PS2: la emoción de poseer una consola (o ¿Como me convertí en un jugon? (4ta parte))

Hola a todos de nuevo…

Pues sí, quede agotado por el Duelo 3, pero a pesar que al final haya resultado eliminado, no me siento mal. Todo lo contrario, lo he pasado super bien, y felicito a la organizadora por esto :D. Espero que se vuelvan a repetir iniciativas asi que por supuesto me apunto. Además que recién pasaron las fiestas patrias en mi país y andaba reventado de comer tanta empanada y asado XD.  

Pero demos vuelta la hoja… En las entradas anteriores les he comentado mi afición a los videojuegos, desde mi ida a casas de familiares y amigos, pasando por el pc como pilar fundamental en el ocio. Ahora, les hablaré de la primera consola comprada por mi persona, con esfuerzo, sudor y lágrimas, y considerada (me atrevería a decir, a falta de la presente generación) la mejor plataforma en la historia de los videojuegos; me refiero a esta, la negrita:

Como sabrán, esta consola apareció por el año 2000, dispuesto a tener el mismo éxito que su antecesora, la no menos legendaria PSX. Y la verdad es que lo superó con creces, a pesar de que comenzó con un catálogo que no llamaba la atención (a pesar del Ridge Racer de turno). Sin embargo, hubo cierto juego (tráiler mejor dicho) que fue la culpable de elevar la calidad del catálogo de la consola: Metal Gear Solid 2: Sons of Liberty:

Solid Snake, por fin con una expresión en su cara…

Pero no les hablaré de características ni nada por el estilo. Eso significaría tirar por la borda el objetivo de esta entrada, que no es otro que compartir mi afición por el ocio electrónico. Y les aviso desde ya, puedo hasta crear polémica con lo que voy a decir más adelante, así que vayan preparándose. Y para eso retrocederé unos cuantos años atrás, cuando conocí esta belleza, cuando recién entré a trabajar.

Año 2004:

Era una tarde soleada, tenía que trasladarme a Santiago de Chile a trabajar. De vuelta del trabajo, me dirigí a un centro comercial y me llamó la atención un local con varios televisores, me acercó un poco más… y cada uno tenía una PS2. La idea era pasar por jugar un tiempo limitado, generalmente 30 minutos ó 1 hora, cuan cibercafé. Solo escogías el juego y listo, el control era tuyo aunque sea por un rato. Y entre el catalogo que poseían, gracias a mi afición por los títulos de conducción, me llamó poderosamente este título:

Un más que correcto título, solo faltaban autos licenciados.

Así es, señoras y señores: Midnight Club 2 tuvo el honor de ser el primer juego de PS2 qué pasó por mis manos, aunque haya sido por un rato. Lo cual no ha sido impedimento para catar la consola, aunque la verdad no haya dimensionado la potencia de esta. Lo que me chocó en ese momento fue en el control, y es que se habían incorporado al Dual Shock los míticos L3 y R3, que no es otra cosa que pulsar los análogos. En el mencionado juego, se tocaba la bocina al presionar R3, vital para desafiar a tus rivales. Tengo que reconocer que me dejó un poco descolocado al principio, pero después uno se acostumbra a la experiencia.

Por esos años esa consola estaba aun fuera de mi alcance, lo que me obligaba a ir a esos centros de entretenimiento, que se podían encontrar como una verdadera plaga. En ese entonces tener uno de esos negocios era grito y plata, ya que venían escolares y trabajadores a esos establecimientos, y gastaban su buena cantidad de plata por estar jugando todo el día. Infaltable el grupo que juntaba dinero para ponerse a jugar un campeonato de Pro Evolution Soccer, que podía durar toda una tarde…

Pero para serles sinceros, no me hallaba jugar futbol solo – es mejor jugar con amigos 😉 – Más bien, mis gustos iban por el lado de la conducción. Encontrándome tanto con verdaderas joyas como también con correctas, pero derechamente para mi, juegos WTF!

