Especial Saga Metal Gear Solid

Durante algún tiempo los aficionados a los videojuegos disfrutamos de grandes aventuras originales que cumplían con lo que la gente esperaba de ellos, en un momento donde la industria se estaba introduciendo masivamente entre los jóvenes y no tan jóvenes, la sociedad asistía a un fenómeno mediático que invadía las pantallas de sus televisores.

Las grandes figuras creativas del sector aportaron grandísimas joyas que durante generaciones han servido de referente y se han convertido ya hoy en valiosos juegos clásicos que nacieron en la memorable época dorada con los 8 y 16 bits o incluso antes, a pesar de esto muchos juegos no eran tan populares como los que lideraban por entonces las listas de ventas. Nada fuera de unos cuantos títulos era tan revolucionario ni tan impactante a lo que estábamos acostumbrados, muchos juegos repetían prácticamente los mismos esquemas de jugabilidad con los que triunfaban otros y a pesar de la evolución pertinente en cuanto a tecnología y generaciones, sólo algunos llegaron recobrando esa esencia desapercibida para la mayoría que muchos juegos dejaban casi en el anonimato.

En el persistente empeño de prevalecer en el tiempo y adaptarse cada vez a un presente más perfeccionista y un realismo palpable, en cuanto a tecnología se refiere, muchos juegos realizaron el esfuerzo por subsistir en el tiempo y continuar en el negocio, reciclando su aspecto y renovando su jugabilidad, condiciones que no sólo fueron suficientes para confirmar la garantía de un éxito antaño en un presente desconocido, pues no todos corrieron la misma suerte al intentar rescatar aquellos juegos que en sus cartuchos ya casi perecían.

 

Hideo Kojima rescató su primitiva obra, reconstruyó su premisa y se aprovecho de las ventajas que podría brindarle una nueva plataforma donde esculpir su trabajo de forma más fiel y aproximada a sus ideas. La utopía que impone la imaginación del ser humano y la extravagancia fantástica y desmesurada de los grandes genios se había visto menguada obviamente por las limitaciones técnicas de la época que poco a poco comenzaban a desvanecerse ante la presencia de nuevas máquinas que pudieran plasmar con más facilidad el concepto que los artistas proyectaban sobre su obra.

Así fue como el genio Kojima recuperó su Metal Gear de aquellos días ya olvidados en aquellos tiempos nostálgicos donde MSX o NES concedieron la primera oportunidad a Snake de presentarse al mundo, un mundo que ajeno a él acabaría rindiéndole homenaje. Este es mi particular homenaje a más de 20 años de historia, a una saga que por encima de todo demuestra calidad indiscutible en todos sus aspectos, en cualquier campo artístico, profesional o tecnológico, el trabajo de muchas personas implicadas, 20 años que reivindican el premio y el aplauso del público ante una obra maestra que ha marcado para siempre la historia de los videojuegos. Nuestra historia.

En 1983 apareció MSX , en resumen eran los primeros ordenadores con microprocesador de 8 bits en un intento en conjunto por parte de muchos fabricantes de crear una norma estándar para sistemas domésticos que permitieran ejecutar programas en diferentes máquinas aún creadas por diferentes fabricantes (de la misma forma que ocurre hoy con el PC), esto pretendía acabar con la anarquía que muchas compañías tenían sobre sus productos, sus propios periféricos y software que sólo servían exclusivamente para sus máquinas. Con este intento de estandarizar la informática MSX ofrecía una amplía compatibilidad. Así nació la plataforma donde años más tarde debutaría Snake.

 

No fue hasta 1987 que las ideas de kojima ahora creador, productor y director, pudieron cobrar forma convirtiéndose en un buen puñado de pixeles con marcadas tendencias de su gran devoción al cine y las películas de acción, la inspiración del maestro por aquellos años llegó de la mano del film de John Carpenter de 1981 "Rescate en Nueva York", se presta sin más, a grandes similitudes y descaradas influencias, reconocida por el propio kojima como una de sus películas más influyentes para crear su juego.Evidentemente empezaba así a construir una nueva historia con un planteamiento más adulto y donde por primera vez se presentaba un ligero entramado hilo argumental y un nuevo estilo de juego diferente a lo que la mayoría ofrecían, mientras todos los juegos de acción suponían recorrer los niveles eliminando a golpe de plomo a todo enemigo que se interpusiera en nuestro camino, en Metal Gear sucedía más bien todo lo contrario y era de vital importancia actuar cual espía, el sigilo y la discreción entonces se convertían en nuestras mejores armas si queríamos avanzar en la aventura. Estos factores contribuyeron a hacer de Metal-Gear uno de los juegos más originales del momento.

