Opinion: Muy corto el juego…¿y por esto me quedé sin plata…?

Hola a todos otra vez

Pues sí, la verdad este blog se ha caracterizado por tener su lado optimista, así como también por tratar de ofrecer artículos de calidad y que, a pesar de publicar con demasiado tiempo entre ellas, trato que sean lo más interesante posible. Sin embargo, aparecen noticias sobre videojuegos sobre las que generalmente paso por alto y salen con mi aprobación, léase el lanzamiento de un gran juego, la inauguración de un nuevo estudio, etc. Pero hay otras que, hay que decirlo, provocan mi indignación, y es por eso que me siento obligado a emitir un juicio respecto a ésto. ¿El motivo?

Todos habrán escuchado de este juego: Need for Speed: The Run, ese título que se anunció tímidamente en el E3 del 2011, con una mecánica de juego parecida a Heavy Rain. Posteriormente, se supo más sobre este nuevo juego de la saga: que iba a usar el Frostbite 2.0 de Battlefield 3 y el primero de la serie basado en ciudades reales de los EE.UU., e incluso que iba a salir en español, tanto de España como por primera vez en latino; viendo las diferentes imágenes, videos con el gameplay… Siendo fan de la saga y esperando un título digno del Most Wanted y Undercover, es obvio que quedé encandilado con The Run. Pero se me vino un balde de agua fría encima mío, y todo por esta noticia hace poco anunciada en Meristation: «El modo Campaña de NFS The Run puede completarse en 2 horas» (ver artículo aquí)

Vale, sé que me dirán que soy un fanboy y todo lo demás… Es verdad, soy fan y a mucha honra, pero eso no quita lo indignado que estoy, porque de hecho pensaba pegarme el salto generacional y este juego ser uno de los primeros títulos de la consola en mis manos. Es que dos horas para mí es demasiado corto. Y de hecho no es el único caso, he escuchado por ejemplo de Uncharted 3 (7 horas de campaña), Battlefield 3(que es un juego enfocado al Online) o Modern Warfare 3. Y para probar lo que digo, les pondré de ejemplo Need For Speed: Most Wanted.

Para todo aquel que no lo haya jugado: la idea del juego es subir por el «Blacklist», integrado por 15 corredores, de tal forma de convertirte en el más buscado de la ciudad de Rockport; para eso debes cumplir una cierta cantidad de triunfos en las carreras como de hitos (se consigue con las persecuciones con la policía), y de ahí recién puedes acceder a retar a estos corredores. Sin mentirles, entre jugar estas carreras (que calculo son 7 u 8 promedio por puesto de la Blacklist, que da un total de por lo menos 100 carreras en el modo campaña), más la persecuciones policiales en el modo libre, me tardé por lo menos 2 semanas a full la primera vez que lo jugue, sin contar el modo desafío. Es más, ahora lo estoy jugando por quinta vez y aún me sigue divirtiendo.

Después vino ese desastre llamado Carbono: no es que lo encontrara malo, sino que se ha reducido enormemente el argumento y le han puesto muchas cinemáticas, más encima, la policía pasa a segundo plano, ya que no te ofrecen incentivos para enfrentarte a ellos a excepción de los logros, irrisorios por lo demás. Creo que la causa de esto fue ponerle demasiado atención al Online, y ni aún así sé si habrá prosperado o no. Después, salieron Prostreet (la oveja negra de la saga a mi parecer) y el Undercover, que en su versión PS2 y a falta de jugar en sus hermanas mayores y a pesar de estar algunos escenarios basados en Most Wanted, igual me encandiló… pero su duración me ha decepcionado… lo pasé en apenas 3 días, y a full.

Sin embargo, me puse más optimista y, de ahí, a pensar en juegos cortos que también los he pasado o, por lo menos, los he mirado cómo juegan: ejemplo de ello: «Resident Evil 3: Némesis».

