Arkham City: mis primeras impresiones.

Por fin he podido echarle el guante encima al esperado regreso del caballero oscuro a los videojuegos. Llevo 3 días jugando a Arkham City y, aunque no lo he completado aún, ya me hago una idea bastante aproximada del producto en general, por lo que quería compartir en el blog mis impresiones. Y digo impresiones porque son realmente eso. No voy a hacer un análisis de un juego que no me he completado. Podría esperar un par de días hasta que termine el modo historia, pero veo que parte de la gracia del juego está en todo lo que hay alrededor, y son cosas que necesitan de más tiempo para completarse, por lo que publico ahora estas primeras impresiones en las que trataré de ser breve.

 

Batman Arkham City es, en su base, muy continuista respecto al anterior título, pero afortunadamente todo lo que rodea a la base jugable sí que ha ganado en novedades y, sobretodo, en dimensiones. La ciudad ofrece muchas más posibilidades de las que teníamos en el asilo Arkham, que tampoco eran pocas. La principal novedad, para mí, es la posibilidad de atender a muchas cosas diferentes en la ciudad. Es cierto que en Arkham Asylum teníamos elementos como los trofeos y acertijos de Enigma o las búsquedas de crónicas de Arkham, pero en esta secuela las posibilidades de la ciudad amplían mucho la cantidad de búsquedas secundarias que podemos llevar a cabo.

Desde ayudar a presos políticos que reciben palizas en la calle o atender a las llamas telefónicas de Zsasz mientras rastreamos su señal para atraparte hasta completar los entrenamientos de vuelo o buscar e interrogar a los matones de Enigma para que te den información de sus trofeos. Un mundo de posibilidades para aquellos que, como yo, a veces no gusta dejar un rato la historia principal aparcada y perdernos por la ciudad haciendo mil cosas. Esto es lo que más disfruto de juegos como Assassin’s Creed, y ahora hay algo de esto en Batman. Y lo importante es que son cosas que están para el que quiera, mientras que si no te va puedes pasar de ello.

Técnicamente también me parece muy continuista. Es cierto que ahora tiene más mérito por ser un mapa mucho más grande, pero en realidad a la vista, a imagen parada por decirlo de alguna manera, mejora en poco a su antecesor. Afortunadamente Arkham Asylum ya tenía un estupendo aspecto visual, por lo que podemos seguir disfrutando de unos gráficos no punteros, pero sí de calidad. Aún así, y como gran aficionado al personaje quiero llamar la atención sobre algo que ya observé en el juego anterior y que aquí se ha repetido. Me refiero a que Batman tiene a todas luces los brazos demasiado cortos y el torso, especialmente los hombros, muy subidos e hinchados. Todo esto le da al héroe un aspecto rígido y anquilosado que no me gusta demasiado, y es una pena, porque tanto la máscara como el resto del traje tienen un aspecto increíble, mucho mejor que los que aparecen en las películas de Nolan, a los que le falta fuerza y agresividad sin duda. Lo más grave, para mí, es lo de los brazos. ¿Nadie más lo ha notado?

 

Otro punto que tengo que mencionar es que, a mi parecer, el juego empieza demasiado fuerte. Quiero decir que empezamos con los gadgets que teníamos en A. Asylum y prácticamente ya en medio de la ciudad con un objetivo. No sabemos bien donde están los botones, ni manejarnos con el nuevo mapa. Por otro lado no paran de salir mensajes por toda la pantalla diciéndonos los botones que tenemos que pulsar para cada cosa, y teniendo en cuenta que ya tenemos bastantes gadgets y que empezamos a usarlos casi todos desde el principio es todo un lío. En este sentido el juego deja una sensación algo confusa y rara al principio, y creo que hubiese sido mejor empezar más suavemente, quizás en un sitio más cerrado para ir mostrando las novedades y los controles poco a poco y luego ya salir a la gran ciudad. En todo caso es algo que en un rato jugando se pasa y para nada empaña al resto del juego.