                 

El juego fue lanzado originalmente en Japón para MSX concretamente para su segunda revisión la MSX2, debido a su éxito Konami pronto decidió cruzar fronteras y llevar el juego a territorio estadounidense donde MSX desgraciadamente no gozaba de la popularidad que NES había conseguido (famicom) Así que para esto obviamente se vieron obligados a realizar una conversión para el cartucho de nintendo. Esta conversión tuvo algunas modificaciones sobretodo en pequeños detalles de la trama que ligeramente habían variado y aspectos gráficos como algunos backgrounds también acabaron siendo distintos. Sin embargo para los verdaderos hardcores, estos cambios no gustan demasiado y consideran la versión MSX como el punto de partida original de la saga.

              

La historia de este primer Metal Gear nos sitúa en 1995, un grupo de mercenarios al sudeste de África parecen haber desarrollado lo que es un nuevo tipo de arma de destrucción, ante esta alarmante sospecha, el gobierno decide poner en cargo a la unidad de fuerzas especiales FoxHound dirigida por el comandante jefe Big Boss, considerado el mejor soldado de toda la historia.  La principal misión de FoxHound consiste en obtener información acerca de las intenciones de los terroristas. Para ello cuentan con la ayuda de uno de sus mejores soldados de élite, Grey Fox, que es enviado inmediatamente a Outer Heaven, nombre que recibe la fortaleza donde se esconden los terroristas. Una vez Fox consigue adentrarse en el lugar destapa pronto los planes que los terroristas tienen entre manos, pero cuando éste intenta comunicarlo al resto de su equipo por vía codec. Algo inesperado sucede y repentinamente se pierde la señal, pudiendo informar sólo de dos palabras "Metal Gear".

Debido a este hecho inquietante FoxHound decide entonces enviar a otro de sus hombres de élite, Big Boss se encarga de encomendar la misión a un recluta recién incorporado llamado Snake quién acepta la misión y parte hacia Outer Heaven en busca de su compañero Grey Fox y para descubrir lo que verdaderamente esta sucediendo. Una vez allí y con la ayuda inestimable de algunos prisioneros el joven novato Snake encuentra a Fox y consigue infiltrarse hasta descubrir que lo que los terroristas tienen en su poder es nada más y nada menos que Metal Gear, un tanque bípedo con capacidad nuclear.

 

  

En su camino Snake consigue infiltrarse y dar con el científico a cargo del desarrollo de Metal Gear, este confiesa el punto débil del tanque, un superordenador que lo controla. Con esto Snake se ve capaz de llegar hasta la planta 100 de la fortaleza y enfrentarse así al mismísimo tanque, sin embargo las cosas no terminaron tan pronto y detrás de todo esto se esconde un hombre bajo el nombre de Big Boss, el líder de FoxHound, la unidad a la que pertenece Snake. Esta traición enfurece aún más al soldado que acaba victorioso en su batalla en duelo contra Big Boss.

Con la secuela del primer título, lanzada el 20 de julio de 1990, llegaron algunas mejoras a nivel gráfico. Su compleja y elaborada trama esta vez cobraba más fuerza y empezaba a ser de carácter más serio, algo que cada vez se hacía más característico de la saga. La visión que Hideo Kojima tenía de su juego no había cambiado demasiado. Kojima había proyectado el juego como una serie de capítulos y esta segunda parte cumplía perfectamente con la intención. Se conservaron prácticamente las mismas temáticas en su historia y volvían a aparecer personajes como Solid Snake, Gray Fox o Big Boss.Por supuesto sin olvidarnos de Metal Gear, el enorme tanque bípedo por el cual el juego recibía su nombre.

