Conan y el Dios de medianoche

Hoy tengo el placer de hablaros de una miniserie que llevaba tiempo deseando que se publicase en España, desde que supe de su existencia en Estados Unidos y que por fin he podido leer tras la reciente publicación por parte de Planeta Agostini Cómics en un excelente tomo recopilatorio, y es nada más y nada menos que Conan y el Dios de medianoche. Mis expectativas eran altas, pero afortunadamente puedo decir que la serie ha cumplido. Os invito a que conozcáis la última gran aventura de Conan publicada por Dark Horse, porque, desde luego, no tiene desperdicio. Ahora os cuento el por qué.

 

 

La historia de esta miniserie de 5 números está situada justo tras los acontecimientos narrados en la novela "La hora del dragón" del propio Robert E. Howard (también conocida como "Conan el conquistador"), y por tanto nos presenta a un Conan maduro, rey de la poderosa Aquilonia, el reino más temido de Hyboria y recientemente casado con Zenobia, que lleva en su vientre al hijo del cimmerio que deberá heredar el trono de su padre. Sin embargo, tanta tranquilidad en la vida del cimmerio resulta aburrida, casi podría decirse que le molesta, así que no tardará en llegar un embajador de la lejana y misteriosa Estígia a poner patas arriba dicha tranquilidad. Conan verá cómo este brujo le arrebata algunas de las cosas que más ama (y no puedo dar más detalles) y, sediento de venganza, no dudará en movilizar a todo su poderoso ejército para poner rumbo a Estígia cruzando las tierras hyborias con una maquinaria de guerra capaz de recordar a todos los reinos quién es el rey guerrero de Aquilonia.

Así comienza una historia que sólo puede ser definida como ambiciosa y épica con mayúsculas. Es con toda seguridad, junto a la serie regular "Conan la Leyenda", la mejor aportación que ha hecho por el momento Dark Horse a ya larga lista de aventuras del cimmerio, y eso es mucho decir teniendo en cuenta que ha publicado historias de mucha calidad como "Las hijas de Midora", "Los demonios de Khitai" y "Las canciones de los muertos". El respeto por el personaje y su mundo y el cuidado en poner grandes autores al servício de estas historias está haciendo que Dark Horse acierte plenamente con su andadura bárbara (y crucemos los dedos para que siga siendo así).

Centrándonos en la miniserie y sus autores, el guión corre a cargo de Joshua Dysart, que, además de dominar el estilo que una historia de Conan requiere, demuestra una gran capacidad para construir una historia épica, para engrandecer al héroe y para dar a la historia un aire de superproducción cinematográfica muy de agradecer ante una historia tan ambiciosa. Del dibujo, por otra parte, se encarga un acertadísimo Will Conrad del que sólo se puede decir que está estupendo, sin llegar a niveles sublimes pero cumpliendo perfectamente, lo cual es de agradecer, y lo mismo se puede decir del color. Así, por tanto, tenemos una historia muy bien escrita y dibujada, lo que nos da una experiencia general estupenda con muy pocos puntos negativos, de hecho, yo solamente hablaré de uno de ellos.

El único punto negativo de la obra, y que en realidad no puede llamarse un punto negativo si no un aspecto que podría haber sido mejor, es la curva de tensión de la historia. Me explico. El primer número te deja realmente sobrecogido, expectante, con la sensación de que se va a armar un galimatías de órdago, una guerra a gran escala con todas sus consecuencias, pero a medida que la historia avanza la cosa se desinfla un pelín hasta terminar siendo realmente una historia de Conan muy épica, sí, pero dentro de una normalidad. Vamos, que al final no queda tan distante de ser una aventura de las habituales del bárbaro, con seres extraños, algún brujo rondando por ahí, etc. Esto no es malo, ni mucho menos, porque como ya he dicho está muy bien hecha y sigue siendo una historia grande, pero sí que es cierto que las expectativas tras el primer número son ligeramente más elevadas de lo que después termina siendo la historia.
 
Planeta la edita, como ya he dicho, en un único tomo recopilatorio, edición perfecta para hacerse con toda la miniserie de una vez y disfrutarla en condiciones, sin tiempo de espera entre los números y dejando atrás el dichoso formato de enclenques números de grapa. Además el tomo incluye un número extra previo a la miniserie que sirve de prólogo a la historia, aunque tengo que advertiros de que este prólogo está realizado por otros autores y que, por tanto, si abrís el libro y lo ojeáis no tengais en cuenta el nivel artístico de las primeras páginas, pues es muy inferior al trabajo que realizan después Dysart y Conrad en la miniserie en sí. Es un libro obligatorio para los fans del cimmerio y muy recomendable si te gusta el cómic, la fantasía heróica o simplemente quieres ver de qué va esto de Conan. ¡ Que tiemble hyboria ante el firme paso del rey guerrero de Aquilonia, Conan está sediento de venganza, por Crom !