Lo tópico de los remakes.

Hoy en día vivimos rodeados de más y más remakes. La industria del cine está falta de nuevas ideas y mientras algunos remakes realmente cumplen su función de remake, que no es más que la de revisionar un clásico poco accesible para el espectador (quiero decir, que tenga ya varios años y no esté posible ni a la venta ni en alquiler para su visionado) por tal de acercarla al público y dar a conocer dicha obra en cuestión. Otros simplemente versionan películas que no hace ni 10 años que vieron la luz, tiran de la fotocopiadora, o bien intentan revitalizar sagas que fueron populares en otros tiempos con mayor o menos éxito. Así que, veamos cada caso en profundidad, eso sí, desde el género de terror (en todos sus subgéneros) que por algo es el cine que yo sigo.

"El Remake": La Noche de los Muertos Vivientes (1990)

Con todas las letras de la palabra. Se trata del remake bien hecho, el que se hace con ganas por parte de sus creadores, el que es tomado en serio y bien hecho, y el que cumple su cometido; rendir culto y prestar respeto a su hermano mayor.

El creador de efectos especiales, y más concretamente, del maquillaje de Viernes 13, Tom Savini, realizó una revisión del clásico de 1968 qué, si os soy sincero, la considero por encima de su homónima de George A. Romero. Discutible o no, la película traslada el blanco y negro del filme original al color. Esto supone todo un nuevo mar de posibilidades en lo que al apartado visual se refiere. Romero dotaba a sus criaturas de maquillajes faciales de tonos grises, mientras que Savini puede tomarse el lujo de usar colores amarillentos que den una imagen de hedor o podrido, inundar los televisores de sangre y crear miles de detalles más que harán las delicias del admirador de la original.

Pero esto es como intentar vender un juego sólo por su motor gráfico, algo que encuentro totalmente despreciable e insostenible. Esta nueva versión de La Noche de los Muertos Vivientes mantiene en su entrelineado una dura crítica contra la sociedad. Mientras que en la original se reprochaba el racismo considero que aquí se resaltan otras cosas como el mostrar como una persona puede llegar a cambiar y perder el norte en cuestión de minutos, cuando es expuesto a una situación de peligro de la que no puede asumir el control. El personaje de Ben (excelente Tony Todd) reúne las 2 condiciones, pues no es el típico negro que muere al momento (morir muere igual), pero no deja de ser una de las personas más cuerdas de la casa y la que incita a la ayuda en equipo e aporta ideas para que entre todos consigan sobrevivir. Cómo no, termina perdiendo la cordura y los nervios le pueden, terminando con su vida (pues si no hubiese discutido con Cooper podría haber sobrevivido perfectamente).

Cooper (Tom Towles) es otro personaje interesante, un padre que tiene a su hija enferma en el sótano, debido a que una de esas extrañas criaturas de afuera la mordió, y a su mujer; quién está preocupada por su hija y en lo único que piensa es en salir de ahí para encontrar ayuda, al contrario que su marido que en lo único que piensa es en encerrarse en el sótano. Cooper es una persona desbordad a quién la situación le puede y a perdido todo atisbo de cordura, y si a todo eso le sumamos que es una persona de un fuerte carácter, se hará ganar a pulso más de un malentendido con el grupo.

Y el ver como Barbara, la más dulce de todas a priori, termina por hacerse la más fuerte del grupo, no tiene pérdida. Su personaje evoluciona y cambia a tal punto que tras los horrores vividos, la Barbara de al finalizar la película no tiene relación alguna con la frágil e inocente Barbara de al empezar. No solo el suyo, todos los personajes evolucionan de distinta forma, unos se hacen fuertes y otros se desquician y terminan por enloquecer. Con lo que quiero decir que el remake no sólo vende por vista, si es bueno es porqué mejora y ofrece lo que ofrecía su original; una inteligente horror movie. Se toma licencias con respecto al clásico; Barbara se torna el personaje más fuerte de todos en la casa (como ya he explicado antes), y Cooper muere de distinta forma, siendo asesinado por Barbara al final de la película de un disparo en la cabeza, cobrándose así su venganza.

El clásico adaptado a los nuevos tiempos: Amanecer de los Muertos (2004)

 

Ya lo he dicho más de una vez, para mí, éste es el mejor remake que se ha rodado hasta ahora. Hacer un buen remake es algo inusual (como en el caso anterior), ésta cinta cumple un tópico moderno en lo referente a remakes, que no es otro que adaptar el clásico a los nuevos tiempos. En la mayoría de las ocasiones, la película termina siendo una mofada de nuestros días con miles de cosas raras, un desentendimiento del filme original brutal, y desprestigio por doquier.

