Telefilms de sobremesa.

Últimamente estoy preocupado. Seriamente preocupado. Y es que desde hace unas semanas vivo solo, y el aburrimiento que siento en muchas ocasiones me está haciendo ver la tele más de lo que es habitual en mí, y eso me da miedo, porque la programación da auténtico miedo. Y lo más rallante es cuando llega el fin de semana, cuando después de comer me siento en el sofá y empieza uno de esos telefilms chungos cuyo nombre puede ser perfectamente… “La sombra de su enemigo” o algo parecido (seguro que alguno se llama así, o dos, o nueve…). Pues sí, amigos, hoy quiero analizar aquí esos telefilms, o como las llamamos en mi casa… películas de después de comer. Vamos allá.

Las películas de sobremesa, especialmente las de sábado por la tarde, se caracterizan por una serie de elementos que las hacen únicas y fácilmente reconocibles. Vamos a enumerarlos y a hablar un poco de cada una de estas características.

Están protagonizadas siempre por mujeres, y en la amplia mayoría de los casos por rubias. El argumento más popular es el siguiente: una rubia se muda a una casa nueva (una casita de 2 o 3 pisos en la típica zona residencial estadounidense con jardines, una valla blanca y vecinos que te reciben con un pastel de manzana casero, claro), y nada más mudarse empieza a ser víctima de algún tipo de acoso por parte de algún vecino que se obsesiona con ella o algo así. A ella le empiezan a entrar paranoias, pero nadie la cree, ni siquiera el sheriff gordo de la zona que siempre lleva un vaso enorme de café, aunque el perro haya aparecido muerto en la puerta de la casita (algo típico, pobre Bobby). Pero al final, cuando el acosador ya la ataca abiertamente ella escapa de él, lo mata o le dispara en una pierna y consigue que lo encarcelen de por vida y vive feliz en su urbanización con un chico majísimo al que está conociendo. Fin. En serio, el 90% de los telefilms de sábado por la tarde tienen este argumento o con variaciones muy ligeras. Os prometo que durante dos semanas seguidas he visto dos películas diferentes que tenían exactamente este argumento, y no es coña.


No obstante hay también otras variantes argumentales habituales,  como las películas de madres que luchan por la custodia de sus hijos, o que luchan por adoptar a una niña, o que demandan a alguna empresa por despido improcedente, o cosas así, pero estos argumentos son más propios de los telefilms que ya tiene unos añitos a sus espaldas, más de la década de los noventa.

También es muy importante algo que ya apunto más arriba, y es que a las protagonistas NADIE LAS CREE. No importa que un antiguo novio las acose, o que acaben de descubrir que su marido es un agente del FBI que quiere eliminarla del mapa, o que descubran que en el desván de su nueva casa hay fotos de una niña igual a ella en su juventud. No importa lo que les pase, nadie las cree. Y no me extraña, porque están claramente zumbadas… ¡a ver qué derecho se creen que tienen para perturbar la idílica paz de una tranquila y puritana urbanización típica de Norteamérica! (como se pongan tontas la señora  Thompson, la vecina, dejará de llevarles galletas caseras y de invitarlas a las fiestas de la iglesia).

Otra característica muy propia es el título. Ahora mismo se me ocurren títulos muy apropiados para este tipo de películas, por ejemplo… “Sola en la noche”, “Durmiendo con un extraño”,  “A solas con el peligro”… Estoy diciendo títulos por decir, pero me juego algo a que hay telefilms con estos títulos, y si no los hay podrían valer perfectamente. Además otra característica muy graciosa son las traducciones que hacen de los títulos en España. Me refiero a cuando empieza una de estas pelis y lees algo como… “Lindsay´s secret” y una voz dice… “Acercándose la muerte”. Jajajaja. Alguien se quedó colgado con el timo de Opening, ¿eh?

¿Y qué me decís de las actrices? Algunas aparecen en montones y montones de películas (son las grandes estrellas del telefilm, la crème de la crème). Por ejemplo, la niña de “La casa de la pradera”, que lejos de encasillarse en su papel de niña pecosa y verse eclipsada por su propio personaje inmortal, ha sabido continuar su carrera de forma brillante protagonizando cientos, miles, MILLONES de telefilms (quizás me he emocionado, lo reconozco). Y como ella hay unas cuantas caras que… sinceramente, no sé decirte cómo se llaman (nadie lo sabe, ni siquiera sus familias), pero son caras habituales en las películas de sobremesa.

