10 cosas que desconocías de M4rk09 (porqué no te acostarás sin saber algo más)

Lo sé. Soy el típico chico del colegio que llegaba siempre tarde a las modas, y lo sigo siendo. De nuevo, vengo haciéndome el gracioso cuando de buen seguro estáis artos de leer entradas como ésta. Y si, la cosa ha perdido parte de su gracia, pero resulta que en las últimas semanas ha coincidido el lanzamiento de dos juegos muy esperados por mí. Entre el vicio, que he escrito como tres entradas a la vez, el relato de Baalard, y la elaboración de dos proyectos personales (uno de ellos terminado), no he tenido tiempo ni de pasarme por aquí ni de comentar. Y diréis: "bien, si dices que tienes tres entradas escritas, ¿porqué no publicar una de ellas en vez de ser otro más que nos cuenta 10 cosas por las que no preguntamos ni quisimos saber?"

A lo que yo respondo: y van. Sé que la iniciativa ha pasado de moda, ¡pero qué demonios! Seguramente sea ésta la última entrada que leíais sobre el tema así que, un esfuerzo, que es la última ya.

1. Las piruletas me producen dolores de estómago.

No me miréis así, ya lo sabíais. En estos listados no se cuentan cosas interesantes, nunca. Ellolo17 puede que si lo hiciese, pero con el tiempo toda iniciativa que nace con la mayor bondad, termina viéndose convertida en un martirio para el resto, incluido su autor (imagino que Ellolo debe estar maldiciendo el día en que se levantó con semejante idea en mente por pesados).

Espera, que aún no he hablado de las piruletas. Todos de pequeños hemos comido (¿existe alguien que no las haya probado en la faz de la tierra y que esté vivo?), el caso es que yo de pequeño, me las he zampado, como todos. Pero con los años, y sin saber porqué, me sentaban cada vez peor. Hoy en día no las puedo comer, es olerlas y el estómago ya grita en pose de expulsar algo que por mucho que él diga, no son flores del campo. Al comerlas, en el mejor de los casos me mareo, en el peor, las hecho por dónde han entrado.

2. Me gusta pintarme las rayas de los ojos de negro.

Esas caras, que yo no lo veo tan raro. Me da una expresión (aún) más seria y me gusta que mis ojos se vean pequeños. No me digáis porqué, no soy hombre de saber como veis. Ni sé porqué me sientan mal las piruletas ni porqué me gusta pintarme los ojos de negro. No siempre voy pintado, en el fondo creo que solo me los he pintado en un par de ocasiones, pero me encanta. Ningún otro color me vale, tan sólo el negro. Y lo hago alguna vez que salgo de fiesta (siendo el rarito de Gamefilia estaba obligado a tener un concepto distinto al que se entiende por "salir de fiesta").

3. Sobre mí.

Y matizo en lo de "expresión más seria". No me gusta reírme en exceso, incluso se da la ocasión en que un chiste (por decir algo) me resulta increíblemente gracioso pero no me sale el reírme. Lo reconozco, también soy cerrado un buen rato. No soy tímido, pero no me gusta abrirme, que a veces la gente lo confunde eso (y si os cuento esto ahora es porqué estoy detrás de un monitor, si os tuviera delante, me vería incapaz de contároslo y ya me habría ido por patas). Soy de los que cuentan los amigos con los dedos de una mano, y le sobran. Luego ya, en mi círculo personal, que recogería amigos/pareja pues si que soy abierto, y me temo que en exceso (será que reprimo el no abrirme y lo suelto sobre ellos Very Happy).

De todas formas me siento orgulloso de ser como soy, es cierto que el no ser tan abierto me haya ahorrado muchos líos y problemas, como de igual forma me haya privado de grandes cosas. La vida es así, no me odiéis (seamos sinceros, ya lo hacéis, y os recuerdo que aún vamos por el punto tres Rolling Eyes).

