Zelda Skyward Sword. Para mí, el mejor de la historia.

Amigos, la prensa “especializada” puede llegar a ser muy mezquina. Es la conclusión a la que llego tras leer los análisis del juego que hoy me ocupa, “Zelda Skyward Sword”. Análisis en los que, tras leer elogios como que es el Zelda mejor diseñado de la historia, con el control más perfecto, las mazmorras más satisfactorias, las mayores posibilidades de personalización, la historia mejor contada, etc… después de todo eso sentencian que se trata del SEGUNDO mejor Zelda de la historia. ¿Segundo por qué? No tiene lógica. Lo tengo en casa, he jugado bastantes horas y a mí no me cabe la menor duda: Skyward Sword es el mejor Zelda de la historia, muy por encima de CUALQUIER otro capítulo. Seguid leyendo y os cuento mi opinión de esta joya de los videojuegos.

 

Pienso que ponerme a analizar el juego apartado por apartado es bastante absurdo cuando tenéis cientos de análisis en internet y prensa escrita donde se desgranan todas las facetas del juego, así que yo me voy a dedicar a hablaros de las sensaciones que he tenido jugando con él durante casi una semana que lleva en mi casa.

El nuevo Zelda de Wii deja patente desde el primer minuto que va a dar mucha más importancia a la historia que cualquier otro Zelda anterior. Ahora la historia es importante, igual que los personajes, especialmente la pareja protagonista, de la que uno se enamora desde el principio. Tiene un principio inolvidable, acompañado de una música excelente. Por hacer un símil con el mundo del cine, al poco de empezar el  juego ya sientes un interés y un cariño hacia los personajes comparable al que sientes casi al instante con los personajes de un film de Ghibli. Al menos yo he tenido esa sensación, sensación que nunca había tenido con la saga Zelda. Y por lo que estoy comprobando es algo que no hace sino acentuarse a medida que la historia va cogiendo forma y avanzando.

Gráficamente es una delicia. No se puede pedir más a una Wii, y voy algo más allá y me atrevo a decir que ya quisiesen muchos juegos de consolas superiores lucir tan bien como este Zelda. Porque aparte de tener unos gráficos preciosos, visualmente todo tiene una unidad, un cuidado general y un diseño tan bueno que uno siente que no hace falta nada más. Con unos filtros de imagen similares a los que se usan para reediciones en HD de juegos de generaciones pasadas este juego estaría pasaría perfectamente como un juego de PS3 o 360, y con nota.

El control es sensacional. Gracias al Wii Motion Plus me siento más Link que nunca. Al principio hay que hacerse, claro está, pero juegos como este demuestran que los controles por movimiento sí tienen sentido, sí pueden engrandecer la experiencia jugable y aportar cosas que no se pueden sentir con un pad tradicional. Pero claro, para que eso pase hay que currárselo, no como han hecho la mayoría de compañías que han lanzado juegos para Wii, Move o Kinect, interesadas en sacar productos poco pulidos para aprovechar el tirón y nada más. Destacar que para cada enemigo debemos hacer movimientos diferentes, siendo bastante habitual que en los primeros enfrentamientos contra un tipo de enemigo perdamos muchos corazones o incluso lleguemos a morir hasta aprender la estrategia adecuada, algo que me parece perfecto y añade algo de dificultad. Por lo general los enemigos del “GRAN” Ocarina nunca me dieron problema alguno, ejem, ejem.

 

Las mazmorras (a las que he jugado hasta ahora al menos), son desafiantes y con un diseño muy bien pensado. Es algo habitual en la saga, pero en este capítulo me parecen especialmente inspiradas, la verdad. Es muy gratificante ir superando los retos que nos proponen e ir avanzando hacia su interior. Además, fuera de las mazmorras, el resto de caminos y lugares me parece bastante más interesante de recorrer que en otros capítulos en los que solo me apetecía jugar a las mazmorras porque el resto me aburría.

Posibilidades de mejorar nuestro equipamiento, repararlo, misiones secundarias… las bondades del juego son tantas que, como decía, no hace falta que yo me ponga a nombrarlas todas, así que vuelvo a lo que decía al principio para plantear la cuestión que abría esta entrada. ¿Por qué pese a todo la prensa lo cataloga como el segundo mejor capítulo y no el primero? Daré mi opinión, pese a que esta no gustará a los fans del, en mi opinión, sobrevalorado “Ocarina of Time”.

