A costa de un recuerdo

A costa de un recuerdo 

 

"En mis recuerdos tan sólo encuentro campos de trigo. He cedido al miedo a olvidarte, pues ya lo hice. Más de tú cabello rubio lacio y tus ojos verdes no recuerdo nada, ni siquiera alcanzo a saber en qué momento te di mi dirección si es que te la dije. Quiero irme, y seguir acordándome de ti. Devuélveme los recuerdos que te quedaste, no quiero olvidarte una vez más."

O al menos eso pensaba yo antes de partir. Me encontraba estirado en mi cama, mientras me releía la carta que había recibido de Sara un mes atrás. Aquél verano pasado es del que mejores recuerdos conservo, tal vez el único verano que haya vivido. Porqué respirar no es síntoma de estar vivo.

Mis pensamientos en voz alta se vieron interrumpidos por el sonido del claxon del coche de mi padre. Con la carta en el bolsillo, baje al portal y ayudé a papá a subir el poco equipaje que quedaba al maletero. Me senté atrás, no tenía ganas de mantener conversación alguna en todo el viaje. Subí el volumen de mis cascos en un intento de despejar mi mente y evitar pensar. Pero era echar la vista por la ventanilla y ser consciente que a cada kilómetro que recorríamos, menor era la distancia que nos separaba el uno del otro. Inocente de mí que estaba en lo cierto, lo que sucedería tras las tres horas de viaje en coche cambiaría el resto mi vida para siempre.

El sol brillaba como nunca, acabábamos de llegar. A cada persona de pelo rubio que distinguía entre la muchedumbre, la confundía con ella. La visita se debía a que mi padre tenía asuntos que resolver con mi difunta madre. Al detener el vehículo frente la casa de la que fue en vida propietaria mamá, se bajó de él y pasó a dentro a saludar. Yo entré tras él, y ofrecí un beso de esos que se dan por obligación a la mejilla de mi tía Silvia, quién se había hecho cargo del cuidado de lo que un día fue considerado como nuestro segundo hogar. Amablemente, mi padre se ofreció a subirme el equipaje al cuarto de arriba, excusándome que ya me lo desharía yo a la noche. En seguida le comprendí, mi padre prefería que me fuera puesto que mi tía y él no iban a entablar una conversación lo que se dice agradable.

Desmonté de la vaca mi bicicleta y me dirigí a saludar algunos de mis viejos amigos de por allí. Sorprendía ver el buen aspecto y alegría que mostraban los chavales. Te saludaban con entusiasmo pero sorprendentemente ninguno de ellos menciono una palabra en relación con Sara. Me cercioraba de salir airoso de un encuentro si no me preguntaban por ella, pero para que mentir, en ese momento lo habría dado todo por oírla mencionada. Las piernas me temblaban como siempre lo hacían al ponerme nervioso, y sin querer verlo volvía a estar pedaleando sobre el asfalto de la carretera en la que sucedió todo. El paisaje seguía igual que entonces, a los lados unos inmensos campos de trigo dibujaban el contorno del camino, el cual atravesaba las afueras del pueblo. Al frente, una carretera por la que ya no se transitaba, uno de los pocos recovecos del mundo en el que aún era posible parar el tiempo.

 

 

Aire puro era lo que inhalaban mis pulmones, amantes en secreto de aquella suave brisa. Una conocida voz me susurró al oído un insinuante "te echaba de menos". Al volverme, ahí estaba ella, pedaleando de nuevo a mi lado. El viento soplaba como antaño, el corazón no latía de igual forma.

– ¿Qué ha sido de ti en la gran ciudad? – me preguntó Sara.

– Sigo como siempre. Pocas cosas han cambiado desde entonces.

– Esto me trae tantos recuerdos…

– …cierto. – contesté devolviéndole una íntima mirada.

Nuestros cuerpos se alzaron, parecíamos estar compenetrados. Ella me prestó sus labios que yo acogí sobre los míos. Por algo aprendí a pedalear valiéndome tan sólo de una mano en el manillar. El beso se me antojo breve, a pesar de resultar intenso. Sara no mostraba el más mínimo interés en dejar de pedalear, por lo que preferí seguirle el juego. Incluso trate de ser agradecido:

– Por cierto, gracias por haberte acordado de mí todo éste tiempo. – dije, hablándole a los ojos.

– Es algo que ya tendrías que dar por supuesto, yo nunca dejo de pensar en ti.

– Me refería más bien a la carta que me enviaste. Gracias.

– ¿Qué carta? – me preguntó Sara extrañada.