 

Pero bueno, tampoco quiero extenderme más. Al fin y al cabo estas películas son malas, sí, pero ante una situación de aburrimiento total te tienen un par de horitas entretenido, oye. Y eso es  de agradecer. Además, ahora dentro de poco empezará una nueva variante de películas de sobremesa… ¡los telefilms sobre la navidad! Cuyo argumento suele ser… a una familia todo le va mal… o una mujer es incapaz de encontrar el amor, pero pasa algo mágico y… ¡Oooh! ¡Es el maravilloso espíritu de la Navidad! ¡BIEEEEEN! Jajajaja. ¡Ah, y en muchas incluso aparece Santa Claus! (Esas son las mejores, las de más presupuesto). Así que ya sabéis, permaneced atentos a la tele, sobretodo los sábados a eso de las 16 horas. Os espera un mundo de rubias paranoicas, de urbanizaciones puritanas ideales, de acosadores, vecinas que preparan galletas caseras, etc… Todo ello de la mano de guiones que no tienen desperdicio, así que… que disfrutéis mucho con los telefilms de sobremesa, ¡y que Crom os ayude a soportar las malditas pausas de publicidad!

 

Conan: Nacido en el campo de batalla.

Amigos, hoy tengo el placer de traeros mi reseña de un cómic un tanto especial. Especial por muchos motivos. Y es que en un blog como éste en el que la figura de Conan está tan presente no podía ignorar esta historia. Se trata, nada más y nada menos, del cómic que narra por primera vez el origen y la infancia del que será rey de Aquilonia, el nacimiento y la juventud de Conan de Cimmeria. ¿Queréis saber más sobre éste cómic único y tan especial? Pues yo os cuento.

Quizás muchos os preguntéis por qué digo que se trata de un cómic tan especial. Pues bien, para aquellos que no lo sepan conviene recordar que desde que Robert E. Howard creó a este personaje literario en 1932, nadie hasta ahora había narrado el nacimiento y la juventud de Conan. Su propio creador tan sólo daba datos muy generales, y ni siquiera el propio Roy Thomas que adaptó al cómic todos los relatos originales de Howard y creó infinidad de nuevas historias se atrevió a ir más allá y contar esos primeros años del cimmerio. Pero finalmente un guionista se ha atrevido a contar su visión de la juventud del héroe, y los aficionados a Conan podemos respirar tranquilos e incluso decir que estamos de enhorabuena, pues ese guionista es nada menos que Kurt Busiek, responsable del renacer del cimmerio en las páginas del cómic con la excepcional serie “Conan la leyenda”.

 
Hace tiempo ya publiqué un artículo sobre esta serie publicada en España por Planeta (podéis acceder a dicho artículo pinchando AQUÍ), y de hecho la historia que hoy nos ocupa se publicó dentro de esta serie. Me explico. Kurt Busiek decidió comenzar su nueva serie en el mismo momento en que Conan abandona su aldea natal, narrando las primeras aventuras del bárbaro en sus viajes para conocer mundo. Sin embargo, también decidió dedicar una serie de números a narrar el nacimiento, la infancia y juventud de Conan en Cimmeria, números que cada cierto tiempo irían intercalándose con las aventuras habituales de la colección. En definitiva, que la historia de la que hoy os hablo podéis leerla en los números 8, 15, 23, 32 y 39 de la colección Conan la leyenda. Pasemos pues a hablar de la historia en sí y de su valor dentro de la amplia trayectoria de publicaciones de este personaje.

Sería lógico pensar que Busiek es un guionista muy atrevido por tomarse la libertad de dar forma  al origen de un personaje que tiene nada menos que 77 años de historia y miles y miles de páginas de aventuras publicadas. Al fin y al cabo si el propio Howard no habló demasiado de ese origen… ¿no es Busiek muy osado al concretar aquello que el propio creador prefirió no detallar? Muchos podrán pensar que sí, y seguro que muchos aficionados a Conan sentirán cierto temor al enfrentarse a esta historia, temor a que el origen presentado por Busiek no haga justicia al personaje mítico en que se ha convertido Conan tras todos estos años. Pero la gloria es para aquellos que arriesgan, y Busiek arriesga con esta historia. Y a mi parecer, como el guionista excepcional que es, sale claramente vencedor.

