Análisis: Clive Barker’s Jericho

Que Clive Barker es una de las mentes más brillantes y perturbadas a la hora de escribir todo tipo de relatos de fantasía/horror es algo que nadie duda. ¿Qué ocurre si a un guión de Clive Barker le añadimos MercurySteam -un estudio desarrollador español- como segunda variable? Pues que como resultado nos da un juego notable, como este Clive Barker’s Jericho.
Clive Barker’s Jericho 
Con una ambientación terriblemente bien conseguida, un guión bastante bueno y un doblaje sobresaliente, Clive Barker’s Jericho nos invita a embarcarnos en la búsqueda y destrucción del Primogénito, un ente corrupto del que se dice que fue creado por Dios antes que los propios seres humanos. 
– 
Si tenéis lo que hay que tener para unirse al equipo Jericho, clicad en "leer más"


Historia/Argumento: El argumento me parece brillante, más que nada por lo controvertido y estrambótico de la temática. Se dice que Dios creó al Primogénito antes que a la humanidad; siendo este un ente asexuado, perfecto en todos sus sentidos, bello y a la vez horrible.
Clive Barker’s Jericho 
– 
No obstante, Dios se arrepintió de su creación, y llegó a sentir miedo. La exilió al Abismo para siempre. Poco tiempo después, creó a la humanidad, y la dotó de dos sexos distintos, amor, y sentimientos. 
El Primogénito era demasiado poderoso incluso para que Dios pudiese mantenerlo a raya permanentemente; y este intentaría escaparse siete veces de su prisión; cada vez llevándose una porción de nuestro mundo a su dimensión macabra, corrupta, y llena de perversión. Estas porciones atraparían distintas zonas espacio-temporales de nuestro mundo, desde la época sumeria hasta la Segunda Guerra Mundial. 
– 
A lo largo de los siglos, siete guerreros-sacerdotes han conseguido sacrificar sus vidas para volver a encerrar al Primogénito en cada intento suyo de escape. En la actualidad, otro grupo de siete guerreros debe evitar que vuelva a escapar del Pyxis, su prisión. 
– 

Gráficos: Apartado gráfico sólido y notable, si bien es cierto que el juego hace uso y abuso de los lugares angostos y lóbregos. El modelado del equipo Jericho está a la altura también, gozando todos los miembros del mismo de un diseño de estética militar-gótica bastante llamativo e interesante.
Clive Barker’s Jericho 
Los enemigos no destacan precisamente por su variedad, y lo cierto es que esto le resta algunos puntos al conjunto. Eso sí, su diseño es inquietante y perturbador a más no poder. A las imágenes me remito.
Los modelados de armas y similares cumplen, no se le puede pedir más tampoco. Los efectos lumínicos constantes, ya sea mediante reflejos de luz de linterna, o de fogonazos por explosiones o disparos; están muy por encima de la media
El gore y la casquería están a la orden del día, como habréis podido comprobar por las imágenes. Estamos ante uno de los títulos más perturbadores en este sentido, del panorama videojueguil actual. 
Clive Barker’s Jericho 
Por ello os recomiendo que, si sois gente sensible, ni os acerquéis a este juego
– 
Gráficos: 8

Sonido: El juego está completamente localizado al castellano, tanto textos como voces. Una muestra del buen hacer del estudio en este aspecto es el hecho de que se desechase el primer trabajo de doblaje por completo por no estar de acuerdo con los resultados obtenidos. En la segunda revisión del doblaje (la que incluye el juego, vaya), tenemos voces como la de Alfonso Vallés en el papel del capitán Devin Ross, el protagonista del juego. El doblaje es absolutamente impecable, y los constantes diálogos entre los personajes nos meterán de lleno en la trama.
No se puede decir lo mismo de la música, que pasa desapercibida por completo, a excepción del tema principal del juego, y poco más. El resto de efectos sonoros, contundentes, y cumplen su función sin mayores pretensiones.
– 
Sonido: 9