En definitiva, Arkham City me está pareciendo una gran experiencia. Quizás las puntuaciones que he visto por ahí me han parecido algo excesivas, pero aún así es un gran juego, sin duda de lo mejor del año, y espero que siga siendo el referente para que futuros juegos del personaje sigan esta línea de respeto, cuidado y calidad en el producto. Sigo jugándolo hasta completar el modo historia y todos (o la mayoría) los retos secundarios y luego publico mi análisis. Llegará algo tarde, pero no puedo dejar a este blog que tanto material tiene de Batman en la sección de cómics sin un análisis de este juego. ¡Nos leemos!

 

 

13 asesinos, cine samurái sangriento.

Amigos, hoy quiero hablaros de una película que me ha dejado buen sabor de boca y que es diferente a lo que solemos ver por aquí. Me refiero a la película japonesa “13 asesinos”, de Takashi Miike, que es un remake de la película del mismo nombre dirigida en 1963 por Eichi Kudo. Seguid leyendo y os cuento cuales son las propuestas de esta violenta, violentísima historia.

 

Para empezar, y para no liarme contando el argumento, os dejo una sinopsis extraída de la página www.labutaca.net. 

El ascenso al poder del joven y sanguinario Lord Naritsugu supone una seria amenaza para la paz en el Japón feudal. Simplemente por ser el hermano del shogun, Lord Naritsugu está por encima de la ley, y asesina y viola a su antojo. Afligido por la masacre perpetrada por el sádico Naritsugu, el oficial Sir Doi contacta secretamente con el samurái Shinzaemon Shimada para acabar con Naritsugu. El noble samurái, indignado por la crueldad de Naritsugu, acepta de buen grado la peligrosa misión. Para ello, reúne a un selecto grupo de samuráis, entre los que se encuentra su sobrino Shinrokuro y el devoto aprendiz Hirayama. Juntos, traman una emboscada para atrapar a Lord Naritsugu. Shinzaemon es consciente del peligro que conlleva. Naritsugu va escoltado por una comitiva encabezada por el letal e implacable Hanbei, uno de sus antiguos rivales.

13 asesinos tiene un claro punto fuerte, una espectacular batalla final. Y el término “batalla final” es muy relativo, porque dicha batalla dura alrededor de 50 minutos, es decir, prácticamente la mitad de la cinta. 

Durante la primera mitad de la película se nos pone en situación y se nos presenta a los personajes que tomarán parte en la historia. Realmente no se trata de una gran historia, pues es bastante típica, pero resulta suficiente. La narración de las aberraciones cometidas por Lord Naritsugu mantiene nuestro interés y hace que nos impliquemos en esta historia de búsqueda de justicia, pero al fin y al cabo toda la primera hora de película es una clara introducción a lo que de verdad se pretende, al punto en el que la película quiere destacar, su magnífica batalla de 13 hombres contra 200.

 

Y es en dicha batalla, desarrollada en una pequeña aldea maderera, donde el director da un recital de saber hacer narrando una batalla larga, sangrienta, espectacular y, contra lo que cabría esperar dada su duración, nada pesada. Destaca especialmente el inicio, cuando lo que realmente importa es mermar al ejército enemigo con ingeniosas trampas que aprovechan la estructura del poblado. Una vez utilizados estos recursos, el resto de la batalla es un multitudinario cruce de espadas perfectamente narrado en el que nunca tenemos esa sensación mareante y confusa que se da cuando los directores (los que no saben tratar este tipo de escenas) se empeñan en situar la cámara demasiado cerca y moverla hasta la saciedad. En 13 asesinos nunca perdemos el hilo de la acción, por muchos personajes y mucha sangre que veamos en pantalla (y vemos mucha). Resulta realmente espectacular.

Por lo demás, y como temas de fondo, la historia también trata sobre el sentido de la vida de los samuráis, sobre su deber para con su señor, y sobre su forma de vida. A mí la estructura general del film me ha recordado a la de películas como 300, en que el sentido de la película es una gran batalla y sus repercusiones y el resto es básicamente una introducción. Puede parecer una idea simple, y en parte lo es, pero cuando la batalla está tan bien narrada y resulta espectacular es suficiente para justificar la película. Si tu idea es contar algo, ya sea simple o complejo, y lo haces bien… pues bien está, ¿no creéis? En definitiva, una película entretenida y espectacular, con litros de sangre y un poco de filosofía samurái… ha quedad claro, ¿no? ¡Saludos, amigos!

