En defensa: Need for Speed (Cine, 2014)





En principio, este artículo iba a ser un análisis y repaso, pero me ha sorprendido para mal ir por internet y ver que muchísima gente pone a parir esta película (El 90% de los argumentos leídos son estúpidos, pero ahí está el hecho).

Y es que yo quería verla en el cine. Por algunas razones, pero tampoco esperaba que fuera una obra maestra o algo así. Asimismo, mi novia no quería verla, porque no le atraía la película lo más mínimo, y al no ser una esperada al 100% por mí (Como por ejemplo y por citar una película reciente, Al Filo del Mañana), decidí esperarme al alquiler. Y la hemos visto tanto yo como mi novia. Decir que nos ha encantado, es quedarse cortos. Ella misma se arrepiente de no haberla visto en el cine. Ojo señores, que podemos estar perfectamente ante la mejor adaptación de un videojuego de la historia. Y no, no es ironía.

De entrada sabed, que Need For Speed, hasta la llegada de Underground no tenía argumento (Y eso, si podemos llamar argumento a lo de Underground). Antes de todo eso los juegos se basan en llevar coches de lujo y realizar carreras al límite. Mi favorito de la saga es Hot Pursuit 2, que tengo en físico.



Mi susodicha copia. Para mi, el mejor de toda la saga.

Pues imaginad que a esto, le ponemos una sencilla pero efectiva historia de venganza. Unos personajes totalmente apreciables. Unos efectos especiales increíbles y unas escenas sorprendentemente realistas. Vamos, que todo lo hacemos redondo. Eso señores, es Need for Speed en cine.

Por eso, dejadme enfatizar bien lo siguiente: Es una película de coches. Es decir, vamos a ver coches de lujo y carreras. Si de entrada esto no te atrae, no la veas. Pero ojo, no estamos ante una copia de Fast and Furious. Es más, ni se le parece, y gracias a Dios.

Fast and Furious (La 1º) tenía como fallo principal el exceso de subtramas, algunas de ellas muy estúpidas (EL FBI dedicando todos sus recursos a cazar a una banda que parece peligrosísima… pero que al final lo que hacen, es que roban camiones con reproductores de DVD… putamente ridículo) y unos protagonistas con cara de estar pasándolo mal todo el rato (Joder, creo que ninguno sonríe en toda la película). Mención especial a Vin Diesel, actor que me encanta y que en esta película NO TRAGO.

En Need for Speed, tenemos a Tobey Marshall, interpretado por Aaron Paul, el cual es el protagonista y lo borda. Pese a pasarle un putadón de narices (El motivo de la venganza) es un tipo que encuentra tiempo para sonreir, emocionarse, etc… cuando la ocasión lo demanda.  Y es humilde. Pero de verdad. Por fin encontramos a un campeón que no es un chuloputas ni se cree el centro del mundo. Simplemente hace lo que le gusta para vivir. Y no tiene un pasado tormentoso más allá de los típicos problemas amorosos que podemos tener tú o yo. Y lo más importante, eso no es ni una subtrama. Tobey y Anita (Dakota Johnson) tuvieron algo en el pasado, pero ya. Ni nuestro protagonista esta atormentado por ello, ni la echa de menos, ni vuelven, ni nada de nada.

Los secundarios son de lujo. Julia (Imoogen Poots) es la perfecta contraparte de Tobey. Tiene unas escenas de lo más cañeras y ayuda con todo lo que puede al protagonista, no es mujer florero o algo parecido. La química entre ella y Aaron Paul es más que apreciable, y se ve una muy buena evolución en su relación. Lo mismo con los demás compañeros de Tobey, con puntazos excelentes en todo el metraje de la misma (No diré nada para intentar no destripar demasiado).



No solo es guapísima y sexy, sino que además, es de mucha ayuda. Inteligente y con dos ovarios.

Pero el héroe no sería gran cosa sin un villano a la altura y aquí entra Dino Brewster (Dominic Cooper). Un cabrón sin escrúpulos al que solo le importan dos cosas: Ganar y el dinero. Y hará lo que sea por conseguir ambos objetivos. Hace creer que tiene un ego y reputación que mantener, pero eso lo usa para que sus objetivos no vean lo que en realidad pretende. Me parece todo un acierto sus primeros minutos en la película, ya que no dejan ver claramente lo que puede pasar.

Y vayamos a lo que toca, lo que complementa un film de este estilo: Sus escenas de coches. Y estas son, a falta de otra palabra, de las que dejan sin aliento.

