, ni aporta algo conocer su pasado o su forma de ser (Además de que está narrado muy incoherentemente). La supuesta “dura vida en ese futuro” no se ve por ningún lado.

Mel Gibson hace lo que puede, y muestra algo de evolución como personaje a lo largo de la cinta. Digo algo, porque no entiendo muy bien porque Max es tan bien considerado en su trabajo, cuando su conducción es bastante normalita, no da el tipo en el cuerpo a cuerpo y casi siempre es salvado por la estupidez de sus adversarios o por suerte pura. Además, no sé ni alcanzo a comprender porque tiene el calificativo de “Mad” (loco en inglés). Joder, Martin Riggs, de Arma letal interpretado por el mismo Mel Gibson esta 12.000 veces más loco que el Max de esta trilogía. Nunca vemos a Max hacer locuras, maniobras arriesgadas al volante o algo que nos lleve a pensar que merece ese calificativo.

El villano (Que pasa a ser jefe de la banda) es risible y salvando la primera escena en la que lo vemos, en el resto de la película pasa sin pena ni gloria.





Mad Max 2, El Guerrero de la Carretera (1981): Max es ahora un nómada sin objetivo en la vida, hasta que llega a un sitio en el que precisan de sus servicios. Ayudar a sacar gasolina de un asentamiento y que una banda salvaje liderada por Lord Humungus no se quede el combustible y los asesine.

Voy a decir algo bien claro ¿Por qué cojones los hombres en esta película van en tanga y ropas de cuero sacadas de un local de sadomaso, y las mujeres van tapadas como si fuera invierno? Es algo digno de estudio, desde luego. Y este no es un comentario machista, ni feminista. Es “o follamos todos o la puta al rio”. Mención especial a la vestimenta de Lord Humungus. En serio ¿Alguien se puede tomar en serio a este villano? (Y estáis hablando con un tío que se toma en serio a Bennet, uno de los dos villanos personales de Commando, de Schwarzenegger). Cuando tenía 10 años vi la primera vez que este tío se presentaba ante el asentamiento y cambié el canal porque me estaba entrando vergüenza ajena. Cuando vi la película hace unos días intenté tomármela en serio. Pero no puedo. Y no es solo por la vestimenta.

Volvemos al problema de la primera película: Personajes planos, salvando a un niño que con 7 años solo emite gruñidos, y un piloto de girocóptero. El personaje que más carisma tiene de la película, es el perro de Max.



No. NO. He dicho que NO. NADIE puede tomarse a un villano así seriamente a no ser que hablemos de la adaptación de 50 Sombras de Grey. De hecho, pensadlo. Posiblemente esta película inspiró a la autora.

Mención aparte merece Max en esta película. En serio, para la 10º vez que debería haber muerto y es salvado por el Deus Ex Machina de turno a los 20 minutos de película, tus bostezos empiezan a convertirse en tornados. Lo capturan y hieren con tanta facilidad, que es casi una parodia. Mas que Mad Max, debería llamarse “Enjaulado” o “Coincidencias salvadoras”. Y seguimos con otro problema de la 1º: ¿Por qué llamarlo Loco Max? Es un personaje estándar, que ni está loco, ni tiene una habilidad que tu digas “ser ese tío ha de ser la ostia”.

Y ojo, que la película me medio estaba gustando hasta llegar a la persecución final. Larga y casi una puta parodia de una persecución. Que si, que está bien filmada y dirigida, pero eso ni excusa que aburra hasta a las piedras, que no tenga apenas emoción y que tenga momentos ridículos. Atentos al cuchillo que derrapa en el aire, se gira 90 grados y cae en la espalda de un hombre conduciendo.

Y no hay confrontación final entre héroe y villano: Hummungus, que es un como una mala bestia de músculo, muere chocando con el camión de Max. Sin más. Es un WTF que realmente te pone de mala ostia. Ni siquiera un puto enfrentamiento entre camiones, o algo que haga subir la adrenalina. Simplemente el villano estratégico e inteligente se tira con su buggy de cabeza a un camión. Puro genio.





Mad Max 3, Mas Allá de la Cúpula del Trueno (1985): Max llega a un sitio en el que sospecha que le han robado sus cosas, y acepta recuperarlas a cambio de matar a un jefe local que está dando problemas.