– La que me enviaste hace un mes más o menos. – le contesté frunciendo el ceño, con mi característico tono de voz que empleaba al querer ser irónico.

– Yo no te he enviado nada, si ni siquiera sé la dirección en dónde vives.

– ¿Y esto que es? – dije, mostrándole la carta.

– ¿Qué es eso?

Tú letra me temo.

– Yo no te la he enviado.

– Joder Sara, pensé que te alegrarías de verme y todo.

Aceleré el ritmo y en seguida me perdí por el frente, el bochorno que sufría era de tamaño colosal. Ese día no la volví a ver.

Esa noche me fue imposible conciliar el sueño. Desperté de madrugada. En un impulso decidí visitar a mamá al cementerio, que quedaba a unos diez o quince minutos de aquí a pié. El paseo me vendría bien. El pueblo resultaba diabólicamente tranquilo bajo una noche de luna nueva en la que solo se oía cantar a los grillos. No me demoré mucho en llegar al cementerio.

Distinguí a lo lejos a Sara, inmóvil frente al rosal. Me acerqué cauteloso a su espalda pues no quería percatarla de mi presencia.

Hablaba sola, o al menos con alguien a quién yo no podía ver. El ansia de poder, de saber que ahora era yo el que la sorprendía por detrás, decidí llamarla por su nombre. Quería respuestas acerca de su comportamiento en relación conmigo.

– ¿Qué haces aquí? – le pregunté en voz baja.

– He venido a rezar con papá y mamá. – contestó con la respiración entrecortada.

– ¿Dónde están?

– Ahí. – dijo, señalando a los nichos de la derecha.

– Ahí no hay nadie Sara.

Ella se dio media vuelta y emprendió de nuevo el rezo. Me acerqué a los nichos que me señaló, inseguro, algo no iba bien en todo aquello. Revise nombre por nombre la lápida de cada fallecido. No encontré nada extraño hasta agacharme a leer, en las lápidas a ran de suelo, los nombres de James y Laura Vidal, padres de Sara.

Mis ojos no daban crédito a lo que estaba viendo. Sara seguía rezando frente al rosal del cementerio. Cada vez que la veía junto al arbusto, éste me resultaba más familiar. Me puse a su lado, y le pregunté:

– ¿Por quién rezas?

– Por mi vida.

Una de las ramas del rosal agarró del cuello a Sara. La planta presionaba, y con ganas, empujada por un motivo que escapaba a lo concebible. Las espinas, se clavaban en su piel, dando lugar tal derrame de sangre que las rosas pasaban a ser de azules a rojas.

– Para arrancar las flores primero deberás clavarte sus espinas. – fue lo último que me dijo Sara.

Su cuerpo era arrastrado hacia a dentro mientras me señalaba y decía:

– Tú madre está al llegar.

Empecé a recordar, y entonces comprendí. La quería, y nunca la olvide, a pesar de convencerme a mí mismo de no ser cierto. No fui capaz de aceptar no verla, la maté. Me sería más fácil sin ella. Si no había a quién recordar, sería más fácil olvidar.

Hice caso, miré atrás. Mi madre no estaba ahí, o tal vez no la viese y en verdad si. Mi dolor no era el extraño u olvido, era el perdón. Debía redimirme y ya lo he hecho. Quién sabe si fuese ella en verdad quién me escribiera aquella carta, en una ayuda desesperada a que encontrase mi verdad.

Soy un monstruo, lo sé. También sé que voy a morir, pero ahora soy feliz. Mientras veo a Sara desvanecerse por segunda vez, sé que terminaré bajo tierra, y ya no habrá nada más por debajo de mí.

Noticias Breves: Avance y 1r Gameplay de SAW El Videojuego

Lamento repetirme pero necesitaba hacerlo. Esta noche o mañana publicaré ya si el análisis del Silent Hill Homecoming. Pero hasta entonces, me dirijo a vosotros para hablaros de nuevo de la adaptación al videojuego de la saga cinematográfica SAW. Con el avance de Meri ya publicado, y el Gameplay que ha visto la luz, podemos dejarnos de especulaciones y llevar un paso más allá el objetivo de la entrada anterior, que era ni más ni menos que el de acercaros al videojuego de SAW, que para algo se es fan uno.

 

¡Así de cutre es la 1ª imagen de la entrada LMAO!