Creo que no reconocer que un juego como “Skyward Sword” puede superar a uno como “Ocarina of Time es algo mezquino. Claro que siempre habrá quien prefiera al clásico de N64, para gustos están los colores, y la experiencia jugable depende siempre de muchos factores, yo no critico eso. Pero objetivamente hablando el nuevo Zelda es superior en TODOS los apartados. A Ocarina hay que reconocerle el meritazo que supuso pasar el concepto de Zelda a las 3 dimensiones y hacerlo de forma tan satisfactoria, cierto, y sin duda por eso caló tan hondo en los jugadores. Pero hay que saber cuándo un juego está mitificado y por qué, y ser capaces de reconocer que puede ser superado. Que sea superado no es algo que quite mérito a aquel, es otra idea que tendrían que quitarse de la cabeza. Yo no jugué a Ocarina en su día, lo jugué hace poco en su remake para 3DS y comprendo el impacto que debió causar en su día, pero objetivamente hablando a mí no me ha parecido tan perfecto, es más, muchos aspectos del juego me parecen muy mejorables. Sé que no soy justo, pues en día era perfecto, pero también sé que soy más objetivo que los que lo subieron a un pedestal y se niegan a que otro capítulo esté en otro pedestal igual de alto o incuso un poco más, ¿por qué no?

Pero bueno, versus aparte y volviendo a centrarnos en Skyward Sword sin comparaciones, voy terminando esta entrada recomendando mucho su compra y su disfrute. Es un juego muy peculiar y muy especial. Sé, pese a que no tenía un espejo delante, que las primeras horas las jugué con una sonrisa en la cara y con rostro embobado, y es algo que no me pasaba desde hace mucho con un juego. Por todo ello alzad vuestro Wiimote cual espada celestial y sumergíos en esta larga, profunda y preciosa aventura que os dejará muy satisfechos. La mejor forma posible de conmemorar los 25 años de la saga. ¡Larga vida a la leyenda de Zelda!

 

Primer contacto con Super Mario 3D Land

Amigos, hace tiempo que esperaba una novedad de peso para sacar partido a mi 3DS, por lo que tenía muchas ganas de echarle el guante encima a lo que venía en esta recta final del año, es decir, a Super Mario 3D Land y al Mario Kart 7. Pues bien, ahora que tengo el primero de ellos en mis manos y he podido jugar un buen rato os comento cuáles son mis primeras impresiones con el retorno del fontanero a las 3 dimensiones. Esto, por tanto, no es un análisis, algo que no puedo hacer habiendo probado solo las primeras horas con el título. Se trara de unas primeras impresiones, que en la mayoría de los casos suelen ser suficientes para ver por dónde va un juego, cuáles son sus bondades y de qué pie cojea. Vamos allá.

 

Esta vez Nintendo nos sorprende con una historia totalmente novedosa. Parece que el malvado Bowser ha raptado a la princesa Peach y, por lo que se intuye en un primer momento, nosotros vamos a tener que rescatarla recorriendo fases hasta llegar a ella. Como digo una historia que sorprenderá a cualquiera, llena de giros y acontecimientos inesperados. Conviene estar muy atentos para no perderse detalles de la trama, pues se hace bastante confusa con tanto personaje y cambios de bando. Estaría bien que Nintendo editase alguna base de datos sobre la historia como hizo Konami con la Metal Gear Data Base para que no nos perdamos. Este párrafo, como supondréis, es pura ironía de principio a fin. Pero bueno, Mario es quien es, y a un juego así no le hace falta más historia que la que tiene, ¿no creéis?

Las impresiones que me deja este título habiendo jugado unas horas son similares a las que pueden leerse en revistas y páginas especializadas. Vamos con sus bondades.