¿Sabéis como empieza esta película? Adivinadlo. Exacto, a Max le dan una paliza por sorpresa y le roban sus cosas. Esta película va más allá de la 2º, y si hubiese una ocasión más en la que Max tuviese que ser salvado, bajaría el mismísimo Dios en persona a hacerlo porque no quedan personas o elementos físicos en el planeta que reutilizar para excusar que no muera. En serio, Mad Max es el primer hombre florero de la historia.

Y atentos, porque en el trato que Max hace con la gobernanta del asentamiento de turno, el que es matar al objetivo, Max se echa atrás porque descubre que el maromo al que ha de matar es retrasado. Es decir, el Mad Max que nos han presentado no solo en esta película, sino en toda la saga, que le importa un pimiento 4 que 40 y solo se preocupa por su culo, de repente tiene moralidad. Anda a cagar.

Pero esto no es lo peor. Tras ser salvado por, literalmente, puta suerte (la número 129482982394754893597489738922089752’098584235’942038590243’ logaritmo neperiano de 10) llega a una tribu de niños que lo confunden con un piloto…



Mel Gibson negociando su salida de la saga.

¿Qué COJONES paso en los 80 y 90? ¿Todos querían tener a sus ewoks en película?

A partir de ahí me dieron ganas de coger la televisión y estamparla contra el suelo. Pero, tras 40 minutos de NADA, de PÉRDIDA DE TIEMPO y de QUEMAR SUS RESES, llegamos a la persecución final en la que la mala, decide no pegar un tiro a Mad Max porque si y se va. Fin.

Lo de los cerdos produciendo metano me parece una idea curiosa. Una pena que tras la seriedad con la que se presenta, tiren por los chistes escatológicos fotograma si y fotograma también.

Conclusiones:

Creo que es la primera saga de este blog en la que no puedo recomendar absolutamente nada de las películas.

Cierto es que la ambientación, sobre todo en la primera película, es muy buena, pero se va al retrete cuando a los villanos los vistes con el atuendo del bar “La Ostra Azul”, cuando los personajes no son más que cajas de cartón con nombre y cuando las escenas rozan el ridículo.



Un minuto mas de película y se transforma en un personaje de dibujos animados.

Puedo entender que esto en su día fuera el “novamas”, porque había ciertas escenas y puntos poco tratados en el cine y realmente pudieron sorprender. Pero a día de hoy, no tienen ningún valor para una persona que sea aficionada al cine, más allá de ampliar su conocimiento sobre cine. La primera película la vi por ese fin, poder hablar y saber de esta película con conocimiento de causa.

Mel Gibson hace lo que puede, pero Su papel en la saga Arma Letal si es el de un loco. Mad Max no es ni héroe ni antihéroe, ni está loco, ni es profundo, ni acojonante. No tiene escenas que se te queden en la memoria. De hecho, la historia no es ni seria, ni pretende ser acción a saco, quedándose en tierra de nadie y fracasando en todos los frentes. Y para colmo, Max es salvado de la muerte por otros elementos o personas tantas veces, que si hiciéramos un juego de beber basado en esos momentos, moriríamos a los primeros 10 minutos de cada película de coma etílico.

Más allá de la ridiculez de su atuendo o sus caras (Atentos al punky de la 2º), no hay ningún villano a destacar en la saga. Están y mueren cuando el guión les llega. Lo mismo de los secundarios.

Por no hablar de las historias o motivaciones de los personajes. Vacías y “porque si” de manual. Y cuando no son estereotipos vacios, son caricaturescos hasta decir basta. Eso si, el subtítulo de la 3º película mola un cojón.



El protagonista de la saga, y al lado Mad Max (Chistaco Rancioapocaliptico).

Como dirían los policías ante una escena del crimen “Dispérsense. Aquí no hay nada que ver”

PD: La he visto en versión original. Con todo mi respeto a los australianos, odio el acento australiano de las películas.


Análisis y Repaso: Blade Runner (1982) de Ridley Scott





Antes de empezar, quiero dejar clara una cosa: He estado literalmente, a medio segundo de convertir este artículo en una crítica destructiva ¿La razón? De entre las críticas de Filmaffinity, leer una con el título “Blade Runner: Un Viaje a tu Interior”. Pero la película no se lo merece, y no tiene la culpa de que haya gente tan pseudoprofunda y nacida de lo más bajo de la New Age con acceso a un teclado.