Durante toda la colección de Conan la leyenda, Busiek demuestra ser el guionista perfecto para las aventuras del bárbaro, el perfecto sucesor de Roy Thomas, pues actualiza las historias adaptándolas a la forma actual de escribir cómics y demuestra siempre un total conocimiento y máximo respeto por las historias de Howard y por el espíritu original del personaje. Pues bien, la historia del origen de Conan está en la línea de toda la labor del guionista en esta colección. Busiek nos presenta Cimmeria como una tierra fría, dura, en la que pequeñas comunidades de hombres y mujeres luchan por sobrevivir en un entorno difícil, viéndose obligados a luchar constantemente para defender sus tierras de los invasores que continuamente tratan de expandir sus territorios. Y es precisamente en mitad de una de tantas batallas contra un grupo de invasores cuando tiene lugar el nacimiento de Conan, el hijo del herrero. “Nacido en el campo de batalla” es el título del primer número y para los cimmerios ese hecho es sin duda un buen augurio. Conan será un gran hombre, alguien destinado a ser un líder, a conseguir grandes cosas, dicen. A partir de aquí y durante seis números, Busiek nos contará cómo enseguida Conan destaca por encima de los otros críos del clan, siendo más inteligente, demostrando un carisma innato y una mayor habilidad para la pelea. También nos contará cómo las historias que durante toda su infancia oye de boca de su abuelo le hacen soñar con viajar y conocer las ciudades del sur. Veremos cómo crece, convirtiéndose en un personaje que no termina de encajar dentro del clan (¿quizás Busiek quiere dar a entender que un pequeño clan es poco para alguien llamado a hacer grandes cosas? Puede que sí). Un personaje de grandes alegrías y grandes tristezas. Asistiremos a su incidente con el toro al que parte el cuello (el cual Busiek reinterpreta, pues según Howard y Thomas los muchachos se enfrentaban al toro como prueba de madurez) y a su primera gran batalla, la mítica batalla de Venarium, tras la cual decide abandonar la aldea y marcharse hacia el sur a conocer el mundo.

Creo sinceramente que Roy Thomas o que el propio Howard no podrían en absoluto sentirse defraudados con la historia contada por Busiek. Creo que incluso seguramente se sentirían orgullosos, y eso es sin duda el mejor elogio que puede hacerse a este cómic. El guionista consigue una historia que cuadra a la perfección con todo lo que habíamos leído y visto anteriormente de Conan, transmitiéndonos la sensación de la durísima vida que llevan los hombres en Cimmeria para que comprendamos por qué son guerreros tan temibles y también por qué pese a ser bárbaros no son gente salvaje, sino gente con un marcado sentido del honor y un código ético propio de la vida en un clan norteño. Pero pasemos ahora a hablar del dibujo del cómic.

Aunque el dibujante regular de la colección es Cary Nord, en estos números será Greg Ruth quien nos ilustre la juventud de Conan. Y lo cierto es que el estilo de Ruth es perfecto para esta historia. Como podéis ver en las imágenes que acompañan a este texto, el dibujante tiene un estilo crudo, realista y muy natural. No resulta espectacular, pero es ideal para crear el ambiente de una historia que transcurre en una tierra fría y dura donde los hombres y mujeres han de ser fuertes para sobrevivir. La verdad es que la elección del dibujante me parece muy acertada, ya que consigue a la perfección lo que se propone este arco argumental, hacer creíble la infancia de un personaje mítico y llamado a vivir grandes aventuras. Gran trabajo de Greg Ruth.