El juego es un Mario, con todo lo que ello conlleva. Hereda un sistema de control pulido tras varias entregas en Wii y una mecánica llena de posibilidades y que, sobretodo, explota la jugabilidad pura como pocos. Un plataformas puro, vamos. Gráficamente luce a un gran nivel. Con las 3D activadas se ven menos dientes de sierra que en otros títulos de 3DS, y en general los gráficos son comparables a los que vemos en un Mario Galaxy, aunque a veces algunos escenarios parezcan un pelín vacíos. Además incluye una nueva modalidad de 3D, y ahora podemos elegir entre que la profundidad se muestre hacia dentro de la pantalla (como en los juegos que habían aparecido hasta ahora) o hacia afuera, de forma similar a lo que solemos ver en el cine. Los nuevos trajes como siempre añaden variación a la jugabilidad, que podemos decir que sigue siendo excelente, aunque no esté al nivel de otros juegos de Mario en 3D. En general sus bondades podemos resumirlas en una frase: es un juego de aventuras de Mario, y por tanto es un juegazo. Pero tiene también puntos negativos. Vamos a verlos.

 

El punto negativo que me ha parecido más destacable es, como indicaba la prensa especializada, la baja dificultad del juego. Porque decir baja es ser generosos, el juego es un paseo en el que los enemigos no se amontonan, se te enseña claramente dónde están muchas cosas, las monedas especiales están a la vista y muchas veces cuando vas sobre plataformas que se mueven las monedas vienen solas a ti. A mí esto la verdad es que me cabrea un poco. Mario Galaxy empezaba suave, pero luego tenía su reto, especialmente si querías completar los desafíos de los cometas y otros elementos secundarios. Los New Super Mario tienen un primer mundo sencillo, pero a partir del segundo es fácil perder vidas, y las monedas especiales complican mucho la aventura. Sin embargo este juego es, como digo, un paseo. Nintendo afirma que al terminar la aventura se le puede dar una segunda vuelta al juego con una dificultad ya seria, pero a mí esto no me parece solución. ¿No podían haber dado desde el principio la opción de elegir dos niveles de dificultad para saltarse el paseo que supone la primera vuelta a las fases? ¿Por qué para jugar al juego con una dificultad aceptable tengo que verlo primero todo, haciendo que por otra parte la segunda vez resulte poco sorprendente? No entiendo por qué esa obsesión con facilitar tanto las cosas. ¿Para atraer nuevos jugadores? Los nuevos jugadores serán novatos, pero no mancos, joer.

Por otro lado, y siguiendo con lo negativo, el diseño de los niveles resulta menos abierto que el que vemos en los Galaxy, por ejemplo. Aquí, pese a ser en 3D es más lineal, y eso da una sensación un poco raro. Si hablamos de sensaciones quizás podemos decir que se nota en este juego una precipitación por parte del equipo, unas prisas que han provocado que el título no llegue al nivel al que estaban las últimas aventuras de Mario. Galaxy explotó una gran idea, el 2 la amplió con muchas cosas que seguramente no se pudieron incluir en el primero, los New Super Mario de Wii y DS fueron la vuelta por todo lo grande a las 2D tras muchos años y con nuevas ideas, incluyendo el multijugador, pero en el caso del Mario que nos ocupa parece que ha faltado un poco de inspiración, que se ha hecho porque se tenía que hacer y punto. Es la sensación que da.

 

De todas maneras, aún estando menos inspirado que capítulos anteriores y sin alcanzar la grandeza de estos, Super Mario 3D Land es un juego sobresaliente, porque parte de una base muy buena y pulida durante generaciones. Pudiera parecer que todo lo malo que he dicho es un gran lastre. Me pasa siempre, que me explayo demasiado en lo malo, pero realmente no debemos quedarnos con esa idea. Este juego sigue siendo excelente y es el primer grande de 3DS, el primero que justifica la compra de la consola. Es un Mario, y por tanto pese a no ser el más inspirado de los últimos tiempos sigue estando muy por encima del resto de plataformas del mercado actual (con permiso del excelente Rayman Origins, cuya demo me ha fascinado). Yo voy a seguir disfrutando de él, y cuando le pegue las dos vueltas y vea realmente si existe reto tras terminarlo por primera vez quizás le haga un análisis más exhaustivo y completo. ¡Un saludo, amigos!

 

Plants VS Zombies. ¿Por qué me gusta tanto?