Así que, enfocaré esta review como otra cualquiera, tratando de analizar esta película, que levanta pasiones y no deja a nadie indiferente.

Comencemos con un poco de historia: Cuando Blade Runner se estrenó, nuestro querido amigo Ridley Scott estaba on fire con Alien: El Octavo Pasajero. De forma que este proyecto se esperaba como agua de Mayo. Y se pegó un ostiazo monumental en taquilla y en la crítica. A nadie le gustó nada de este filme, y marcó para siempre a Ridley, que empezaría poco a poco, a tirar por lo seguro en sus próximos proyectos, y como consecuencia a tratar de no arriesgar demasiado (Quitando honrosas excepciones como Black Hawk Derribado). A eso le añadimos que Harrison Ford, que hace de protagonista, siempre se ha arrepentido de hacer esta película y nos queda un panorama poco agradable en su momento del estreno.

Sin embargo con el tiempo, la gente empezó a agarrarle cariño y se ha convertido en esas  llamadas “cintas de culto” de las cuales, parece que si no te gusta no tienes ni idea, etc… Y bueno, si has cometido el error de no verla ya la gente se pondrá en plan “Es que no has visto cine CON MAYÚSCULAS (Da golpes de nudillo en la barra del bar) hasta que la veas, etc…”

Personalmente, llevo unos 5 visionados de esta película a lo largo de mi vida, el último hace dos días con mi novia. ¿Mi opinión? Ni tanto, ni tan poco. En mi cuenta de filmaffinity, le tengo puesto un 5.

Antes de ir corriendo a defenéstrame en los comentarios, o ir a quejarte a tu red social favorita de lo mucho que te afecta la opinión de un desconocido (O no tan desconocido) sobre tu película intocable, permite que me explique, y ya luego si quieres me rebates punto por punto mis argumentos o te largas sin decir nada. Mi opinión no invalida la tuya, de igual forma que ni tú ni yo, querido/a lector/a, tenemos la verdad absoluta.

Tras este pequeño disclaimer, me explico: Blade Runner tiene unos puntos fuertes muy buenos, pero unas taras serias, que en cuanto la visualizas por segunda vez se hacen horriblemente evidentes.



Uno de los mejores villanos/antivillanos del cine.

Vamos con lo bueno:

– La ambientación es una pasada: Claramente. NADIE puede decir que esa ciudad futurista no está, o bien diseñada, o magistralmente ambientada. El diseño de los edificios es soberbio así como las pocas calles o edificios que el filme nos permite ver. En ese sentido, nos mete de lleno en ese futuro.

– La BSO es acojonante: Esto no tiene ningún mérito, puesto que es Vangelis su compositor. Junto con Basil Poledorius o Jerry Goldsmith esta entre mis compositores favoritos de cine. En especial el Love Theme, es literalmente una de las mejores piezas románticas sin vocales jamás compuestas para una película. Casi nos hace desear estar frente a una ventana mientras llueve y nuestra pareja nos abraza el resto de nuestras vidas. Genio puro.

– Rutger Hauer: No es solo el único personaje del filme con carisma, es que el actor consigue que cada frase que diga se clave en la mente del espectador. Una de las culpas de que esta película sea tan recordada es el monólogo que se marca al final del filme.

Lo malo por desgracia, comienza en el momento en el que los personajes abren la boca:

– Personajes más planos y simples que el mecanismo de un botijo: Seamos sinceros, el guión en lo tocante a los personajes esta hecho de forma chapucera cuando menos. Te olvidas de ellos en cuanto pasan unos meses porque no calan en absoluto en la mente del espectador (Obviando a Roy, como he mencionado en los puntos buenos).

Deckard es un protagonista sin personalidad alguna: Lo recogen en la calle, dice que no quiere ser mas un blade runner, el jefe le dice que no tiene elección y ya esta, a cazar replicantes que es Domingo y no tiene nada mejor que hacer. Dicen que es el mejor cazareplicantes y sin embargo no lo matan de puto milagro cada vez que se topa con uno. Recordad. La primera replicante, en vez de matarlo con el elemento sorpresa, lo noquea e intenta escapar. El segundo se pone a monologuear en vez de matarlo, y entonces es salvado por Rachael. La tercera, porque se pone a dar volteretas en vez de romperle el cuello. Y el cuarto LO SALVA a él. ¿El mejor en que? ¿En ser el peor? Pues como serían los otros, madre mía… Y cuando no mata replicantes, pues no hay mucho que escarbar ¿Eh? Pone cara de chulo/sufridor y poco mas.