Al final Logan se ha salido con la suya, y acertó de lleno con su comentario. La historia de SAW El Videojuego transcurrirá entre sus dos primeras partes, y servirá para atar ciertos cabos sueltos, o mejor dicho, lagunas del guión que quedaron flotando en el aire (en la edición especial en DVD de SAW el mismo James Wan reconoce el éxito de su cinta a pesar de los múltiples errores argumentales de su libreto). Lo peor viene cuando el protagonista principal (y por ende, al personaje que controlaremos con el pad) no será otro que el Detective Tapp. ¿Cuál es el problema? Si mal no recuerdo [AVISO DE SPOILER] el detective moría en la 1ª parte de un tiro a manos de Zepp, pero el juego transcurre en un psiquiátrico lleno de trampas entre los hechos de Saw I y II. Si Tapp ya está muerto, ¿de dónde demonios se ha sacado Zombie Studios el argumento del juego? [FIN DEL AVISO]

Me lo temía, ya lo advertí. Si no quería una línea argumental entre alguna de las películas era porqué por regla general la cosa no suele salir bien parada. A más de haber miles de fans o seguidores de las andanzas de Jigsaw de los que no todos podrán acceder a su videojuego, y por lo tanto, se les privará de una porción de historia sin remedio alguno. Ahora me temo que lo que me toca por mi parte, como buen fan, es depositar ilusa fe en el estudio desarrollador y esperar algo bueno de todo esto.

El motor gráfico del juego será el conocido por todos Unreal Engine 3, y el desarrollo del juego estará centrado en la exploración y resolución de puzzles (si echabais de menos los rompecabezas mareantes de los primeros Silent Hill o Resident Evil puede que tengáis aquí la respuesta a vuestras plegarias).

Artwork del juego

Según los medios, en la demo que probaron debían salvar al protagonista de su trampa mortal si querían seguir con vida y proseguir su avance en el juego. Para librarse de ella, bastaba un Quick Time Event. La gracia residía en que, los botones a pulsar, no se nos mostraban en pantalla. Al igual que en las películas, en las que varios puzzles se resolvían encontrando una combinación de números, en SAW bastaba con girar la cámara por el escenario hasta encontrar los botones en el escenario. A través del reflejo de un espejo, o de dibujos pintados que intuían la forma de un botón del mando concreto. Una vez pulsados, el protagonista era libre.

La idea me parece buena e original, su contrapartida es que si el juego no es cauteloso, podría abusar de los Quick Time Events y de una mecánica de ensayo-error nada divertida a largo plazo. Pero ese era tan sólo uno de los puzzles, esperemos encontrar manidas y originales ideas a lo largo de su desarrollo.

Por cierto, una gran alegría es lo que me he llevado al ver que no iba tan mal encaminado. Confirmado, nos encontraremos personajes a lo largo de nuestro recorrido a los que tendremos la opción de salvar o no, y el juego constará de distintos finales (aunque aún no se ha confirmado el número de estos). Y ahora si, lo que todos esperabais desde el comienzo de la entrada, ¡el Gameplay del juego!

Como muestra el vídeo, el control parece asemejarse al de Homecoming. Tanto el movimiento del jugador como el de la cámara recuerdan mucho al del nuevo título de la prestigiosa franquicia de Konami. El diseño de los personajes me ha decepcionado un poco, no así el de los escenarios, que me ha gustado bastante.

Los errores que le veo al juego, son principalmente, su historia. Ya he comentado lo que ocurre con Tapp más arriba. Sinceramente, el personaje de Obi (Saw II) hubiese venido mucho mejor. Para quién no lo recuerda, en Saw II [AVISO DE SOPILER] se nos revelaba que Obi había sido quién había ayudado a Jigsaw a secuestrar a las personas que se encontraban en la casa. En Saw II Obi muere incinerado en el horno pero, si los juegos ocurren después del I y antes del II, la historia hubiese sido la mar de interesante manejando a ese personaje, y descubriendo los motivos que le condujeron a colaborar con Jigsaw [FIN DEL AVISO] (ahora que lo pienso, el personaje del vídeo y de las fotos me recuerda más a Obi que a Tapp).

Falta ver como de cuidada estará la jugabilidad del título. En sus manos está el ser un soplo de aire fresco o un juego repetitivo basado en una licencia no aprovechada más. El juego será lanzado para PlayStation 3, Xbox 360 y PC. Para más información, leeros el avance de MeriStation, y espero que disfrutéis con la entrada.

¡Saludos a todos!

Noticias Breves: SAW El Videojuego

El día en que se anunció la adaptación de la saga cinematográfica SAW al mundo del videojuego, quedé gratamente sorprendido. Me sigue costando creer o imaginar una adaptación procedente de tal película, por la temática de la misma. ¿Qué géneros podría abarcar el juego? ¿Sobre que patrón o esquema jugable se regiría? Lo poco que se conoce del juego no ayuda a dar con una idea clara del proyecto, y la información se nos da a cuentagotas. Así que hoy, aprovechando una sección que tenía algo olvidada, os ofrezco los primeros detalles del juego y, el resto, suposiciones del que aquí escribe. Veamos pues, qué podría ofrecernos un videojuego basado en la licencia SAW.

