Análisis y Repaso: Trilogía de Mad Max (De Mel Gibson)


Aviso de antemano, que no solo no me ha gustado ninguna de las películas de la trilogía (Salvo ciertas cosas de la 2º parte), sino que considero que han envejecido horriblemente.

Y es una pena, porque de todas las sagas que he analizado en este blog a lo largo de su historia, al menos siempre ha habido una película en las mismas que entretiene, e incluso en las malas se puede rascar algo que no convierte la película en una tortura y pérdida de tiempo.

La trilogía de Mad Max era una de esas asignaturas pendientes que tenía en el cine. Me encanta la Scifi, la acción, y los mundos e historias postapocalipticas me pueden. Y como muchos sabréis, este año tenemos remake de esta trilogía, protagonizada por Tom Hardy y Charlize Theron. La estética de la nueva película me llama muchísimo, pero al ver la trilogía original, me ha echado para atrás hasta el punto de esperarme al alquiler, en vez de verla en el cine, por miedo a que sea lo mismo que la original, pero con mejor envoltorio.

Y quiero desde un principio dejar clara una cosa: No me vale el argumento “Es que significaron mucho en su día”. Como bien dijo una crítica en filmaffinity “Si hubiese nacido en los 60, esta película habría significado un montón para mí” pero una vez vives en 2015 está claro que han envejecido rápido y mal. Lo que es bueno, lo es por siempre y no envejece o al menos conserva algo que merece la pena ver.

Vamos primero con un resumen breve de las películas:





Mad Max, Salvajes de Autopista (1979): La historia va de un policía en un futuro postapocaliptico, especializado en criminales sobre ruedas. En una de sus persecuciones mata a un líder de una banda motera que jura venganza por su líder caído.

La película contó con un bajísimo presupuesto, pese al cual se las ingenian muy bien para representar una tierra devastada. Todo tiene un aire a western futurista decadente que le sienta muy bien.

¿Cuál es el problema entonces? La historia.

Una historia que podría perfectamente rodarse en un corto de 15 minutos, se alarga a hora y media, metiendo relleno de por medio a veces sin demasiado sentido. La primera escena, en la que sale el ¿jefe? de la banda (Uno de los primeros fallos, de lo ridículo que es este personaje, como mucho aventuras que será el mensajero de la mafia). Los policías de la carretera son inútiles porque sinceramente, lo son, y Max tiene una secuencia de 10 minutos poniéndose las botas, las gafas de sol, etc… en la que no nos muestra su cara, para luego conducir como lo haría un policía normal ante una persecución. Pero esto, es lo único bueno de la película en términos de la historia. Imaginad el nivel.



Mel gibson antes de convertirse en Stonebanks.

Luego, tras la muerte de ese cabecilla la banda rival jura venganza… yendo a la playa a disparar un maniquí, violando a una chica,… hasta que les da por atacar a un policía aleatorio sin saber si este fue causante de la muerte del jefe de la banda. Esto hace que Max quiera dejar el cuerpo y mediante pura casualidad, la banda y Max y su familia se encuentran, resultando en la muerte de la mujer y su hijo. La venganza de Max es muy aburrida, teniendo momentos de absoluta vergüenza ajena como cuando se baja del coche y le disparan en la pierna.

Y un argumento típico de “matan a mi familia, venganza”, queda alargado por personajes insulsos, tópicos con patas que al final ni acaban teniendo relevancia, ni aporta algo conocer su pasado o su forma de ser (Además de que está narrado muy incoherentemente). La supuesta “dura vida en ese futuro” no se ve por ningún lado.

Mel Gibson hace lo que puede, y muestra algo de evolución como personaje a lo largo de la cinta. Digo algo, porque no entiendo muy bien porque Max es tan bien considerado en su trabajo, cuando su conducción es bastante normalita, no da el tipo en el cuerpo a cuerpo y casi siempre es salvado por la estupidez de sus adversarios o por suerte pura. Además, no sé ni alcanzo a comprender porque tiene el calificativo de “Mad” (loco en inglés). Joder, Martin Riggs, de Arma letal interpretado por el mismo Mel Gibson esta 12.000 veces más loco que el Max de esta trilogía. Nunca vemos a Max hacer locuras, maniobras arriesgadas al volante o algo que nos lleve a pensar que merece ese calificativo.

El villano (Que pasa a ser jefe de la banda) es risible y salvando la primera escena en la que lo vemos, en el resto de la película pasa sin pena ni gloria.





Mad Max 2, El Guerrero de la Carretera (1981): Max es ahora un nómada sin objetivo en la vida, hasta que llega a un sitio en el que precisan de sus servicios. Ayudar a sacar gasolina de un asentamiento y que una banda salvaje liderada por Lord Humungus no se quede el combustible y los asesine.

Voy a decir algo bien claro ¿Por qué cojones los hombres en esta película van en tanga y ropas de cuero sacadas de un local de sadomaso, y las mujeres van tapadas como si fuera invierno? Es algo digno de estudio, desde luego. Y este no es un comentario machista, ni feminista. Es “o follamos todos o la puta al rio”. Mención especial a la vestimenta de Lord Humungus. En serio ¿Alguien se puede tomar en serio a este villano? (Y estáis hablando con un tío que se toma en serio a Bennet, uno de los dos villanos personales de Commando, de Schwarzenegger). Cuando tenía 10 años vi la primera vez que este tío se presentaba ante el asentamiento y cambié el canal porque me estaba entrando vergüenza ajena. Cuando vi la película hace unos días intenté tomármela en serio. Pero no puedo. Y no es solo por la vestimenta.

Volvemos al problema de la primera película: Personajes planos, salvando a un niño que con 7 años solo emite gruñidos, y un piloto de girocóptero. El personaje que más carisma tiene de la película, es el perro de Max.