Rachael… bueno, diré que para acordarme del nombre he tenido que buscar en la IMDB porque solo me acuerdo de Roy y Deckard. Típica mujer florero (Salvo por el momento en el que salva a Roy). La escena romántica con Deckard da risa cuanto menos con esos diálogos tan inspirados y que denotan tanta química entre ellos (Y no, una cosa es decir "es que es una robot" y otra, hacer diálogos para besugos).

Los replicantes que no son Roy… bueno, son simplemente patos de feria para morir de la forma más estúpida posible. Lo mismo del jefazo de la Tyler Corp. Del jefe de la policía. Del compañero de Deckard… Y así. Personalmente, si me acuerdo de Deckard, es por la Aventura Gráfica que sacó Dinamic en España y que era buenísima, y que trataba a los personajes con mucha más profundidad que en esta película.



Existo, luego existo (Traducción: Estoy por estar, que no tenía nada mejor que hacer).

– Guión lleno de agujeros algo absurdos: Vamos a ver, seamos claros: TODAS, absolutamente TODAS las películas tienen agujeros de guión ¿Han de ser demonizadas por eso? No, pero cuando algunos no tienen sentido, se hacen dolorosamente obvios. Por ejemplo, la forma de detectar replicantes. Empezamos por el hecho de que en el futuro no hay escáneres de metal o de complementos de bioingeniería. ¿Qué nos queda? Un polígrafo que analiza el ojo… ¿Quién fue el lumbreras al que se le ocurrió ese método? Dicho de otra forma, ¿Por qué no llevan un número de serie, aunque sea tatuado para su identificación? Es que puedo entender que si no no habría película (O si) pero a mi ver, habría tenido ms sentido que los Blade Runners fuesen expertos en detectar replicantes de humanos simplemente observando sus reacciones. Esto habría dado mucho mas jugo sin necesidad de aparatitos de por medio. Recuerdo que en las escena de Rachael, Tyler le dice a Deckard que ha llevado CIEN PREGUNTAS determinar que Rachael no es humana… ¿No es eso un puto peligro si el replicante al otro lado quiere matarte? De hecho, eso pasa en la primera escena de la película (Otra además, ¿En las corporaciones en el año 2019 uno puede ir con armas ocultas tranuqilamente por donde quiera dentro de un edificio importante? ¿Ni detectores de metales o controles de seguridad antes de meterte en un test en el que puede que sean replicantes los interrogados?)

– La trama es sencilla, pero carece de gancho: Cuatro replicantes quieren evitar su muerte próxima encontrando a su creador invirtiendo el proceso que los llevará al fatídico destino. Deckard ha de pararlos. Veamos que falla:

Salomé (La 1º replicante): ¿Qué ganaba trabajando en ese club de striptease para la causa? ¿Esperaba que Tyler llegase allí un día de esos por curiosidad? Leon (El replicante del prólogo) ¿Pega un tiro a un Bade Runner y sale como si nada de la Tyler corp sin que nadie lo pare? Asumo que su papel era estar dentro de la empresa y recabar información (Digo asumo, porque nunca se dice nada), pero es un poco coincidencia que justo cuando le hacen el test no necesite recabar mas.

Las motivaciones de Deckard nunca quedan claras: Porque dejó de ser Blade Runner, porque vive, etc…Y así con todo. La película pretende ir de “Oh, que profunda soy, dejo una foto en blanco y negro EN UN FUTURO EN EL QUE EXISTE TECNOLOGÍA ZOOM AND ENHANCE QUE DEJA LA DE CSI LAS VEGAS A LA ALTURA DEL COREL DRAW 1 y así presento a un personaje”. Nunca llegamos a empatizar con ningún personaje, y el guión cuando lo analizas fríamente no tiene sentido en muchos casos.

Por ejemplo, cuando la ¿Novia? De Roy muere a manos de Decker y este se pone triste por su muerte… no sentimos nada. Ni odio, ni rabia, ni pena.