Burnout, todo un espectáculo en la negrita de Sony.

Collin McRae, un divertido aunque complicado simulador.

Gran Turismo 4 Prologue, una “demo” encubierta.

Need For Speed Underground 1/2: muy buen juego, aunque con un planteamiento WTF!: ¿Sin policías ni coches exóticos?

A pesar de mi afición por la velocidad y las tuercas (hablando de forma virtual), también he podido catar otros juegos antes de la compra de la consola, tales como el caso de Tekken 4, SmackDown vs RAW, etc:

Tekken 4: Gráficos para quedar con la boca abierta (en ese entonces)

Pero todo tiene un límite: estaba cabreado de gastar plata como poseso en jugar en consolas ajenas, eso más el constante borrado de partidas en las memory cards (Toda una tarde de juego de Burnout al tacho de la basura gracias a un "inteligentonto") me plantearon la compra de la consola. Y llegó el momento:

MARZO 2007:

Me quedé sin trabajo, y estuve 6 meses sin hacer nada; estaba cesante, sin animos para nada… y me animaron a buscar un trabajo diferente. En resumen: al final acabé trabajando como auxiliar de buses (es el equivalente a la azafata de avión pero masculino y de buses XD), que acabó recorriendo casi todo el país… pero les hablaré de eso en otro momento ;).

El caso es que al final junté el suficiente dinero para adquirir una PS2 propia. Comenzando una era donde podía terminar mis juegos sin pagar extra a nadie ni recibir humillaciones. Me acuerdo que traía la consola (obvio), dos controles y una memory card. Posteriormente me compré una memory extra. Hasta este momento conservo todo lo original, a excepción de un control.

En cuanto a los juegos, adquirí 2 originales – y unas cuantas copias de “respaldo” – de las cuales no me separo de esos juegos por el alto valor sentimental que poseen para mi: Metal Gear Solid 3: Snake Eater, y Final Fantasy X-2.

MGS 3 Snake Eater: El comienzo de la saga Metal Gear, con Snake como protagonista.

Metal Gear Solid 3: Snake Eater puede llevar a confusión, numéricamente es el quinto de la saga Metal Gear y el tercero de la subsaga Solid, pero cronológicamente es el primero, el origen de la saga. En plena guerra fría, década de 1960, un conflicto entre los Estados Unidos y Rusia está a punto de hacer estallar un conflicto bélico. Es ahí donde entra en acción un agente conocido como Naked Snake, ubicándose la acción en plena jungla, en una historia llena de traiciones y giros inesperados y un final para hacer llorar a cualquiera. Toda una experiencia cinematográfica, aderezada con la música del gran Harry Gregson-Williams.

Final Fantasy X2: Digan lo que digan, un muy buen juego, y mi introducción al universo FF.

Final Fantasy X-2, en tanto, relata los hechos ocurridos después del primer FFX: Yuna, la protagonista, deja de ser invocadora y se embarca en un viaje con su prima Rikku y una misteriosa chica llamada Paine, en búsqueda de su desaparecido “amigo” Tidus que, supuestamente y gracias a una esfera, se encontraría vivo en alguna parte de Spira, y al lado de una peligrosa máquina llamada “Vegnagun”, capaz de hacer desaparecer el planeta. Un mundo abierto con muchas misiones y minijuegos, junto con una capacidad de desarrollar muchas profesiones a través de las “vestisferas”, lo hacen un más que excelente juego. Lástima que muchos fanáticos condenen el juego por el cambio de carácter de la protagonista (muy lógico a mi parecer) y un par de detalles más. Por lo menos, a mi me interesó y hasta me hizo jugar FFX.

Pero lo que más me emocionó, aparte de los dos juegos mencionados, es un clásico donde se le mire

Need for Speed: Most Wanted: Persecuciones en Rockport, el mejor NFS jugado hasta la fecha.