 
Concluyendo, que la historia del origen de Conan creada por Kurt Busiek y Greg Ruth es altamente recomendable para cualquier aficionado al cómic y a la fantasía heroica, y de lectura totalmente obligatoria para los aficionados a Conan. Podéis encontrarla, como ya he dicho antes, dentro de la colección Conan la leyenda, en los números 8, 15, 23, 32 y 39, números editados por Planeta a un precio de 2 euros cada uno (exceptuando el último, que tiene una mayor cantidad de páginas y mayor precio). La verdad es que sería fantástico que en un futuro Planeta se anime a publicar esta historia recopilada en un único volumen, porque de verdad que vale la pena y que supone, a mi entender, un acontecimiento especial dentro de la exitosa trayectoria del bárbaro en el mundo del cómic. ¡No os la perdáis, por Crom!
 

Decoración mortal.

Amigos, hoy quería realizar una entrada bien diferente en este blog, concretamente la reseña de un cómic, pero la actualidad manda y esta mañana me he despertado con una noticia que no podía dejar de comentar en este espacio. Una noticia tan sorprendente como loca, tan absurda como inquietante y que nos hace replantearnos en qué tipo de sociedades vivimos. Una noticia que, pese a que no es de risa, debo reconocer que al oírla se me ha escapado una carcajada (lo siento). Ahí va: "CONFUNDEN A UN HOMBRE MUERTO CON UN MUÑECO DE HALLOWEEN". Flipa. ¿Entramos en detalles?

Al parecer  esta delirante noticia sucedió en California, donde apareció un hombre muerto sentado sobre una silla en el balcón de su casa y con una herida de bala en un ojo. Hasta aquí todo normal (bueno, hasta cierto punto, claro está). Pero lo curioso de la noticia es que los vecinos lo vieron un día… y otro… y otro… y hasta cuatro días sin llamar a las autoridades, porque al parecer pensaron que se trataba de un muñeco que formaba parte de la decoración de Halloween. Toma ya. Vamos, me imagino la situación:

– Oh, cariño, mira qué muñeco más chuli ha puesto el vecino de arriba en el balcón.
– ¿No se parece mucho a él?
– No lo sé, con tantas moscas alrededor no lo distingo muy bien.
– ¿Y por qué la sangre gotea hasta nuestro balcón? Bueno, da igual, vamos a comprar crema de cacahuete.

(Lo siento si a alguien le molesta el humor negro, pero es que esta noticia es tan demencial que no puedo evitar reírme con ella)

Esto me hace plantearme varias cuestiones. La primera es que yo quiero viajar allí y ver las “peaso” decoraciones que deben hacer en Halloween. Vamos, deben currarse mucho las decoraciones y los muñecos que ponen si un cadáver real pasa por muñeco de Halloween (ríete tú de los ninots que hacemos en mi tierra en fallas).

Otra cuestión es, como dije en la introducción de esta entrada, la de plantearse en qué tipo de sociedad vivimos. O sea, que no solamente puede que haya un muerto en el piso de al lado y tardemos días en enterarnos, sino que podemos pasar durante días por debajo de un balcón en el que hay un señor muerto y no enterarse nadie. Qué fuerte. Qué sociedad más individualista y deshumanizada. ¿Qué ha sido de esas comunidades en que todos se conocían y se preocupaban unos por otros? Ésas en que siempre tenías a un vecino que era como tu hermano siempre dispuesto a echarte una mano, ésas en las que todo el mundo se enteraba de tu vida, de con quién salías, de lo que hacías, de… bueno, quizás eso no mola tanto. Pero en todo caso, que en estas grandes ciudades que construimos tenemos miles de personas a nuestro alrededor y al mismo tiempo podemos ser víctimas de la más cruel soledad y no importarle un pimiento a nadie, y eso es triste (estoy llorando a moco tendido, me he puesto muy dramático).

Bueno, lo cierto es que también hay que decir que una noticia así sólo podría venir de un país como Estados Unidos, ¿verdad? A mí tras conocer la noticia no me ha extrañado que hubiese sucedido allí, es un país tan rarito para algunas cosas… En definitiva, relacionaos con vuestros vecinos (ir a pedirles sal una vez cada tres meses no cuenta como una auténtica relación, ¿eh?), interesaos por lo que sucede a vuestro alrededor sin llegar a ser cotillas y aseguraos de dejar instrucciones claras para que si alguien os ve durante cuatro días en el balcón de casa con un tiro en la cabeza llamen a alguien, aunque sea a los de el programa de AR. Así evitaremos más noticias tan surrealistas como ésta. Dicho queda. ¡Crom, si es que el mundo está loco!