Jugabilidad: Jericho es un shooter pasillero al uso, en el que es prácticamente imposible perderse, pese a que sí que podemos quedarnos atascados en algún que otro puzzle de los que hace gala el juego y que le da algo de variedad.
Clive Barker’s Jericho 
Al poco de empezar el juego, el protagonista, Devin Ross, muere. Pero resulta que su espíritu incorpóreo puede "poseer" a sus compañeros vivos, dándonos así la excusa para poder manejar al resto de personajes del escuadrón, y hacer uso tanto de sus armas como de sus habilidades. 
Así, cada "arma" del juego no es sino un compañero de pelotón, y la jugabilidad se basa precisamente en esto; en saber a qué habilidad/arma es más vulnerable cada enemigo, y saltar instantáneamente al personaje que pueda sobreponerse a dicho enemigo. 
Los compañeros controlados por la IA ayudan, aunque no todo lo bien que cabría esperar -aunque sin ser tan imbéciles y estar tan pésimamente implementados como en un Left 4 Dead– por lo que se recomienda, sobre todo en difícil, jugar con el que tenga mayor potencia de fuego o mayor salud. 
– 
Clive Barker’s Jericho 
Ha veces hay varios Quick Time Events, scriptados, en los que debemos sobrevivir a situaciones como una caída por un foso-trampa, y similares. Los hay justitos, ni abundan, ni se quedan cortos tampoco. La munición es ilimitada, y hay puntos de control; esto se explica por las habilidades de Cole, una de las integrantes del equipo, que puede manipular el continuo espacio-tiempo, haciendo que si morimos o nos quedamos secos de balas, nuestra arma o nosotros mismos retrocedamos en el tiempo hasta una situación ventajosa. El hecho de que la munición sea infinita le quita bastante gracia al asunto, sobre todo teniendo en cuenta que el juego es, además de un FPS, un survival horror.
Los enemigos no son precisamente variados, y su mayor baza es que suelen atacar en grandes grupos y por sorpresa. Teniendo en cuenta que la mayor parte del juego son pasillos enormes, esto nos puede jugar malas pasadas, y no me refiero sólo a nivel de sustos, sino que si no nos andamos por ojo, nuestro pelotón puede ser diezmado por completo
Dentro de Jericho, hay dos divisiones, que son Alfa y Omega, cada una compuesta por tres miembros. Podemos darle a cada subdivisión una sencilla orden por separado; avanzar o quedarse estáticos defendiendo una zona.
– 
 
Clive Barker’s Jericho 
Las peleas contra jefes finales no abundan, aunque cuando nos topamos con una, esta suele ser bastante espectacular, además de visceral, y asquerosamente repugnante. Sobre todo la de Cassus Vicus (arriba lo veis, colgadito del techo, tan feliz él). 
Dada la mecánica del juego, este pedía a gritos un cooperativo a seis… siendo incomprensible el hecho de que el juego sea únicamente monojugador. Aunque es cierto que hay fases en las que vamos solos, o con poquitos miembros de nuestro equipo, por exigencias del guión.
– 
Jugabilidad: 7,5

Diversión/Otros: La campaña del juego puede durarnos entre diez y doce horas en su modo de dificultad estándar, lo que sitúa al juego algo por encima de la media en este aspecto.
Clive Barker’s Jericho 
Lo cierto es que los alicientes para la rejugabilidad del título son más bien escasos. Hay un selector de capítulos disponible, el cual viene bastante bien si no queremos tragarnos el juego enterito de nuevo.
Hay una sección de extras, con imágenes, arte conceptual, y dossieres tanto de los personajes como de los distintos villanos del juego, aunque para desbloquearlo todo deberemos superar ciertos requisitos en los niveles y en el juego, que por regla general están asociados con los logros. En PlayStation 3 este título llegó cuando no había trofeos aún, por lo que no los hay para esta plataforma
La trama engancha, y a los pocos minutos de juego ya nos sentiremos identificados con al menos uno de los miembros del equipo Jericho, muestra del buen hacer en el guión del juego. 
– 
Clive Barker’s Jericho 
Eso sí, el final del juego es sencillamente penoso, y además viene "de repente". No sé cómo demonios han podido echar por tierra el buen hacer realizado a lo largo y ancho del juego. Un final supuestamente recompensa -o castiga- al jugador en función de sus actos durante el transcurso del juego, pero esto… sencillamente, no tiene nombre. 
Lo controvertido de la trama -Dios, el Primogénito, la religión, el sexo, la depravación- puede enganchar a los que tengan unos gustos tan peculiares como los míos. 
En caso contrario, absteneos. No es un juego para todos los públicos, y mucho menos para la gente sensible ante según qué temas. También el juego es bastante fuerte e impactante a nivel visual, hay casquería, sangre, vísceras y depravación por doquier
– 
Clive Barker’s Jericho 
– 
A nivel jugable tampoco inventa la rueda, siendo más bien un mata-mata con ligeros toques de estrategia/tácticos -no todo es ir a lo loco- aunque tampoco es que sea muy complejo, por lo que puede venir bien para descargar tensiones… o acojonarnos un poquito.
– 
Diversión/Otros: 7

Nota Final: (8 7,5 7)/4= 7,8
Conclusión: Jericho es un shooter notable, que podría haber sido más ambicioso tanto en el plano jugable como a nivel argumental. Da la impresión de que el presupuesto se acabó de cara a la recta final del juego. No obstante, es un shooter/survival horror muy recomendable.