              

La crisis y la tensión entre las superpotencias del mundo había finalmente llegado a un periodo de paz por el cual los países acordarían desmantelar sus programas de armas nucleares. Se esperaba así una nueva era carente de todo tipo de amenazas nucleares después de la guerra fría, se auguraba un tiempo brillante a la entrada del nuevo siglo, el siglo XXI. Sin embargo pronto aparecería un nuevo problema, el mundo atraviesa una situación crítica en cuanto al suministro de petróleo y las reservas energéticas empiezan a debilitarse rápidamente. Para evitar agravar la situación mundial, un científico logra inventar una especie de microorganismo llamado Oilix capaz de refinar el crudo. Al otro lado del mundo en Oriente Medio una pequeña nación llamada Zanzíbar crea un nuevo régimen militar que no  pretende otra cosa que  hacerse con el control tanto del armamento nuclear como del petróleo, por lo que para esto último no tienen más opción que secuestrar al hombre al mando del descubrimiento del Oilix. El Dr. Kio Marv.

          

De nuevo es tarea de Snake infiltrarse en Zanzíbar y rescatar al científico. El nuevo comandante jefe de FoxHound Roy Campbell se encarga de contactar con Snake que ya retirado acepta de nuevo el trabajo sucio. En Zanzíbar Snake logrará finalmente resolver las cosas y descubrirá una doble traición por parte de otro de los miembros de su unidad, su compañero y mentor Gray Fox es ahora quien pilota a lomos de Metal Gear. Pero la verdadera sombra de quien maneja los hilos todavía es más impactante, el antiguo ex comandante de FoxHound al que creían muerto sigue vivo. Big Boss sigue detrás de todo y esta vez Snake acabará con él definitivamente y para siempre, confesándole antes de morir que es su padre.

Se incorporaron novedades interesantes al juego como el uso por primera vez en la saga del radar, que servía para obtener una mejor referencia de nuestra ubicación en relación con las posiciones enemigas en pantalla. Algo que a posteriori se convirtió en un elemento indispensable. El sigilo y la infiltración seguían siendo las grandes virtudes de su jugabilidad.

Concluido este capítulo Snake se marcha a Alaska donde pasa tranquilamente algunos años retirado de su actividad y acompañado sólo de algunos lobos y algún trago de alcohol. 

 

La ciencia avanza a pasos gigantescos casi al igual que lo hace la tecnología,  y en algunos casos la ciencia ficción reflejada en multitud de videojuegos o películas han demostrado que el mundo real, alejado del celuloide o de las tarjetas gráficas puede llegar a ser incluso hasta más sorprendente.

En los últimos años los diversos estudios sobre ADN han aportado resultados increíbles, se ha conseguido manipular y modificar información genética, se han conseguido curar y pronosticar enfermedades hereditarias gracias a la información contenida en la cadena de ADN de cada individuo. Hace algún tiempo se clonó por primera vez en la historia de la humanidad el primer ser vivo. El honor o la desgracia depende como se mire,  recayó sobre una tierna y joven oveja llamada Dolly. 

La controversia de todo este descubrimiento no ha dejado de levantar críticas y todo tipo de opiniones relacionadas con la terapia genética. ¿Puede ayudarnos a los seres humanos o acabará finalmente convirtiéndose en un arma de doble filo?  Estas cuestiones morales se plantean cuando ciertas cosas rebasan los límites del alcance del hombre, ¿hasta donde podemos controlar las cosas que nosotros mismos inventamos o descubrimos? 

Sin ir más lejos una de las últimas noticias que llamó poderosamente mi atención y por la que dediqué una entrada en mi blog, la primera y la que inauguró mi blog en gamefilia hablaba acerca de la rápida evolución en robótica y la integración de androides capaz incluso de sentir emociones y manifestar personalidades, máquinas artificiales a imagen y semejanza del hombre simulando nuestro complejo “modo operandi” , una visión de futuro para una sociedad que mucho tendrá que cambiar para aceptar y acostumbrarse a estos presagios que científicos proclaman convencidos.

 

Pero regresando a la genética,  la historia de metal gear se nutre desde sus orígenes de esta técnica, del genoma humano y el experimento que el hombre comienza a hacer de él, de las consecuencias económicas, sociales, culturales políticas que desprende en nuestra sociedad una revolución científica de esta índole. 

