Top 5: coches de videojuegos (Ranking Jugoso)

Buenas otra vez. Ha pasado un mes desde mi última entrada. En lo personal, me ha pasado cosas que han cambiado mi vida. Como quien dice por ahí: tomando decisiones para mejor. Pero basta de sentimentalismos por ahora. Aprovechando que estamos en Semana Santa, dejaré que el espectáculo continúe. Para ésto, les presentó un nuevo Top5, con coches tanto reales como ficticios, que hayan aparecido en los videojuegos. Así que ya saben: están en su casa.

  • Quinto lugar: Nissan Calsonic Skyline (saga Gran Turismo):
  • Nissan Calsonic Skyline.

    Ya a estas alturas (casi) todos habrán escuchado hablar de Gran Turismo, todo un referente de las consolas PlayStation, ese que sorprendió desde el primer momento gracias a la cantidad de vehículos presentes, una extensa vida útil y un realismo sin precedentes para la época, y cambiando para siempre hacia donde debía dirigirse el género de la conducción. Desde sus inicios ha tratado de concentrar varias disciplinas y competiciones del mundo automotor: World Rally Championship, Formula 1, NASCAR, el Campeonato Alemán de Turismos  DTM… Precisamente, de uno de estos campeonatos, la JGTC (All-Japan Grand Touring Car Championship – Campeonato Japonés de Gran Turismos) tiene el honor de acoger a uno de los pesos pesados de la competición: el Calsonic Skyline.

    Nissan Calsonic Skyline.

    Los motivos: no por su potencia, que puede partir de los 540 caballos de fuerza. No por su tuning, que puedes modificar la potencia del motor hasta límites insospechados. Ni siquiera el fácil manejo de estas bestias, gracias al uso de dispositivos electrónicos y de neúmaticos lisos, propios de la fórmula 1. No, no es por eso. Es por tres razones: es de color azul (mi favorito), posee el número 12 (también mi favorito), y es un Nissan 😉

  • Cuarto lugar: Lamborghini Diablo (Saga Test Drive / Need For Speed):
  • Lamborghini Diablo.

    Corría la década de 1990, nacía una legenda, un exótico que marcaría un antes y un después. Un toro indomable, a lo cual cualquiera se podría convertir en dueño previo pago de unos US$ 200.000.- y te podías ganar la exclusividad y el respeto tanto de tus rivales como de los policías, todo esto sin necesidad de tuning ni nada por el estilo. Vaya, que recuerdos. Así es este purasangre italiano, el mítico Lamborghini Diablo.

    Lamborghini Diablo.

    Este vehículo ha sido un recurrente en los videojuegos de carreras, pero más que nada en títulos del calibre de Test Drive y Need For Speed. Con sus poco menos de 500 caballos de fuerza, su nombre proviene de la emocionante lucha entre el toro Diablo y el domador José de Lara. Es bastante veloz y puede rivalizar con vehículos marca Ferrari y Porsche, a pesar de poseer una dirección bastante dura (como dato, los primeros modelos no poseían frenos ABS). Siempre se ha caracterizado por ser uno de los coches favoritos de los infractores, aunque parece que la policía de Seacrest County se ha dado cuenta de la situación y, pagándoles con la misma moneda lo incorporó a su cuerpo de control vehicular. Total, se pagará con el requisamiento de los vehículos de los susodichos conductores.

  • Tercer lugar: Dodge Challenger R/T 1970 (Saga Driver):
  • Dodge Challenger.

    John Tanner, un ex piloto de carreras que se convirtió en policía, y se infiltra en una organización criminal para desmantelarla, haciendo lo que mejor sabe hacer: conducir. Un tipo duro, que no se anda con rodeos al enfrentarse a sus peores enemigos. Y por supuesto, lo que conduce no podía ser menos: los llamados muscle car, coches con una gran potencia, sólo apto para ser manejados por tipos rudos.

    Dodge Challenger.

    Cierto es que han desfilado varios modelos durante toda la saga, y todos estos no tenían la licencia oficial de los fabricantes – todos eran genéricos. Pero esto cambiaría en Driver: San Francisco. En esta ocasión, Tanner conduce un Dodge Challenger de la década de los 70, con una potencia de más de 400 caballos de fuerza, este vehículo es lo suficientemente rudo como para imponer la ley del más fuerte en las calles de San Francisco.