Amigos, llevo tiempo queriendo dedicar una entrada a un juego que me ha enganchado de sobremanera desde hace algún tiempo. Se trata de un juego simple pero tremendamente adictivo del que es difícil despegarse una vez lo conoces y que está disponible en la mayoría de sistemas del mercado con un título que, para qué engañarnos, suena tonto la primera vez que lo oyes: Plants vs Zombies. Voy a contaros por qué me gusta tanto.

 

Plants vs Zombies es un juego creado por Popcap Games y disponible en infinidad de sistemas, desde IOS o Android hasta PSN o DSIWare, y por supuesto en PC, que fue donde lo conocí y me enganchó.

Su mecánica es sencilla, se trata del típico “tower defense” en que tenemos que evitar que hordas de zombies alcancen nuestra bonita casa a través del jardín. Pero para conseguirlo no disponemos de minas, bombas ni armas, o al menos es lo que puede parecer en principio, sino que tendremos que valernos de semillas que iremos plantando en nuestro jardín y que se convertirán en plantas capaces de disparar guisantes, explotar, hacer de barreras, volver locos a los zombies, etc. Las capacidades de las plantas y los efectos de sus habilidades son muy variados, lo que hace que el juego no caiga en absoluto en la monotonía.

Pero evidentemente no podemos plantar todo lo que nos apetezca, y en esta ocasión la “moneda” que limitará nuestros recursos es el sol. Necesitaremos recoger soles para plantar, soles que pueden proporcionarnos los girasoles que nosotros mismos plantemos o bien la propia luz del día, pero esto depende de en qué escenario juguemos, porque ahí entra otra de las variantes del título.

 

Y es que conforme avancemos fases iremos viendo diferentes escenarios: el jardín normal; el jardín de noche, donde recibiremos muchos menos soles; el jardín con piscina, en el que tendremos que poner nenúfares para poder plantar sobre la piscina y defenderla; el jardín con niebla en que no vemos las primeras líneas enemigas o el tejado, donde tendremos la dificultad de tener que sortear la pendiente del terreno.

Cada vez que superemos una fase nos premiarán con una semilla con la que tendremos una nueva planta con nuevas habilidades. Esto es absolutamente necesario, pues a medida que avancemos también aparecerán zombies con habilidades muy distintas. Desde los que llevan protecciones como cubos en la cabeza o puertas arrancadas hasta los que excavan hoyos y aparecen por detrás de nuestras filas, sin olvidarnos de zombies que surcan los aires en globos, otros que montan sobre máquinas e incluso uno disfrazado de Michael Jackson en Thriller que hace que aparezcan nuevos zombies a su alrededor mientras baila.

El juego, además, ofrece bastante una vez terminas su modo principal. De hecho, gran parte de su atractivo se encuentra en el resto de modos, donde encontraremos frenéticos modos supervivencia, puzles o incluso minijuegos realmente variados, como uno en que intercambiaremos papeles y controlaremos a los zombies o una versión del famoso Jewels jugando con elementos de Plants vs Zombies. No sé si las versiones para móviles o para consolas ofrecen estos modos extra, pero la de PC desde luego sí, y en muchos casos resultan más divertidos que el modo principal.

 

Gráficamente es simple, como cabe esperarse en un juego de este tipo, pero el diseño de todo lo que aparece resulta bastante racioso, y la música seguirá en vuestra cabeza una vez desconectéis el juego, ¿qué más se le puede pedir a un juego así?

En definitiva, Plants vs Zombies es un juego tremendamente recomendable. Para mí está muy por encima de lo que ofrecen otros juegos en dispositivos móviles. Quiero decir que otros juegos para móviles son juegos que parten de una idea graciosa, capaz de entretener un poco en una parada de autobús, pero que da para poco más, mientras que el juego que nos ocupa es bastante más complejo gracias a su componente táctico. De todas formas esto no quiere decir que sea complicado, ya que tiene una curva de dificultad muy bien ajustada y cualquiera lo disfrutará sin problemas. Para mí, uno de los juegos más graciosos, divertido y adictivo que he probado últimamente. Os animo a echarle un ojo. ¡Un saludo!

 

Las legiones malditas, una gran novela histórica.