En la ficción del juego se pone en marcha el proyecto “Les Enfants Terribles” , la ambición del gobierno por crear supersoldados modificados genéticamente no había colmado las expectativas. Los primeros ensayos con estas prácticas se realizaron en terroristas pertenecientes a la unidad FoxHound, modificados con el material genético del mejor soldado del siglo XX, estos terroristas fueron sometidos a pruebas de todo tipo. Surgieron así los llamados “Hijos de Big Boss” conocidos también como los soldados genoma. pero lamentablemente para el gobierno los resultados no eran del todo lo que cabía esperar.

 

“Les Enfants Terribles” iba un paso más alla, pretendían crear vida a partir de las células de Big Boss, clonar al legendario soldado, el renacer del soldado perfecto estaba muy cerca. El experimentó data del año 1972, se crearon 8 células embrionarias y sólo dos de ellas llegaron a nacer, dos niños perfectamente clonados del mismísimo Big Boss. Sin embargo pronto se dieron cuenta de que el proyecto no era tan perfecto como se pensaba. Lógicamente Big Boss tenía sus defectos y virtudes, sus cosas buenas y malas, como todo ser humano, y esto se reflejó evidentemente en las pruebas de ADN de ambas criaturas. Uno de ellos había heredado los mejores y más perfectos genes de Big Boss, el otro sin embargo se había quedado con la peor parte, los genes codiciosos y recesivos. Uno demasiado bueno y el otro demasiado malo. Ante esta desproporción volvieron a intentar crear un clon equilibrado, la tercera criatura nacida del proyecto “Les Enfants Terribles” sería una mezcla perfecta entre Solid y Liquid Snake: Solidus.

           

Esta es la principal premisa sobre la que Metal Gear Solid teje su argumento sólo comparable al de una gran producción cinematográfica, una historia profunda y adulta para un videojuego en una época donde nadie todavía se había atrevido a hacerlo. El termino de película interactiva fue inmediatamente catalogado a la obra de Kojima y este se convirtió en toda una celebridad a nivel mundial entre todos los jugadores del mundo. Había nacido una nueva época y un nuevo Metal Gear. La serie “Solid” vino a renovar los primeros capítulos que Hideo creó para los sistemas MSX y por primera vez en la historia de los videojuegos se implementaron voces a los personajes, a todos y cada uno de ellos que conformaban desde el principio hasta el final la historia de Metal Gear Solid. 

En nuestro país se hizo un trabajo de culto, fuimos testigos de un doblaje al castellano perfectamente localizado, con grandes y profesionales actores de doblaje, Alfonso Vallés, Rikki Coello… voces que han quedado grabadas para siempre en el recuerdo de todos los fans de la saga.Con PlayStation como plataforma elegida para la extraordinaria obra de Kojima en el año 1999 los usuario españoles pudimos por fin disfrutar del juego en territorio pal. Gracias a la arquitectura de la consola de Sony, Hideo Kojima por fin pudo hacer su juego tal y como lo había concebido años atrás, plasmó muchas de las ideas que los sistemas anteriores habían limitado y muchas otras las perfeccionó. El Resultado fue un juego que exprimía al máximo las capacidades de la 32 bits de Sony y además ofrecía una nueva y original jugabilidad basada en el espionaje, algo que ningún otro juego había planteado hasta la fecha. Snake se escondía tras las esquinas para observar a su alrededor cautelosamente, todo en el juego desempeñaba un papel fundamental para enfatizar este hecho, para transmitir fielmente las tensas situaciones a las que se somete un espía .

Evitar ser descubierto seguía siendo la prioridad de la historia y para ello el equipo de desarrolladores de Metal Gear Solid hicieron un trabajo brillante; ángulos de cámara, vista en primera persona, ruidos y rastro de huellas, vaho al respirar, la posición curvada o tumbada de Snake, cajas de cartón para escondernos, gafas de visión nocturnas y todo un completo arsenal y gadgets característicos de los grandes espías. Era inpensable en aquellos años que un juego pudiera ofrecer tanto, no sólo por su aspecto gráfico que ya de por sí era de lo mejor que había en playstation, su sofisticada jugabilidad era otro tanto a su favor pero sobre todo por su historia y la humanidad dotada a cada personaje lo convertían en el juego más emblemático y exitoso de la historia. Una lacra que afortunadamente no ha perdido con el paso del tiempo. 

