Batman: Año 100

Hola amigos! Siguiendo con mis entradas sobre algunos de los cómics más importantes del caballero oscuro (como ya hice con Año Uno, El largo Halloween o Momentos decisivos), hoy quiero hablaros de un cómic muy diferente al resto de historias del murciélago, un cómic muy especial. Se trata nada más y nada menos que de Batman: Año 100, del artista Paul Pope.

Y es que la influencia de Frank Miller con su Año Uno fue tan grande que redefinió completamente al personaje, a su ciudad y a su entorno. Tanto fue así que se convirtió en un ejemplo a seguir. No olvidemos que Miller reescribió el origen del personaje haciéndolo humano, creible, urbano…algo que Marvel cómics imitaría muchos años después con el nacimiento de la línea "Ultimate" que redefinía el origen de todo su universo de forma más actual, con guionistas como Mark Millar a la cabeza. Frank Miller, sin embargo, se adelantó a su tiempo y tras Año Uno surgieron una serie de imitadores que, desde luego, no estaban capacitados aún para seguirle.Todo ello dio como resultado la publicación de "Año dos", una historia realmente mala, e incluso se llegó a publicar un "Año tres" que era aún peor, simplemente lamentable. Pero no todas las secuelas espirituales de Año uno iban a ser patéticas. Mucho tiempo después, hace sólamente unos pocos años de hecho, el artista Paul Pope le dio una nueva vuelta de tuerca al espíritu de Año uno y creó la obra que hoy nos ocupa, Batman: Año 100, un cómic muy a tener en cuenta.

La historia nos lleva hasta el futuro. El año no está muy claro, pero sabemos que Batman lleva 100 años ejerciendo de justiciero. La historia que nos cuenta Paul Pop es la de una sociedad sin privacidad, donde todo y todos estan controlados por los gobiernos. En medio de esta sociedad sin problemas un agente federal es asesinado, y los vídeoos y los testigos afirman que el culpable es alguien que no puede existir, alguien que no está clasificado en los archivos del gobierno, una antígua leyenda urbana de la ciudad. ¿O quizá no tan leyenda? En medio de todo esto se encuentra un comisario de policía, Jim Gordon, el nieto de un tal comisario Gordon que vivió en Gotham años atrás y que se pregunta si su abuelo sabía algo de este murciélago. ¿Es realmente posible que exista Batman, un hombre que debería tener unos 130 años? ¿Es realmente un asesino? ¿O hay algo más oscuro detrás de la muerte del agente federal?

Alrededor de todo esto gira la historia. El tema del futuro sin privacidad no es muy original, cierto, pero Paul Pope construye un ambiente ciertamente efectivo, sabe controlar la narración y dosifica la información con acierto, manteniéndonos en ascuas hasta el final. Se trata de una buena historia, sin lugar a dudas, aunque también es cierto que tiene puntos negativos. Por ejemplo, Paul Pope deja cabos sueltos, no sabemos si porque no quiere explicarlos o porque simplemente no se los ha planteado. No esperéis encontrar una explicación a la pregunta de por qué Batman existe 100 años después de su primera salida como justiciero, cuando debería tener unos 130 años, Paul Pope no lo explica en ningún momento. ¿Esto es negativo? Quizás, pero en mi opinión no empaña al resto de la historia. Probablemente ha querido dejar este hecho a la imaginación de cada uno… pensemos que ha sido eso.

El dibujo, del mismo artista es también muy peculiar. Yo lo definiría como sucio, visceral, agresivo. A muchos les horrorizará, a otros les encantará, pero lo que es seguro es que no deja indiferente a nadie (por eso es un artista muy valorada en el mundo del comic). A mí desde luego me gusta, aunque a veces tenga dibujos algo feotes tiene algo que no sé explicar que hace que a final, en conjunto, me guste. Que cada cual lo valore…

Para ir finalizando decir que podeis encontrar la historia completa en un tomo de 240 páginas de edición correcta (aunque se echan en falta tapas duras) a un precio de unos 17 euros editado por Planeta. Si sois seguidores de las historias del murciélago es una compra casi obligada, ya que es la única secuela espiritual de Año Uno que, sin estar a la altura del mito, ofrece un cómic de calidad y desde luego una propuesta muy diferente al resto de historias del señor de la noche. Si no seguís tanto las historias de Batman quizás sería más recomendable empezar por otras historias (Año Uno, El Largo Halloween, Dark Victory…) y más adelante echarle un ojo a ésta. Año 100 no es Año Uno, no se convertirá en el mito que supuso la obra de Miller, no revolucionará al personaje. Tened todo eso claro. Pero Paul Pope sabe estar a la altura y consigue una obra digna de llevar la palabra "Año" en su título. Y eso ya es decir.