Propuesta: ¡El origen de nuestros nombres!

Bueno amigos, ya no queda mucho para que se cumpla un año desde que empecé a formar parte de esta gran familia que es gamefilia (¡qué nervios! Nervios, intriga, dolor de barriga), y antes de que llegue tan esperada fecha he decidido hacer mi primera propuesta a nivel global, una propuesta a la que puede sumarse todo aquel que le apetezca (sumaooooos, vaaaaaaaa, jeje).

La propuesta no es que sea el colmo de la originalidad, pero bueno, trata de los siguiente: que todo el que le apetezca investigue (si no lo ha hecho ya) los orígenes de su nombre (de dónde viene, qué significa, todas esas cosas) y escriba en su blog un artículo compartiéndolo con todos. Y si alguien no quiere escribir su nombre porque lo persigue la policía de múltiples países o porque sus padres le pusieron Francisco Copérnico (Pacoperni para los amigos) pues que escriba los orígenes de su pseudónimo o por qué eligió ese nombre. ¿Qué os parece? Pues nada, yo empiezo con mi nombre. ¿Queréis saber el origen de… Raúl?


Para empezar diré que de pequeño no me gustaba mi nombre… pero nada nada. Con los años le he cogido el gusto, y ahora me siento bastante orgulloso de él, pero desde que me interesé por saber su origen aún me gusta más, la verdad (por esa razón me he animado a compartirlo con todos vosotros).

Raúl… he leído varios orígenes sobre mi nombre, varias procedencias y varios significados. AL final he sopesado cuál de ellos es el más probable junto con mi pareja (que es lingüista y sabe de estas cosas) y viendo qué elementos eran los que más se repetían y mi conclusión es la siguiente:

¿Cuál es su origen?

Raúl es un nombre de origen germánico. Se habla también de origen francés, pero me parece menos probable (todos mis respetos a Francia, pero me gusta más que sea de origen bárbaro norteño, jejeje, y como ya digo parece más probable que sea así). También se piensa que los germánicos quizás habrían aceptado el nombre tomado de los celtas (refiriéndonos a los celtas como cultura, no a los celtas cortos ni a la leche celta ni a los cigarrillos, ojo).

¿Qué significa?

Su significado podría traducirse al español como "consejero valiente". Su etimología deriva del antiguo nórdico o alto alemán Raoulfr. En este caso la raíz "rao" hace referencia a "consejero", y la raíz ulfr a "lobo", pero el término lobo haría referencia a la cualidad de valiente (no a que matemos gallinas por las noches, jaja).
También hay quien lo considera como onomatopéyico el aullido del lobo (esto me encanta), pero esto podría ser aplicable a cualquier nombre de origen germánico que incluya la raíz lobo (ulfr), que tiene un evidente origen onomatopéyico.
Se daba a guerreros que demostraban fuerza y valentía en el campo de batalla (como yo, que he peleado en muchas trifulcas taberneras), probablemente será una forma de trasladar las características de este animal totémico.

¿Cómo ha evolucionado?

EL nombre ha originado también el actual Radulfo (noooo!), que no hay que confundir con Rodolfo, ya que Rodolfo proviene del nombre germánico Hrodulf. Al parecer un monje enviado por San Bernardo al norte de Francia a fundar un monasterio y que fue abad durante 20 años y enseñó a leer y a cultivar a las gentes del lugar extendió el nombre. Del provenzal pasó a toda la cristiandad con la forma principal de Roul y Raúl.

¿Qué variantes tiene en otros idiomas?

Ralph es la forma tradicional inglesa con el mismo origen.
Ralf en Holandés, alemán y sueco.
Raoul es la forma tradicional en francés.
Raul en portugués.
Raül la forma tradicional en catalán.
Otras variantes: Raedwulf, Wolfrad, Wolfrat, Wolfrath (las tres últimas al cambiar el orden de las palabras o de las raíces, es decir, primero lobo y luego consejero).

Curiosidades:

El día de San Raúl es el 30 de diciembre (se aceptan regalos).
En el archipiélago de Kermadec, en Oceanía existe una isla volcánica llamada Raúl (toma ya). Abarca aproximadamente 40 km2 y es la mayor del grupo. El volcán tiene una altura de 524 metros sobre el nivel del mar.

Conclusión:

Pues nada, ya sabéis el origen de mi nombre. Ahora os animo a todos a que expliquéis el origen del vuestro, así todos aprenderemos un montón de cosas curiosas, ¿no creéis? Pues nada amigos. Raúl, el consejero valiente con corazón de lobo se despide. Os dejo una foto mía.