  • Segundo lugar: Pirahna Advancements (Saga WipEout):
  • Pirahna Advancements.

    En el año 2004, en alguna parte de Francia, nace Pierre Belmondo, un chico muy curioso, que se propuso la forma de vencer a las leyes de Isaac Newton al ver caer una manzana de su árbol. Quizás se preguntarán que tiene que ver su biografía con esta entrada. Sencillo: él es el impulsor de la tecnología antigravedad y fundador de AG Systems, además de uno de los estandartes de la liga de carreras antigravitatorias F3600.

    Pirahna Advancements.

    Las naves AG siempre se han caracterizado por las impresionantes velocidades que alcanza, además de las espectaculares armas que posee, todo para alcanzar el podio en cada una de sus carreras. Pero sin duda una de mis favoritas es y seguirá siendo el Pirahna, la cual apareció por primera vez en la liga de carreras F5000 (WipEout 2097), aunque tuvo un antecesor conocido como Pir-Hana en las primeras carreras AG (Wipeout 2048), de ahí en prácticamente todas las ligas posteriores. De lejos el mejor de las naves antigravedad disponibles, sino fuera por su bajo escudo y su complicada maniobrabilidad. Como dicen por ahí, esta nave de procedencia brasileña es apta sólo para hombres… y sin llorar.

  • Primer lugar: BMW M3 GTR (Need for Speed: Most Wanted):
  • BMW M3 GTR.

    A todos se nos ha pasado por la cabeza montarnos no en cualquier vehículo, sino en uno exclusivo, que no lo tuviera nadie más. Con la suficiente potencia para deshacerte de los «pitufos», destrozar propiedad privada y saltar desde puentes semiabiertos… Bueno, es una exageración, pero es la mejor manera de presentar a un ya clásico y referente de la saga de conducción.

    BMW M3 GTR.

    Con todos los honores habidos y por haber, este vehículo ya de por sí poderoso ha sido modificado para que fuera aún más de temer. Con sus 444 CV y sus impactantes modificaciones, no pasa desapercibido al llegar este, conducido por su protagonista (o sea nosotros) a la ciudad de Rockport, convirtiéndose en el objeto de deseo de Clarence «Razor» Callahan, un tipo sin escrúpulos que se propone «tomarlo prestado», no de una forma precisamente diplomática, para ascender por la llamada Blacklist y así convertirse en el Patrón de fundo. De esta forma, se convertirá en el trofeo y en un estímulo para alcanzar el primer lugar de la lista y vengarte de Razor.

  • Bonus Track: Isdera Commendatore 112i (Need For Speed 2 / 2 SE)
  • Isdera Commendatore 112i.

    Si a algún fanático de los coches le preguntaras cuáles son las tres marcas más famosas, seguramente te dirían tres: Ferrari, Porsche y Lamborghini. Pero no son los únicos que poseen vehículos de ensueño a precio de oro. Hay otros modelos más exclusivos, cuya única opción para adquirir uno de estos es ser ultra millonario o, en su defecto, trabajar por cerca de 30 años para endeudarse en un equivalente a un crédito hipotecario. Y tan raros que en tu vida los habrás escuchado: Bugatti Veyron o Pagani Zonda, ultradeportivos de los que valen prácticamente un riñon… o del supercoche de la cual les hablaré ahora: el Isdera Commendatore 112i.

    Isdera Commendatore 112i.

    Este vehículo, con una velocidad máxima de 342 Km/h y una aceleración de 0 a 100 Km/h en 4.7 segundos, tiene la particularidad de que es posible comprar solamente a pedido por lo cual se debe entrevistar con su director ejecutivo y, de concretarse la compra,  esperar seis meses, que es el plazo normal para la entrega del coche, ya que estos son fabricados enteramente a mano. Posee motor Mercedes Benz, un diseño con forma de bala, y el nombre del modelo es un homenaje a Enzo Ferrari, conocido como «Il Commendatore». Y es tan exótico y extraño que su única aparición en los videojuegos, por lo menos de forma oficial, es en Need For Speed 2 (1997). Aunque en versiones posteriores han aparecido mods de este vehículo, realizados por fans de la saga.

    Y hasta aquí los dejó. Sé que quedaron varios en el tintero, así que siéntense libre de comentar. La próxima entrada tendrá que ver con ese robot verde llamado Android. Así que nos vemos a la próxima… y feliz semana santa.