The House of the Dead: Overkill. Sangre y risas en Wii

Hola amigos, hoy tengo el placer de dar mi opinión sobre un juego que, aunque lleva bastante tiempo en el mercado, últimamente me está proporcionando ratos de diversión sangrienta y locura desmesurada, y no es otro que The House of the Dead: Overkill.

Cuando la gente dice que el catálogo de Wii es infantil yo digo… ¡puaj! Pocos juegos en 360 o PS3 pueden ser tan adultos, bestias y brutales como "No More Heroes", "Madworld" o el título que comento hoy. Porque si hay una palabra para definir a este THOTD: Overkill es esa, brutal. 

Para quien no conoca esta franquicia, se trata de un popular shooter sobre raíles en el que deberemos acabar con hordas y hordas de zombies. Lo que diferencia a este nuevo capítulo exclusivo para Wii de los capítulos anteriores es el enfoque del juego. Si los títulos anteriores de la saga eran serios (bueno, todo lo serio que puede llegar a ser acribillar zombies que tiran babas verdes), en Overkill hay una clara intención por homenajear al cine de serie B de zombies y monstruos, a las películas de acción malas sobrecargadas de tacos y donde la acción se presenta sin venir a cuento. Jugando a este juego es fácil imaginar que estamos ante una de las películas de Tarantino o de Robert Rodríguez. 


Y es que el argumento de THOTD: Overkill es absurdo (de hecho ni lo recuerdo), las localizaciones variopintas (un hospital, una mansión, una ciénaga, un parque de atracciones con su tren del horror incluido, un tren, etc…) los jefes finales de risa (todo parece sacado del circo de los monstruos) y los protagonistas requieren mención a parte.
 
Uno de ellos responde al nombre de G, y cada vez que alguien le pregunta qué significa "G" pasa algo que le impide responder o simplemente se niega a hacerlo.  El otro, Isaac, es el típico malhablado que no puede terminar una frase sin meter palabras como jodido, puto, mierda o todo a la vez y que ante la duda de qué significa la G de su compañero se pasa el juego llamándole Gwendolin. Los secundarios y villanos tampoco hay que perdérselos, una prostituta, un científico loco… menudo reparto.
 
El juego en sí no es gran cosa, siendo sinceros. No aporta nada al género, no es muy largo, técnicamente discreto, incluso en ocasiones desfasado, pero su gran baza onsiste en lo frenético, divertido y disparatado de su desarrollo. Lo pasarás en grande montando festivales de disparos, con piernas volando, cabezas explotando, enemigos por doquier, todo es tan exagerado y absurdo que a veces resulta imposible reprimir la sonrisa. Por eso se le perdonan sus fallos y vuelves a jugar a sus fases una y otra vez para reunir más dinero y comprar o mejorar armas para que así la sangría sea aún más bestia. Ésa y no otra es la finalidad del juego, y no se puede decir otra cosa que: objetivo conseguido.


El juego se encuentra a la vente sólo o acompañado por una pistola. No he tenido el placer de probarlo con la pistola, pero las críticas afirman que funciona muy bien, al contrario que con el wiizapper de Nintendo (funciona fatal con este juego). Así que ya sabéis, THOTD: Overkill es, siendo objetivos, un juego muy discreto, pero si buscamos diversión a raudales, disparos, más disparos, sangre y risas, entonces es el juego ideal para vuestras Wiis, sobretodo para jugar con un amigo. Que lo paséis jodidamente bien matando putos zombies.
 
Mi puntuación: 8