Sorprendentemente, son muy realistas. Es decir, aquí no vais a ver saltos por acantilados, explosiones, y demás artificios típicos del género. Y no por ello, las escenas son aburridas, todo lo contrario. Por mencionar la primera escena de conducción, es en una ciudad de noche, en la que Tobey destaca, pero no hay ni un solo choque, ni una gilipollez de “típico coche que se rompe”… es una carrera tal y como sería de verdad, pero muy bien rodada.

En realidad podría hablar párrafos y párrafos sobre estas, pero si has visto la película ya sabrás de lo que hablo y si no, estaría bien que llegases virgen a las mismas. Solo he de decir, que establecen en mi opinión, un nuevo techo para este tipo de escenas.

Y es que, en mi cuenta de Filmaffinity le he puesto un 10 como una casa. Porque no solo está el hecho de que la he visto sin expectativas (Malas o buenas) y me ha encantado, es que ni le cambiaría nada, ni le quitaría nada. Es perfecta tal y como es. Y más si la comparamos con las pocas y pobres incursiones en este género como A todo Gas o su segunda parte. Es irónico en cierto sentido que Electronic Arts esté dando tantos tumbos en los videojuegos, pero que hayan acertado de pleno en esta incursión cinematográfica.

Y aquí es donde halaré para terminar de dos asuntos

1) ¿Por qué le pongo un diez?
2) La idiotez de los “críticos”
.

Respecto a lo primero, hay mucho energúmeno que me suele soltar ¿Un diez? ¿La comparas con… (Insértese aquí cualquier película de género diferente)? No señores. Es decir, y por poner otra película a la que le he cascado un 10, Forajidos, de Robert Siodmak. ¿Cómo cojones puede alguien compararla con Need for Speed? Algunos pensarán “Claro, porque Forajidos es mejor…”. NO. NO Y NO. No las comparo, porque es como comparar una hamburguesa de carne con una de pollo. No tienen nada que ver. Si me como una hamburguesa de carne esperando pollo, me voy a decepcionar. Lo mismo se aplica al cine. Id a ver una cosa esperando otra y os decepcionará.



Advertencia: Solo esuchar el sonido del motor puede provocar orgamos en ambos sexos.

Ni siquiera por ser de acción, la podría comparar con Dredd, o Commando. Con las películas que las podemos comparar son, A todo gas 1, 2 y 3, Death Race 2000, el remake (Y sus infumables secuelas-precuelas), y en esta, Need for Speed es el puto maestro de todas ellas. De forma que si vas a comparar, que sea una comparación con sentido.

En segundo lugar, y muy ligado a la primera razón, esta la gente que critica esta película porque “es poco profunda”. Me asombra y maravilla la gente que entra a ver Need for Speed, esperándose Ghost, Los Puentes de Madison o vaya usted a saber qué. De esto ya he hablado en otras entradas en este blog y no me quiero repetir más de la cuenta, pero por el amor de Dios, se consciente de lo que vas a ver. Que ojo, puede no gustarte perfectamente, pero no vengas quejándote de que hay poco drama para las muchas escenas de coches que tiene. ¡Joder, la película se llama “Necesidad de Velocidad”, el puñetero poster te hace ver coches, y el tráiler, más de lo mismo! Que estamos en la era de internet, coño. Que cualquiera puede acceder a internet e informarse. No cuesta mucho, ¿Eh? Otra cosa es que el tráiler o el poster engañen, o la gente con sus opiniones, pero este, amigos míos, no es el caso.

Ah, y dejad de tener miedo de ponerle dieces o recomendar sin peros a obras como estas, si así lo deseáis. Que no tiene porque ser algo introspectivo y acojonante para poder encantarte, ¿Eh? Que en este universo L.A. Confidential y Need for Speed o Arma Fatal pueden convivir con un 10 y no pasa nada, que para algo son totalmente distintas y las tres ofrecen algo único.

Vedla si os gusta una buena historia de venganza,  coches y emoción. Os aseguro que no os decepcionará. Yo por lo pronto, ya tengo encargado el Blu Ray a Amazon.

PD: Como he comentado, sale Dakota Johnson (Anastasia Steele en 50 Sombras de Grey) en dos escenas en Need for Speed. Pues bien, en una de ellas, se muerde el labio. Una de dos, o estaba ya ensayando su papel para 50 sombras, o esta tía tiene un tic de lo más curioso.