Reflexión: de vuelta y con las pilas bien puestas

¡¡¡Hola, mundo…!!! Ha pasado muchísimo tiempo y, también, mucha agua bajo el puente, pero sin la oportunidad de detenerme ni mucho menos disfrutar unos segundos… Sí, lo sé, me estoy poniendo un poco sentimental. Lo que me ha pasado y lo que planeo hacer con este blog, a continuación…

Me acuerdo que en el mes de abril de este año puse un ultimo post, quizás de un tema bastante diferente de mis aficiones, algo más contingente: la política, ese famoso circo en la cual todos se vanaglorian y todos se culpan al mismo tiempo. Pero no es el momento de revivir cosas pasadas.

Desde ese momento, han pasado demasiadas cosas en mi cabeza y en mi vida. No voy aburrirlos con mis cosas personales. Solo les voy a decir ésto: es increíble cómo puede cambiar todo en tan poco tiempo, en lo personal: trabajo, familia, amor, dinero… Y También en el area informática (me di hasta el gusto de comprarme un dominio 1313…) Uf, tengo tanto que contarles, pero mejor me aguanto las ganas.

Pero a pesar de todo lo que ha pasado, no he dejado de lado mi afición favorita. Pronto les contaré, pero les adelantaré algunas cosas: soy un feliz cliente de Steam y un incrédulo pero convencido de que Origin va a superar igualar a la plataforma de Valve. También incursioné en el juego en la nube y contraté OnLive, bastante feliz hasta el momento. De hecho, puse el grito en el cielo al momento de que esta plataforma fue a la bancarrota, y respiré aliviado cuando supe que seguirían como si nada. Mis razones tendré para tener este servicio, a pesar que prefiero el formato físico.

¿Y este blog? Es como una semilla, tienes que cultivarla y cuidarla para que nazca y crezca, quizas se convierta en un bonita rosa, o en un gran manzano. Y si no lo cuidas bien, se va a acabar marchitando y muriendo… tal vez eso es lo que pasaba, de un momento a otro me dejé de preocupar, ya sea por falta de tiempo o de ganas… o tal vez de ambas. Tampoco ayudaba mucho la renovación de Meri, debido a las fallas técnicas conocidas por todos. No le estoy echando la culpa a nadie, es solo una suma de factores que dificultaron aparecer más por aquí. Pero en fin…

No dejaré que se marchite más este blog. Lo cuidaré y lo haré crecer, tal y como debería haberlo hecho unos meses atrás. Tampoco me voy a convertir en un obsesionado compulsivo, sino de a poquito, paso a paso. Como dirían por ahí: sin prisa, pero sin pausa.

Los dejo invitados para la próxima, quizas en un par de días más, con algo bastante grande, como ha sido siempre mi estilo. Hasta entonces, un caluroso abrazo, que Dios los bendiga… y gracias por tu atención 🙂