 

Reseña comiquera: Batman, Victoria Oscura.

Amigos, hoy vengo con otra reseña comiquera. Y es que me propuse ir haciendo entradas sobre todos los cómics de Batman que ocupaban un lugar destacado en mi estantería, y siguiendo este propósito hoy os traigo la reseña de la miniserie “Batman: Dark Victory”, de Jeph Loeb y Tim Sale. Acompañadme y os cuento qué ofrece y cuáles son sus puntos fuertes (y también los menos fuertes, claro). Vamos allá.

 

Dark Victory es la secuela directa de otra miniserie sobre la que ya escribí en este blog y que, a mi parecer, es de las mejores historias de Batman publicadas. Me refiero a “El largo Halloween”, cuya reseña podéis leer pinchando aquí. Loeb y Sale, animados por el éxito y los buenos resultados de la primera miniserie, deciden continuar la historia y recuperar a los personajes para una nueva obra de 13 números (más el prólogo) que se publicaron entre los años 1999 y 2000.

La serie cuenta la historia de un nuevo asesino en serie en Gotham, que esta vez asesina policías y deja una pista muy peculiar, una hoja con el juego del ahorcado, nombre con el pasará a conocerse a este asesino. Pero mientras Batman y Gordon tratan de dar con este criminal hay otras historias cociéndose detrás, destacando por encima de todas la guerra de territorial que enfrenta a Dos Caras con el resto de los mafiosos de Gotham (a quienes perseguía como Harvey Dent en “El largo Halloween”), entre ellos Sofia Falcone, heredera del imperio de “El romano” o la familia Maroni. También se introduce en esta miniserie al personaje de Robin, aunque hay que decir que no tiene demasiado peso en la historia ni aparece demasiado (¿alguien ha dicho afortunadamente?).

Jeph Loeb vuelve a estar acertado en su guión, cosa rara si tenemos en cuenta el resto de sus trabajos (normalmente no le aguanto, ¿se nota?). Por alguna extraña razón cuando forma equipo con Tim Sale su trabajo sube enormemente de nivel (sospechoso, ¿no?). Es cierto que no está a la altura de “El largo Halloween”, donde conseguía mantener más nuestro interés en averiguar quién era el asesino en serie y demostraba una gran habilidad desviando nuestra atención y jugando con nosotros, pero está bastante bien. Tim Sale, por su parte, está igual que en la obra anterior, dándole a la historia un tono Noir y un aire antiguo muy característico. Sigo diciendo que este dibujante funciona mejor dibujando gente normal que superhéroes. No sé por qué los dibuja tan hipermusculados que no lo controla. Pero bueno, voy a deciros cuál es mi opinión general de la obra, las sensaciones que causa y el sabor que deja, que al final creo que es lo más importante de toda la reseña.

 

Dark Victory tiene cosas realmente buenas, como por ejemplo un equipo artístico muy compenetrado que vuelve a conseguir un resultado general muy bueno, o una historia que mantiene el interés del lector guardando sorpresas prácticamente hasta el final. Su principal pega es que trata de seguir demasiado al pie de la letra los pasos de “El largo Halloween”. Repite el tema del asesino en serie dejando pistas, la división de la historia en capítulos centrados en las festividades del año, la guerra mafiosa de fondo… son demasiadas cosas, y si hemos leído la obra anterior no podemos evitar tener la sensación de que esa historia en parte ya nos la han contado. El esquema funcionó muy bien, y lo que han hecho ha sido coger el esquema y repetirlo tal cual, con prácticamente ningún elemente novedoso. Y bueno, podría perdonársele esta cuestión más fácilmente si consiguiese tenernos tan en vilo por saber quién es el asesino como la obra anterior, pero no alcanza esa meta, el lector no llega a involucrarse tanto en la carrera por atrapar a ese criminal, ni siente excesiva sorpresa cuando se desvela su identidad, y esto sucede porque el guión no está tan bien elaborado como en la obra anterior. No tenemos esa sensación de que ya casi lo tenemos cuando de repente se nos escapa, y luego pensamos que quizás es otro, y al final resulta que había sido evidente todo el rato quién era. Ya me entendéis.

