Análisis: Silent Hill Homecoming

 
Silent Hill Homecoming fue el primer título en aparecer para las consolas de sobremesa de generación actual, además de hacerlo también para Windows. 
– 
Silent Hill Homecoming 
El segundo capítulo de la consagrada saga de Konami supuso un punto de inflexión en la misma. Tal fue su calidad, que todo lo que vino después más bien me supo a poco. No es que Silent Hill 3 y 4: The Room fuesen malos juegos; todo lo contrario. Lo que ocurre es que Silent Hill 2 dejó el listón tan alto que es prácticamente imposible superarlo.
¿Es este Silent Hill Homecoming un juego decente? Pasad al análisis para averiguarlo
– 


Historia/Argumento: En esta entrega de la saga (que originalmente iba a llamarse Silent Hill V) encarnamos a un veterano de guerra llamado Alex Sheperd, de 22 años de edad. Herido en combate, presiente que algo no va bien en casa, y decide volver a su hogar tras tener varias visiones rocambolescas y pesadillas.
– 
Al llegar a su pueblo natal, Alex descubre una realidad bastante truculenta. Las calles se hunden, todo está sumido en la niebla, su padre y su hermano pequeño han desaparecido… y su madre está en estado catatónico.
– 
Y por si no fuese suficiente, grotescas criaturas aparecen por doquier en diversos puntos del pueblo. Criaturas que desafían a la razón, y de inquietante apariencia. 
– 

Gráficos: Modelado y diseño de personajes y enemigos correcto, aunque mejorable. Es curioso que lo peor en este aspecto sean los personajes del juego. Hay algunos cuyo diseño deja bastante que desear. El diseño de los diversos escenarios es sobresaliente, llenos de todo tipo de detalles. A destacar la atmósfera acongojante del universo Silent Hill, jugando inteligentemente con los miedos del jugador y con las luces y sombras. El movimiento de cámara es totalmente libre, dándole mayor libertad al jugador en este aspecto que en títulos anteriores.
Silent Hill Homecoming 
El framerate es estable en todo momento, incluso en los combates contra los mastodónticos jefes finales. No faltan a la cita enemigos clásicos de la saga como las enfermeras, si bien es cierto que la variedad de estos se antoja algo escasa. 
Al entrar en la dimensión de Silent Hill se aplica a la imagen un curioso filtro de granulado, que a algunos puede gustar y a otros no. Lo cierto es que a mí ni me gustó ni dejó de gustarme, es otro elemento más del apartado visual. El HUD se muestra cuando nos hieren, y en uno de los laterales de la pantalla aparecerá nuestra salud en cuanto nos endiñen algún golpe.
Otro aspecto interesante en este apartado es el hecho de que las heridas infligidas a los enemigos se muestran de una forma realista, basándose siempre en el tipo de golpe -dirección y contundencia del mismo- que Alex les dé a los enemigos. 
– 
Gráficos: 7

Sonido: El juego está doblado en un perfecto inglés, aunque el doblaje podría ser bastante mejorable. Hay subtítulos completos en castellano. En ocasiones se deja entrever que ciertos personajes (especialmente el doblador de Alex) no parecen mostrar la suficiente fuerza al decir según qué cosas, sonando ciertas frases vacías e inexpresivas.
– 
Los efectos de sonoros son bastante buenos, especialmente los producidos por los asquerosos enemigos, cada uno emitiendo un juego de sonidos propios, que hará que nos estremezcamos en cuanto oigamos el más mínimo ruido.
– 
Sobre la música… brilla por su ausencia en demasía. No es que la banda sonora sea mala, sino que Double Helix no ha sabido utilizar como es debido las magistrales composiciones con las que suele deleitarnos el maestro Akira Yamaoka. Aparte del tema de la fase de la comisaría, y de la batalla contra Scarlet, me es imposible recordar algún otro. Y eso en un Silent Hill, malo.
– 
Sonido: 6

