En Defensa: Depredador 2 (Predator 2)





En no pocas ocasiones he visto a gente por internet despreciar o ningunear la 2º parte de esta irregular franquicia, que desde la 2º no ha tenido ningún producto destacable (Entretenido o no, es otra cosa) En mi opinión:

Alien Vs Predator 1 era decente. No era horrible, pero tampoco era un producto notable. Entretiene cuando la ves y no aburre, aunque tampoco se te queda en la cabeza al rato de terminar de verla.
Alien Vs Predator 2 es boñiga de buey putrefacta con extra de detritus. NADA se salva de esa bazofia maloliente
Predators (La 3º)… simplemente diré Adrien Brody como mercenario badass. [Pausa de un minuto para dejar asentar vuestras carcajadas] Eso, y un climax horripilante, al nivel de AvP 2.

Sin embargo la 2º de la franquicia, Depredador 2, es una más que digna secuela de la franquicia. Ya no es solo comparándola con las tres que han salido después de ella, simplemente a casi cualquier saga cinematográfica le encantaría tener una 2º parte con tanta calidad como esta.



Y tendría la segunda en Digibook si la hubiesen sacado en dicho formato… como odio tener dos formatos distintos en una misma saga.

Que conste que la primera para mí es un clásico atemporal. La he visto nosecuantas veces y la veré nosecuantas veces más en un futuro. Pero cuando hablamos de la 2º parte, no se me ocurre ponerla por encima de la 1º, pero tampoco por debajo. Pienso, que son cintas ciertamente distintas, y ambas tienen cosas diferentes que ofrecer, y ahí radica la gracia de la secuela. Y es que no se limita a calcar los momentos de la 1º parte y a cobrar el cheque, sino que se molesta en dar algo nuevo. Similar a lo que pasó con Aliens, de James Cameron.

Vamos por cachos:

La historia nos muestra a un depredador liándola parda en Los Ángeles, que podría ser perfectamente ambientada en la historia de Robocop, por lo crítico de las guerras crminales que vemos al inicio de la película. Al principio los policías que investigan los brutales crímenes, creerán que es obra de una sádica guerra de bandas, pero poco a poco se darán cuenta de que todo esto, es algo nuevo.

Una de las cosas buenas de la trama es que sabe que nosotros sabemos que es lo que pasa. Pero hace que ver a los detectives de la policía de Los Angeles resolviendo el misterio, sea interesante de ver. No solo con una fenomenal puesta en escena y ciertos elementos nuevos en la saga, sino con los personajes, que en solo 2 minutos se ganan nuestro más profundo cariño. Realmente, es lo importante en una película de slashers o de terror: Que los personajes te importen para así querer que sobrevivan, con lo cual empatizas con ellos.



Mike Harrigan, sus cojones y una Desert Eagle con Mirilla.

Hablando de esto, el casting es sobresaliente. Podrían haber tirado por lo fácil y encasquetarnos a Stallone, Van Damme o cualquier otro musculitos y otro par de secundarios mas con mas músculo que cerebro, pero optaron por poner a gente dura, pero diferente de la 1º película.

Tenemos a Maria Conchita Alonso jugando el papel de mujer dura (Y ya la veríamos en Perseguido de Arnold Schwarzenegger haciendo el papel de mujer badass a la fuerza) a Bill Paxton como el novato y Danny Glover como el duro detective jefe Harrigan. Sinceramente, es un papel que lo borda y le da un carisma acojonante a la saga. Lo siento por los haters de esta película, pero tanto Dutch (Schwarzenegger en la original) como Harrigan son igual de cojonudos.

Como secundarios tenemos a Ruben Blades (Y no anda buscando guayaba, chistaco), Adam Baldwin y al sempiterno Gary Busey que, sorprendentemente, está muy contenido en esta película. No tendremos salidas de tono o imitaciones del Nicolas Cage style.





Asimismo, los efectos especiales son de cine, al igual que la primera parte, pero añaden nuevas formas de matar por parte del Depredador. El disco dirigido o la red menguante, esta última auténticamente angustiante cuando te paras a pensar lo que conlleva morir así.

La película mantiene en general un buen nivel, pero es al final, en el climax, donde destaca. Si soy sincero creía complicado poder igualar el climax de la original. Pero aquí lo consiguen. Tenemos a Danny Glover, que consigue el disco del depredador y con él, alza la mano y consigue defenderse como puede del susodicho. Cuando las armas chocan cual duelo de espadas… recuerdo que hacía tiempo que no me levantaba de mi sillón queriendo que el protagonista de una película de este tipo ganase. Y el final… añade muchísimo a la mitología del depredador, y lo que es mas encomiable, sin una sola palabra o línea de diálogo.

Realmente no quiero decir más porque, sinceramente, quien no haya visto la película merece ver todo lo que le depara sin que por mi parte diga nada más.

Solo quiero concluir con que Depredador 2 no es, ni de lejos, inferior a la original. Ya le gustaría al 90% de sagas cinematográficas tener una 2º parte con tanta calidad.


