Desde la vieja escuela: Bichos una aventura en miniatura

 

Hoy soy feliz, y eso lo tiene que ver todo con el origen de esta entrada. El otro día, comentando en el blog del gran amigo 05_kefka_06, comentándole en entradas suyas que se me habían pasado, le eché un ojo a sus análisis de juegos de Disney para la gris de Sony (juegos que seguramente salieron para más consolas, pero ya saben, yo de pequeño tenía la PSX) y, me vino a la boca como un sabor añejo. Hoy me he levantado la mar de feliz, y el día me ha ido realmente bien. Hoy lo veo todo de color rosa dado que las cosas no me podían salir mejor, y como de pequeños todos nuestros días eran así, pues me he dicho: "¿y porqué no hacer un análisis del que fue uno de tus juegos favoritos?", es el juego del que más recuerdos tengo. En casa aún tengo todos los juegos de PSX en el estante, y de pequeño como es normal yo pedía y tenía todos los juegos de Disney que salían para mi consola (y los sigo conservando). Conservarlos me ha traído hoy aquí, de pequeño fue mi juego favorito, el que más me entusiasmo. Era un juego (y me lo sigue pareciendo) increíble. Mañana es la huelga de profesores y no tenemos clases en mi instituto, así que me he podido permitir el placer de rejugarlo, de vivir recuerdos que dejé guardados en el estuche del CD, y ahora que me he puesto tierno, es el mejor momento de empezar. Que me acompañe aquél que tenga valor de sentirse niño de nuevo. ¡Bichos una aventura en miniatura!

Como todo juego con película de base, Bichos se cierne al guión de su hermana mayor. En nombre de "los insectos oprimidos del mundo", una intrépida hormiga llamada Flik contrata a un grupo de guerreros para defender a su colonia de una banda de saltamontes, liderados por el malvado Hooper. Pero un auténtico calvario empieza para Flik, cuando descubre que sus supuestos luchadores, son los alocados miembros del circo de una pulga. La situación se vuelve confusa, cómica y disparatada… pero finalmente todos ellos se verán convertidos en auténticos héroes.

Trailer de la versión inglesa (no encontré el español Confused), de todas formas el doblaje no desmerece, vedlo anda Wink.

Y bajo esta premisa no demasiado original, en la que lo original (valga la redundancia) residía en el trato que dio Pixar al mundo animal (con una recreación de insectos, entornos, e incluso atisbos de comportamientos como el instinto de supervivencia propio de estos seres), se desarrolla una aventura que a día de hoy sigue siendo tremenda. Aprovechando la ocasión, también he revisado la película y como mucho los años le pesaran en lo que a calidad gráfica se refiere (y por decir algo), porque por el resto la película no desmerece para nada y sigue siendo igual de divertida.

 

El juego es un plataformas en 3D, con un motor gráfico más que sólido dentro de lo que cabría esperar por esa época. El juego se divide en fases, y cada una de ellas recrea una de las localizaciones vistas en la película. Los escenarios son bastante amplios y, aunque el diseño de muchos de los niveles se reduce en ir de un punto A, a un punto B, éstos eran lo suficientemente amplios como para dar lugar a la exploración. Invertir el tiempo en explorarlos permitía descubrir caminos alternativos, así como objetos de recolección para tratar de alcanzar el 100% de ese nivel. Alcanzando dicho porcentaje se nos premiaba con una escena adicional de la película, y para alcanzarlo era necesario cumplir ciertos requisitos:

  • Iconos de FLIK: en cada nivel se encuentran escondidas las letras F-L-I-K, que conforman el nombre de nuestra hormiga favorita. El conseguirlas todas nos premiará con una vida extra y un aumento del porcentaje de nivel.
  • Iconos de cereal: en cada nivel existen repartidos 50 granos de cereal, el alimento básico de las hormigas. El recolectarlos todos nos repondrá el nivel de energía actual que tengamos en ese momento, a demás de aumentar el porcentaje de nivel.
  • Iconos de enemigos: usar bayas doradas o la cosechadora de Flik es la única manera de acabar con un enemigo para siempre. Acabar con todos los enemigos de un nivel nos supondrá la obtención del último icono y, así, la meta de alcanzar el tan deseado 100%.

Como veis, esto es lo que se entendía por un grano de cereal en aquella época… LMAO  

Flik se defenderá del resto de insectos, o bien aplastándolos (con el doble alto, ya sabéis, lo típico de pulsar X y luego pulsar otra vez en el aire), o mediante el arrojamiento de bayas. Cada tipo de baya tiene un poder distinto y se las distingue por colores. Las rojas son con las que empezamos el nivel, las azules que son algo más potentes que las rojas, las verdes consiguen rastrear al enemigo hasta alcanzarlo y las moradas aumentan la potencia de estas últimas.