 

Uno al día es bueno.

Amigos, ¿sabíais que una copa de vino al día es buena para la salud? ¿Y sabíais que una cerveza al día es saludable? ¿O que medio vaso de whisky al día es bueno para el organismo igual que muchas otras bebidas alcohólicas? Seguro que sí que lo sabíais, pero… ¿habéis pensado alguna vez qué pasaría si siguieseis estos consejos todos los días? Pues sí, que acabaríais con vuestro hígado. Y es que hay tantas cosas que según los estudios y en cierta dosis al día son beneficiosas para la salud que si las tomásemos todas explotaríamos. Literalmente.

Pues sí, empiezo a estar cansado de este rollo de… hay que comer todos los días almendras, nueces y otros frutos secos que son buenos para el corazón, hay que beber té verde que es antioxidante, y té rojo que es diurético y reduce el colesterol, y 3 piezas de fruta al día, y 2 o 3 vasos de leche, y… etc. ¡Pero hombre! ¡No puedo pasarme el puñetero día comiendo! Si nos ponemos así llegará un momento en que nuestro objetivo en la vida será levantarnos para ponernos a comer cosas beneficiosas hasta la hora de dormir. Eso sí, estaremos muy sanos… o muy gordos, no sé yo. Y lo último que está pegando fuerte en occidente (donde estamos ahora empezando a descubrir cosas que en oriente se utilizan desde hace siglos) es ya lo más de lo más. ¡Las bayas tibetanas de Goji, que tienen tantas propiedades saludables que da miedo! Vamos, que si comes la cantidad recomendable al día, es decir, entre 20 y 30 bayas, no puedes caer malo de nada en tu vida, y seguramente acabarás siendo alguien importante, como concejal, ministro o tertuliano en la tele. Desde luego ya pueden tener propiedades al precio al que las venden las herboristerías y demás tiendas sacacuartos especializadas en dietética.
 
 
Estas cosicas son buenas para todo. Para TODO.
Otro tema fascinante relacionado con todo esto es el de los yogures. ¿Os habéis fijado la cantidad de yogures que hay para solucionar todos nuestros problemas? Hay yogures para que tengamos bien el colesterol, para que visitemos al señor roca con regularidad, para que tengamos bien la tensión, para fortalecer el calcio de nuestros huesos, para cuidar nuestra piel, para no engordar, para reforzar nuestras defensas… ¡Es alucinante! Menos mal que existen estas empresas yogurteras que se preocupan por nosotros… ¿Sabéis lo colapsada que estaría la seguridad social de no ser por los yogures? Y es que ya casi no hace falta ir al médico ni a la farmacia. Cualquiera que sea tu dolencia o tu mal tienes la solución más cerca de lo que piensas, concretamente en el pasillo de los refrigerados, jajaja. ¿Que estas estreñido o te duele la cabeza? ¿Que no das la talla en la cama o no sientes una pierna? Danone tiene un yogur para ti. Seguro.

Pero pensad ahora en lo que se supone que deberíamos hacer según los anuncios de yogures. Cuando nos levantásemos cada día deberíamos tomarnos el que refuerza las defensas, el del colesterol (porque con eso no se juega), el de la tensión, el del calcio y el de la piel. Esos así de fijos, y luego por cada problema extra que tengamos un yogur más. Conclusión: si a eso le sumamos los 2 o 3 vasos de leche recomendados al día acabaríamos con una hipercalcemia de narices. Pero no pasa nada… seguro que hay un yogur para regular tu hipercalcemia… ¡si es que estos tíos piensan en todo!

 
 
Representación de la cantidad mínima de yogures semanales que hay que tomar para estar sano.