Análisis y Repaso: To The Moon (PC)





Si, amigos, yo jugando a un juego indie cuasi desconocido. Y no, no es que se acabe el mundo. Recientemente, me compré un bundle por un juego llamado Magicka, para jugarlo con un amigo por Steam. Por 2’60 euros me vinieron 8 juegos además del Magicka, y este “To The Moon” estaba entre ellos. No había oído hablar nada de él nunca, pero me propuse esta semana salir de mi retiro de vicio de Terraria (400 horas que le llevo ya, maemia), y comenzar a, al menos, pasarme todos los juegos que tengo en Steam que no haya probado antes, y decidí empezar por el fondo de mi lista.

Admitiré que esta es posiblemente, la review mas difícil que voy a hacer en este blog ¿Qué porque? Porque este juego es una historia, y cualquier cosas del argumento que se me escape puede ser un spoiler como un barco de grande, de forma que no voy a detallar nada de la trama mas allá del punto de partida. Tiene mecánicas jugables muy simples, pero no es su punto fuerte. Lo es su increíble historia y guión, y una banda sonora que sinceramente, ha entrado en mi Top 10 personal de forma indiscutible. De forma que no voy a hacer esta review como la hago siempre, sino que voy a ir comentando partes del juego. Aquí no va a haber spoilers porque, sinceramente, este juego merece ir al susodicho sin saber solo lo básico de él.

Nos cuentan la historia de dos doctores/científicos/empleados de una empresa que se especializa en conceder recuerdos a moribundos mediante la implantación de los mismos en su memoria. Para ello, tienen que viajar por la memoria del paciente hasta su misma niñez e implantar ese deseo, de forma que la mente reconstruya la realidad haciendo que para la susodicha sea real.

El contrato es en teoría sencillo esta vez: John es un moribundo que quiere ir a la luna. No sabe porque, pero es su deseo. A partir de esto, nuestros dos protagonistas irán recorriendo su memoria, con tal de encontrar un punto en la niñez de John en la que poder implantarle el deseo de ser astronauta. Sencillo, ¿Verdad?

No diré nada más. Aquí no hay enemigos, no hay combates (Bueno, hay uno y es hilarante), solo hay recuerdos, a los que avanzaremos mediante puzles bastante sencillitos y exploración del mapeado, también bastante sencilla. No os equivoquéis. To The Moon es una aventura bastante sencilla y lineal, con 4 horas de duración en total (Sin contar dos descargables gratuitos) ¿Qué lo hace especial entonces? La historia y su banda sonora.

Seré honesto con los que me estéis leyendo. Tres veces rompí a llorar. Y cualquiera que haya jugado habrá hecho lo mismo, aunque os diga lo contrario. El juego es una montaña rusa de emociones, con momentos cómicos sorprendentemente bien ejecutados (En un momento triste o emotivamente alegre puede saltar una coña y hacerte reír) pero una gran carga emocional. Un recorrido por ambiciones, sueños rotos, recuerdos bonitos, recuerdos malos… cualquier persona se podrá ver reflejada en alguna de las partes de la vida de John. Pero lo más importante es la pregunta ¿De verdad sabemos lo que queremos?

Lo más importante es, que los personajes de este juego son, humanos. Aquí no vais a ver estereotipos baratos o hechos para la lágrima fácil, como podría ser y yéndome a ejemplos cinematográficos “El diario de Noah” o cualquier historia de Nicholas Sparks. John es una persona normal, y realmente no puedo decir nada más porque serían destripes criminales.





Asimismo, la banda sonora es puro oro. Tenemos unos temas a piano que sencillamente, son una delicia. Para muestra, mi novia oyó el tema principal un rato (Me quedé escuchándolo por primera vez en el menú bastante tiempo) y me preguntó cómo se llamaba el artista para buscar el disco, pensando que estaba escuchando música de cámara.

Los temas son totalmente adecuados para cada situación. Solo diré que en cuanto pueda, gastaré los 5 euros que cuesta comprarla en MP3. El autor se los ha ganado.

El juego está hecho con el RPG maker, pero aquí da muestras de la versatilidad de dicho programa, puesto que tira mas a ser una aventura gráfica de point & click, sin nada de elementos de rpg. Los gráficos son los del mismo programa, pero los diseños del mismo son resultones y bastante variados, de forma que no existe la monotonía. El juego también cuenta con algunas secuencias dibujadas. Como servidor es negado para dibujar, considero que son bastante decentes.

La parte jugable es bien simple, pero variada. En gran parte del juego tendremos que investigar por el escenario buscando momentos importantes de cada recuerdo para conseguir desbloquear un elemento que nos lleve más atrás en la memoria de John. Para desbloquear dicho elemento, tendremos que, una vez encontrados los 5 recuerdos importantes de dicho momento, recomponer con un sencillo puzle, el elemento. Otras partes de la historia conllevarán hablar con personajes, o investigar por el escenario, todo de forma muy linear.