No. NO. He dicho que NO. NADIE puede tomarse a un villano así seriamente a no ser que hablemos de la adaptación de 50 Sombras de Grey. De hecho, pensadlo. Posiblemente esta película inspiró a la autora.

Mención aparte merece Max en esta película. En serio, para la 10º vez que debería haber muerto y es salvado por el Deus Ex Machina de turno a los 20 minutos de película, tus bostezos empiezan a convertirse en tornados. Lo capturan y hieren con tanta facilidad, que es casi una parodia. Mas que Mad Max, debería llamarse “Enjaulado” o “Coincidencias salvadoras”. Y seguimos con otro problema de la 1º: ¿Por qué llamarlo Loco Max? Es un personaje estándar, que ni está loco, ni tiene una habilidad que tu digas “ser ese tío ha de ser la ostia”.

Y ojo, que la película me medio estaba gustando hasta llegar a la persecución final. Larga y casi una puta parodia de una persecución. Que si, que está bien filmada y dirigida, pero eso ni excusa que aburra hasta a las piedras, que no tenga apenas emoción y que tenga momentos ridículos. Atentos al cuchillo que derrapa en el aire, se gira 90 grados y cae en la espalda de un hombre conduciendo.

Y no hay confrontación final entre héroe y villano: Hummungus, que es un como una mala bestia de músculo, muere chocando con el camión de Max. Sin más. Es un WTF que realmente te pone de mala ostia. Ni siquiera un puto enfrentamiento entre camiones, o algo que haga subir la adrenalina. Simplemente el villano estratégico e inteligente se tira con su buggy de cabeza a un camión. Puro genio.





Mad Max 3, Mas Allá de la Cúpula del Trueno (1985): Max llega a un sitio en el que sospecha que le han robado sus cosas, y acepta recuperarlas a cambio de matar a un jefe local que está dando problemas.

¿Sabéis como empieza esta película? Adivinadlo. Exacto, a Max le dan una paliza por sorpresa y le roban sus cosas. Esta película va más allá de la 2º, y si hubiese una ocasión más en la que Max tuviese que ser salvado, bajaría el mismísimo Dios en persona a hacerlo porque no quedan personas o elementos físicos en el planeta que reutilizar para excusar que no muera. En serio, Mad Max es el primer hombre florero de la historia.

Y atentos, porque en el trato que Max hace con la gobernanta del asentamiento de turno, el que es matar al objetivo, Max se echa atrás porque descubre que el maromo al que ha de matar es retrasado. Es decir, el Mad Max que nos han presentado no solo en esta película, sino en toda la saga, que le importa un pimiento 4 que 40 y solo se preocupa por su culo, de repente tiene moralidad. Anda a cagar.

Pero esto no es lo peor. Tras ser salvado por, literalmente, puta suerte (la número 129482982394754893597489738922089752’098584235’942038590243’ logaritmo neperiano de 10) llega a una tribu de niños que lo confunden con un piloto…



Mel Gibson negociando su salida de la saga.

¿Qué COJONES paso en los 80 y 90? ¿Todos querían tener a sus ewoks en película?

A partir de ahí me dieron ganas de coger la televisión y estamparla contra el suelo. Pero, tras 40 minutos de NADA, de PÉRDIDA DE TIEMPO y de QUEMAR SUS RESES, llegamos a la persecución final en la que la mala, decide no pegar un tiro a Mad Max porque si y se va. Fin.

Lo de los cerdos produciendo metano me parece una idea curiosa. Una pena que tras la seriedad con la que se presenta, tiren por los chistes escatológicos fotograma si y fotograma también.

Conclusiones:

Creo que es la primera saga de este blog en la que no puedo recomendar absolutamente nada de las películas.

Cierto es que la ambientación, sobre todo en la primera película, es muy buena, pero se va al retrete cuando a los villanos los vistes con el atuendo del bar “La Ostra Azul”, cuando los personajes no son más que cajas de cartón con nombre y cuando las escenas rozan el ridículo.



Un minuto mas de película y se transforma en un personaje de dibujos animados.

Puedo entender que esto en su día fuera el “novamas”, porque había ciertas escenas y puntos poco tratados en el cine y realmente pudieron sorprender. Pero a día de hoy, no tienen ningún valor para una persona que sea aficionada al cine, más allá de ampliar su conocimiento sobre cine. La primera película la vi por ese fin, poder hablar y saber de esta película con conocimiento de causa.

Mel Gibson hace lo que puede, pero Su papel en la saga Arma Letal si es el de un loco. Mad Max no es ni héroe ni antihéroe, ni está loco, ni es profundo, ni acojonante. No tiene escenas que se te queden en la memoria. De hecho, la historia no es ni seria, ni pretende ser acción a saco, quedándose en tierra de nadie y fracasando en todos los frentes. Y para colmo, Max es salvado de la muerte por otros elementos o personas tantas veces, que si hiciéramos un juego de beber basado en esos momentos, moriríamos a los primeros 10 minutos de cada película de coma etílico.

Más allá de la ridiculez de su atuendo o sus caras (Atentos al punky de la 2º), no hay ningún villano a destacar en la saga. Están y mueren cuando el guión les llega. Lo mismo de los secundarios.

Por no hablar de las historias o motivaciones de los personajes. Vacías y “porque si” de manual. Y cuando no son estereotipos vacios, son caricaturescos hasta decir basta. Eso si, el subtítulo de la 3º película mola un cojón.



El protagonista de la saga, y al lado Mad Max (Chistaco Rancioapocaliptico).

Como dirían los policías ante una escena del crimen “Dispérsense. Aquí no hay nada que ver”

PD: La he visto en versión original. Con todo mi respeto a los australianos, odio el acento australiano de las películas.