Pero bueno, como me he extendido un poco contando el punto negativo de la obra podría pensarse que mi impresión general no ha sido del todo buena, y no es así. “Batman: Dark Victory” es una miniserie muy recomendable, especialmente si has leído “El largo Halloween” (si no lo has hecho hazlo antes de empezar con la secuela, pues desde el principio se cuenta lo que pasaba en la obra anterior, y sería una pena que te lo destripasen). No resulta tan sorprendente como su precuela ni  tiene esa chispa en el guión, pero sigue siendo una de las mejores miniseries del caballero oscuro que puedes encontrar. Planeta la editó hace tiempo traduciendo su título al castellano en un tomo recopilatorio de tapas duras con 392 páginas a un precio de 28 euros. Tras leer “El largo Halloween” es muy recomendable. ¡Un saludo, amigos!

 

La cúpula, de Stephen King.

¡Saludos, amigos de gamefilia! Hoy os traigo mi opinión sobre una de las últimas novelas que he leído y creo que la última de Stephen King publicada en España (al menos hasta la llegada en octubre de su nueva obra: “Todo oscuro sin estrellas”). Me refiero a “La cúpula”,  novela extensa pero satisfactoria de la que voy a contaros, sin desvelar nada de la trama, cuáles son sus virtudes y defectos. Acompañadme a este pueblecito sobre el que está a punto de caer una inmensa desgracia.

 

Pues bueno amigos, “La cúpula” es una extensa novela de más de 1000 páginas. No perderé el tiempo explicando la base de la historia, así que os copio la sinopsis que podéis leer en cualquier sitio y luego paso a dar mi opinión sobre la novela.

La cúpula. Nadie sabe de dónde ha salido ni por qué está allí. Solo saben que si no desaparece, dentro de poco todos habrán muerto… Un tranquilo día de otoño la ciudad de Chester’s Mill queda inexplicable y repentinamente aislada del resto del mundo por un campo de fuerza invisible. Los aviones se estrellan y caen del cielo consumiéndose entre llamas, la gente corre sin rumbo por el pueblo vecino al verse separada de sus familias y los coches estallan al impactar contra el muro invisible. Nadie consigue comprender cuál es la naturaleza de la barrera, ni su procedencia, ni cómo ha llegado hasta allí, ni si algún día desaparecerá. Dale Barbara, un desilusionado veterano de la guerra del Golfo reconvertido en un mediocre cocinero; Julia Shumway, la directora del periódico local; y un grupo de skateboarders adolescentes lucharán para descubrir el misterio de la cúpula. Sin embargo, en el otro bando se encuentran el gran Jim Rennie, alcalde de Chester’s Mill, un hombre corrupto y sin escrúpulos dispuesto a todo para tomar las riendas del poder, y su hijo, que oculta un terrible secreto en una oscura despensa. Pero su adversario principal es la propia cúpula. Porque el tiempo no es infinito. El tiempo corre e irremediablemente se acaba…

(Sinopsis extraída de la página: www.fnac.es)

Alguno pensará que King ha copiado la historia de la película de los Simpsons, pero el autor afirma que esta idea le rondaba la mente hace ya muchos años, e incluso que comenzó a escribirla, pero que la aparcó abrumado por la magnitud del proyecto. Y es que Stephen King hace en esta novela lo que ya ha demostrado saber hacer muy bien en varias ocasiones: construir una gran obra coral en que el protagonismo más que centrarse en una o dos personas recae prácticamente en todo el pueblo. Es algo similar a lo que podemos encontrar en otras obras suyas como “El misterio de Salem’s Lot” o “La tienda”.  Si te gusta este estilo de novelas, “La cúpula” seguramente te gustará, de lo contrario quizás te aburra el hecho de que constantemente esté cambiando la acción a otro personaje, y hay muchísimos en esta historia.