– El elemento de un futuro distópico cyberpunk no esta sino en imágenes: Para los neófitos: Un futuro cyberpunk es un futuro tecnológicamente avanzado, en el que las corporaciones dominan todo el percal, la gente es tratada como ganado, los pobres son totalmente marginados y solo sobrevive el más fuerte. Los “héroes” de estas historias saben que no pueden cambiar nada ni para bien, ni para mal, y solo existen para sobrevivir, y los “villanos” suelen ser gente sin alma que hará lo que sea por lo que quieren, sea lo horrible que sea. Es la deshumanización a gran escala.

Pues bien, en Blade Runner, la cual tanto en los anuncios como en su carátula se vende como una historia Cyberpunk, no tiene nada de eso. Solo tiene la ambientación en cuanto a decorados, calles… en ningún momento se ve pobreza, marginación de clases,… nada de ellos. Incluso la corporación Tyrell es una empresa de marca blanca, inocua con la historia. Y se confunde deshumanización con personajes planos. Deckard no es deshumanizado, es un personaje plano. Un Deckard al que no le importase matar civiles con tal de matar replicantes, que aceptase sobornos para llegar a fin de mes… eso sería un personaje deshumanizado. El Deckard de la película es un autómata que va de un punto a al punto b, porque así lo quiere el guión. Y así con todo:



Bien podría ser un inútil objeto de teletienda… Y el detector de replicantes, también (Chistaco).

Por cierto, el Product Placement de Coca Cola es puñeteramente obvio y casi te saca de la película. Esta casi al nivel de los de Sony en la primera mitad de Casino Royale.

Conclusiones finales:

La película, pese a todo, no es mala. Tan solo por sus decorados, merece la pena echarle una ojeada. Pero sinceramente, creo que la película ha sido elevada sin motivo a la calidad de obra maestra por razones equivocadas:

– La actuación de Rutger Hauer, el cual hace suyo el personaje a pesar de ser simple con una actuación demoledora, y con ese monólogo final que se marca. Me hace gracia, puesto que a mucha gente se le llena la boca de babas con el mismo, y el 90% no sabe quién narices es Tannhäuser, por ejemplo, o se quedan con las palabras del monólogo y no el contexto, que es lo importante.

– El hecho de su defenestración en su estreno:
Mucha gente alaba esta película como una forma de hacer “justicia”, debido a que en su opinión posee una riqueza no asimilable por el ser humano medio, y esa es la razón por la que fracasó en su día. A esto se le añade que cuando alguien dice algo negativo de ella, en vez de entender las críticas, tratar de debatir punto por punto sanamente, o ignorarlas (Es una opción muy válida), te salgan con la frasecita “Es que no la entendiste bien” cuando no se oyen cosas más ofensivas como “No está hecha la miel para la boca del asno”.

En mi opinión, ni se merecía ese fracaso en taquilla, ni merece ser obra maestra ahora. Era una película a la que le hubiese venido bien más carga argumental, unos personajes más definidos y algo más de detalle en recrear la sociedad existente en la historia y no limitarse simplemente ponerte una imagen espectacular, para que no te fijes en el contenido muy detenidamente. Hay muchísimas películas que destacan increíblemente en un apartado y fallan estrepitosamente en el resto. Se puede alabar ese aspecto, pero no ignorar los que fallan. Blade Runner es una de esas películas. Y es una película a la que el fanatismo de sus seguidores hace flaco favor.

Por poner un ejemplo de una película a la que yo considero obra maestra: El Padrino, de Francis Ford Coppola. Puede venir alguien diciéndome que es lenta, que sus personajes no le transmiten nada,… y no por ello esa persona es inferior intelectualmente a mí o viceversa. Si no me da argumentos, pues bien por esa persona, y si los da y se puede dialogar, puede que aprenda algo o conozca a alguien interesante en el transcurso del debate.

Por estas razones, Blade Runner, en mi humilde opinión, no pasa del aprobado. Y me da rabia, viendo como tenía esa increíble ambientación que se lo ponía a huevo y esa increíble banda sonora, no se haya aprovechado. Solo espero que en un futuro, alguien le meta más duración y ponga lo que le falta: personajes memorables (No solo uno) y un guión que enganche y tenga miga.