Entonces, con 4 horas de duración y una Jugabilidad bastante sencilla, ¿Cómo es que lo recomiendo? Porque, sinceramente, la historia en total es oro puro. Hacía tiempo que un drama, una historia de sueños rotos y esperanzas no sacaba mis sentimientos a flote, de la forma que lo ha hecho esta pieza de software. Creedme cuando os digo, que el dinero que os cueste este juego será más bien poco en comparación con lo que os ofrecerá a nivel de emociones. Una película de este juego podría ser perfectamente una obra maestra sin mucho esfuerzo, por lo increíble de su trama, y sus personajes, y momentos que se te quedarán en la memoria.

Una obra maestra de la que el 90% de los dramas hechos en la historia, deberían aprender. Para mí, un clásico instantáneo.

Nota: 10





Análisis y Repaso: Distrito 13 Vs. Brick Mansions, o como no se ha de hacer un remake.



Original vs Remake.

Hace poco, mi prometida y yo hemos tenido el placer de disfrutar de una excelente película de acción llamada Distrito 13 (Como he ido repitiendo cual loro en mis últimas entradas). Producida por Luc Besson y dirigida por Pierre Morel (Director de la 1º película de Venganza –Taken en inglés-), ha sido toda una sorpresa.

Pierre Morel sabe cómo dirigir películas de acción y sabe cómo hacer que una película del género resulte interesante. A su vez, la película tiene un guión simple pero sólido y se toma su tiempo en presentarte el día a día de la Francia “futurista” en la que se ambienta. Las actuaciones son sobresalientes, y más cuando te das cuenta de que los protagonistas no son actores propiamente dichos, sino coordinadores de dobles en películas de acción, especialistas en motion capture… David Belle, que es uno de los dos, introdujo el parkour en Francia. Imaginad el nivel. Es una cinta sólida, divertida, bien hecha y redonda. Quiero señalar que se estrenó en 2004, y estamos a 2015 que es cuando la he visto por primera vez. Si, aguanta el tipo.

Tras ver la secuela, -Distrito 13 Ultimatum-, que es bastante estándar (No es mala, pero tampoco buena), me enteré de que se había hecho un remake de la original en 2014. Sinceramente, es la primera vez que pienso que un remake no es necesario. Y entonces pensé que quizá aportaría otro punto de vista a la franquicia, así que en compañía de mi prometida, vi la película. Y… por decirlo de una forma suave, menuda catástrofe. Preguntaré lo siguiente ¿Cómo puede ser, que una copia 1:1 en un 90% de la original, sea peor? ¿Y cómo puede ser que el 10% nuevo sean chorradas o cosas que no tienen puto sentido? Vayamos punto por punto para descubrirlo:

1) Los Actores:

En la original tenemos a Cyrill Raffaelli como Damian Tomaso, oficial de policía que no solo sigue el reglamento al pie de la letra, sino que cree en la justicia y hará lo que sea por llevarla a cabo. David Belle interpreta a Leito, un criminal de guante blanco al que no le gustan las drogas e inicia una guerra contra otro señor de la guerra de los que, sinceramente, no pueden dar más asco (No por escatológico, sino por los pocos escrúpulos que tiene). Los secundarios son todos memorables, desde el comentado jefe de la mafia hasta K2, pasando por la hermana de Leito que no pocas veces demuestra tener unos ovarios de acero (Personalmente, prefiero no soltar muchos más spoilers porque merece la pena verlo).

En el remake, el tristemente fallecido Paul Walker interpreta a Damian, esta vez apellidado Coller, el cual es idéntico al de la historia original, salvando el hecho de que a este personaje, su padre murió a manos del malo principal de la historia. Es decir, tenemos la típica y tópica subtrama de venganza que huele a refrito pakistaní. Y encima, te meten el giro de guión mas refritado aún de que el malo de la historia no tuvo nada que ver, sino que era un policia corrupto quien lo mató al final. Esto aparte de visto hasta en las etiquetas del gel de baño FA, es totalmente innecesario y no aporta nada. Porque, ya sabéis, al público no le basta que un policía sea honrado y quiera hacer cumplir la ley. No señor, hay que poner algo triste en su pasado porque sino la gente puede que no simpatice con él {/irony}.

David Belle vuelve interpretando a Leito, y mientras en la original se salía, en esta hace un papel bastante discreto, entre otras porque apenas comparte protagonismo con el personaje de Paul Walker. En la original los dos protagonistas tenían el mismo tiempo en pantalla, dándonos uno de los mejores dúos del cine de acción. Aquí todo parece un vehículo para el lucimiento de Paul Walker que no lo hace mal, pero el guión no da para más y poco puede hacer él para soportar el peso del mismo.

De los secundarios, ninguno se te queda en la mente a excepción del rapero de turno, RZA, que interpreta al mafioso de turno, y es por una incoherencia de cojones que ocurre al final de la película.



Parkour, Tiroteos y emocion a partes iguales Vs Tiroteos insipidos, diálogos de parvulario y dos saltos en toda la película.

2) Acción:

La original es, a falta de otra palabra más refinada, acojonante. Al ser los dos protagonistas expertos en coreografiar dobles, y uno de ellos fundador del parkour en Francia, uno ya sabe que no va a salir decepcionado. Y así es. Ninguno de los saltos que se ven en la película son falsos. Uno de esos saltos, literalmente, te acojona cuando te enteras de que fue real, es decir, de edificio a edificio, y te das cuenta de los cojones que le echa el señor Belle. Las peleas están muy bien filmadas y Cyril Raffaelli demuestra el porqué de que sea coordinador de dobles y coreografiador de peleas. Todo un espectáculo.