Pero Zack Snyder cogió los elementos base de la película la cual iba a homenajear, y la adaptó a nuestros tiempos en todos los sentidos. Me explico; su principal novedad fueron los zombies atléticos. En el 2004 el público ha visto mucho y, o bien ha ido aprendiendo a lo largo de los años, o bien se trata del típico colectivo juvenil de casquería que se tragan cualquier porquería tan sólo por no estar recomendada para su edad e ir así de listos, lo cierto es que hablemos del público que hablemos, éste ya no se asusta con tanta facilidad como antes.

Soy de los que defiende que el miedo no sólo consiste en un giro brusco de cámara acompañado de un sonido estremecedor que tus oídos no esperaban (claro que el uso excesivo de ésta técnica a hecho que el truco se vuelva previsible), si no que existen muchas formas distintas de meter miedo. Así como videojuegos como Silent Hill 4: The Room, o el mismo Resident Evil 4, nos causaban tensión lo cual considero una variante más del sentimiento del miedo, con los zombies pasa lo mismo. Eran lentos y tontos sí, pero en número siempre habían sido superiores, y la amenaza real seguía ahí en todas las películas. 28 Días Después en 2002 aplicó el concepto de crear no zombies si no infectados; la causa, un virus de la rabia que hacía qué, de la misma rabia que sentían sus infectados, les fuese matando poco a poco por dentro hasta que solo les quedasen funciones básicas como es la de alimentarse. De ahí que en Amanecer de los Muertos la palabra zombie no se mencione en todo el metraje.

Los muertos se han puesto en pié, ahora son de un número aún mayor que antes, corren, tienen fuerza, etc. Y todo ello a qué nos lleva, que la película no da miedo, pero es un chute de adrenalina de los buenos. Los muertos están en todas partes, en cada recoveco, en cada esquina. Corren incluso más que los vivos movidos por el instinto de alimentarse, les puede el hambre. La rabia les posee y son fuertes, antes con cerrar una puerta bastaba para estar a salvo, ahora no. Y ahí reside la gracia de la película, pues nuestros protagonistas nunca estarán a salvo, momentos de alivio y que dejen respirar al espectador habrán pocos. Las licencias que se toma con respecto a su antecesora son claras, los pocos que han conseguido sobrevivir se refugian en un centro comercial. A partir de ahí, la película propone un viaje en descenso hacía lo más profundo del infierno. Planos como los del coche de Ana yendo por la carretera mientras el mundo cae a ambos lados, se producen colisiones, la gente se come una a otra, simplemente son geniales y quitan el hipo. La relación entre Kenneth, el policía afroamericano, con Andy, el propietario de la tienda de armas de enfrente al centro comercial, es magistral y sublimemente ideada.

La crítica contra la sociedad del consumismo sigue estando ahí, pero vista desde el caso de nuestros días. Y en definitiva, por mucho remake que sea, los parecidos con su original son pura coincidencia, una obra de culto se quiera o no, y uno de los mejores (si no el mejor) remake que se han rodado nunca.

 

La saga que se intenta revitalizar: La Matanza de Texas (2004)

O lo que es lo mismo, lo que decíamos al principio de la entrada, a falta de ideas, coge a un clásico del género, y devuélvelo a la vida.

Todo el mundo conoce a Cara de Cuero (Leatherface), y contando su secuela y La Matanza de Texas: La Nueva Generación, se la puede considerar saga, y no deja de ser un icono insustituible del género. El caso es aplicable a cualquier otra saga, La Matanza de Texas causó impresión en su día, se quiera o no es una obra de culto que nadie puede perderse, lejos de poner en duda la calidad de su original (que la considero buena pero no tanto) lo cierto es que en su estreno no había nacido y por edad pues no la pude encontrar hasta el año pasado que me la tuve que descargar (como ya mayoría de película así qué, o me las bajo o me es imposible acceder a ellas). Verla ahora no supone lo mismo que haberla visto allá por 1974 cuando fue estrenada. Y curiosamente el fin de semana la conseguí en DVD por 8€ en el Fnac (Logan sabe el problema que tuve con el DVD y su remake), y ahora resulta que en mi colección tengo tanto la original como su remake.

Y éste pues, viendo antes la original es un jarro de agua fría. Es admirable el ver que el remake, lejos de querer sacar dinero fácil (que también) de todo lo que existe detrás de la leyenda del hombre de la motosierra, la película muestra respeto por su original y sabe homenajear lo mejor del pasado y, como el caso anterior, adaptándola también a los nuevos tiempos. Licencias las hay, pero son pocas. No es una fotocopia, si no una puesta al día del clásico de Tobe Hooper. Sólo que con no muy acierto.

