Nouvelle cuisine, o el arte de pagar por pasar hambre.

La guerra ha llegado a la cocina … Partidarios de la cocina tradicional VS Partidarios de la Nouvelle cuisine. Santi Santamaría VS Ferran Adriá. Que se enciendan los fogones!!! Ja, ja, ja … Hay que ver! Uno acusa al otro de utilizar ingredientes nocivos, el otro se defiende. Qué tipo de cocina os gusta más a vosotros? Yo lo tengo más que claro …

Respetando a todo el mundo (eso siempre) lo cierto es que no entiendo a la gente que paga un dineral y reserva mesa con años de antelación en restaurantes donde, como bien se suele decir, te quedas con cara de tonto y la necesidad urgente de pasarte por un Mac Burguer después para llenar el buche y aguantar hasta la hora de la siguiente comida. Vamos, no es que sea la cosa más rara por la que la gente paga dinerales, pero pagar un pastón para ir a comer a un sitio donde apenas comes es, cuanto menos, curioso.

El tal santi Santamaría, defensor de la cocina tradicional, reivindica el uso de ingredientes naturales, de alimentos que todos podemos conseguir en cualquier mercado, a un precio asequible, y tal … Usease, cocinar como más o menos podemos hacer todos los mortales consiguiendo sabores que nos gustan a todos. Y es que si la gente siempre ha comido pollo por algo será, no? Pues porque está bueno. Y por qué nunca hemos comido así generalmente no sé … algas del mar muerto … o huevas de caracol? Pues porque no, porque o no es práctico o no está bueno. Y que Adrià diga lo que quiera, como si lo dice el Papa, Doña Leticia Ortiz o Ana Rosa Quintana in person (gente importante donde la haya).

Claro, todo esto es un negocio cuidadosamente estudiado. Si yo pongo un bar y sirvo huevas de caracol a ver quién es el raro que se acerca … Pero si unos supuestos entendidos (bien huntados de dinero) dicen que eso es la leche, un manjar que no está al alcance de la plebe, para paladares especiales … pues entonces los tontos con dinero van a comerlo, porque es guay, porque es lo que les diferencia del populacho, de los que comemos pollo con patatas bravas.

Pues donde se ponga un pollo con bravas que se quiten las algas del mar muerto, la crema de dientes de gacela con virutas de oro fundido y el vino de plátano. Y nada de esos enormes platos con una pequeñez en medio adornada con cosas extrañas! Los platos bien cargados, y si encima de todo el montón de comida ponemos un huevo frito pues mejor que mejor! Por eso sí que pago yo lo que haga falta hombre!