Soy Masoca: Disfruté jugando al Terminator 3 The Redemption

Masoca: persona que disfruta con cosas desagradables o cuando le hacen sufrir.

O me diréis que no. Todo jugador, por muy tradicional que se considere, termina cometiendo un acto de rebeldía a lo largo de sus generaciones de videoconsolas. En efecto, incluso aquél jugador que un día juró frente a su pad convertirse en todo un jarcore protegiendo al mundo de los videojuegos basados en licencias cinematográficas de la Disney, jugando tan sólo juegos tildados de 10 por el sector, defender el hype como medio de expresión y arrebatar toda su ira en forma de potencia gráfica sobre el jugador casual, lo ha hecho. Porqué todo jugador que se precie, ha jugado de cabo a rabo un juego horroroso donde los haya, y para más inri, ha sentido placer durante el proceso.

E aquí, Terminator 3 The Redemption, juego malo basado en película todavía peor que, como buen masoquista que soy, me pone. Es decir…

Mis raíces masoquistas van mucho más allá. Pues para poder jugar a The Redemption, uno debió descubrir antes la existencia del mismo. Advierto a los que sufren de afecciones cardíacas que lo que contaré a continuación no es nada agradable, por tanto les recomiendo dejar de leer inmediatamente. Pues para probar The Redemption, antes tuve que jugar a…

¡Exacto! Esa injuria cutre-port de juego de PSX en el que el Alien VS. Predator de la Jaguar desenchufaba a la misma Skynet. Jugarlo sentaba como una incisión cerebral a un chaval de mi edad que, tras salir del cine un tanto desilusionado, recobraba fuerzas con el imaginarse poder manejar al héroe de su infancia en su propio videojuego, y veía sus sueños en la vida frustrados de nuevo (suerte que tarde o temprano, jugamos cosas peores y nos recuperamos).

 
 

Hagamos la comparación. 

El caso es que el juego era tan malo, que lo único bueno que tenía era la demo de otro juego basado en Terminator (que digo yo, si se incluía ya en el juego, era porqué por defecto sabían el mojón que tenían entre manos incluso antes de ser lanzado). Y lo mejor de todo es que, Terminator 3 The Redemption, tampoco es que sea un señor juegazo, que digamos. Pero siéndoos sincero, no duele tanto.

Arnold poniendo cara de niño bueno en busca de su redención, tratando así de subsanar los errores del pasado juego (de ahí su risible precio de salida, 19.99€)

Eres un Terminator T-850 (¿¡WTF, no era un T-800!?), una máquina que ha sido reprogramada por la resistencia humana para salvar a la raza humana (la cosa va de robots por si alguien duda). Arrasa, combate y siembra el caos desde Los Ángeles en la actualidad hasta el año 2032. Aniquila todo aquello que se interponga en tu objetivo: debes garantizar la supervivencia de John Connor, Kate Brewster, y asegurarte de que haya un mañana.

Analicemos pues la que sería la sinopsis del juego. Más allá de la errata del modelo Cyberdine Systems, una frase que se suele decir sobre estos juegos basados en licencias es algo así como: "el juego expande el argumento de la película", y en cierto modo, aplicar la idea al juego de hoy no es tan descabellado. Hace ya tiempo que los que disfrutamos con las películas de Terminator ardíamos en deseos de que aquellos esbozos de la guerra del futuro que se nos mostraban como aperitivo a todo lo que iba a acontecer en las primeras partes, pasasen a ser el marco central de la acción. Y en cierto modo, eso es precisamente lo que hace The Redemption. El juego empieza poco antes de que lo hace la 3ª entrega, narrándonos la epopeya del Terminator que emprende un viaje sin retorno hacia lo más profundo de…

En el juego, si te disparan mucho se te llega a ver el exoesqueleto de metal, como en la peli ^^

Mentira, en verdad lo único que hace el juego es mostrarnos como el Terminator se levanta de una mesa reprogramado y lo destruye todo a su paso hasta llegar a Skynet para viajar al pasado. A partir de ahí se dedica a narrar la película tal cual. Lo bueno es que con la excusa del futuro, el juego alarga su duración en 4 niveles como quién no quiere la cosa, por si cuela tu…

Una vez reprogramado, si en Resident Evil 5 uno no escuchaba otra cosa que no fuera la palabra "partner", en The Redemption no oirás otra cosa que no sea un "necesito un vehículo" o "solicito transporte". Y ya se te puede echar encima lo que sea, que el T-850 a base de 2 coches distintos y un helicóptero (es que en producción no les llegaba el dinero para más diseños) te hace maravillas.