Jugabilidad: A nivel jugable la fórmula no varía en demasía con respecto a otros títulos de la saga. El jugador, manejando a Alex, debe recorrer los escenarios obteniendo diversas pistas que ayuden a que el argumento avance, tales como fotografías, o dibujos de su hermano menor.
Silent Hill Homecoming 
Para ayudar al jugador, Alex suele girar su cabeza y mirar hacia los objetos que pueden ser recogidos. Otros objetos también esenciales para mantenernos vivos, como munición y similares emiten un brillo particular, para avisar al jugador de su presencia. 
– 
También debemos resolver algún que otro puzzle, aunque por lo general no son excesivamente complejos. Si nos quedamos atascados, siempre podemos echarle un ojo al diario de Alex, para consultar en todo momento las pistas recogidas. 
Por primera vez en la saga, podemos dialogar con varios personajes y, en dichas conversaciones, se nos da la posibilidad de escoger qué decir o hacer, y estas decisiones pueden influir tanto en el argumento como en la conclusión del mismo
– 
Silent Hill Homecoming 
Aparte de explorar los distintos sitios que visitamos durante el transcurso del juego, otro elemento importante de la jugabilidad es el combate. De vez en cuando nos veremos asaltados por un enemigo, o por un grupo de estos, y deberemos darles matarile si no queremos que ellos hagan lo mismo con nosotros. 
Además, en contraste con los personajes de anteriores títulos de la saga, en los que manejábamos a gente normal y sencilla, en este caso recordemos que manejamos a todo un veterano de guerra
– 
Podemos realizar ataques ligeros o fuertes, y además, mezclar ambos tipos de ataque para dar lugar a combos devastadores que acabarán con los monstruitos en un plis.
– 
Silent Hill Homecoming 
Aparte de los ataques de melé estándar, podemos rematar a los enemigos para asegurarnos de que realmente mueran, y no llevarnos sorpresas desagradables. 
Aparte de las armas de combate cuerpo a cuerpo, también hay armas de fuego disponibles, aunque lógicamente la munición es muy escasa y se convierte en un bien muy preciado. Otro bien escaso son los tan ansiados botiquines, y los sueros del doctor Kaufman, que nos restaurarán porciones variables de la salud total. 
Todas las armas cuentan con una versión actualizada, que por lo general es más potente que su versión vanilla. Encontrarlas no es necesario para completar el juego, aunque de hacerlo, nos facilitarán mucho las cosas. Como curiosidad, el control recuerda mucho a un shooter, siendo este de doble stick (uno para manejar al personaje y otro a la cámara), y podemos movernos mientras disparamos.
– 
Jugabilidad: 7,5

Diversión/Otros: Completar el juego en el nivel de dificultad estándar me llevó alrededor de diez horas. A su favor tenemos el hecho de que los escenarios cuenten con algunas rutas alternativas, lo que a nivel de exploración lo sitúa para mí un pelín por encima de los Resident Evil clásicos.
Silent Hill Homecoming 
La rejugabilidad del título es moderada tirando a alta, ya que siempre podemos volver a jugarlo para encontrar los distintos coleccionables que hay (fotografías y dibujos), o tomar distintas decisiones que a posteriori desemboquen en uno de los cinco finales diferentes que hay, final UFO incluido
Otro aliciente para la rejugabilidad es la posibilidad de dar una segunda vuelta con armas súper chetadas, como una sierra dentada de una potencia devastadora, y una pistola láser alien con munición ilimitada, que nos facilitará mucho las cosas incluso en el nivel difícil de dificultad. Sería algo así como un God Mode, pero con reservas.
Y eso es algo que a lo tonto puede hacerte rejugar un juego entero, el darte este tipo de detallitos para hacer más ameno, placentero y divertido un segundo recorrido aniquilando todo lo que se nos cruce por delante, jefes finales inclusive.
– 
Silent Hill Homecoming 
El argumento es bastante decente, y no desentona con lo que cabría esperar de un Silent Hill, si bien es cierto que de los de toda la saga yo lo pondría en el montón malo. 
– 
Diversión/Otros: 7

Nota Final: (7 + 6 + 7,5 + 7)/4= 6,8
Conclusión: Silent Hill Homecoming no es un juego malo, ni mucho menos. Es un título bastante entretenido, pese a ser de los peores Silent Hill. Es posible que a los fans no les guste el añadido de un control más a lo "shooter", pero por lo general yo lo considero un juego decentillo.