 

Un grupo de terroristas ha secuestrado una instalación militar situada en la isla de Shadow Moses, en el archipiélago de Alaska, pretenden lanzar un ataque nuclear si el gobierno no cumple sus exigencias, demandan los restos del legendario Big Boss en un plazo límite de 24 horas. Si esto no sucede así las consecuencias serán catastróficas para la humanidad.

Roy campbell, antiguo comandante de Snake, esta al mando de la operación que el gobierno intenta llevar en secreto, con esto quieren corroborar si lo que dicen los terroristas es cierto y si realmente tienen la capacidad de lanzar un ataque nuclear a gran escala. Para infiltrarse en la base secuestrada por los terroristas, Campbell no duda un segundo en contar de nuevo con la ayuda de su antiguo compañero Solid Snake.

Cuando Campbell informa a Snake sobre todos los datos de la misión, éste descubre que el grupo de terroristas esta formado por antiguos miembros renegados de FoxHound, su antigua unidad y la de su comandante, y que su líder no es otro que Liquid Snake, un hombre que misteriosamente y sin saber por qué tiene el mismo nombre en clave que él. El resto de terroristas parecen ser lo que se llama Soldados Genomas, soldados modificados geneticamente y despeja algunas dudas sobre las claras intenciones que que tienen los terroristas al reclamar los restos de Big Boss.

Snake llega a Shadow Moses impulsado bajo el mar de bering en un vehículo monoplaza. Una vez pies en tierra contacta con el coronel Campbell vía codec para recibir las primeras instrucciones. Una vez consiga infiltrarse en la base enemiga las principales prioridades de Snake son rescatar a dos de los rehenes, dos peces gordos que han sido secuestrados por los terroristas, El jefe Darpa McDonald Anderson y el presidente de ArmsTech Keneth Baker. Estos facilitan información relevante a Snake que descubre que un nuevo prototipo de Metal Gear esta siendo desarrollado por los terroristas, pero lamentablemente un extraño suceso les ocurre a ambos y mueren los dos tras sufrir lo que parece un ataque al corazón.

 

  

A medida que Snake avanza los hombres bajo el mando de Liquid se interpondrán en su camino, se encontrará con una serie de personajes pintorescos que harán todo lo posible por arruinar la misión de Snake, Revolver Ocelot, Vulcan Raven, Sniper Wolf, Decoy Octopus… Mención especial el enfrentamiento con el psíquico Psycho Mantis, capaz de desquiciarnos cambiado el controlador de puerto constatemente o sorprendernos con sus poderes psicokinéticos, si duda un momento inolvidable.Con destreza el gran soldado conseguirá sortearlos a todos y llegará a enfrentarse cara a cara con el que resulta ser su hermano, el proyecto “Les Enfants terribles” es entonces confesado a Snake por Liquid quien también le informa sobre el virus FoxDie. El pentágono ha estado utilizando a Snake desde el principio como vector para infectar a los terroristas, por eso murieron el jefe Darpa (en realidad Decoy Octopus) y el presidente de ArmsTech Keneth Baker, una especie de ataque al corazón causado por lo efectos del virus. 

Tras revelar todo esto a Snake, Liquid sabe que pronto quizá ellos dos también sean víctimas de FoxDie, aunque es extraño observar que llegados a ese punto ambos siguen vivos. Aún así Liquid persigue la venganza ante la injusta proporción genética que a él le ha tocado. Sus planes de destrucción para lograr cumplir el sueño de Big Boss desatan su furia montado sobre el gigantesco Rex.

Snake se enfreta una vez más contra el enorme tanque y tras derrotarlo sobre sus escombros comienza una lucha cuerpo a cuerpo contra Liquid quien tiene atada de pies y manos y junto a una bomba a Meryl, la joven sobrina del coronel Campbell ,un personaje que ayuda a Snake desde el principio de su aventura. De algunas acciones que hayamos tomado en determinados momentos dependerá el final del juego, existen dos finales diferentes. En uno de ellos salvaremos a la chica en otro lograremos escapar con Otacon el científico ingeniero de Metal Gear.

 

Os espero en la segunda parte de este especial. He pensado mejor dividirlo en dos entradas porque de otra forma resulta casi imposible postear todo en una sóla entrada y tampoco quiero hacer un post interminable. Espero os haya gustado y os espero en la siguiente y última parte. Saludos.