NFS: Most Wanted ha sido uno de los mejores juegos, para mi, que haya salido para esta consola. Un entorno abierto, representado por la ciudad de Rockport y siempre de día, en donde las carreras y las persecuciones van de la mano. Con una historia simple pero envolvente, con un antagonista (Razor Callahan) que te sacaba de quicio a cada rato, más el famoso Sargento Cross que te hacía la vida imposible. Acción de principio a fin, con un modo carrera largo e intenso, hacen de esta versión el mejor NFS hasta la fecha, por encima de las versiones de PSX y los Underground, y que ninguna versión posterior le pudo encarar en condiciones, a falta de The Run.

EPOCA PIRATA: CUANDO ERA AMIGO DE JACK SPARROW:

Una de las cosas que traía mi consola PS2 era un chip Matrix, en otras palabras y como me venía a enterar tiempo después, mi querida negrita estaba desbloqueada y lista para jugar “copias de respaldo” (nombrecito que le inventaron). Era obvio que en esa época aún era un inconciente, por lo que no valoraba el esfuerzo que hacían las compañías para sacar adelante un producto. Por supuesto que tuve que recurrir a este método para jugar a títulos que no llegaban a América, o llegaban pero a un precio excesivamente alto en ese entonces. Verdadera joyas, por supuesto:

ICO: mezcla de puzles y plataformas, toda una obra de arte.

Shadow of the Colossus: otra obra de arte, se respira epicidad en cada uno de los combates contra los colosos.

Fahrenheit: Intrigas, acción y ciencia ficción , de los creadores de Heavy Rain, marcó un punto de inflexión en las aventuras gráficas.

DragonBall Z: Budokai Tenkaichi 3: Peleas frenéticas en entornos abiertos. El mejor y más completo DBZ hasta la fecha.

Soul Calibur 3: Choque de espadas, un espectacular juego de peleas en todos los sentidos.

Tekken 5: Otro referente de los juegos de lucha, un despliegue técnico impresionante.

Mortal Kombat Deception: Un MK completo. Sangre y vísceras garantizados.

Jak and Daxter (saga): El héroe y su insoportable compañero. Todo un portento gráfico.

God of War (saga): Dios de la guerra, Dios de la consola.

The Getaway Black Monday: un más que correcto juego, mucha intriga con la ciudad de Londres como fondo.

Killzone: No era la novedad, pero por lo menos imprimía aire fresco al género a pesar de sus limitaciones.

Black: Acción y frenetismo, para dar y recibir. El mejor FPS para PS2.

Rayman Raving Rabbids: Divertidos minijuegos con estos conejos tan especiales.

Kingdom hearts (saga): SquareEnix y Disney de la mano. Un gran juego.

Just Cause. Un gran sandbox, causando estragos en San Esperito.

Driver Parallel Lines: No será el mejor Driver, pero por lo menos entretiene.

Sonic Unleashed: Un buen intento de Sonic por volver a sus orígenes.

Aunque nunca faltaron los juegos malos, pero malos con ganas, de esas que ni siquiera merecen ser pirateadas, pero les hablaré de eso en otra ocasión.

COMPRANDO JUEGOS: POCOS PERO BUENOS

Ahora, desde hace poco me dije que si iba a encontrar un juego bueno me lo iba a comprar. La verdad no he tenido mucha ocasión de adquirirlos legalmente… ya saben, ayudar a la casa en lo que pueda (monetariamente hablando) me deja poco margen para mis gastos XD. Pero está más que claro que ninguna excusa vale para fomentar la piratería.

Aún así, trato de adquirir esas joyitas que merecen estar en mi colección. Obviamente, hay muchas que no podrán estar ahí por estar descatalogadas, por lo que la única opción sería adquirirlas por la segunda mano. Pero hay otras que, gracias a Dios, los pude encontrar nuevos, por lo que apenas pude los compré. En este momento solo he adquirido tres títulos, pero es un hecho que seguiré con esta política 😉

GRAN TURISMO 4

Gran Turismo 4, un monumento al automóvil para la negrita de Sony.