A su vez todo está bien dosificado entre acrobacias, ostias y diálogos. Todo está bien hecho de forma que nunca te satures de adrenalina, o te aburras por exceso de hablar.

Por desgracia, tenemos lo opuesto en Brick Mansions. Paul Walker obviamente no practicaba Parkour, y eso unido a que David Belle no le dejan lucirse tanto como debería, nos deja solo las secuencias de cuerpo a cuerpo y tiroteos de Paul Walker, que no están mal, pero tampoco destacan. Y mientras que en la original dejan claro que Damian es un atleta consumado, ágil, rápido y letal, en esta es un policía normal. Con lo que no tiene sentido que le asignen la misión de la trama de desactivar la bomba. En la original si lo tiene puesto que Tomaso es el mejor de los policías, pero en la de Walker, no.

Así que para tapar la falta de acción nos quedan los diálogos. Y estos aburren hasta las piedras. Y no por malos, sino porque lo alargan hasta el infinito. La original no tiene un guión de Shakespeare ni lo necesita. Argumento simple pero coherente y ya está. El remake intenta extender lo inextendible.



Todos en la imagen rezuman carisma vs ¿Carisma y Coherencia? ¿LOQUE?.

3) Guión:

Aquí voy a decir el que es el a mi juicio el único punto débil de la original: Se ambienta en 2013. Y si, eso puede ser un pequeño contratiempo. No tengo problemas con que una película futurista especifique el año, pero si vas a situarla en un futuro cercano, pon eso: “En un futuro cercano”. Lo digo porque, cuando se establece la película en nuestra realidad a pocos años de donde estemos, y llega la fecha que dice en la película y ves que eso no pasa, pierde un poco de “suspensión de incredulidad”. No es algo realmente grave, pero está ahí.

El guión de la primera se toma su tiempo para presentarnos a nuestros dos protagonistas. Uno es un criminal pero de los “buenos”, es decir, que no trafica con drogas o armas, que precisamente, por un mafioso y su intento de traficar en su área con droga, le declara una guerra de un solo hombre. Aquí vemos como Leito siempre va un paso por delante de sus enemigos, aunque al final del prólogo comete un fallo con el que no contaba (Ni él ni el espectador). Damian por otro lado se nos presenta como policía infiltrado que es de los que planean antes de lanzarse a la piscina, pero no es del todo inútil improvisando, aunque no le guste.

Establecido esto, llegamos al arco argumental de la película en sí, y es una bomba que en 24 horas hará explosión en el distrito 13. Damian es forzado a aceptar la misión de desactivarla, e intenta engañar a Leito haciéndole creer que es otro criminal para que le guíe por el distrito 13, pero este último no se lo traga y desde un primer momento se cosca de que es policía. Al poco de esto se darán cuenta de que separados no llegarán lejos y forjan una alianza sabiendo que aunque son de mundos distintos, pueden confiar el uno en el otro. Esto es un giro muy bueno, puesto que lo típico en estas películas es que el otro personaje se entere al final y de lugar al típico momento pelea. Pero aquí todos los personajes son inteligentes y para nada cascarones vacíos.

El remake hace lo mismo punto por punto, salvo que añade un personaje del bando de los malos (Una mujer negra) que sinceramente, para lo que hace, mejor que no la hubiesen puesto. Eso sí, esta película lejos de esto se marca un “¿Pero qué cojones?” de los que marcan época para mal:

El personaje de RZA, el mafioso maloso (Que no llega ni a 1/10 parte de la maldad del original) acaba volviéndose “bueno” en el sentido de que no mata a los protagonistas y les ayuda de repente (Cambio de conciencia porque si). Pero se prepara, tras parar la bomba, para presentarse a las elecciones de Brick Mansions. Y el personaje de Paul Walker, un policía que, recordemos, defiende el cumplir la ley, no solo lo apoya (A un mafioso que trafica con drogas y armas) sino que se deja sobornar por él con un coche para que le apoye en las elecciones. Y las encuestas lo ponen como favorito para ganar dichas elecciones.

ME CAGO EN VUESTROS PUTOS MUERTOS.



Carisma vs Anticarisma.

Que cuando lo pienso, no es tan raro. Aquí en España la gente sabe que los políticos a los que votan roban a dos manos y cometen crímenes a pares y les siguen votando, así que no es poco realista. El problema es que, aparte de lo enfermo de ese mensaje final, corrompe por completo la moraleja de la original.

Esta era “los criminales también son personas”, “no todos los que han incumplido la ley son monstruos” y la hipocresía de los que se creen por encima de los criminales. De hecho, hijoputas y héroes hay en ambos bandos y eso la original lo deja claro.

En el remake ese mensaje se pierde totalmente.