4. Idolatro a Bob Esponja

"¡Coño, ¿no decías que eras serio?!" Pues si, eso no tiene nada que ver. Otras dos más son las series de dibujos animados que a día de hoy aún sigo: Padre de Familia, South Park, y Bob Esponja. Y que yo sepa mi querido Bob ya no se emite por ningún canal (que no sea de pago o TDT rara). Seguir lo que se dice, no es que lo haga. Debe hacer años que no veo un capítulo suyo, pero conservo mi edición en DVD de su película, y algún que otro peluche suyo en la habitación. Me encanta. Lo considero un híbrido de serie infantil. El personaje de Bob Esponja es el de un niño que se cree mayor, pero tanto sus chistes como sus reacciones dudo yo que sean comprensibles para la mente de un niño que me huelo a que está más pendiente de las travesuras del alocado señor Patricio o Calamardo (creo que se inspiraron en mí a la hora de idear el personaje; es serio y le gusta el dinero Mr. Green).

Cuidado, con esto último no quiero decir que Bob Esponja tenga trasfondo o simbolismo alguno. Una de dos, o simplemente es una humilde serie más, o lo único que he hecho ha sido soltar idioteces propias de un fan (que yo de vosotros, optaría por la opción dos). Y si optáis por la dos, aparte de reconocer que soy idiota, reconocéis que Bob Esponja no es una simple y humilde serie más, así que al final he acabado saliéndome con la mía (toma juego mental que he metido ahí Cool).

En mi opinión, es una serie que resulta algo irónica, y no creo que se acerque al prototipo de serie infantil estandarizado. Verla, y ya me diréis vosotros el qué.

5. Tengo fobia al pelo.

Venga va, que ya vais por la mitad, ánimo. Ahora otro punto serio (como yo). Tengo fobia al pelo, y el que me conoce sabe que soy algo masoquista. Le tengo fobia, pero a día de hoy llevo el pelo largo (a pesar de que a mi avatar tektek no le de la gana de dejárselo también).

Aunque creo que lo mejor será que me explique ante todo. Tengo fobia al pelo suelto, no puedo encontrar un pelo en la ducha antes de entrar que esté ahí, mirándome, esperando a que yo entre para quedarse pegado a mi piel como tal sanguijuela. Tal es el asco que me da, que antes tenía que venir mi madre y quitarlo. Con el pelo largo se me debe quedar un mundo en la espalda, pero como no me los veo, intento no pensar en ello. Al peinarme es un caos de sufrimiento y dolor, lo siento, me gusta el pelo largo, pero odio que se caiga el pelo. Y si tengo miedo a quedarme calvo, no es por ello, es por verme caer el pelo, y encontrármelo luego.

Espero que se me haya entendido, ahora toca punto estúpido (y nada de dejar pelos en la pica Evil or Very Mad).

6. Tengo la colección entera de las Dragon Ball Chaps.

Creo que lo he dicho más de una vez, no soy fan del anime de Akira Toriyama, es más, pienso y defiendo la idea de que Dragon Ball es una serie sobrevalorada (si, prefiero Bob Esponja (era coña)). No niego la grandeza de la serie, pero a la larga, tras los miles de capítulos, ella misma se sobresaturó. Terminó en un más de lo mismo, ofreciendo combates incluso más largos que un partido de Oliver y Benji.

Pero, yo de pequeño era tonto (ahora soy adolescente, que no pequeño), y por tanto, al leer la palabra Chaps y ver tazos en forma de chapa, me quedaba flipado. No quiero ni pensar la de bolsas que llegué a comprar, contando que la colección consta de 57 chapas y que ni de lejos me salieron todas a la 1ª. A demás, es sabido por todos que cuando una colección de éstas triunfaba, al poco tiempo salía otra (creo que las llamaron Super Chaps, porqué el borde era transparente, en la imagen salen de las dos primeras colecciones), por lo que uno debía ser rápido. Si a eso le sumamos el cambiar las chapas repetidas, ganar otras tantas (jugándose las repetidas, bendita estrategia que me salvó el culo en muchas ocasiones Angel), y la potra (así de claro) que tuve a que me tocaran ciertas chapas de esas llamadas "fantasma" (chapas que forman parte de la colección pero que en la vida tocan y tal vez nunca se llegaran a crear), son motivos suficientes como para guardarlas aún.