Un amigo lo jugó en su casa y lo acompañé a ver como jugaba, porque de hecho soy muy torpe con este tipo de juegos. En fín, se tomó un total de un poco más de 4 horas, pero hubo un plus: la dificultad. La mezcla de terror y puzzles daban a este título un sabor especial, y cualquiera que lo haya jugado sabrá a lo que me refiero. La primera vez que se juega y se topa con un puzzle es mínimo unos 10 ó 15 mínutos, sino es que más, en solucionarlo. De ahí te quedaban dos opciones: o consultar una guía (por mi parte trato de no hacer eso, para no echar a perder la experiencia), o acudir al clásico ensayo/error.

Caso parecido con unos clásicos a estas alturas: ICO y Shadow of the Colossus. Estos juegos a mi parecer son igual de cortos, pero la dificultad está muy medida (ICO en puzzles y Shadow of the Colossus en los combates), por lo que merecen ser reconocidos por ello.

Ahora, en estos momentos me encuentro con un juego que el bloguero Gram_Schmidt ha recomendado: «Heart of Darkness» (pueden ver su análisis aquí) Se trata de acción plataformera en 2D que, según dicho análisis, no se tarda más de 3 horas. Pero tengo que decir que es dificil. Tanto así, que me he quedado pegado en una pantalla por lo menos una media hora, sufriendo en carne propia el que te maten una y otra vez; y que he sentido una gran satisfacción al poder pasar esa pantalla. Sin duda que recomiendo este juego a ojos cerrados.

Hasta podríamos mencionar al primer Mario o a varios juegos de Nintendo (que se pueden entender que sean cortos debido al poco espacio en memoria, entendible), a los Metal Gear Solid, que si te lo pasas en 3 ó 4 horas y dependiendo de la dificultad aumenta tu ranking al final del juego. A clásicos como Metal Slug y Contra, cortos pero cuya dificultad es muy endiablada. Al FPS Black, cuya última parte es muy difícil. Y a muchos otros más.

Aúnque pensándolo bien, también se encuentran juegos tan largos como difíciles, entre los que podríamos mencionar a varios RPG como Final Fantasy X/X-2 ó Persona 4, que invitan a rejugar en su nivel de dificultad más alto. Los Gran Turismo y sus carreras de resistencia, que te dan varios meses de juego. Ninja Gaiden, considerado un juego tan largo como difícil. Mortal Kombat: Deception, la cual tienes que desbloquear La Kripta completo para conseguir todas las recompensas, a base del dinero obtenido en las peleas, que no es poco. Los Wipeout que han salido últimamente y en especial para la PSP, que tienes que invertir sus horas en conseguir todos y cada uno de los trofeos propuestos, carrera por carrera. Deus Ex – sin jugar el Human Revolution -, que te deja tomar un montón de decisiones a lo largo de la partida. E incluso, podríamos nombrar a un monstruo como lo es «Dark Souls», que a falta de jugarlo, se han dicho cosas que es muy largo y muy complicado, cosa que paradójicamente me está atrayendo muchísimo. Y así podriamos seguir, por lo tanto ¿que puede ser?

Ahora que lo pienso, he mencionado un par de veces la palabra «Online» en esta entrada, así que tendría que echarle la culpa al multiplayer online inmediatamente por la duración de los juegos en modo un jugador. Pero hacerlo sería un craso error: de hecho «Dark Souls» ya demanda bastantes horas en un jugador y el online se centra en lo que es la cooperación. Gran Turismo 5 ya de por sí bastante largo, también ofrece carreras y eventos multijugador. Y así podría seguir. Así que no es factible culpar al multijugador online, más bien debería echarles la culpa a las compañías por malutilizarlo. Por prestar demasiada atención a esta modalidad es que acaban los juegos más cortos y más encima, en el peor de los casos, más fáciles, con la excusa perfecta para tirarnos encima del online y tratar que nuestra inversión sea un poco más rentable.

¿Conclusión? Espero que los peores temores no se confirmen. De ahí The Run puede que sea corto, pero espero que por lo menos sea lo bastante rejugable y desafiante en un jugador para así justificar su compra. Y tal vez, me enganche con el online. Lo único que pido es que este no sea el camino a tomar por las compañías (sacrificar el modo campaña a favor del multijugador online), aunque mucho me temo que este camino se ha tomado desde hace ya mucho tiempo.

Ya sé que es algo obvio lo que dije, pero en fin necesitaba desahogarme… gracias por leer y hasta la próxima… 🙂