Tras los rumores de su cancelación varios meses atrás, han visto la luz las primeras imágenes del videojuego SAW. Konami, quién a comprado los derechos del videojuego a la fallida editora Brush, será al fin la compañía que publique el título, en pose de aumentar su catálogo de juegos pertenecientes al género del Survival Horror. El desarrollo del videojuego se pospuso a una fase avanzada de su finalización, por lo que se espera ver su lanzamiento a la par del estreno de la nueva entrega de la licencia en cines, Saw VI, en Halloween de este mismo año.

Según Konami, estará más enfocado al terror psicológico y en él controlaremos a una de las víctimas de John Kramer (Puzzle) tras sobrevivir a su trampa mortal. El escenario del mismo se rumorea ser una institución psiquiátrica abandonada.

Y ahora pasamos a lo que opino u espero partiendo de lo poco que se sabe del juego.

Lo primero que salta a la vista de las imágenes es la recuperación del mismo dispositivo con el que Amanda fue sometida a jugar en la película original. De veras espero que el hecho se deba a ser la trampa más recordada por los fans y que su aparición no sea más que un simple guiño. La diferencia entre juego o película reside en que una película la ves, y un juego, lo juegas claro está. Eres participe de su propia historia e hipotéticamente, eres tú quién guía al protagonista a través de ella y no la pantalla quién te lleva de la mano. Por ese motivo espero un esfuerzo por parte de sus desarrolladores en la creatividad e imaginación de la presentación y resolución de los puzzles, que los videojuegos me permitirán, de buen seguro, experimentar de forma distinta lo que veo en el cine (a pesar de ser ambas aceptables y no tener nada que ver una con la otra al ser dos formas de expresión diferentes).

La historia no la relacionaría con las películas. Previamente a los sucesos de Saw, Puzzle cometió varias atrocidades que le apodaron como tal. Y la del videojuego encajaría perfectamente como una de ellas. El juego no necesitaría de gran argumento, a más de un personaje principal con un pasado turbulento, que sirva de razón por la que esté jugando y que descubramos nosotros mismos a medida que avanzamos.

Si la historia se desarrolla en un psiquiátrico, perfectamente encontraríamos a otras víctimas como nosotros encerradas en él. Sería genial encontrarnos con amigos o gente de nuestro círculo más íntimo, y poder decidir si ayudarles o no. Tales decisiones influirían en el final del juego que, según nuestros actos, la historia concluiría de una forma u otra en múltiples finales.

Saw II o V muestran puzzles con varias víctimas jugando a la vez, así que terminado el modo historia, no estaría mal poder retar a nuestros amigos en modos multijugador. 8 jugadores encerrados en una sala, y que sobreviva quién pueda. Pero cuidado, hay reglas. Y por pedir, el multijugador, más allá del local, también podría permitir jugar en línea.

Un editor de niveles, a lo Little Big Planet. Poder crear un escenario (como una habitación por ejemplo) y situar varios elementos que los usuarios deberán usar correctamente e ir superando lo que se les proponga. Ya sea tiempo límite, o ciertas acciones a cumplir. Una idea más propia de un demente, que haría las delicias de todo fan para que dejase salir su macabra vena artística y diese rienda suelta a su imaginación.

Como decía al principio, ¿sobre qué género o esquema jugable podría regirse un juego tan peculiar como éste? ¿Una aventura gráfica tal vez, en la que ir superando habitáculos cada vez más demenciales y complicados? ¿Un híbrido de Clock Tower, en el que no poder defenderse contra nada y lo único a ser posible fuese el avance continuo?

Es algo complicado de determinar, yo más bien opto por una aventura gráfica particular en la que usar objetos como un bisturí en lugares estratégicos y en un orden correcto, siempre a contra reloj, que proporcione al jugador una buena dosis de tensión constante. Por el momento, Konami ya tiene un cliente asegurado pero, ¿qué opináis vosotros sobre el videojuego si es que le veis futuro alguno?

Fuentes (ya me temía un April Fool’s Day y por eso consulté varias, lo curioso es que todas contienen más o menos la misma información por lo que su veracidad debería estar asegurada, aún así no lo tengo del todo claro, si alguien sabe con certeza si es real o no, que me lo haga saber, de todas formas lo que si es seguro es que el videojuego se aprobó y su desarrollo dio comienzo hace ya algún tiempo):