4) Conclusiones:

Brick Mansions es un remake no solo innecesario, sino totalmente irrespetuoso con el material original. Y lo peor es que el guión tanto de la original como del remake, es de las mismas personas, Luc Besson y Bibi Naceri. Yo, personalmente, quiero creer que en la ficha eso de guión quiere decir “original” y que el del remake lo han modificado otras personas, porque si no, no entiendo porque han hecho lo que han hecho.



Comerse la pantalla en la primera escena y acabar siendo grande vs Error 404 carisma e importarme un comino not found.

Tenemos las típicas americanadas malas de cliché (Policia con historia de venganza, disparo al bueno a cámara lenta de cara al final, etc) añadiendo tiroteos insípidos y pasa el protagonismo al personaje de Paul Walker, que no lo hace mal, pero siendo honestos, ningún actor podría haber hecho funcionar ese rol.

Y recomiendo ver ambas películas a todos los que os quejáis de los remakes, para que veáis que os quejáis por nada. Hasta el remake de Desafío Total de entrada, nos da algo diferente de la original (No está Marte por ningún lado así a primera vista) con lo cual, intenta ofrecer algo nuevo.

Un buen remake ha de coger la idea original y aportar situaciones completamente nuevas. Puede gustar más o menos que la original, pero al menos habrá hecho el esfuerzo de no copiar y pegar. Eso es precisamente lo que hace Brick Mansions. Copypaste 1:1 de la original, y las 3 cosas que pone son pequeñas, innecesarias y te hcen preguntarte a cada segundo “¿Y porque no pongo la original y me dejo de gilipolleces?”

Nota: Al final del remake, le dedican la película a Paul Walker. Todo un detalle. Irónicamente lo único que me gustó del remake.


Análisis y Repaso: Se7en





Si en mi anterior entrada quedaba satisfecho con la película analizada, en esta ya aviso que no tanto. Algunos pueden pensar que voy contracorriente por ir de guay, pero aparte de que no es así (Y quien me conozca, lo sabe), es lo que tiene que menciones cualquier película – la que sea-, y salga alguien comparándotela con la que él o ella considera que es la mejor del género (Y si le das coba te dirá esas gilipolleces de irrepetible, obra maestra y bla bla bla). Se7en es víctima de ese tipo de aficionado. Es esa película en la que de mencionar una película de su género (Thriller, asesino en serie, policiaco) ya te dirán los cuñadismos tipo “Bah, como Se7en ninguna” y demás lindezas.

Y ojo, que para esa persona puede serlo, como para otra distinta no. Pero cuando creas unas expectativas tan altas, te arriesgas a que la persona que no la ha visto se lleve una decepción. Dicho esto me pregunto lo siguiente:

¿Es Se7en una mala película? Ni de lejos.

¿Es una masterpiece atemporal? Ni de lejos.

En su salida, pudo ser (Y seguro que lo fue) todo un puñetazo sobre la mesa. Pero a día de hoy se queda en un thriller más, con alguna que otra imagen fuerte. Yo soy de los que opinan que lo atemporal, será atemporal siempre. Hay cosas que no envejecen y hay cosas que están viejas desde antes de que se creen siquiera. Esta película puso según tengo entendido ciertas cosas que no se habían hecho en cines aún. Pero con el tiempo, esos golpes de efecto acaban siendo perfeccionados irremediablemente. Es algo normal (Y afortunadamente pasa, el día que nos quedemos estancados, temblemos).

Llegados a este punto, lo que queda de la obra son los personajes, diálogos, historia y situaciones. Y siento decirlo, lo que ha quedado es normalito. Veamos, en mi opinión, que está mal y que está bien.



Kevin Spacey tras comer mermelada… ¿Que pasa? Él se la come así.

Lo bueno:

Kevin Spacey lo borda como asesino “putoloco”. Una frialdad en lo que hace que cuanto menos, asusta. Hasta cuando las cosas se le van de las manos, actúa fríamente.  Coherente con su papel hasta el final. Pero, sin quitarle mérito… ¡Es Kevin Spacey! Un tío que solo con mirar mal ya borda el papel de malo. Es como Jack Nicholson, son tíos que nacieron con ese aura de “soy el malo de la historia y lo sabes”. Pero repito, eso, ni mucho menos, le quita mérito a su actuación.

Las imágenes de los crímenes iniciales, incluso a día de hoy, dan grima de la buena. A mí, el de pereza me dejó mal sabor de boca. Pero el que se lleva la palma es el del “dildo metálico”. Es un crimen que no se “ve” ni falta que hace. Cuando se insinúa en lo que consiste, das gracias a Dios de que a David Fincher no se le ocurriese plasmarlo visualmente (O quizá sí, y no le dejaron). En cualquier caso, alivio.

La ambientación de ciudad decadente también está muy bien llevada. La suciedad del entorno va a juego con la visceralidad de los crímenes. Es algo que va con David Fincher y siempre es para bien su firma personal, la obsesión porque todo sea visualmente perfecto. La fotografía es una pasada.

