Decoración mortal.

Amigos, hoy quería realizar una entrada bien diferente en este blog, concretamente la reseña de un cómic, pero la actualidad manda y esta mañana me he despertado con una noticia que no podía dejar de comentar en este espacio. Una noticia tan sorprendente como loca, tan absurda como inquietante y que nos hace replantearnos en qué tipo de sociedades vivimos. Una noticia que, pese a que no es de risa, debo reconocer que al oírla se me ha escapado una carcajada (lo siento). Ahí va: "CONFUNDEN A UN HOMBRE MUERTO CON UN MUÑECO DE HALLOWEEN". Flipa. ¿Entramos en detalles?

Al parecer  esta delirante noticia sucedió en California, donde apareció un hombre muerto sentado sobre una silla en el balcón de su casa y con una herida de bala en un ojo. Hasta aquí todo normal (bueno, hasta cierto punto, claro está). Pero lo curioso de la noticia es que los vecinos lo vieron un día… y otro… y otro… y hasta cuatro días sin llamar a las autoridades, porque al parecer pensaron que se trataba de un muñeco que formaba parte de la decoración de Halloween. Toma ya. Vamos, me imagino la situación:

– Oh, cariño, mira qué muñeco más chuli ha puesto el vecino de arriba en el balcón.
– ¿No se parece mucho a él?
– No lo sé, con tantas moscas alrededor no lo distingo muy bien.
– ¿Y por qué la sangre gotea hasta nuestro balcón? Bueno, da igual, vamos a comprar crema de cacahuete.

(Lo siento si a alguien le molesta el humor negro, pero es que esta noticia es tan demencial que no puedo evitar reírme con ella)

Esto me hace plantearme varias cuestiones. La primera es que yo quiero viajar allí y ver las “peaso” decoraciones que deben hacer en Halloween. Vamos, deben currarse mucho las decoraciones y los muñecos que ponen si un cadáver real pasa por muñeco de Halloween (ríete tú de los ninots que hacemos en mi tierra en fallas).

Otra cuestión es, como dije en la introducción de esta entrada, la de plantearse en qué tipo de sociedad vivimos. O sea, que no solamente puede que haya un muerto en el piso de al lado y tardemos días en enterarnos, sino que podemos pasar durante días por debajo de un balcón en el que hay un señor muerto y no enterarse nadie. Qué fuerte. Qué sociedad más individualista y deshumanizada. ¿Qué ha sido de esas comunidades en que todos se conocían y se preocupaban unos por otros? Ésas en que siempre tenías a un vecino que era como tu hermano siempre dispuesto a echarte una mano, ésas en las que todo el mundo se enteraba de tu vida, de con quién salías, de lo que hacías, de… bueno, quizás eso no mola tanto. Pero en todo caso, que en estas grandes ciudades que construimos tenemos miles de personas a nuestro alrededor y al mismo tiempo podemos ser víctimas de la más cruel soledad y no importarle un pimiento a nadie, y eso es triste (estoy llorando a moco tendido, me he puesto muy dramático).

Bueno, lo cierto es que también hay que decir que una noticia así sólo podría venir de un país como Estados Unidos, ¿verdad? A mí tras conocer la noticia no me ha extrañado que hubiese sucedido allí, es un país tan rarito para algunas cosas… En definitiva, relacionaos con vuestros vecinos (ir a pedirles sal una vez cada tres meses no cuenta como una auténtica relación, ¿eh?), interesaos por lo que sucede a vuestro alrededor sin llegar a ser cotillas y aseguraos de dejar instrucciones claras para que si alguien os ve durante cuatro días en el balcón de casa con un tiro en la cabeza llamen a alguien, aunque sea a los de el programa de AR. Así evitaremos más noticias tan surrealistas como ésta. Dicho queda. ¡Crom, si es que el mundo está loco!