¡Toma mamporro de baya morada Grr!

Para conseguir las tan codiciadas bayas doradas deberemos, o bien encontrarlas en el nivel (estando su posición oculta o inalcanzable, teniendo que echar mano del escenario y las semillas para dar con ellas) o bien consiguiendo los iconos de semilla necesarios para que las semillas moradas las produzcan. Los tipos de semilla también se distinguen por colores, y las funciones de éstas varían desde dar posición de salto, aupar, proporcionar objetos útiles como hojas con las que recuperar vida, invulnerabilidad por un corto periodo de tiempo, tener una burbuja como campo de fuerza, darnos supersalto, etc. E incluso podremos sembrar cañones que disparen bayas potentes cuando no dispongamos de éstas y así poder defendernos mínimamente de los enemigos.

Baya dorada… Drool

A pesar de todas las opciones, que no hacen si no crecer la experiencia de juego a altos enteros, el control no es para nada complicado. Es recomendable jugar el tutorial de inicio para no liarse con el tema de las semillas pero todo termina por ser muy intuitivo, como en todos los juegos de plataformas orientados al público infantil. El único fallo lo veo a la hora de dar los saltos (y nos lo pasamos haciendo un buen rato), éstos son muy imprecisos y a veces nos harán estar un buen rato en un mismo sitio tratando de saltar de una seta a una planta, dado que incluso en los saltos más sencillos la tarea se hace ardua.

¡Hasta los enemigos saltarán mejor que tú en el juego, algunos incluso romperán el techo! Éste seguro que se tomó unas cuantas de semillas de más de Supeeeersaltoooo! Very Happy

Los objetivos de cada nivel (como ya hemos comentado antes), van desde sobrevolar el cañón a manos de un diente de león, a reunir un puñado de bichos de ciudad. Desde reunir las piezas necesarias para construir un pájaro mecánico, a reunir un puñado de hormigas para acabar con el malvado saltamontes de Hooper (claro que también hay cosas más sencillas como encontrar la entrada al hormiguero y entrar). Cada 2 niveles nos encontramos con un jefe de final de fase, y cambiamos de localización (de isla hormiga al cañón seco del río, de ahí a la ciudad, y de vuelta a isla hormiga). Los bicharracos de nivel están sacados de la película también (Zarpas, el Pájaro, Thud el Tábano, Molt y finalmente Hopper).

Éste amasijo de píxeles se supone que es el Zarpas de la peli… Innocent

La mayor baza del juego reside en la representación de sus niveles, y de la película en si. Técnicamente, en el juego eres partícipe de todos los sucesos que ocurren en la película. Los niveles están recreados de manera excepcional, cosa que podrá entenderse fácilmente jugando el juego. Sólo con dedicarle unas pocas horas caeréis en la cuenta de lo que os decía yo en esta entrada.

Bichos es la mayor adaptación a un videojuego de al menos, una película de la factoría Disney, o lo fue para la PSX. Dentro de lo que cabe era largo (el juego son 6 horas pero el intentar sacar el 100% alargaba muchos enteros la cifra), y dicha tarea no era para nada sencilla. Un juego que a día de hoy sigue siendo ideal para los más pequeños (y no tanto). El juego ofrece la posibilidad de cumplir varios objetivos o dedicarse al principal de cada nivel, dichos objetivos o caminos alternativos invitan al jugador a pensar cómo alternar el uso de las semillas disponibles para alcanzar una meta. Usar un planta para elevar una semilla a un saliente más alto, y así con todos los tipos. Algunas de las semillas están incrustadas en la tierra por lo que no se podrán mover, por lo tanto, habrá que saber usar las que sí se pueden mover (porque escasean), y saber aprovechar la disposición de las fijas.

Uno, dos… 

…y, tres. ¡Semilla va!

Si el juego se juega en plenitud, puede ser una experiencia sorprendente, y más de uno se comerá la cabeza un rato en según qué ocasiones. Las melodías acompañan gratamente (son alegres, divertidas, y cada mundo tiene su propia temática sonora) y si de algo anda sobrado el juego es en ambientación.

Madre naturaleza te da la bienvenida a su mundo, ¿aceptas, o seguirás dedicándote a pisar hormigas y destrozar hormigueros con palos?

Flik: "¡Por la colonia y las hormigas oprimidas del mundo!" tarará rá rará, rarara rara rara rara…