Lo malo:

Diálogos malillos entre Freeman y Pitt. Los dos no hacen mal papel y cuando no tienen que hablar lo bordan. Pero en cuanto abren la boca sube el pan. Diálogos que intentan ser trascendentes, intentar meter al espectador el mensaje de que todo está perdido en el mundo… pero no está bien hecho y se quedan en nada, moralejas de garrafón (Soy viejo y he visto mucha maldad, no hope, etc…). Y estereotipos con patas. Freeman es el típico experimentado que siempre las acierta todas y Pitt el novato sabelotodo que siempre acaba en ridículo por la sabiduría de Morgan Freeman, porque es impulsivo y no piensa y “lomismodesiempre”.

De hecho, ese es uno de mis mayores problemas con la película. Mientras que los crímenes y el estilo visual de la cinta son asombrosos, no me trago en ningún momento la supuesta química entre los dos detectives protagonistas, y en consecuencia los diálogos entre ellos me suenan vacíos.



Si soy sincero, este momento me sacó una sonrisa.

Y sobre ellos mismos, hay puntos de la trama básicos que ni se molestan en explicar. El personaje de Morgan Freeman se retira en 7 dias, pero se queda, pero sí, pero no y cuando sí, no te dicen cuando se toma o se llega a esa decisión. Es algo que se deja en el aire.

Y los pocos secundarios son, nunca mejor dicho, secundarios. Tanto el jefe de policía que esta ahí para ser el típico jefe medio broncas, como la mujer de Pitt, que solo está en la historia como vehículo para catalizar el final.

Y casualmente, nada me dio más sentimientos encontrados que el final, y en varios niveles.

Para empezar, la gente se maravilla y asombra de que al final el personaje de Pitt matase al asesino. Conociendo al personaje, la sorpresa habría sido que no lo hiciese. En todo el metraje es el detective novato, es impulsivo, bocazas, violento como él solo y que siempre actúa antes de pensar. De forma que eso no es una sorpresa a poco que sepas sumar dos más dos. La sorpresa habría sido que no lo matase, sino que le diese el arma a Morgan Freeman y simplemente llorase la pérdida de su mujer. Pero ahí esta tras matarlo, en el coche con cara normalita. Vamos, que se ve que amor, no había. Una persona normal en esa situación (Mujer, felizmente casados, embarazada) no podría parar de llorar a moco tendido.

Luego, tengo problemas con los dos crímenes finales:

Por una parte, tenemos un criminal que fuerza a una persona a comer hasta que le revienten las entrañas, durante días. Una persona, que desangra a otra. Que ata a una persona a una cama un año entero y la desfigura. Que le raja una cara a una mujer a sangre fría. Que hace que otro hombre asesine a una mujer con un puñetero consolador de pinchos ¿Y cuál es su actuación final? Le corta la cabeza a una mujer. Para que su marido que es policía le dispare. Ah. Pues, que bien ¿Eh?



A poco que sepas sumar dos mas dos, esto no debería sorprenderte.

No me malinterpretéis. Sigue siendo un crimen asqueroso, como todos. Pero hablando del build up, o “in crescendo” de los crímenes en la historia, es como si en Star Wars, en vez de la estrella de la muerte, el enemigo  del final de la película a parar es un Tie Fighter, contra 22 cazas rebeldes. Algo anticlimático, visto lo que hemos visto antes.

Por otra parte, el asesino dice que se hablará de su obra durante años… y al final, ni hay fotógrafos o cámaras de prensa a donde van, ni hay una triste cámara, ni nadie más allá de la policía sabe lo que ha pasado. Como no sea en libros de estudio de la academia de criminología, no se a que se refería. Y esa es otra cosa, esperaba que al final alguien captase ese momento como parte del plan del asesino y ahí quedase si brillantez. Pero es como si al final hubiese decidido no esforzarse.

El final tiene el problema de no sobrevivir al hype que la misma historia te crea. Ves a alguien metódico pero brutal, y su último movimiento es el de un Jason o Freddy de garrafón, cuando antes de eso había sido brutal cuanto menos.

Luego tenemos los otros clichés del asesino que siempre va por delante de la policía a pesar de que casi siempre están a punto de pillarle, el asesino se deja coger para que veamos lo superior que es, etc.

En mi opinión, es una película que no está mal, y que posiblemente en su tiempo revolucionó el género. Pero no aguanta muy bien el paso del tiempo.

No es una mala película, y es recomendable su visionado. Pero, en mi opinión, está lejos de ser una obra maestra. Si nunca la has visto, mi consejo es que la tomes como una entretenida película de asesinos en serie. Es lo que es, ni mas, ni menos.


En Defensa: Robocop (Remake, 2014)





Recientemente, he visto el remake de Robocop. Le tenía ganas, puesto que lo poco que sabía de la cinta, incluyendo a su director, la fama y que había batallado hasta la extenuación con los productores para conseguir hacer lo que tenía en mente, tenía pinta de que no iba a ser tiempo perdido. Y así ha sido, tanto, que me ha gustado muchísimo más que la original de Verhoeven.