Análisis y Repaso: “The Punisher”, “Punisher Zona de Guerra” y «The Punisher: Dirty Laundry»


A poco que os guste el cine de acción o los comics, seguro que habéis oído hablar del personaje de The Punisher (No voy de snob por mencionarlo en inglés, simplemente llamarlo El Castigador se me hace raro). Y se ha hablado mucho para bien o para mal de sus adaptaciones en el cine (Película de Dolph Ludgren aparte, que solo tomaba licencias del comic en vez de adaptarlo). Una fue vilipendiada sin piedad en su salida por su falta de violencia explícita (Con el tiempo ha ido ganado adeptos), y la otra fue directa al mercado del BR/DVD.

Hace dos días vi por fin "Punisher Zona de Guerra" ¿Mi conclusión? Pues la misma: La primera de Thomas Jane sigue siendo superior. Pero guardad las piedras, porque Zona de Guerra no es mala. Es más, me planteo seriamente comprar el pack de las dos, si lo encuentro a buen precio en BR. Procedamos pues, a analizarlas primero y al final, las compararé cara a cara.





The Punisher (2004):

La historia, levemente alterada del comic, nos presenta a un Frank Castle agente del FBI en su última misión antes de su retiro (No por edad, simplemente quiere dedicarse a su familia) y en esta última misión, muere por error el hijo de uno de los jefes de la mafia más peligrosos del país. Este, haciendo responsable a Castle y por deseo de su mujer, manda asesinar al susodicho y a su familia. Castle milagrosamente sobrevive, y decide tomarse la justicia por su mano, al regresar tras una temporada recuperándose de sus heridas con ayuda de un extraño, y ver que nadie ha movido un dedo por hacer justicia.

Lo voy a decir claro: Si esta película tuviera no solo sangre a borbotones, sino momentos realmente crudos (Si habéis visto Dredd de Karl Urban, ese tipo de violencia) estaríamos hablando de la mejor adaptación de The Punisher hecha jamás. Pero una vez sabes que es PG13, queda analizar lo que la misma nos da. Y lo que queda, es el hecho de que tanto Thomas Jane como el director Jonathan Hensleigh se leyeron los comics de Punisher e intentaron plasmar todo lo que pudieron de él, pese a no mostrar tanta casquería como ellos hubiesen querido.

¿Por qué digo esto? Porque Punisher, al contrario de lo que muchos idiotas afirman, no es solo sangre y brutalidad o sadismo frío.

Frank Castle es un ejército de un solo hombre. Eso no significa que sea bueno con las armas y ya esta. Es un estratega increíble, es casi imposible pillarle con la guardia baja, nunca descansa, y no solo es peligroso físicamente, además lo es en el campo psicológico. Es un hombre que te joderá la mente antes de ir a por ti. ¿Cómo? Irá haciendo que tus amigos, mujer o amante, hombres de confianza, etc… se vuelvan contra ti, o tú sospeches de ellos. El castigo por tanto acaba siendo físico y psicológico.

Por tanto, en la película vemos como Castle, al contrario de cualquier otra cinta del género, no se limita a coger armas y dispararlas sin ton ni son. Lo primero que hace, es buscarse un enemigo dentro del clan Saint, y hacer que se vuelva contra ellos. Poco a poco, va planeando la caída de Howard Saint haciendo que su mano derecha parezca que le va a traicionar y que encima, se tira a su mujer, haciendo que el mismo Howard los mate a ambos. De paso, jode sus operaciones y hace que la gente que usa sus servicios prescinda de él. Al final, Punisher se lo hace saber todo antes de matarlo de forma dolorosa, para que sufra el doble. Es posiblemente, una de las mejores venganzas que habrás visto en la pantalla del cine. Y lo mejor es que para Punisher, no es una venganza. Como el mismo dice en la película “Esto no es por venganza, la venganza es una respuesta emocional. Para mí, solo existe el castigo”.





Y va mas allá. Cuando haces daño a sus aliados, no es el típico héroe al que le entra crisis existencial y se pone en plan “ay miarma, que malo que por mi culpa ha muerto gente bla bla lo dejo bla bla”. Eso solo lo cabrea aún más. Y no es de los que duda al disparar. Si eres de los malos, tiembla.

Las actuaciones y el casting son soberbios. Thomas Jane es The Punisher tanto en la forma de ser, como en sus actos. John Travolta también lo clava como el típico villano calmado pero psicópata. Asimismo, enemigos de Punisher del comic como El Ruso… simplemente, es comic en movimiento para bien.

La historia está perfectamente hilada, y no daré más spoilers de los que he puesto aquí. Es una historia que quizá no entre en tu top 10, pero no sentirás que pierdes el tiempo viéndola.