Era diciembre de 2010. Ya estábamos casi a la fecha de lanzamiento de Gran Turismo 5, pero a falta de una PS3, tenía ganas de pillarme la cuarta versión. Tras largos años buscándolo, ya me había rendido… hasta que veo a esa jojita en la bodega de una tienda. Ni corto ni perezoso, ni el que diran (total, si hay gente que usa Windows XP habiendo salido el 7…) me animé a adquirirlo, y a ponerlo en mi estantería recién formada.

Más de 700 vehículos de las más reconocidas marcas automotrices, corriendo en pistas tan clásicas como Apricot Hill y Laguna Seca, hasta el temido y respetado circuito de Nürburgring haciendo acto de presencia por primera vez en un videojuego. Un siglo de historia del automóvil que garantizaban el quedar pegados al televisor por meses. No me cabía ninguna duda de que mi dinero estaba bien invertido.

RESIDENT EVIL 4

Resident Evil 4, más acción que terror, que no por ello deja de ser un gran juego.

Corria abril de 2011, se me ocurrio pasar a una tienda y veo esta joyita. Les tengo que confesar , aunque se me echen todos encima, que me desagraba la mecánica de los anteriores RE, específicamente lo que era el control, a mi parecer muy engorroso. Pero esto cambió con la cuarta versión. Un cambio que, por lo menos para mí, fue bastante beneficioso.

En esta cuarta parte tomamos el control de Leon S. Kennedy, un sobreviviente de la catástrofe de Raccoon City que ingresa como agente del gobierno de los Estados Unidos, y cuya primera misión será rescatar a la hija del presidente, Ashley Graham, que fue vista por última vez en algún lugar de Europa (vamos, no es otra que España). Lo que no sabe León es que se está metiendo en la boca del lobo, ya que dicho lugar parece ser dominado por una peligrosa secta cuyo objetivo es acabar con Estados Unidos. Con un gameplay que engancha y una excelente historia, RE4, es capaz de dejar a uno con los pelos de punta.

SHIN MEGAMI TENSEI: PERSONA 4

Persona 4: Un RPG que rompe moldes en varios aspectos.

Aclaración: en realidad lo llevaba jugando desde el año 2009, pero quedé tan enamorado del juego. El asunto es que decidi adquirirlo legal, pero no encontraba donde comprarlo. En todas las tiendas se encontraba agotado y ya estaba perdiendo las esperanzas. Hasta que se me ocurrió meterme a la página de un establecimiento y lo encontré nuevo de importación. No dude en comprarlo en el mes de mayo de este año y en un mes lo tenía en mis manos. Se demoró un poco la entrega, pero la espera valió la pena.

Año 2011 en el pequeño pueblo de Inaba, suceden unos misteriosos asesinatos donde las víctimas aparecen colgadas de antenas de televisión. Todo esto se vuelve más confuso con el rumor de que a medianoche el alma de un ser querido hará cosas impensadas en televisión, cual reality show. Es aquí donde el protagonista del juego (que no lo voy a decir, dejaré que el animé que saldrá pronto lo esclarezca) junto a sus amigos se darán a la tarea de rescatarlos con la ayuda de unas invocaciones llamadas “Personas”, representadas por seres mitológicos. Esto, más la posibilidad de entablar relaciones de amistad o, incluso, pedir a una chica que sea tu novia, y el cumplir tus misiones prácticamente contra el calendario (se te da un año para solucionar el dilema), lo convierten en un RPG tan adictivo como fuera de lo común al ambientarse en el Japón actual.

Y bueno, lo dejo hasta acá. Se que hay varios que me van a querer colgar por no incluír tal juego o mencionar otro que no valía la pena. Pero era necesario hacer este ejercicio para mencionar las joyitas que tengo ahora y de paso conseguirme otras que me pueden interesar. Así que atentos, porque me falta la PSP, pero eso a su debido tiempo. Y pronto más novedades en este blog chiquito pero cumplidor. Hasta la Próxima, feliz juego y gracias por leer hasta aca 😉