Dejemos una cosa clara: La original de Paul Verhoeven la vi hace un año de nuevo y salvo algunas escenas y detalles, no ha aguantado muy bien a mi juicio el paso del tiempo en algunos detalles. No hablo de los efectos especiales, bastante decentes hasta la aparición del ED, sino de ciertos conceptos y una estética quizá demasiado ochentera. El mismo Robocop era demasiado ortopédico y, realmente no me llegaba a impresionar o a dar sensación de superioridad. La crítica ácida a la sociedad americana estaba bastante bien, y el momento sin censura de la “muerte” de Murphy al principio es bastante crudo, pero algunos diálogos y situaciones están algo anticuados. No era una cinta mala, pero tampoco me pareció una obra maestra.

Y aquí llega el remake. Mi pensamiento es “Oye, que si alguien mira esta historia desde otra perspectiva, quiza esta premisa me aporte algo diferente a lo que hizo la original”. Y así ha sido. Tiene algún que otro “pero”, pero a mi ver es superior a la original en muchos aspectos.

Antes de que nadie se tire a mi cuello, voy a explicar mi postura frente a un remake (O frente a lo que sea hablando de ocio). Si me interesa lo veo. Si no, pues no. El mismo remake de Desafío total, por mencionar otro título –de Paul Verhoeven además- no lo he visto, y dudo aunque no es imposible, que lo vea en un futuro. ¿Por qué? Porque no me interesa. El original de Verhoeven con Schwarzenegger me encanta, y me parece perfecto, y no estoy muy interesado en verlo desde otro prisma por propia iniciativa. Pero no hace daño que haya otra versión en el mercado. Y si alguien viene y me dice que le parece mejor el remake con Colin Farrel, leeré o escucharé lo que tenga que decir, porque ni esa persona ni yo tenemos la verdad absoluta y siempre se puede aprender algo más escuchando opiniones ajenas siempre que sea desde el respeto.

Tras esta parrafada, vamos con la película:



Los ED esta vez si que imponen.

La historia nos relata el día a día de Alex Murphy, un policía en una Los Ángeles futurista desbordada por el crimen, que tiene a policías corruptos en su interior para sazonar las cosas. Un día se acerca a quien no debe, y acaban poniéndole una bomba en el coche, que le acaba explotando en las narices. Milagrosamente sobrevive (Si a eso se le puede llamar sobrevivir) y su mujer, presionada ante el hecho de perder a su marido, accede a meter a Alex en el programa experimental Robocop, un cyborg hecho para defender la ley.

La película gira en torno a la idea de “¿Qué pasaría si en el mundo real, esto fuera posible?”. Es decir, que una persona con familia, amigos, trabajo, de repente pierde un 80% del cuerpo y es transformada en un robot. Realmente el impacto sería devastador para todos los implicados. La mujer de Alex da lo mejor de sí como actriz y nos hace ver el dolor que le supone ver como su marido es lo que es, y el miedo a que sea algo diferente. A diferencia del original, que nos quitaba de en medio a la familia con una excusa barata, esta película nos deja a su mujer e hijo para que empaticemos con Murphy y sepamos mejor el dolor que conlleva ser lo que es en ese momento.

Pero no solo se queda ahí. Esa pregunta que tanto nos gusta ver en una película, la de “¿Qué hace al hombre ser lo que es?”, se implementa en el filme de forma totalmente natural. Vemos como a Alex Murphy le dan la ilusión del control para que sea más eficiente como policía, pero sus sentimientos de cara a lo que ocurrió en el pasado y a como se sintió su familia en el momento de su pérdida, son suficientes para que su fuerza de voluntad se imponga a su programación, consiguiendo que el hombre venza a la máquina. Como bien dice el personaje de Gary Oldman “El elemento humano siempre estará presente”.

Ah, y quien dice que esta no tiene momentos impactantes, que se vaya a chupar farolas. El momento en el que Oldman le revela a Alex Murphy lo que queda de su cuerpo, es fuerte con mayúsculas. Y no necesita de sangre o violencia, todo lo contrario, se nos muestra en un entorno clínicamente limpio, lo cual contrasta con la visceralidad del momento. Cuando Murphy lo ve, somos conscientes de ese sentimiento de claustrofobia y fatalidad que le entra y es que francamente, ¿Quién querría vivir sabiendo lo poco que le queda de su cuerpo original? Cuando le vemos (Literal y metafóricamente) tragando saliva, a poco que seamos humanos nos quedamos helados, y es el claro ejemplo de que no hace falta sangre para impresionar. Entre eso, y el momento en el que ve el pasado y a su familia sufrir, esta película impacta de otra forma para bien.

La historia no se limita a ser un copia/pega de la original. Esta tiene muchas sorpresas y elementos que huyen de los clichés del género. Mi favorito es cuando en el final, la esposa de Murphy y su hijo están junto a los malos, pero no los usan de rehenes en ningún momento. La misma película juega con tus expectativas  poniéndote esas situaciones para que pienses “Ah, ahora pasa lo típico y…” pero te sorprende porque pasa algo diferente.