 

Pues lo admirable de la película le es un arma de doble filo, y es que ya nadie se exalta por ver como a una persona se la cuelga de un gancho en la espalda. En una crítica de la película en Aullidos.com leí una cita muy buena que decía: "En su día fue algo nunca visto, pero probablemente si se estrenase por 1ª vez en nuestra época no pasaría de ser una película más, como ocurre con su remake". Y así es, el remake en si no es malo, arrastra la carga de todo remake, mostrar algo que ya se ha visto. La fotografía es excelente y la película cuenta con unos muy buenos efectos especiales, pero ni Cara de Cuero es el que era, ni la película en su esencia. Y es que los años no pasan en vano para nadie…

La precuela extraña: Halloween El Origen (2008) y Negra Navidad (2006)

Y luego está eso, la precuela extraña, que no es remake exactamente. Éste híbrido nos muestra parte de precuela y parte de remake, añade un pasado traumático al icono u asesino de la película. La cosa no está mal planteada pues, si os soy sincero, prefiero que me añadan esa información extra y me cuenten algo nuevo (que al menos se esmeren un poco sus creadores) que no en mostrarme otra vez algo ya visto, que luego eso pasa factura.

El problema es que en los casos de los que hablo el recurso ha sido el mismo; al asesino le añadimos la siempre familia con problemas de drogas y alcohol, ésta tiene marginado al niño que termina por convertirse en excéntrico o raro, se traumatiza y se vuelve loco. Y ahí finaliza todo lo interesante que podía tener de precuela la película. En Negra Navidad los crímenes empiezan incluso antes de la llegada de Billy a la hermandad. La parte de precuela nos la cuentan los protagonistas en forma de flashbacks, sobre el pasado de Billy y qué le ocurrió. Efectivamente, madre alcohólica con amante, el cual termina desbancando al padre, único modelo de paternidad para el niño. Luego hacen lo mismo con el chico, encierran a Billy en el sótano y se olvidan de él.

 

 

Una noche, la madre, falta del placer que su actual pareja no le sabe dar, decide subir al sótano y violar a su hijo Billy, que yace moribundo arriba, medio inconsciente. Y efectivamente, la madre se queda embarazada de una niña de la que Billy es el padre. La parte de precuela termina ahí, luego ya Billy es encerrado en un manicomio, se fuga por navidad, y regresa a su casa ahora siendo ésta una hermandad femenina. Las llamadas telefónicas, y todo en su conjunto vuelve por navidad. Planos apenas se copian y el filme termina por ofrecer escenas realmente destacables, como por ejemplo las galletitas de carne, la explosión sangrienta en el interior del coche y el árbol del ático, que convierten la película en un slasher moderno más que un remake, actual o de nuestros días, más que entretenido. Es un remake difícil de clasificar, es raro, no es como todos, intenta al menos ofrecer algo nuevo y supone un esfuerzo por parte de las mentes creacionistas de reinventar un clásico que, muy a mi pesar, pasó desapercibido y a día de hoy es bastante desconocido. Mi recomendación, ver tanto la original como el remake, y en navidad, cada una de ellas son 2 películas fantásticas.

 

 

Halloween El Origen es distinto, la original en sus minutos iniciales si nos mostraba el origen del mismo asesino, sus motivaciones, o lo que le hizo enloquecer. El remake contiene 45 minutos de precuela, que introducen elementos parecidos a los de Negra Navidad; la misma familia alcohólica y drogadicta, solo que ésta vez la figura paternal recae sobre la madre. En éste caso no existen violaciones, Michael Myers es un joven que, por no recibir educación de ningún tipo ni ser criado, enloquece, se queda solo en el mundo y pierde la cordura. Personalmente, también me gusta éste remake. Está bien hecho, sus 45 minutos iniciales de precuela con Michael Myers de crío son gratamente sorprendentes.

La evolución del asesino en su internamiento y su obsesión por las máscaras, es la ideal. La escena de la entrevista en el recinto entre el Dr. Loomis y Michael es impactante, así como una de las visitas que recibe Michael de su madre mientras aún era un niño en la que mata a una de personal con un tenedor, también.El problema es que después la película se vuelve vacía, copia descaradamente plano por plano a la original, y ofrece minutos de relleno de un aburrido Michael Myers como el nuevo Terminator, aunque por mucho que digan, Michael en Halloween II ya era un superhombre que no sucumbía ante nada, y esa parte aún estaba supervisada y escrita por Carpenter, así que…

Y en el futuro: Viernes 13 (2009)

 

 

Es el remake más próximo, un nuevo intento de revitalizar una saga de la que seguro se volverán a anunciar de nuevo secuelas y más secuelas, tomando la que se estrenará en febrero como un nuevo punto de partida e ignorando al resto; eso es lo que me temo. Por el trailer creo que puede conseguirlo, si una película necesitaba un remake siempre he dicho que esa era Viernes 13 (pues lo siento pero digan lo que digan, su secuela es un peliculón y la original es un truño insoportable, y a partir de ahí el resto tampoco valen mucho la pena, siendo secuelas clónicas). Solo falta ver cuánto respetará el remake a la saga, y que luego no la prostituyan como harán con Halloween, que el bueno de Rob Zombie ya ha anunciado secuela y teaser póster. A rezar toca…