El ángel perdido. de Javier Sierra

Hoy os presento una nueva entrada para la sección de literatura de este blog, que anda aún muy pobre de contenidos. Para hoy os traigo una nueva novela, la última que he terminado, y que apareció hace no muchos meses con gran presencia en las librerías y una gran campaña de promoción. Voy a hablaros de: “El ángel perdido”, de Javier Sierra.

 

Javier Sierra es un escritor de gran éxito internacional gracias a novelas como: “La cena secreta”; “La dama azul”; “Las puertas templarias”; “La ruta prohibida”; etc. Además, hay que destacar su labor como investigador, periodista y colaborador en programas relacionados con el misterio de la mano de su gran colega Iker Jiménez. Considerado por muchos el Dan Brown español (apodo que no le molesta en absoluto si es que alguien lo dice para desprestigiar), podéis imaginar que sus novelas tratan temas relacionados con el misterio, lo sobrenatural, los códigos secretos, civilizaciones perdidas, etc. Yo le conocí a través de Milenio 3, programa en el que tiene intervenciones absolutamente geniales, y esta es la primera novela suya a la que me acerco. Ahora os hablaré de lo que me ha parecido, pero antes os dejo una pequeña sinopsis.

"Una vertiginosa aventura que se adentra en los rincones más oscuros de la historia, la ciencia y la mitología. El mejor Javier Sierra nos sumerge en un mundo en el que historia, magia, tecnologías ancestrales y ciencia de vanguardia se aúnan en un thriller tan evocador y documentado como original. Mientras trabaja en la restauración del Pórtico de la Gloria de Santiago de Compostela, Julia Álvarez recibe una noticia devastadora: su marido ha sido secuestrado en una región montañosa del noreste de Turquía. Sin quererlo, Julia se verá envuelta en una ambiciosa carrera por controlar dos antiguas piedras que, al parecer, permiten el contacto con entidades sobrenaturales y por las que están interesados desde una misteriosa secta oriental hasta el presidente de los Estados Unidos".

He de decir que tenía muchas ganas de leer la novela tras asistir a la presentación y firma de ejemplares que Javier Sierra hizo en una librería de mi ciudad. Y lo cierto que es que no me decepcionó como thriller, es más, me pareció muy interesante en muchos aspectos, pero también pienso que tiene sus defectos.

Para empezar todo lo relativo al trasfondo histórico-misterioso de la trama está reamente interesante. Las continuas referencias a los diferentes mitos del diluvio universal interpretados por distintas civilizaciones, las hipótesis de que el mito pueda tener mucho de cierto según ciertas pruebas reales, las historias sobre la posibilidad de la existencia de los ángeles que mencionan las escrituras… toda esa pártete absorbe y hace que pases las páginas sin poder despegarte del libro. Por otro lado podemos decir lo mismo de lo referente al ritmo narrativo. Todos los acontecimientos ocurren en 72 horas, y son muchos. La unidad de tiempo es todo un acierto para una novela que busca arrancar fuerte e ir in crescendo hasta el final Realmente es muy amena de leer, no hay tiempo para aburrirse, pero como digo no todo es positivo.

En el lado negativo de la balanza encontramos unos personajes y unas relaciones que no terminan de resultar creíbles, especialmente si hablamos de la protagonista y de la relación con su marido, de la que nos vamos enterando a través de flashbacks. La personalidad de Julia no es muy profunda, o al menos no se ve esa profundidad en la novela, y su relación con el resto de personajes, especialmente su marido es muy artificial, con comportamientos que resultan casi imposibles creer. Normalmente esperas sentirte algo más identificado con los protagonistas, sentir algo más de apego e interés hacia ellos, pero en esta novela da la sensación de que Javier Sierra ha preferido dejar el peso de la novela a la acción, la trama histórica, la intriga y el misterio dejando la humanidad de los personajes algo más de lado. Vamos, que parecen marionetas al servicio del thriller.

En todo caso creo que esto no empaña el resultado final y “El ángel perdido” termina dejando buen sabor de boca. Una lectura realmente entretenida con la que, además, aprenderemos gran cantidad de cuestiones sobre religiones, mitos, historia, misterios… Y es que no podía esperarse menos de alguien como Javier Sierra. Muy recomendable para este verano.