Amigos, hoy os traigo al blog la reseña de una novela que leí hace ya algunos meses y de la que tenía pendiente hablaros. Se trata de “Las legiones malditas”, de Santiago Posteguillo, una novela histórica que hará las delicias de los aficionados a la antigua Roma, a las grandes batallas épicas y a los momentos históricos decisivos.  Vamos a hablar de esta genial novela que nos cuenta, entre otras cosas, el final de la 2ª guerra púnica.

 

“Las legiones malditas” es la segunda entrega de la llamada trilogía de Publio Cornelio Escipión, escrita por Posteguillo. Ya hablé hace algún tiempo de la primera entrega, “Africanus, el hijo del cónsul” (pinchad sobre el título para leer la reseña). Pues bien, si en la primera novela el autor nos narraba el inicio de la guerra, la raíz del eterno odio de Aníbal hacia Roma y la juventud de Publio Cornelio Escipión hasta convertirse en general y comenzar su campaña en Hispania conquistando Cartago Nova, en esta segunda entrega retoma los hechos desde ese mismo punto para seguir narrando el desarrollo de esta guerra entre las dos grandes potencias del Mediterráneo.

La novela nos cuenta cómo Escipión concluye la campaña en Hispania expulsando de allí a las tropas Cartaginesas y cómo afronta su siguiente objetivo: llevar la guerra a África, a las puertas de Cartago. La estrategia que Escipión tiene en mente consiste en pagar a Aníbal con su propia moneda, e igual que Aníbal acosa a Roma guerreando en Italia y castigando a las ciudades aliadas de los romanos, Escipión pretende llevar su ejército hasta las puertas de Cartago para que Aníbal se vea obligado a regresar con sus tropas y alejar así el fantasma de un ataque directo a la ciudad de Roma.

Sin embargo, el plan de Escipión no resultará nada fácil, no sólo por la dificultad de la empresa, sino también por las trabas que sus enemigos políticos pondrán en el senado de Roma, especialmente los conservadores Quinto Fabio Máximo y su discípulo Marco Porcio Catón. Éstos le negarán los recursos necesarios para su campaña, obligándole a rehabilitar y preparar para la guerra dos legiones malditas largo tiempo exiliadas en Sicilia y también obligándole a conseguirse por su cuenta una caballería capaz de enfrentarse a la de Aníbal.

Estrategias militares y conjuras políticas, esos son los puntos fuertes de esta novela en la que Posteguillo vuelve a sorprender por ser capaz de conjugar un gran rigor histórico y al mismo tiempo una lectura ágil y entretenida. Mención aparte merece la narración de las batallas, especialmente de la grandiosa batalla de Zama, en la que se decidió el final de la guerra con un brutal enfrentamiento militar entre Aníbal y Escipión, dos de los más grandes generales que ha dado la historia. Posteguillo nos mete entre las filas de legionarios llevando la acción constantemente de un punto a otro de la batalla para que no nos perdamos nada. Es un recurso muy propio del cine, cambiando constantemente el punto de vista, llevándonos de la vanguardia a la retaguardia, de las alas de la caballería al centro de la falange en un ir y venir constante que agiliza la lectura y facilita la compresión de una batalla de tal magnitud.

Por todo lo dicho, no me queda sino recomendar encarecidamente esta novela. Además de estar genialmente escrita, narra acontecimientos que han sido absolutamente decisivos para que hoy seamos quienes somos, pues ¿qué habría sido de nuestra cultura si Cartago hubiese ganado aquella guerra y acabado con Roma? Y es algo que estuvo cerca, muy cerca de ocurrir… “Las legiones malditas” os sumergirá en aquellos años, en aquellos acontecimientos y os hará vivir la historia de una forma inolvidable.

NOTA: actualmente estoy enfrascado en la lectura de la tercera novela de la trilogía, “La traición de Roma”, de la que os hablaré en cuanto la termine. Por otra parte, Posteguillo acaba de lanzar al mercado una nueva novela sobre el ascenso al poder de Trajano, el primer emperador hispano y que quizás suponga el principio de una nueva trilogía. Su título es “Los asesinos de emperador”, y esta tarde acudo a la presentación de la novela en Málaga. Espero conocer a este autor que tanto me gusta y os contaré qué me ha parecido la presentación. ¡Un saludo!