Y los papeles se han invertido. Donde en la original hay críticas a la sociedad americana, aquí las dagas van contra las corporaciones y los mass media. De otra forma, quienes dijeron que aquí no hay crítica están tan ciegos como los que en su día de salida dijeron que la original no tenía críticas (Es sumamente irónico que esto haya pasado con ambas cintas). Aquí se trata los pocos escrúpulos que tiene una corporación con tal de ganar dinero por donde sea. Y encima ahí esta Michael Keaton como mandamás de la corporación para que eso no nos parezca mal debido a su arrollador carisma. Solo al final nos damos cuenta del monstruo que ha sido todo el metraje, lo cual dice mucho de lo que pasa en la vida real.

A su vez, los medios de comunicación tiran para donde recibe dinero, con Samuel L. Jackson personificando ese mal. En cierto sentido faltaba un “¿Desea saber más?” al estilo Starship Troopers cada vez que salía, para que la gente que critica la falta de crítica en la película lo pillara y dijera “Ahhh”. Y por si no quedaba claro, cuando se hace un “debate” entre el presidente de Omnicorp y el Senador en contra de Robocop, cortan a este último de forma descarada cuando va a presentar sus argumentos.

Y por fin veo a un Robocop que impone. Este corre, salta, se anticipa a los movimientos del enemigo y usa todo lo que tiene a su favor. En esto Padilha hace uso de los efectos especiales para mostrarnos en tiempo real como va a reaccionar robocop y lo que él ve, para meternos en su piel y realmente, si yo fuera un criminal tendría miedo. En esta de hecho acaba siendo tan eficiente que el crimen empieza a reducirse brutalmente debido al miedo de los malhechores de ser cazados por Robocop (Me recordó a El Caballero Oscuro de Nolan en ese aspecto). También se añaden dosis de realismo con Robocop necesitando transfusiones de plasma cada día para que no se atrofie y pudra lo poco orgánico que le queda.

El crimen a su vez, es más realista y no tan desatado como en la original. No se trata de violaciones o saqueos o robos a mano armada a plena luz del día (Que también), sino que en esta película vemos cosas más serias como tráfico de armas –muy bestias, de las que solo debería tener el ejercito-, trafico de drogas, etc… y siempre a escondidas.



Quien diga que este momento no le impactó, miente. O no es humano. O tiene la sensibilidad de un Cyborg.

También se trata la corrupción policial, teniendo a dos agentes que venden a Murphy con tal de mantener su nómina de uno de los señores de la guerra de la ciudad.

Las actuaciones son casi perfectas. Y digo casi, porque quien más me chirria, es precisamente el protagonista, Joel Kinnaman. No entrando a compararlo con Peter Weller (Ahí no hay color, Weller es superior), sino centrándonos en su actuación, es demasiado blanda, salvando el tramo final de la película. Supongo que trataba de ser bastante impersonal, pero cuando debería no serlo y sacar algo de emociones, se queda a medio gas. No es horrible, pero si canta. El resto del elenco esta excepcional, Desde Oldman, que añade otro papelón a su carrera, Michael Keaton como mandamás de Omnicorp, y Abbie Cornish como Clara Murphy, la cual lo clava en cada fotograma que sale. Todos se toman en serio sus papeles como deben y eso se nota.

Acción hay la justa, y eso me ha sorprendido. Me esperaba una ensalada de tiros, pero sorprendentemente la película ofrece todo en dosis controladas, para que no te saturen ni las partes de historia, ni las de acción. Todo está ensamblado con maestría.

Tenemos hasta guiños a la original, con el traje que iba a ser el de Robocop, pero que Keaton acaba cambiando para hacerlo más amenazador (A mi parecer, funciona), aunque al final acaba con el traje de Robocop clásico de cara a una hipotética secuela (No os preocupéis, la historia es autoconclusiva)

Robocop, es un más que digno remake que puede mirar con la cabeza bien alta, ya que ha salido en mi opinión, una más que digna cinta del personaje. No se limita a ser acción sin más, o a copiar 100% a la original, sino que lo pone todo desde otra perspectiva y se molesta en crear nuevas situaciones. Guste o no, ojalá todos los remakes pudieran decir esto mismo. EL único problema de esta cinta es, precisamente, ser un remake.



Mola mucho este rediseño, aunque la armadura en negro no esta nada mal.

Lo que no sería problema, si la gente a la que no le interesa no la viera. Es lo normal. A mí no me gustan los Morancos, ergo no los veo y ya está. Pero la gente, va a ver la película, y se queja porque no es la original. Gente… ¡Si quiero ver la original, me pongo la original! Agradeced que se os cuente algo nuevo. Que puede gustar más o menos, pero yo no quiero una copia 1:1 y a correr.

Por poner un ejemplo de esto:

Distrito 13, es una película que adoro. Dirigida por Pierre Morel, es un peliculón de acción y Parkour con una historia interesante y bien llevada protagonizada por Cyril Raffaelli y David Belle. Brick Mansions es su remake protagonizado por Paul Walker y David Belle. Es un 90% copia exacta del original y lo nuevo da puta vergüenza ajena (Ya haré entrada comparativa). Cuando veo un remake o adaptación, espero algo diferente. Para ver el original, me pongo el original.

Una gran película infravalorada, a la que el tiempo pondrá en su sitio. Eso es lo que humildemente pienso de RoboCop de 2014.