En fin, amigos, que como siempre digo todo esto es en tono humorístico, y espero que ningún herbolario o fabricante de yogures se enfade. Pero eso de pretender meternos la obsesión de tomar al día montones de cosas porque son beneficiosas me parece enfermizo. Está bien lo de cuidarse, pero yo creo que basta con procurar comer de todo en cantidades razonables y en general nos irá bien, y en caso de tener algún problema o alguna carencia para eso están los nutricionistas, ¿no? Y si aún así el problema persiste recordad que existe un yogur pensado para cada problema del mundo. ¡Incluso creo que pronto lanzarán un yogurt para reducir las listas del paro! Ah, y acordaos de que también existe el yogurt natural (es difícil de encontrar, pero existe), que no te convierte en un superhombre pero está muy bueno, es muy bueno para todo y es como su nombre indica el más “natural”, jajaja. ¡Un saludo, amigos, y recordad que Crom cuidará de vosotros (por una oración al día, claro)!

 

Uncharted 2: Mi opinión.

Bueno, amigos, tras un tiempo sin actualizar el blog hoy vuelvo a la carga con mi propio análisis de un juego que he adquirido recientemente y que me tiene maravillado. Un juego cuya primera parte descubrí casi por casualidad hace algo menos de un año cuando buscaba un juego barato para entretenerme en vacaciones de Navidad y que ha acabado convirtiéndose en uno de los juegos de los que guardo un mejor recuerdo. Me refiero a la saga de aventuras Uncharted, y hoy tengo el placer de hacer mi propio análisis de su segunda entrega recientemente lanzada al mercado.

 

Lo cierto es que si alguien me preguntase cuál es a día de hoy la mejor razón para hacerse con una PS3 (a falta de la llegada de títulos como God of War 3, Heavy Rain, Gran Turismo…) le diría que la mejor razón es la saga Uncharted, con un primer capítulo más que sobresaliente (podéis leer mi análisis pinchando AQUÍ) y un segundo capítulo que viene dispuesto a superar en todos los apartados al primero. Y es que la serie de Nathan Drake es, en mi opinión, la exclusiva más sólida de la consola de Sony, pese a que mucha gente no le da a esta saga la misma importancia que a otras que, en mi opinión, están sobrevaloradas. Pero hablemos ya del título en sí y las impresiones que me han causado las primeras horas con él.

Uncharted 2 tiene un inicio soberbio, en el que ya deja muy claro cuáles van a ser algunos de sus puntos fuertes. Y lo que más nos impacta cuando comienza el juego son sus gráficos. Si el primer capítulo destaca aún a día de hoy por sus gráficos este segundo va un paso más allá. Escenarios enormes, preciosistas y reales. Movimientos de Nathan muy conseguidos que logran transmitir una sensación de humanidad pocas veces vista. Expresiones faciales muy cuidadas. Escenas cinemáticas espectaculares y perfectamente narradas. Y todas estas bondades gráficas quedan reforzadas por un tratamiento auténticamente magistral dela cámara, que se convierte en mi opinión en el elemento más destacable de los gráficos de Uncharted 2, realizando planos muy peliculeros, enfocando y desenfocando los diferentes elementos para centrar nuestra atención allá donde interesa. Simplemente perfecto. Si cuando analicé el primer capítulo ya afirmé que los chicos de Naughty Dog eran claros cinéfilos que imitaban a la perfección la espectacularidad de las secuencias de acción de Hollywood en esta segunda entrega se reafirman e incluso llevan todo esto un paso más allá.

 


En cuanto al desarrollo del juego (y por si algún despistado todavía no ha oído hablar de esta saga), Uncharted 2, al igual que su predecesor, es un juego de aventuras y acción protagonizado por un caza tesoros en el que la exploración de entornos inhóspitos y de interés arqueológico se mezcla con la acción de intensos tiroteos. En esta segunda entrega la fórmula no ha variado, y si bien en mi opinión el primer capítulo pecaba de dar más importancia a los tiroteos y dejar la exploración en un claro segundo plano, parece que esta vez los desarrolladores han creado un producto más equilibrado. Lo que hace grande a Uncharted y lo sitúa a años luz de otras sagas de exploración como por ejemplo Tomb Raider, es su sistema de acción inteligente, exigente y emocionante. El juego nos mete en situaciones en las que tendremos que hacer frente a montones de enemigos aprovechando al máximo las posibilidades de cobertura que nos brinda nuestro entorno y afinando bien nuestra puntería. Los controles son los grandes responsables del éxito de esta propuesta. Con sólo pulsar un botón nos pondremos a cubierto tras cualquier elemento del escenario como cajas, pilares, etc, y si algún enemigo nos lanza una granada solamente tendremos que pulsar otro botón acompañado de alguna dirección y Nathan saltará hacia el punto de cobertura más cercano, desde el cual podremos continuar disparando a nuestros rivales. Todo funciona a la perfección y de forma fluida y los momentos de tiroteos y de exploración se mezclan de forma tan brillante que una vez comencemos a jugar será difícil despegarnos del juego, pues querremos saber qué es lo próximo que nos espera avanzando un poco más.