Punisher Zona de guerra:

La película sigue un par de años mas tarde de donde acaba la primera. Punisher ha acabado con casi todo el crimen de la ciudad, pero en una de sus incursiones mata a un agente infiltrado por error y se cuestiona si debe seguir haciendo lo que hace.

La película no se corta con escenas cruentas en esta ocasión, y tiene momentos muy bestias. Ray Stevenson da el pego como Punisher (Aunque a mi ver Thomas Jane era un poquito mejor). Pero la culpa de eso la tiene el guión.

En esta ocasión, media película es ver a Punisher con clichés que no solo no le pegan en absoluto, sino que encima ya hemos visto dos millones de veces en otras películas del género:

Blabla he matado a uno de los buenos por error lo dejo bua bua: Punisher no haría eso. Se atormentaría, si, pero nunca pensaría en dejarlo ni se pondría sentimental. Como poco, tendría aún mas determinación para seguir adelante. Encima, es un cliché estúpido y sobreusado, porque sabemos desde el mismo momento de la presentación del mismo que no lo acabará dejando tras un discurso de algún secundario o tras encontrar la paz interior (En esta película, lo primero).

Deja a la familia perseguida en su guarida protegida por un mindundi/No protege a su amigo a sabiendas de que van a por él: Punisher es un estratega nato. Nunca se le pilla con la guardia baja y siempre piensa 4 veces antes de dar un paso. Aquí no es solo el hecho de que caiga en estos errores, es que son errores en los que ningún ser humano con dos neuronas vivas caería. Todo en aras de darle más “dramatismo” a la historia, cuando no funciona porque sabemos lo que va a pasar al ser, al igual que el primer punto arriba mencionado, un cliché sobreusado hasta la saciedad en otras películas del género.

El malo (Jigsaw) tiene a tiro a Punisher, pero no lo mata: Esta ya es de traca. Estoy hasta los cojones no solo de este cliché, sino del típico “Tengo rehenes, suelta el arma… ok, ahora en vez de pegarte un tiro y ganar, voy a echarte un monólogo sobre lo mucho que molo y lo idiota que eres”. En este caso, Jigsaw además LE DEVUELVE EL ARMA CON UNA BALA. MADRE-DE-DIOS. Ni The Punisher en esta película es inteligente, ni Jigsaw tampoco. Y hablamos de uno de los enemigos más emblemáticos del comic, el equivalente a el Joker de Batman.





Hay más clichés y momentos repetidos, pero estos tres son los mas sangrantes.

Las actuaciones, salvando a Ray Stevenson que como he dicho, hace lo que puede, son malas. Empezando por el malo principal, Jigsaw, que intenta ser algo parecido a lo que fue Jack Nicholson en la 1º de Batman de Tim Burton, pero se queda en una especie de payaso sobreactuado que no consigue imponer, ni dar miedo o algo de humor, aunque sea humor negro. Su hermano da mucho más miedo y mal rollo cuando le dejan lucirse, pese a ponerlo como un psicópata random. Los “amigos” de Punisher como Microchip o su amigo de las bandas, pasan sin pena ni gloria al igual que el personaje negro del FBI que quiere cogerle, pero al final cambia de opinión.

Los puntos positivos vienen en la ambientación (Muy oscura, a la par del comic, con ese aspecto industrial oxidado y decadente) y en la atmósfera, realmente conseguida y que hace que compense un poco los puntos negros arriba mentados. Además, ciertos momentos recuerdan a The Punisher (El momento escopeta al detener a un criminal).

Los tiroteos son espectaculares y muy bien llevados. Es una pena que solo haya dos, el del inicio y el del final. En medio hay alguna secuencilla de acción, pero nada importante. No aburre, pero tampoco sorprende. En cambio y como he dicho, en los mentados tiroteos tenemos momentos muy buenos como por ejemplo, cuando Punisher le rompe la cara (Literalmente) a un enemigo de un puñetazo. No diré más para no reventar sorpresas.





Cara a cara:

A poco que hayáis leído mis conclusiones, sabréis lo que voy a decir aquí. He de decir, que si la primera tuviese algo más de la violencia de la 2º, estaríamos hablando de un filme de culto al nivel de Dredd. Pero sin eso, sigue siendo una cinta de acción y venganza muy buena.