Creo que en pocos años (tienen los suyos ya) venderé la colección por eBay y me haré rico. Me convertiré en un Uwe Boll; al fin podré hacer películas y como tendré tanta pasta, si no gustan podré seguir haciendo las que quiera. ¡Bendita Dragon Ball, me está empezando a gustar Kitten!

7. ¿Me gusta el heavy metal?

 

No tengo ni idea. El estilo llega a dividirse en tantos subgéneros que creo llegar a escuchar de todo menos heavy metal. Por extraño que parezca, mi grupo favorito (como sabéis) es Marilyn Manson, una mezcla de Nu-metal con Industrial Metal. A demás, escucho Linkin Park (considerado Rock Alternativo creo, como mínimo su último CD), Slipknot, Chimaira, System Of A Down, KoRn, Rammstein, Powerman 5000, algo de Metallica, y Kiss.

Luego escucho lo que no sé ni lo que es, como All That Remains, Mudvayne, Disturbed, o Helmet. Mi parte alegre y feliz de la vida, que sería Rise Against, Sum 41, Green Day, y Billy Talent. Y por último, la de cortarse las venas, Nickleback, Poets Of The Fall y Three Days Grace.

Escucho lo que me apetece como veis, pero intento defender el significado de la palabra música frente al Reggaeton y esas cosas que pueblan los alrededores de mi adolescencia. Tengo amigos raperos, hip-hoperos, makineros, y otro que simplemente no son nada. Y de entre todos ellos, sólo he conseguido (por ahora Very Surprised) inducir a uno a heavy metal, si es que yo lo escucho claro. No me gusta oír tan sólo gritos que me destrocen el tímpano, gritar me desahoga y escuchar tal música me distrae de los problemas o sencillamente me viene bien cuando uno necesita desconectar, pero ante todo prefiero letras con significado e inteligibles, me gusta que la canción, aunque se chille en ella, me transmita algo.

LMAO

8. Soy perfeccionista.

Es algo que muchos habréis notado en mi blog, léete una entrada justo publicada y vuélvetela a leer cinco minutos más tarde que será totalmente distinta, pues ya le he dado al botón editar. Me como mucho la olla con la presentación de cada entrada y el error 404 es lo peor que me ha ocurrido en ésta vida. Bueno, eso, y que después de currármelo me diga que el link está roto.

Pero me gusta presentar las cosas bien y tenerlas a mi gusto, que impriman personalidad pero que a la vez gusten a los demás. El problema en todo esto es que en ocasiones he llegado a editar una entrada hasta cinco veces, puliendo detalles.

9. Quiero ser guionista.

Es algo que siempre quise explicar desde mi primera entrada de blog en la que me presenté. No quiero que se me tome por el típico que se piensa o se cree algo por escribir cuatro líneas. Me gusta escribir, siempre me ha gustado. Nunca me lo había planteado profesionalmente y dado que ahora es el momento en que debo orientar mis estudios hacía una rama en concreto, he decidido coger ésta, que es la que más me motiva. Y lo sé, todo aquél que haya leído Ciudad Paralela sabrá de mis pocas aptitudes. Quiero reescribir esos tres primeros capítulos que colgué y retomar el relato. ObsCure: The Sickness ya es algo de lo que me siento más orgulloso, pero no dejan de ser las mismas cuatro líneas de siempre. Tengo algo en mente que ya he terminado, es poco, y aún está por comprobar como resulta. Me encuentro en un momento en el que tengo ganas de todo y me apetece, ahora si, intentarlo. Tal vez fracase estrepitosamente en mis planes, pero eso ya me lo corroborareis vosotros.

10. Metal Gear Spider

Hype, hype, hype…