Éstas son las impresiones que me dejan las primeras horas con él, ya que no he tenido aún la ocasión de completarlo. Sin embargo, según la prensa especializada la aventura principal tiene una buena duración para lo que suelen ser este tipo de juegos, de unas 12-13 horas. Y a todo esto tenemos que añadirle la que seguro es la gran incorporación del título, el modo multijugador, en el que podremos tirotearnos con otros 9 jugones en equipos de 5 contra 5, luchar por la captura de un tesoro y también disfrutar de misiones cooperativas para 3 jugadores. Lo cierto es que si bien no será el multijugador más recordado de la historia, sí que es un multijugador más que digno y hay que reconocer el esfuerzo de los chicos de Naughty Dog, que pese a lo difícil que resulta meter un multijugador en un juego de aventuras de la naturaleza de Uncharted lo han hecho realmente bien y han conseguido tapar así el principal problema de la primera entrega y de la mayoría de juegos de aventuras, el vacío que te queda tras completar la aventura principal. Ahora no solamente podremos rejugar al modo historia, sino que para aprovechar más nuestro dinero también podremos pasar horas en el modo multijugador. Simplemente ideal.

 


Concluyendo, que Uncharted 2 es todo lo que nos ofreció el primer capítulo (uno de los mejores juegos de la actual generación de consolas, rotundamente) subido a un nuevo nivel, mejorado en todos sus apartados e incluyendo un modo multijugador que sin duda alargará la vida útil del juego y no permitirá aprovechar más el dinerillo gastado. Y es que en estos tiempos que corren en el que el bolsillo se resiente tanto y ahora que vienen tantos buenos lanzamientos hay que mirar mucho en qué invertimos nuestros ahorros, eso está claro. Pues un consejo, si tenéis una PS3 Uncharted 2 es sin duda el juego en el que tenéis que gastaros el dinero en lo que queda del año, porque no os defraudará en absoluto. Y si no tenéis PS3 y ahora que está rebajada estáis valorando si comprarla, este juego es una razón de peso para decidiros. Nada más, gracias a los chicos de Naughty Dog y larga vida a Nathan Drake.

Mi puntuación:  9,5

 

 

El retorno del Territorio Cimmerio

¡Saludos, amigos! Me complace anunciar que tras más de 2 meses de parón, este blog, el Territorio Cimmerio de Raowülf, retoma su actividad.

Han sido más de dos meses de inactividad desde la última entrada el 11 de Agosto. ¿La razón? Pues varias, la verdad. Falta de tiempo, ajetreo personal, cambio de ciudad, mudanza… ¿y por qué no decirlo? También falta de ideas y de motivación para escribir. Pero siempre hay épocas y épocas, y este blog está a punto de volver a iniciar su actividad.

A partir de mañana volveré a escribir regularmente artículos de opinión, artículos sobre videojuegos, cómics, pelis… en definitiva, todos los temas que suelo tratar en este blog.

En primer lugar publicaré mi propio análisis del videojuego Uncharted 2 que he adquirido hoy mismo y al cual ya he podido echarle el guante durante algunas horas, y a este artículo le seguirán algunos otros que tengo en mente. Desde luego vuelvo motivado y con ganas de escribir sobre muchas cosas (y con tiempo libre para hacerlo), pero sobretodo vuelvo con ganas de pasármelo bien escribiendo y de tratar todos los temas con mucho humor.

Así que nada más, amigos. Estad muy atentos al Territorio Cimmerio, os lo recomiendo. ¡Y que Crom esté a vuestro lado!