Análisis: Super Street Fighter IV

Plataformas: PS3/Xbox 360
Desarrollador: Dimps/Capcom
Distribuidor: Capcom
Fecha de Salida: 30/4/2010
Género: Lucha
Jugadores: 1-2
PEGI: +12
Saludos a todos de nuevo. Hoy en Warehouse 33 analizaremos la revisión del sobresaliente Street Fighter IV: Super Street Fighter IV. Las principales novedades de esta revisión son un rebalanceo total del plantel de luchadores del juego original, junto con la inclusión de unos cuantos más, amén del regreso de los míticos minijuegos de destrozar el coche y el machacabarriles.
SSF IV
La gran pregunta que os estaréis haciendo es, ¿merece la pena la adquisición de este título, sobre todo si ya poseemos el juego original? Pasad al análisis para descubrirlo por vosotros mismos.

El argumento del juego no ha cambiado con respecto al SFIV original; un nuevo torneo mundial ha sido creado por Shadaloo, un hecho sumamente misterioso dado que Bison ya no controla dicha organización. Cada personaje tiene unos motivos distintos para participar en la competición.
Junto al regreso de personajes míticos de la franquicia como Dee Jay o T. Hawk, como novedad en este update de SFIV tenemos a la coreana Juri, y al turco Hakan.
SSF IV
El roster de personajes controlables queda, por tanto, así: Ryu, Juri, Guile, Ken, Chun-Li, Blanka, E. Honda, Dhalsim, Zangief, Ibuki, Abel, Rufus, Makoto, C. Viper, El Fuerte, Dudley, M. Bison, Vega, Seth, Sagat, Balrog, Gouken, Cammy, Fei Long, Akuma, Dee Jay, T. Hawk, Gen, Cody, Adon, Dan, Guy, Rose, Sakura, y Hakan.
Pasemos al análisis en profundidad de este título:

Gráficos: El juego presenta el mismo apartado técnico que Street Fighter IV, sin ninguna mejora. Esto es, personajes con estética de dibujos animados, pero modelados en tres dimensiones. Asímismo, los escenarios están repletos de detalles, como público, animales, objetos que se rompen o se mueven, etcétera. Los diversos efectos de "acuarela", pintura y lumínicos al realizar según qué ataques son bastante vistosos y no entorpecen en ningún momento el desarrollo de los combates.
SSF IV
Las secuencias en las que un personaje usa un Súper Combo o Ultra Combo siguen siendo muy bellas y espectaculares visualmente hablando, con varios giros de cámara y cambios de plano que al juego le viene como anillo al dedo.
Las intros y ending de cada personaje del modo arcade son de estilo anime, de una calidad en el trazo y ejecución notables además. En resumen: a destacar en este apartado: el diseño magistral de los personajes y escenarios.
Gráficos: 8,5

Sonido: El apartado sonoro es también idéntico al de la versión original. Esto es, melodías que más o menos amenizan los combates, con unos efectos sonoros sobresalientes. Podemos elegir entre voces en japonés o inglés para los personajes, aunque los textos y subtítulos están en un perfecto castellano.
A destacar, como en SFIV, los temas de cada uno de los personajes, que podemos escucharlos al luchar contra ellos en las peleas de rival.
Ken’s Theme
Abel’s Theme
M. Bison’s Theme
Training Stage
Sonido: 9

Jugabilidad: Esta es la sección que, como es normal, da más que hablar del juego. Para empezar, se ha rebalanceado por completo a todo el roster de personajes ya existente. A Sagat se le ha acabado el chollo. Pero es que, por si no fuese poco, se han incluído varios personajes nuevos de carácter ofensivo, por lo que el juego gana en variedad.
SSF IV
Se ha incluído también para todos los personajes un segundo Ultra Combo, visible en la pantalla de Versus. De esta forma, la estrategia en los combates se dispara hasta límites insospechados.
Se han añadido también los minijuegos míticos ya presentes en Street Fighter II de destrozar el coche y el del machacabarriles. No suponen una gran novedad a nivel jugable, pero no dejan de ser una inclusión que se agradece debido sobre todo a su gran factor nostálgico.
El online es ahora más estable (aunque no está exento de lag al 100%), y podemos jugar tanto con desconocidos como con amigos de una forma más fluida, amén de la inclusión de nuevos modos de juego en línea, como batalla infinita, que viene a ser el clásico rey de la pista. Debido a algunas ausencias incomprensibles, el juego pese a las novedades incluídas, ve su oferta de modos de juego mermada con respecto a SF IV.
Como viene siendo habitual, os dejo un vídeo del gameplay de este juego:
Gameplay
Jugabilidad: 10

Diversión/Otros: Con este juego nos esperan horas y horas de diversión. El juego original se autoproclamó como el rey del género de esta generación, por encima de otros como Soul Calibur IV o Tekken 6, y este le sigue muy de cerca. Dominar a un personaje nos llevará bastante tiempo, y más tiempo aún si queremos ser buenos en el online, ya que los rivales de las partidas igualadas son inquebrantables y no perdonan el más mínimo error. 
SSF IV
Esto, sumado al ínfimo lag que hay (que aunque ínfimo, haberlo haylo), hace que la experiencia de juego sea bastante buena y satisfactoria. El multijugador es de los que hacen época, sobre todo entre amigos. Los piques pueden llegar a ser épicos, y la gran variedad de personajes seleccionables hace que rara vez se caiga en la monotonía. Al ser un juego tan técnico, y poseer un plantel de personajes tan balanceado, ganará por regla general el mejor jugador.
No obstante, los mayores puntos negros del juego son ausencias tan tontas como incomprensibles. Faltan algunos modos de juego y opciones, que sí poseía el original, como Supervivencia y Desafío, el modo cine, y la posibilidad de escoger entre la música del escenario en cuestión o el tema del personaje contra el que luchamos. Por separado son defectos menores, pero al acumularse uno detrás de otro, la sensación que nos queda a los que jugamos al original es algo agridulce.
Diversión/Otros: 7

Nota Final: (8,5 + 9 + 10 +7)/4=  8,6
Conclusión: Nos hallamos ante una revisión más que digna, que pese a los recortes incomprensibles de modos de juego y opciones, sigue siendo una opción muy a tener en cuenta en el género de la lucha bidimensional. Las novedades que aporta justifican su compra, y más sobre todo si no poseemos el juego original.
Y esto es todo por hoy, nos vemos en la próxima entrada.