En mi opinión, si tengo que citar los elementos que me parecen positivos de esta novela, diré que su punto fuerte es precisamente la situación en la que King pone a sus personajes. Se trata de una situación límite y dramática, y la novela analiza cuál sería el comportamiento de una sociedad sometida a esa situación. Se trata de un pequeño pueblo que pasa a estar aislado, a no verse afectado por lo que hay fuera de sus fronteras, para lo bueno y para lo malo. Claro, durante las primeras horas todo es prácticamente igual, pero en unos pocos días y ante cuestiones tales como la distribución de alimentos y energía o simplemente la distribución de las responsabilidades y el mando, el comportamiento de esa pequeña sociedad aislada llega a cambiar radicalmente. Stephen King juega bien con ello. El otro punto que me parece positivo de la novela es que es de Stephen King, y en mi opinión es un gran escritor. Tiene sus altibajos (de hecho éste no me parece de sus mejores trabajos), pero aún así manteniendo un gran nivel general.

Como puntos negativos diré que la novela es muy extensa, creo que demasiado. A veces da la sensación de que sobra trama, y esto está relacionado con otro punto en el que creo que la novela flojea, me refiero al exceso de personajes poco interesantes. Da rabia estar leyendo y que al terminar un capítulo la acción pase a otro personaje que, hablando en plata, te importa un pepino. King no consigue que tengamos interés en todos ellos (cosa muy complicada por otra parte), y por tanto creo que no se debería perder el tiempo contándonos lo que les sucede, porque eso repercute en que decae el interés del lector. Además, opino que King peca un poco de simplista construyendo las personalidades de los protagonistas. Podemos decir que en el pueblo hay dos bandos: los buenos, que son súper buenos y súper honrados y los malos, que son la peste negra, malos malos malos. Algo simple en mi opinión.

Pero bueno, concluyendo me ha parecido una buena novela, no de las mejores de King, pero una novela recomendable. Tiene un estilo muy particular, y no está exenta de cosas mejorables, pero tiene un planteamiento original y pone a los personajes en una situación límite en la que es divertido ver cómo se las apañan. Si te gusta King y en particular sus obras corales deberías darle una oportunidad, si no es así probablemente te parecerá aburrida y demasiado extensa. Ahora a esperar su próximo trabajo que llega pronto a España y que según creo que se trata de un libro que contiene 4 novelas más bien cortas. También sigo atento por si se anima con otro proyecto que mencionó en una ocasión, la secuela de “El resplandor” (mi novela preferida de King), aunque aún no sé si ese proyecto lo espero con ansia o con miedo… ¡Un saludo, amigos! 

 

Globitos asesinos y matasuegras que matan.

Hacía tiempo que los telediarios no me daban material para un artículo de opinión/humor. También es verdad que hacía mucho que no me tragaba un informativo completo, pero oye, fue ver uno ayer mientras cenaba y ahí estaba, una noticia que enseguida identifiqué como perfecta para una entrada en el blog. La noticia surrealista en cuestión era que la Unión Europea ha decidido prohibir a los menores de 8 años hinchar globos sin la supervisión de un adulto y ha calificado los silbatos y matasuegras como peligrosos para menores de 14. ¡Toma ya! ¿Veis como los informativos son una fuente inagotable de material para esto? Vamos a reírnos un rato de esto. 

Pues bien, parece que en la UE no tienen nada más que hacer y se dedican a estas cosas. Como económicamente estamos en una situación envidiable y todo va viento en popa, pues algo se tienen que buscar para mantener la mente ocupada. Nada de legislar contra los abusos de los bancos o contra la corrupción bancaria o política, el verdadero problema para el viejo continente son los globitos y las fiestas de cumpleaños en general. ¡Lo que pasa es que hasta ahora nos lo ocultaban!

Mirad, mirad, ¿veis como son peligrosos los globitos? 

Y es que parece ser que hasta que no tienes 14 años o más no eres plenamente consciente de que tragarte un silbato o matasuegras puede ser chungo. Y yo que pensaba que lo más peligroso de un matasuegras era darle a alguien en un ojo… Bueno, bueno, no nos quejemos tanto, ¡que trata de evitar accidentes, hombre! Pero vamos, que digo yo que si es por evitar accidentes tragarte un silbato no debe ser muy bueno para la salud tengas 12, 34 u 86 años. Hablarías siempre soltando pitidos y parecerías la Hornillos, eso por no hablar de que incluso podrías ahogarte.

