Hoy me han atracado… y me he llevado un cortecito de regalo

Ésta es una de esas muchas historias que suceden a menudo hoy en día, por desgracia, pero como es la mía me apetecía contarla, más que nada por la rabia que me ha dado. Hará unas cuatro horas, sobre la una y pico y a apenas dos calles de mi casa, me ha pillado un tío con una navaja y se ha llevado el móvil y el dinero Sad.

Ha sido por una calle lo cierto es que bastante oscura y poco transitada, pero llevo toda mi vida pasando por ahí a cualquier hora y no sólo nunca me había pasado nada, ni siquiera había intuido riesgo alguno. El caso es que volvía alegremente con el móvil en la mano viendo un vídeo cuando el tío se me acercó por detrás, pues por lo que parece me había empezado a seguir un poco antes. En seguida me sacó una navaja y me dijo "¡Dame todo lo que lleves!", vamos, lo típico. Era casi más un pincho que una navaja, pero suficiente para hacer pupita. Mi primera reacción fue salir corriendo, pero lo cierto es que no tenía ningún sitio al que ir cerca, todo cerrado, nadie a mi alrededor y el tío era más rápido que yo, eso seguro.

Así que nada, me paré y le di el móvil antes de que me lanzase un tajo sin control, porque el tío estaba fuera de sí. Luego me pidió el dinero y le dije que no llevaba nada, pero no bastó para apaciguarle así que empezó a amenazarme tratando de hacerme daño. Lo cierto es que era más fuerte que él, pero entre que parándole me llevé un tajo en un dedo y que si no le esquivo me raja la tripa, desistí y saqué la cartera, todo el tiempo tratando de calmarlo porque veía que pese a todo me iba a pinchar. Sabía perfectamente que podía con él, pero a riesgo de llevarme heridas más graves, así que no merecía la pena. No tengo ni idea de defensa personal como para haberle desarmado sin riesgo para mi integridad.

Al final le di 40 € y le dije que no llevaba más, enseñándole una cartera llena de papeles que lo cierto es que sí escondía algo más, pero por suerte coló porque no se veía el resto. Al final el tío salió por patas y yo me quedé con la rabia de que podría haberle dado para el pelo. Sin embargo, pensándolo ahora, incluso probablemente arriesgué demasiado. Nunca sabes cómo vas a reaccionar en una situación así.

Tras esto fui andando a mi casa con un cabreo de narices, que como he dicho está al lado de dondesucedió esto. Sin embargo, pronto me puse a correr para llamar a la policía. Tardaron nada, cinco minutos en aparecer varios coches e incluso una ambulancia (para un cortecito de nada, pero no está mal). Sabía que iba a servir de poco, pero si había alguna posibilidad de pillarlo no quería perderla y en seguida fueron tras él aunque estoy casi seguro de que no le han cogido. La única descripción que podía darles es que este cobarde y repugnante individuo iba tapado entero con una braga y una gorra y poco más.

Los del SAMUR me recomendaron ir al hospital para ponerme la anti-tetánica y recoger el parte de agresión, cosa que hice enseguida. Sólo me detuve para cancelar la tarjeta y el móvil con el IMEI, así que de mucho no le servirá (encima estaba roto, se reiniciaba todo el rato), y de paso me compro uno nuevo. Sé que es un consuelo absurdo, pero mejor eso que nada Square smile. Por suerte para estas cosas existen los seguros. Mañana toca denuncia en la comisaría y a recuperar lo que se pueda.

Vaya panda de hijos de p*** que hay sueltos por el mundo, y éste no era ni mucho menos un muerto de hambre, sólo un cabrón con ganas de sacarse unas perras a costa de gente que trabaja honradamente (en mi caso muchísimas horas además) y no le hace mal a nadie (o al menos lo intento…  Very Happy).

Bueno… ya me he desahogado. Siento que mi única entrada en el blog en muchos meses haya sido esto, porque sé que dejé colgado el asunto afectandoos a vosotros Depressed.