 Aunque lo parezca, esto no es MotorStorm…

Un Terminator en tu vida es mejor incluso que tener un emo cosquillas. Más que nada, porqué sabe apañárselas solo. Y si se queda sin vehículo, no te preocupes, no importa del tamaño que sea la máquina, que él le pegará un puñetazo, le arrancara los cables, y ale. E aquí la cinta por la que se le acusa de maltrato físico a 5 víctimas más del día del juicio final.

El agresor atacó a su 1ª  víctima a las 9:15h tras enrojecérsele los ojos (hemos cortado las imágenes porqué podrían herir la sensibilidad de los más impresionables (en verdad el vídeo CGI está cortado y no contaba con ello, pero podeís verlo igual porqué son los 2 primeros niveles del juego y podría usarse como Gameplay, aunque soy vago hasta para eso)).

 

Como veis, ese futuro tan deseado por nosotros se basa en eso, nada más. Una vez dentro de Skynet, viajamos al pasado y, una vez allí, nos dedicamos a hacer lo mismo que hacíamos antes, pero en menor grado (que pensará la pobre gente si nos ve, y dado que en unas horas la raza humana será exterminada, dejémosles que sean felices mientras puedan). Por si fuera poco, al alcanzar la mitad de juego completado, este nos sorprende con un inesperado giro de guión, que nos hace retroceder al futuro (¿perdón?) y alargar tontamente la cosa otros 4 niveles más.

A lo largo de los niveles, nos dedicaremos a disparar, conducir, y conducir mientras disparamos a la vez. En ocasiones un circulito gris se irá iluminando por secciones de color naranja (vamos, como las luces rojas de la 360) y pulsando triángulo podremos realizar una molaquetecagas acción especial (agarrarse de un cable eléctrico ya que eres un Terminator y por tanto, en el pasado, eres dios) y esas cosas. Pasando cerca de un poste eléctrico roto recuperamos energía, y con el joystick analógico derecho movemos el punto de mira que, al acercarse a un enemigo se sitúa automáticamente sobre él y nos muestra la vida que le resta para ser exterminado (y me acabo de quedar con vosotros usando esa palabra). Para no spoilearos el final del juego, no os contaré para que sirve el analógico izquierdo.

 
¡Y todavía no os he contado lo mejor! Pulsando el botón L2, el Terminator soltaba algunas de sus características frases como: "¡Bájate!", "¡Cómeme!", "¡Excepcional!", "¡Exterminado!", "Te noto quemado…", "¡No pierdas la cabeza!"… Bueno, ¿qué dices a eso Termi?
 
 
Lo bueno del juego es que, después de todo, se trata de una de esas pocas ocasiones en que se da un buen uso de la licencia, y en este caso, es de alabar lo fiel que resulta el juego respecto a su hermano de la gran pantalla. Música, atmósfera, incluso en el doblaje, el mismo que el de la película (vale, me habéis cogido, hoy estoy mentiroso, en verdad la única voz que se mantiene es la de Arnold, pero seamos sinceros, ¿en Terminator que otra cosa importa que no sea él?). Eso por no hablar de los niveles. En el presente 5 ya sirven para narrar prácticamente la película entera (léase, la persecución de la grúa y la huída del cementerio) y otros dos para narrar el final (la llegada a Crystal Peak). Los del futuro son de relleno, pero cumplen su función, hacer bulto.
 
 
Cuesta creer que un planteamiento tan sencillo resulte tan efectivo, y jugando a The Redemption es muy sencillo encontrar elementos reconocibles de las películas en cualquier ámbito. Es por ello que si me apetece ver la 3ª parte, en vez de poner el DVD de la película que no me compre, me paso el videojuego (dónde es pausible mi masoquismo, pues el juego es difícil un buen rato). Pero a pesar de ello, lo adoro. Me lo compré el día que salió, tardé meses en terminarlo (las ultimas misiones de la 2ª vuelta al futuro son de una dificultad suicida) pero qué más da. La recreación tanto de las máquinas como de los personajes (si no os fijáis demasiado en las manos de Kate y John), son geniales. Es como dejar de ver la película por jugarla, y eso, tratándose del pequeño chasco que supuso el filme, no nos engañemos, duele menos.
 

Esta entrada pertenece a la inciativa SOY MASOCA.
Y ahora si, Fallen reabre sus puertas!
–