Lo mismo pasa con los globos, que a partir de ahora los menores de 8 años solo podrán inflar bajo la estricta supervisión de un adulto. No se ha especificado si el adulto en cuestión deberá superar antes algún cursillo de formación o algo. Ya sabéis, para obtener su título homologado de supervisor de inflado de globos. Y es que se trata de estar bien preparados, porque ahí donde los veis, debajo de ese simpático aspecto de colorines, los globos tienen muy mala baba.

Por otro lado, los envoltorios de estos productos deberán avisar a partir de ahora de estas restricciones. Estaría bien que, igual que hacen con las cajetillas de tabaco, incluyesen algún mensaje de advertencia, algo en plan: “los silbatos matan” o “3 muertos por matasuegras en mismas navidades del año pasado”. También podrían incluir alguna foto de un estómago obstruido por un globo de Bob esponja o algo así, algo que dé mucho asquete.

Esta mujer es un claro ejemplo de lo peligroso que es tragarse un silbato. 

Además la normativa no se queda ahí, también regula la cantidad de ruido que pueden hacer los juguetes (algún pez gordo de la UE se ha topado con el dichoso niño que juega a soplar una de esas trompetitas de mierda y ha decidido actuar por el bien de la humanidad), y obliga a que los peluches sean lavables, ya que los considera susceptibles de propagar enfermedades e infecciones. Si es que son un poco cerdos, la verdad.

Pero bueno, coñas aparte, me parece un poco exagerado todo esto, ¿no creéis? O sea, ¿tanto proteccionismo no es algo ridículo? Está claro que si se hace es porque habrán ocurrido casos de accidentes de este tipo, pero yo pienso que por mucho que se legisle es imposible evitar todos los accidentes del mundo, y me parece innecesario, porque aunque algún niño se haya atragantado con un silbato no me parece que los silbatos sean en general peligrosos para nada. Si nos ponemos así deberían prohibir los cepillos de dientes a menores de 15, o las tostadoras a menores de 18. Porque lo creáis o no, tragarse una tostadora no es bueno para la salud, ya sea por accidente o no. En fin, amigos, haced caso a los mandamases de la UE, que para eso les pagamos mucho dinero, para que hagan del viejo continente un lugar aún más estupendo y seguro. ¡Que Crom os proteja de soplar donde no debéis! 

 

¡No te pierdas este espacio de ilustraciones!

Amigos, hoy quiero traeros un enlace que pienso que os puede gustar. Se trata de un espacio creado por mi hermano en el que publica sus propios dibujos. La mayoría de las ilustraciones que encontraréis en este espacio están protagonizadas por personajes de cómic de las editoriales Marvel o DC, pero también hay algunas en las que aparecen personajes de videojuegos, como por ejemplo ésta de Kratos, el protagonista de God of War (pinchando en las imágenes accederéis a la página para verlas mejor).

   

Como decía, pinchando aquí y entrando en este espacio podréis ver dibujos de Superman, Batman, Thor, Capitán América, Spawn, Conan, etc. Y además lo actualiza a menudo con nuevos dibujos. También podéis encontrar un pequeño cómic de 8 páginas que parodia el origen de Batman y con el que particularmente me parto de risa, ¡y no lo digo porque lo haya hecho mi hermano!

La verdad es que siempre he pensado que el tío tiene un talento innato para estas cosas, y más teniendo en cuenta que todo lo que hace: dibujo; entintado; color, etc, lo ha aprendido por él mismo. Por eso me apetecía poner el enlace en mi blog para que así más gente pueda pasarse por su página y ver sus dibujos.

 

A partir de ahora publicaré de vez en cuando alguna entrada con aquellos dibujos que vea de más interés para esta comunidad. Además de eso he creado un nuevo bloque en el lateral de este blog donde dejo un enlace para que podáis entrar cuando queráis. Se encuentra debajo del bloque con las secciones, así que no dudéis en pinchar y echar un vistazo. Seguro que encontráis algo que os gusta. ¡Un saludo, amigos!