Porque, a los que hayáis vito ambas os digo esto: ¿Recordáis la escena de la tortura del vecino con Piercings de Castle? Si es así, ¿Recordáis lo que hizo Castle cuando acaba dicha escena? Nada de sentimentalismos baratos, simplemente se levanta, se carga a los que se quedaron atrás y se prepara con mas ganas para el asalto final. ¿Y recordáis como sentisteis rabia por lo que el cabrón que le torturó le hizo? Eso no lo sientes en ninguna parte de Zona de Guerra. En parte porque mientras The Punisher de Thomas Jane se molesta en presentarte a los secundarios buenos y malos, y darle una personalidad a cada uno hasta que acaban sufriendo, Zona de Guerra presenta estereotipos con patas o con dos líneas y espera que sientas algo cuando les viene encima la negra, que por otra parte, se ve venir desde antes de darle al play.

Por esta y aún más razones, la primera película es una cinta de inicios de un superheroe (O antiheroe), que ya quisiera para sí más de un susodicho. Y es sorprendente como, con el paso de los años, crece la gente a la que le gustó dicha cinta, sobretodo fans de Punisher que, cuando pasó el cabreo e "Oh, no hay sangre" y empezaron a mirar el resto de la cinta, se dieron cuenta de que había algo mas.

La segunda en cambio, es una de esas películas que enseña (Aunque no sea su intención) que la violencia no lo es todo para representar un personaje, o contar una historia. Comparémosla con otra cinta de superhéroes con gore explícito: Dredd. Esta última usa la violencia como un elemento más de una historia en el que todo funciona como un reloj. ¿Porque? Porque no esta para impactarte, sino para que aceptes que es un mundo en el que la justicia de guante blanco es imposible, y si no eres duro, estás muerto. Además, Dredd es más Punisher que el mismo Punisher de Zona de Guerra. En Dredd, su compañera es secuestrada, y lejos de deprimirse, lanza un ultimátum que hace acojonar a todo el edificio en el que se halla atrapado. Llega al final y tenemos un stand off en el que Dredd, y haciendo gala de su credo, hace lo que sea por hacer justicia, sin miedo ni remordimientos.





¿Significa que Zona de Guerra es mala? No. Simplemente y en mi humilde opinión, no esta a la altura de la primera. Si hubiese seguido el esquema de la de Thomas añadiéndole crudeza habría sido una joya, pero tal y como esta se queda en una aceptable cinta de acción, que solo por el principio y el final merece la pena ver, aunque solo si se es fan del género.

Como fan de The Punisher, seguiré esperando que algún día alguien tenga huevos y nos saque una versión +18 del personaje, pero no esperando que la casquería me distraiga, sino que ayude a contar la historia de uno de los antiheroes mas brutales del mundo del comic. Mientras, me quedo con la versión de Thomas Jane, a mi ver una más que dignísima cinta del personaje. Pero Zona de Guerra aún siendo inferior, no es mala. Es tristemente una oportunidad desaprovechada, pero no se pierde el tiempo viéndola.





The Punisher: Dirty Laundry:

Este corto esta producido por Thomas Jane, y protagonizado por él mismo, con un papel de secundario para Ron Perlman (Hellboy). Este corto, que no se presentó en España, narra una pequeña historia de Punisher cuando se acerca a una lavandería en un barrio de mala muerte a hacer la colada.

Imaginad un comic pequeño pasado a la gran pantalla en 12 minutos. Eso es lo que es este corto: Como ver en movimiento un pequeño capítulo de Punisher. Tenemos una pequeña banda que aterroriza el barrio, un Punisher que sin levantar sospechas decide la mejor forma de atacar, planificando y buscando un método de castigar de la forma mas expeditiva posible a los pandilleros. En este corto no hay una sola bala, todo es combate cuerpo a cuerpo. Mención especial al final, donde Punisher no mata al jefe… a este se le reserva un final mas "especial".

El corto es, sinceramente, lo mejor que le ha pasado a Punisher. Deseo con todas mis fuerzas que Thomas Jane pueda hacer algún día una película de The Punisher tal y como el la quiera. Podríamos llegar a ver un peliculón epiquérrimo. De momento, tenemos esta pequeña joya de 12 minutos. Gracias, señor Jane.

Despido esta entrada con una frase de la primera película que me encanta:

Si vis pacem, para bellum: Si quieres la paz, prepárate para la guerra.