 

 

Reseña comiquera: «Batman, Ciudad rota»

Amigos, hoy os traigo la reseña de una de las miniseries que más me gusta del hombre murciélago, me refiero a “Ciudad rota”. Y es que tras analizar otras obras de Batman como “El largo halloween”, “Año uno”, “Año cero”, etc (podéis leer estas reseñas pinchando aquí), me he propuesto continuar haciendo entradas sobre miniseries de Batman y así hablaros de todas las que me gustan especialmente. Y hoy le toca a esta cuyo gran atractivo se encuentra en su equipo creativo, Brian Azzarello y Eduardo Risso, los responsables de la prestigiosa serie “100 balas”. Veamos qué ofrece “Ciudad rota”.

 

Se trata de una miniserie de seis números en la que los dos artistas arriba mencionados nos cuentan una historia de Batman con su estilo particular. Es decir, que la trama no gira en torno a los grandes villanos de Gotham ni a una súper amenaza para la ciudad, sino que es algo más barriobajera, por decirlo de alguna manera. La historia da comienzo cuando Batman presencia una escena que le es familiar, un niño en un callejón junto al cuerpo sin vida de sus padres recién asesinados. La identificación que siente con el niño dará pié a una búsqueda obsesiva por parte del héroe, que durante los seis números rastreará los bajos fondos de Gotham siguiendo la pista del asesino. Clubes nocturnos, guerra de bandas, una peligrosa rubia que parece saber más de lo que dice… una mezcla perfecta del mundo de Batman con el mundo que mejor dominan estos autores, el cómic negro. Y sobre la historia un último apunte: guarda sorpresas hasta el final.

Brian Azzarello, el guionista, consigue una buena obra, aunque a mi parecer este hombre siempre utiliza el mismo truco para hacer que sus historias sorprendan y parezcan muy elaboradas, ser rácano en lo que cuenta. Me refiero a que los personajes hablan poco, lo que dicen es confuso, dan información a medias… y claro, cuando llegas al final evidentemente tienes que sorprenderte, porque era imposible que adivinases nada. Y con tanta confusión parece que está contando una historia súper complicada cuando en realidad no suele serlo tanto. Cuando has leído varios trabajos de Azzarello te das cuenta de que siempre utiliza ese truco, y “Ciudad rota” no es una excepción. No obstante, el cómic se disfruta y creo que es una buena historia.

 

Por su parte, Eduardo Risso es un dibujante que me encanta, aunque he de decir que en esta serie no consigue el nivel alcanzado en “100 balas” (quizás falta de tiempo, pues llevaba las dos series a la vez). Aún así está muy por encima de los dibujantes que solemos ver en las colecciones del murciélago, y en ocasiones consigue viñetas realmente espectaculares con dibujos de Batman geniales. Es un maestro utilizando las sombras, y eso a este personaje le va que ni pintado.

En las portadas también tenemos al mismo artista que en “100 balas” (el equipo completo haciendo una historia de Batman), Dave Johnson, cuyo estilo particular me parece estupendo, y en esta serie nos regala algunas portadas excelentes.

 

Yo tengo una edición con unos cuantos años de Norma editorial, pero actualmente podéis encontrar esta miniserie recopilada en un tomo que Planeta ha lanzado hace poco. Son 144 páginas a un precio de 14,95€, y la verdad es que creo que vale la pena, ya que la serie está bastante por encima de lo que solemos ver tanto en la serie regular como en las miniseries lanzadas habitualmente en tomo. Personalmente es de los tomos de Batman que más aprecio junto a otras joyas que ya he analizado en el blog. Pero aún me quedan algunas de las que hablaros. Dentro de poco publicaré al menos dos reseñas más sobre grandes cómics de Batman, así que estad atentos. Y mientras os recomiendo que os metáis en lo más profundo y sucio de Gotham, en esa ciudad rota, de la mano del equipo creativo de “100 balas”. ¡Un saludo, amigos!